La crisis de identidad del R&B

Por: | 04 de septiembre de 2012

Aaliyahmusic18429

Los aficionados a la música negra urbana llevamos tanto tiempo debatiendo y analizando el estado de salud del hip hop que hemos olvidado atender a otro enfermo que atraviesa un proceso vital más complejo y difícil si cabe. El éxito de público y crítica que han cosechado los últimos discos de Frank Ocean o The Weeknd ha promovido la sensación de que el R&B atraviesa por un periodo de bonanza y resurgimiento creativo que por fuerza debe incidir en el devenir de su escena en los próximos meses. Y en parte es así, pues de ellos brota una nueva sensibilidad y una nueva forma de atacarlo que abre frentes y multiplica sus posibilidades de expansión, renovación y crecimiento. Pero al margen de tratarse, por el momento, de dos fenómenos puntuales, diría que excepcionales en un contexto menos esperanzador, la realidad del R&B en pleno 2012 es que no solo ha perdido presencia, proyección e impacto comercial, sino que además parece haber abandonado ese fulgor creativo, esas ganas de domesticar el mainstream desde posturas expresivas rompedoras y excitantes que marcaron su época dorada, entre mediados de los 90 y mediados de la década pasada. Y así, entre tanta discusión sobre si el trap es el nuevo dubstep, si el rap underground de Nueva York vive su mejor momento de los últimos años o si el hipster rap nos lleva a la decadencia del género, también conviene detectar las razones que están motivando el retroceso del R&B en su vertiente más popular.

El anuncio de que Drake está supervisando un disco póstumo de la desaparecida cantante Aaliyah es la última y más reciente pista sobre el momento de desconcierto que atraviesa el R&B. El problema de este lanzamiento, que supuestamente contiene material inédito de la vocalista grabado antes de su trágica muerte en un accidente de aviación, ya no es su discutible gusto y catadura moral, como todos los títulos asociados a la tétrica categoría de los álbumes post-mórtem, sino que es más profundo y preocupante: en estos momentos, solo Azealia Banks puede figurar como gran promesa y estrella futurible de un género que si por algo se ha caracterizado siempre, precisamente, ha sido por su facilidad para encontrar reinas y divas de forma sucesiva. Pero si analizamos la cosecha de 2011 y de lo que llevamos de 2012 nos damos cuenta de que los debuts importantes han brillado por su ausencia, y de que no existe esa sensación de revuelo y agitación de hace unos cuantos años, cuando sentías que si te despistabas un momento te estabas perdiendo algo. Falta de relevo generacional, ausencia preocupante de estrellas ya hechas y, mucho ojo, poco carisma entre las/os recién llegadas/os parecen motivos más que suficientes como para que se resucite a Aaliyah, que no deja de ser un acto de nostalgia consciente como reacción a un presente poco halagüeño. Pero aquí no acaba la cosa.

 

Si revisamos la lista del Billboard de los últimos meses rápidamente vemos que los artistas de R&B que más han vendido son Chris Brown, Usher, Nicki Minaj, Rihanna, R. Kelly o Trey Songz. Veteranos y estrellas recientes, pero con un denominador común que tiene mucho que ver en esta crisis de identidad que azota al género. Básicamente todos estos discos están más cerca de la música de baile que del R&B tal y como lo concebíamos hace una década y constatan, sobre todo, que este es uno de los géneros que más se ha visto contaminado por la influencia de la EDM (el llamado Electronic Dance Movement) en la cultura musical, pero también nocturna, de los Estados Unidos en los últimos años. Como hizo en su momento con el hip hop, el R&B se ha dedicado a mimetizar y extrapolar a su propio mundo aquello que funciona y tiene pegada comercial. Y así, sin casi habernos dado cuenta hemos visto cómo la plana mayor de cantantes abandonaba las producciones de perfil ‘clásico’ para entregarse en cuerpo y alma al bombo, los sintetizadores y la épica raver. Chris Brown, Ne-Yo, Puff Daddy o la propia Nicki Minaj, que en su segundo álbum dedica media parte al club y el trance, se han volcado con un sonido efectivo en las listas pero poco reconocible, alejado de la identidad y personalidad del género, que está difuminando su esencia en beneficio de una idea global que ya no distingue entre una canción de Ne-Yo o una de David Guetta. En la EDM es donde está el dinero actualmente –featurings bien pagados, festivales masivos, colaboraciones provechosas–, de ahí la asimilación desesperada de los grandes referentes del R&B de todo este universo estilístico, que en cierto modo es lo que hizo Will.I.Am con sus Black Eyed Peas cuando entendió que las vías de expansión comercial de su grupo pasaban por dejarse de tonterías, contratar a un buen coreógrafo y acelerar los bpms. El problema es que esta obsesión por revestir los singles de beats house, trance o techno está incidiendo en una escena que antes mostraba más preocupación formal en sus producciones y que ahora cree que le basta un ritmo bailable para conseguir sus objetivos. Hay ocasiones en que los resultados son excelentes –la unión entre Rihanna y Calvin Harris, por ejemplo–, pero la posible efervescencia de los inicios de esta asimilación se ha diluido como la espuma y ahora parece una caricatura.

 

 

 

 Y por último, y retomando el hilo argumental del principio, la aparición poderosa y fulgurante de iconos underground como Abel Tesfaye o Frank Ocean, que han cultivado una estética y una sensibilidad de perfil indie, o más cercana a una idea del pop-rock independiente, con los mecanismos sonoros del R&B. Y así, mientras la esfera comercial, que a fin de cuentas es la que debe dar el paso hacia delante, se conforma con recrear tics y vicios infumables de la EDM con afán crematístico, el subsuelo intenta reformular el género mediante una visión moderna, creíble y muy excitante de sus argumentos. El problema de esta pequeña revolución es precisamente este: que con pocos medios y mucha imaginación deja al descubierto las vergüenzas del R&B que reina en las listas y que dispone de grandes presupuestos y apoyo mediático y, sobre todo, propone un debate interesante sobre cómo se ha devaluado y desvirtuado en estos meses de frenesí clubber y por dónde pasa su futuro. Esa es, en realidad, la gran aportación de un discazo como channel ORANGE: remover las entrañas del R&B convencional con una apuesta que no traiciona su esencia, tan solo la actualiza y sublima.

 

 

Hay 23 Comentarios

Personalmente, creo que hay bastante falta de rigor o al menos una intención de dar una vision sesgada de la realidad y la historia del RNB. Decir que el RNB pierde identidad por el uso de sintetizadores o bombos es una de las mayores estupideces que he podido leer en los ultimos años. Te cargas para empezar el 90% del Rnb de los años 80, te cargas el New Jack Swing, te cargas a artistas como Joe Smooth o Lil Louis, que jugaron en su momento en esa liga indefinida entre el Rnb y el house primigenio, la mitad de la carrera de Luther Vandross no tiene validez o identidad? Rene and Angela? Alexander o'Neal?? Charlie Wilson?? Cameo?? y asi hasta el infinito...

Como siempre en este pais, RNB se asocia a determinados fantasmas y cliches inexplicables..Motown clasica, Philly y demas ...todo muy valido, pero que elimina toda una parte de la historia de la musica negra que por cierto nos lleva de manera natural al momento en el que hoy vivimos. RNB, sintetizadores y musica de baile siempre se han llevado a las mil maravillas..VALGAME!

El NUEVO método para PERDER PESO. ¡¡Un éxito en USA!! http://sn.im/24o439v

Podeis criticar a usher, chris brown etc de hacer house o dance más que r&b. Pero trey songz?? El disco que acaba de sacar como los dos últimos son puro R&B, no metais a trey entre los de antes.

Muy buen artículo, ya me gustaría ver más artículos como este. Como artista de R&B (del real, no del comercial) estos últimos años también he tenido que reequilibrar mi identidad, decidiendo centrarme en hacer sólo R&B del real, del que sonaba bien, en los 90... y dejar que los remixes de temas lleguen más a audiencias house o dance (como se solía hacer en los 90).

Estoy de acuerdo con muchas cosas de aqui,si tiene que morir el RNB que muera,viva lo Motown, El neo soul es lo que mucha gente pasa de largo y no tiene ni puta idea,gente como Dwele,D angelo,The Foreign Exchange,que pasa que porque no son conocidos no venden? escuchar musica de una vez y dejar de llorar la musica buena nunca entendió de billetes solo de amor y de respeto.Stacy Epps,,, Muhsinah...phonte...

J-Jazz el rap no está muerto, bucea en el underground y hay muchas cosas mas que dignas. En cuanto al mainstream un poco al margen de lo que mencionas (no es underground tampoco), Common sigue teniendo buenas barras, Talib Kweli está en forma, Los Dilated People por separado han sacao discos decentes y espero que vuelvan, Stones Throw aunque no vive sus mejores días (la sombra de Dilla es muuuuuy alargada) sigue dándonos buenos hits como los ultimos de Medaphoar o Guilty Simpson, bueno Madlib y OhNo siguen ahí... No se podría estar así un buen rato.

neo soul no es r&b, me encantan cantantes actuales como maxwell, rahim, india, erikah, frank... pero yo creo que lo que falta es un impulso del r&b "comercial" como hace años, con aaliyah, destinys, usher etc. ahora si no suenas como guetta o pitbull no vendes música!

Estoy totalmente de acuerdo con Dr. No. El R&B como genero no tiene nada que ver con lo que entendemos en nuestrods días como tal. LLeva en crisis muchos años, en una profunda decadencia que solo han sabido solventar con hits mainstream y que a mi parerecer es lo que les ha undido más y más. Cuando pasó y quienes fueron los culpables? eso se lo dejo a los expertos en musica.

¡Dios te oiga! Con un poquito de suerte acabaremos librándonos del insoportable aranbí de una vez y para siempre!!

El hip-hop está MUERTO y la música negra en general ahora es hip-pop ! Ya las letras no están cargadas de mensajes sociales como las de antes, ahora solo se habla de "bitches", hierba, de cuantos coches caros tienes y de dinero. Son letras muy superficiales y, en general, distraen a la gente de lo que pasa en el mundo.

Totalmente de acuerdo con el artículo. Muchas de las máximas estrellas del género, como Usher, Nicki Minaj, Trey Songz o Beyonce (por favor, que nadie incluya a Rihanna en este género) se han vendido al dance en busca de éxitos, pero esto no se ha traducido en ventas de discos. Discos ya más de productores que de artistas.

Una pena que Mariah Carey, fiel defensora del R&B, haya lanzado una canción bastante mediocre (Triumphant, con el omnipresente Rick Ross y Meek Mill) acompañada de un discurso de salvadora del género. De momento espero su próximo disco como un oasis en medio de un desierto en el que sólo Frank Ocean ha conseguido aliviarme con channel ORANGE.

Esa crisis debe de estar en el somero imaginario del autor.
Sin ser un gran seguidor del género no paro de descubrir debuts espectaculares, especialmente en el Reino Unido: Jessie Ware, Lianne La Havas, etc.

Yo no estoy de acuerdo en absoluto. De acuerdo que el r&b estilo New Jack Swing está muerto, pero si hay algo que los locos del r&b agradecemos es esto llamado nu soul. Artistazos como Erykah Badu, Jill Scott, Eric Benet, Rashaan Patterson, Maxwell y muchos más, están vivitos y por el momento no han sucumbido a los Guetta y cia.

Hay más nombres, desde luego. Melanie Fiona es uno de ellos, una estrella emergente que está grabando con los mejores. Otra que nunca se ha ido, Monica. O Jill Scott. Un grupo vocal que no sé si sigue en activo las fantásticas Jazzyfatnastees. Un nombre fundamental: Raheem DeVaughn. El retorno de SWV... Si eso es estar en crisis, que venga Whitney Houston y lo vea. Aparte del hecho de que las fronteras entre géneros se difuminan cada vez más; Nas graba con Damian Marley, The Roots con John Legend o con Betty Wright y el productor Statik Selektah se sale con su extraordinario "Population Control" en el que colaboran desde Talib Kweli (otro nombre interesante) a Big K.R.I.T (que le discute a Nas el trono del hip-hop en estos momentos). Aparte de "clásicos" que ahí estan como Donell Jones o Musiq Soulchild.

Un saludo

Nunca he entendido porque a Abel Tesfaye le consideran indie, es por que a los indies les gusta? desde luego el R&B de Ocean y Tesfaye no tiene nada que ver con lo cursi de mucho indie que existe por ahí. Un artículo interesante sería hablar sobre esto.

No puedo estar de acuerdo. Lo que ha muerto de cara al mainstream es el pop negroide. Lo que un día revolucionó el mercado y lo colmó de pseudodivas y crooners r&b fue ese pop urbano desde Justin Timberlake a Pussycat Dolls, que hoy ha pasado a ser pop con tintes dance. Lo que no ha muerto ni va a morir es el R&B. Y cito tres nombres que ya se han dicho: Frank Ocean, The Weeknd y Raphael Saadiq. Pero no olvidemos a otros como Maxwell, Janelle Monáe, Azealia Banks, Jessie Ware, Delilah, Lianne La Havas... veteranos y debutantes con muchísimo nivel que están haciendo evolucionar el género (sin contar con tantísimos otros que siguen ofreciendo producciones de corte clásico). Del r&b al soul hay sólo un paso y es lo que todos parecen olvidar para asociar el R&B con etiquetas que no le corresponden.

www.b-sidemg.com

Toda esta locura del electro del s.XXI es un movimiento muy parecido al que surgió en los 80 con la música disco. Me equivoco?

El R&B definia a un blues rock energetico y urbano, pero a algún iluminado se le ocurrió que las horteradas interpretadas por algún pusilánime de color también eran R&B, de ahí su decadencia, por mancillar el nombre de una música autentica.

La música negra no está en crisis, está mejor que nunca. El movimiento que denominas EDM lo ha catapultado la creatividad del R&B.
El último disco de Chris Brown es un auténtico discazo.
Si llaman futuro de la música negra a Raphael Saadiq... Por favor, déjense de revivals de la Motown, que estamos en 2012!!
En los 80 también dijeron los mismo del R&B y éste es sucedáneo del de los 90. Se están quedando p'atrás!

¿Domesticar al mainstream?. NO. El mainstream domesticó al R&B hasta el punto de que a día de hoy es simplemente imposible reconocerlo.

Solo dos palabras: Raphael Saadiq. Es como si la Motown hubiese vuelto a renacer!!!

La NUEVA forma de PERDER PESO. Descubre el Secreto!! http://sn.im/24o439v

Como si no hubiera existido nunca la Motown. Una lástima.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal