Dejad que los niños se acerquen al festival

Por: | 26 de mayo de 2013

SonarNino

Por LUIS HIDALGO

A todo el mundo le pasa, también a los asistentes a un festival post-juvenil: envejecemos. Y los animales, antes de que este envejecimiento resulte determinante, tendemos a reproducirnos. ¿Qué hacer con la progenie cuando llega un festival de esos que quizás favorecieron que la pareja intercambiase los primeros gestos de amor?. Pues asistir al mismo con los hijos. En catalán se llama a los infantes “la canalla”, cuyo sentido en castellano también se puede aceptar para referirse a los que el intocable Serrat definió como “esos locos bajitos”.
Minimúsica, el ciclo, la idea, el proyecto que atiende a los locos bajitos en los festivales pensados para sus papás. Minimúsica el sábado a media tarde. La jornada está consagrada a hablar de los superhéroes y Nuria Muntaner, la coordinadora del asunto, viste capa roja más de Caperucita que de Superwoman, e introduce a los músicos mientras evoca posibles superpoderes, como ser fluorescente. Hay muchos niños que, lógicamente van a  su bola. Unos miran atentos al escenario, otros corretean por el espacio, los más mayores hacen preguntas de concurso, ¿papá, porqué esa guitarra tan gorda tiene sólo cuatro cuerdas?, y los hay que priorizando lo importante, maman. Todo el mundo parece estar a gusto, menos el padre que rebusca en su cerebro las cuatro cuerdas de un bajo.
Víctor Velasco, director del sello Sones que ofrece cobertura a Minimúsica, dice no creer en la música infantil y sí en la música tocada para que los niños la escuchen. Traducción: para hacer música infantil no es preciso poner cara de idiota reblandecido por la estulticia y tratar a los enanos como ídem mentales. Edu, del explosivo grupo Za!, que ya ha actuado en Minimúsica otros años, psicólogo también, precisa “hacer música para niños supone que has de considerar  sus procesos de aprendizaje y que aún no tienen sus modalidades sensoriales diferenciadas”. Traducción: los niños aún no pueden vincular sensaciones sensoriales como los adultos, no son sinestésicos. Sale a tocar L’Hereu Escampa y la clase ha de concluir. Ah, otro elemento a considerar para tocar ante niños: se ha de tocar bajito.
Laura Llamas también trabaja en Sones y habla del diferente comportamiento de la asistencia local y foránea en el tema niños, cada vez más presentes en el Primavera: “los nacionales acuden cuando hay conciertos, pero los extranjeros son los que más acostumbrados están a dejarnos los niños en los talleres de actividades para ir sin ellos a los conciertos. El años pasado nos dejaron incluso un bebé de pocas semanas”.  Laura está con un compañero, lleva un sombrero, unas gafas amarillas de plástico y viste como si la ropa se la acabase de encontrar azarosamente por la calle, cuando venía al festival. Me comporto como un niño y le confundo con un músico. Pienso que los niños no tienen tantas ideas tópicas en su cabecita.

Hay 5 Comentarios

yo queria aprovechar este post para felicitaros a todos los colaboradores de este blog, ya que con esta sarta de artículos de mierda que habéis escrito a toda hostia en los días previos del PS, supongo que os dieran un pase de prensa por la cara a todos. Así me gusta, joder, que por lo menos os den pases gratis, que no lo tenga que pagar papá todo...

Que gran idea...

la putada de los niños pequeños es que siempre acaban escuchando la puta mierda que les ponen sus jodidos padres, no pueden escoger.

de acuerdo totalmente, todo depende de lo que les pongas

http://lasmilvidas.blogspot.com.es/2012/10/musica-para-ninos-que-no-apesta-los.html

mis sobrinas Julia y Marina de 3 y 6 años ya tocan algo la bateria entre las dos y me acompañan cuando les toco villancicos y tal, pero una vez les puse al grupo ese de modernos llamado Za! y echaron patas. los niños sí que saben. Esos de Sones según ellos promueven la música PUNK, sí punk de cojones, tan punk como darle el biberón a un bebe de 6 meses. aqui el que no es punk es porque no quiere.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal