Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

Recomendamos

640218_beatles-cassius-clay_01

Más allá de al eterna y ciertamente cansina discusión sobre si los Beatles son o no la mejor banda de la historia. Más allá de la regular celebración de su legado, que es válida cuando es didáctica (nadie nace sabiéndolo todo y cada día alguien escucha por primera vez un disco de los de Liverpool) o festiva, y ciertamente nociva cuando se exhibe como arma arrojadiza en contra de cualquier modernidad. Más allá de todo lo que usted pueda imaginar está la influencia de los Beatles en casi toda la música que han hecho los blancos desde mediados de los 60. Y también en una gran parte de la que han hecho los negros. En el mar de Corea, probablemente Britney Spears sea hoy mucho más relevante que los de Lennon y McCartney. Pero eso es ya otra historia. Lo que sí es cierto es que, a pesar de los vaivenes en el gusto del gran y pequeño público durante estas cuatro últimas décadas, es imposible abstraerse de lo que han significado los Beatles y cómo han intoxicado la narrativa de la historia del pop.

Los de Liverpool están en las propuestas más retro y nostálgicas, pero también están en algunas de las más supuestamente contemporáneas. Son el pasado, pero, en cierto modo, siguen siendo el futuro. Sirven para negar el progreso en el mudno del pop y también sirven para explicarlo. A la vez, son indisociables del fenómeno fan, de la edad dorada de la industria del disco y en la moda nadie hablaría del nuevo negro si en la música antes nadie hubiera acuñado aquello de los nuevos Beatles. Se les hace responsables de lo que inventaron y de lo que no. Así, aunque el primero en generar desmayos entre sus fans fuera Franz Lizst, es a los de Liverrpool a quienes nos remitimos cuando vemos alguien chillar enloquecido en la primera fila de un concierto. Hay gente que piensa que Tomorrow never knows inventó el hip hop, e incluso quienes sostienen que gran parte de la electrónica viene del White Album. Y la electrónica y el hip hop son acaso los únicos espacios que podemos mantener como zona de exclusión beatle. En fin, que hay gente para todo, y como los Beatles lo hicieron prácticamente todo, es hoy, cuando no existe un relato dominante en la escena musical global, cuando los de Liverpool, curiosamente, más presentes se hacen.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal