El reencuentro de Eminem y Marshall Mathers

Por: | 14 de noviembre de 2013

Eminem-2013-HD-Wallpaper

Cuando dejas pasar trece años entre un disco clave y su continuación conceptual, como sucede con las dos partes de “The Marshall Mathers LP”, se hace difícil encontrar argumentos que justifiquen o avalen el sentido o la idoneidad del proyecto. ¿Falta de ideas?¿Nostalgia de un pasado que nunca volverá?¿Recurso comercial para llamar la atención de fans desencantados?¿Excusa temática para dar salida a nuevas canciones? La verdad es que cuando escuchas “The Marshall Mathers LP 2” tienes la sensación de que es una suma de todo eso, pero que independientemente de las motivaciones que han llevado a Eminem a darle un hermano a su obra más exitosa, el disco de hip hop más vendido de todos los tiempos, también la grabación que le encumbró y moldeó su discurso para el gran público, el resultado final no solo no está a la altura del listón marcado y establecido por su predecesor, sino que ni tan siquiera es capaz de reivindicarse como un álbum a tener en cuenta en la esfera hip hop actual más allá de su impacto –magnífico y rentable– en las listas de ventas de medio mundo. Lejos quedan ya aquellos días en que el retorno de Eminem a la actualidad discográfica era noticia y motivo de expectación y excitación. Por desgracia, ese no es el único cambio que ha experimentado Eminem entre el lanzamiento de la primera y la segunda parte de su título emblema. 

En primavera de 2000, cuando se publicó “The Marshall Mathers LP”, Marhsall Mathers ya estaba en tránsito claro e inevitable para convertirse en Eminem, con todo lo que ello implicaba: ventas cuantiosas, fama internacional, polémicas garantizadas y, como consecuencia de todo ello, repercusión masiva de cada una de sus acciones, declaraciones o movimientos. Marshall Mathers dejó de ser Marshall Mathers cuando apareció el disco, tanto por el vendaval popular que provocó su éxito como porque en él quedaban ya definidas y presentadas en su máxima expresión las señas de identidad artísticas del rapero, en un viaje que, por sus características, no parecía tener marcha atrás. En otoño de 2013, cuando ha salido a la venta “The Marshall Mathers LP 2”, el proceso viaja a la inversa: Eminem quiere ser Marshall Mathers de nuevo, volver a sus orígenes, difuminar la estela del papel que ha representado estos últimos trece años, recuperar todo aquello que perdió cuando su discurso se propulsó hasta el infinito y los libros de historia. Nada nuevo: es un síntoma muy frecuente y común entre cantantes, grupos o raperos que, llegados a una edad y a un momento bajo o de estancamiento en su carrera, cuando se vislumbra el crepúsculo, apuestan por el rebobinado para encontrar una motivación que les falta en el día a día.    

 

 

Cuando apareció “The Marshall Mathers LP”, Eminem no solo era el rey del circuito hip hop; también era el rey del mundo. Nadie se atrevía a discutirle ni como MC superdotado ni como icono pop ni como mente privilegiada del show business. Hoy, por el contrario, ya casi no es ninguna de las tres cosas. Bueno, que sigue siendo un rimador prodigioso nadie lo discute; ni tampoco se pone en duda su técnica como rapero, de las más depuradas, versátiles, complejas y asombrosas del firmamento. Pero el tiempo ha hecho mella en su trayectoria y su aureola como artista. Trece años dan para mucho, entre otras cosas para que pases de ser la next big thing del género a un representante de la vieja guardia, que pases de ser la carne más fresca del mercado a un bote en conserva, que pases de ser el más claro exponente de la nueva escuela a un icono de la vieja. Y no es un problema derivado de la edad o del paso del tiempo –ahí tenemos el caso de Kanye West; once años desde su puesta de largo y su discurso permanece tan vigente y excitante como entonces–, sino de cómo has enfocado tu trayectoria. Y en el caso de Eminem, esta se ha perfilado con una línea claramente a la baja: desde “Encore” hasta “The Marshall Mathers LP 2” sus lanzamientos han ido perdiendo progresivamente la frescura, la fuerza, la capacidad de impacto y el sentido de ruptura de sus primeros álbumes, pero, sobre todo, han dejado de lado ese equilibrio entre oferta artística y proyección comercial que marcó sus inicios y que permitía creer en la compatibilidad entre calidad y alcance popular. El hip hop que factura Eminem en la actualidad es tan o más comercial que el de antaño; pero considerablemente más empobrecido desde un punto de vista musical. Ya solo es relevante en las listas de ventas; antes lo era dentro y fuera de ellas.

 

La pérdida de estatus influye en cómo vemos a Eminem en la actualidad. Pero quizás la diferencia más acusada, hiriente y definitiva entre el Marshall Mathers de 2000 y el de 2013, y ya referido al material estrictamente sonoro que encontramos en las dos partes de la serie, estriba en la decadencia del personaje. Aquel era un fabulador inteligente, perverso y desafiante que arriesgaba en su exposición del odio, la violencia y el rencor contra el mundo. Si Eminem trascendió y mereció tanta relevancia en el cambio de siglo no fue tan solo por el alto contenido misógino, homofóbico y agresivo de sus letras, ratificado también en los videoclips de sus singles o en declaraciones incendiarias en prensa y televisión, sino también por el hecho de que todo ello estuviese personificado en la figura de una superestrella internacional, en un auténtico icono pop. Y matizo: en un icono pop blanco. Eminem vendió con “The Marshall Mathers LP” tantos o más discos que Bono, Bruce Springsteen, Backstreet Boys o Mariah Carey, pero con un discurso no recomendable para menores de 18 años y vetado por todo tipo de asociaciones. Nada que no hubieran hecho antes N.W.A., Snoop Dogg, DMX, 2Pac o Notorious BIG, pero con ese matiz racial que en Estados Unidos tuvo una importancia capital y que convirtió a Slim Shady en un factor diferencial histórico. Con “The Marshall Mathers LP” Eminem desafió a la industria discográfica y a la sociedad estadounidense, y lo hizo con un lenguaje, unas ideas y unas historias que mezclaban el humor, la ironía y las dobles lecturas con relatos de extrema violencia, alusiones directas con nombres propios, miserias personales del pasado pero también del presente y un sentimiento de odio que parecía creíble, absolutamente vivo y real. En “The Marshall Matters LP 2” resulta difícil creerle, pero todavía más difícil tomarle en serio. Desde aquella actuación junto a Elton John en los Grammy de 2001, en un intento por dinamitar las polémicas suscitadas por el álbum y confraternizar con el show business, es como si Eminem haya estado más preocupado por transmitir la apariencia de tipo cuerdo, estable y rehabilitado socialmente –también físicamente, tras sus problemas con el consumo de drogas– que por cuidar su carrera artística. Es cierto que “Re-up” y, sobre todo, “Relapse” explicitan una a priori interesante evolución expresiva y personal en sus canciones, de perfil más introspectivo, reflexivo y, ehem, adulto, y que ha dado algunos momentos de cruda honestidad emocional, pero es precisamente por ello que resulta tan desconcertante y decepcionante el contenido de “The Marshall Mathers LP 2”, donde el rapero intenta retomar algunos tics del pasado que ya no formaban parte de su registro reciente, que en cierto modo echan por tierra el trabajo hecho este tiempo, contradicen su estela de tipo reformado y redescubierto expresivamente y, además, dejan mal sabor de boca en el contexto de esta segunda parte en la que no queda claro qué hay de revival, qué de excusa y qué de revulsivo.

 

 

La orientación sonora tampoco ha superado bien el paso de los años. “The Marshall Mathers LP” era un disco hecho a medida por Dr. Dre. Por hecho a medida entiendo un álbum que estaba perfectamente planeado y calculado para encajar las piezas del puzzle Eminem y que la maquinaria funcionara sin fisuras, a pleno rendimiento: los beats, samples y aportaciones instrumentales de Dre en ese disco no solo son imaginativos, descuidadamente comerciales e intuitivos, sino que además tienen pleno sentido en el contexto lírico en el que se mueve el rapero. Es una producción que entiende a la perfección el doble sentido, que integra con mano maestra el sentido del humor musical en el universo de rabia y mal rollo de las rimas y la atmósfera y que factura hits como churros sin tener la sensación de que lo hace deliberadamente o a conciencia. “The Marshall Mathers LP 2”, por el contrario, es un ejemplo bastante clarificador de por qué el de Detroit ha perdido el punch y la chispa de antes. Es un sonido que anda más cerca del funcionario que del genio: cuatro o cinco singles de rigor, con alguna voz femenina en los coros para apaciguar los ánimos; dos o tres concesiones al público hip hop –cortesía de un Rick Rubin que se limita a revisitar sus beats de rap-rock de mediados de los 80 para Beastie Boys y Run DMC–; y el resto, un deslucido ejercicio de consenso entre samples obvios de rock, melodías pop y épica de gran estadio. No trato de establecer una comparativa con la primera parte, pues es absurdo teniendo en cuenta el resultado de uno y otro, sino de constatar en qué se ha convertido Eminem en 2013, una sombra de lo que fue en 2000 y un gran interrogante de lo que está por llegar en un futuro a corto y medio plazo.                                                                                                                                                                                                                                       

 

Hay 51 Comentarios

I really like love to read your articles keep sharing such kind off informative articles.

I really like love to read your articles keep sharing such kind off informative articles.

This is an article with really useful information. Thanks for posting!

Really helpful information given in this blog. thank you for this information.


Kinemaster may be a powerful video-editor tool that is formed for the video written material functions for each mobile further as a laptop. kinemaster windows is a cross-platform application which may be utilized by golem, iOS further as Windows users. For skilled video-editing expertise, it's preferred that you simply use the appliance in your laptop. although there's no exclusive version offered for the laptop, you'll edit your photos associated videos in your laptop by putting in a golem imitator.

What is the complete process for the BIS Registration in India?

1. First of all, you have to download the prescribed form and fill it up.
2. Attach the form with the necessary documents required in the process of BIS registration in India.

3. Nominate the AIR through a nomination form, which is also available on the official website.

4. Make sure your form and required documents are complete. Plus pay the fees.

Y te puedo asegurar que mas que Marshall no ama nadie el Rap

Watch Series is one of the most popular web platforms, and many hit TV shows are offered free online, which is just like a TV shows library. Not just the popular TV series, but also several classic TV shows can be found on the Watch Series. While Watchseries TV is a site for streaming so mature TV series, it needs advertising to keep its operation. This will then stop people from visiting the site. Often there are also system glitches that break up the web. In this period, people need to find other TV series that watch websites online.

People can explore all new things at Disney World Star Wars and this is a good place to spend time with family friends.Star war also provides a package like 5 nights at Disney World War and 6days park hopper and complimentary resort transportation.

I love this reunion and love to watch them together. And if you want the latest news related to them then you can check my profile.

For a UK Sponsorship Licence, you have to check a couple of things related to the business eligibility. You have to even decide as to who will manage sponsorship within your business. Make sure all your documents are in order before applying for the UK sponsorship licence.


This information is very usefull. Nice Post. Thank you for sharing.


If you want to move out of RT Nagar, Bangalore, then you should choose some quality Packers and Movers RT Nagar; make sure that you enquire about their services like safe handling of house-hold & commercial goods and timely delivery. Also, it is important that you give them the right location address, so that they don’t charge extra for longer routes, and time. So, be accurate & discuss before hand about charges etc.

Eminem the only Rap God...

I am interested to hear your all songs on this new album but I have a very short time after writing the assignments for the students

I am a Marketing Expert and currently working with Lenspk. Where we help people with both fashion and normal transparent lenses.

At gifthome, we are helping people to select gifts for different memorable occasions.

I am interested to hear your all songs of this new album but I have a very short time after writing the assignments for the students

El man es fan de bieber no sabe lo que dice y ni sabe donde se encuentra tanta critica para tapar lo grande que es eminem ya no sirve de nada ....

прппппппппппппп

The Lady Shop stocks a wide range of underclothes for women like unmentionables, bras, underwear, and agreeable nightwear. You can pick your preferred things here and put in your request on the web.

hey

You don’t get it both ways sister; no telling someone to do something then getting upset because they do just that.

So nice it is to good everyone like it so much.

Nice post shared and informative for my essay writing assignment.

Eminem es la hostia

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal