« Teaser Trailer de Los Cronocrimenes | Inicio | Los mejores momentos de la historia del cine (4) »

11 febrero, 2007 - 13:00

Cazafantasmas 3

Vamos a decirlo con todas las palabras: Que Cazafantasmas 3 vaya a ser una película de animación por ordenador es una MIERDA, aunque sólo sea por los motivos: Bill Murray no está dispuesto  a ceder su cuerpo, tan sólo su voz, a la continuación de una de las franquicias más lucrativas y representativas de su carrera.

Bill Murray, al igual que Clint Eastwood, no van a volver a encarnar a los iconos que modelaron su gloria porque se han zambullido en los géneros en los que si entras no sales: El post-melodrama trendie en el caso del primero y el dramonazo mazacote en el de Harry el Sucio.

Cazafantasmas 3 no tendría sentido sin la presencia de Bill Murray y Bill Murray no va a ceder su presencia a otra película desenfrenada llena de fantasmas translúcidos, desdén de leyenda, y costumbrismo fantástico. A no ser que alguien haga algo al respecto.

¿A quién vas a a llamar?

Al realizador de Gremlins 3. Sí, perdonen la arrogancia, pero hasta ahora sólo yo he demostrado encontrar un punto conciliador entre el cine de evasión de los 80 y el drama pedante. Pero no me vendo al mejor postor: Me ofrezco gratis. Estoy dispuesto a escribir sin cobrar un duro la secuela de Cazafantasmas que Bill Murray estaría dispuesto  a protagonizar: Esta es mi propuesta:

CAZAFANTASMAS 3: CRUZANDO LOS RAYOS

Peter Venkman tiene sesenta y demasiados años. Está solo, ha dejado atrás la caza de fantasmas, la gloria, el aullido de las masas. Se consuela en whiskerias y karaokes donde le dan altas horas de la madrugada cantando temas nostálgicos de los 80 como 99 Luftballoons y Dancing with Myself.

Una relación quebrada con una chica cuarenta años más joven que él (Interpretada por Thora Birch) le hace replantearse su situación, y decide recuperar al amor de su vida, Dana Barrett (Sigourney Weaver), una mujer que hace una década huyó a Kansas con el hijo de ambos (Jason Schwartzman) en busca de la paz que jamás encontró en Nueva York.

Incapaz de hacer el viaje por sí mismo, localiza a sus antiguos amigos, el resto de los cazafantasmas, igualmente solos y alcoholizados. Todos ellos rescatan al viejo Ecto-1 de un sucio garaje y se lanzan a un viaje a través de América en el que no sólo descubrirán nuevos paisajes... También se descubrirán a sí mismos.

En Kansas, efectivamente, Dana y su hijo rechazan a Peter y no quieren saber nada de los cinco vejestorios. Ni siquiera se ofrece a dejarles dormir en su hogar. Con lo cual los cazafantasmas se hospedan en un sucio motel regentado por Nick Roundabout (Sam Shepard) en el que intercambian conversaciones y experiencias con los demás huéspedes: Auténticos supervivientes de una América que está desapareciendo.

Finalmente, Dana hace acto de presencia, no puede callar más, ella y su hijo están viviendo una auténtica pesadilla en su propia casa: Por las noches oyen pasos inquietantes en habitaciones vacías y lamentos sin procedencia clara. Venkman, en un principio reticente, decide comerse su propio orgullo y le pide a sus amigos desempolvar sus viejos artefactos (que se encontraban casualmente en el maletero del coche). En un viejo transistor escuchamos, ajada pero viva, la canción de Ray Parker Jr.:  Los cazafantasmas han vuelto.

Tras una tensa noche en la mansión de Dana con las pistolas de rayos en alza, tras horas de sexo furtivo, confesiones dolorosas y reproches paternofiliales, aparece el espectro. Los cazafantasmas, que pese a la falta de fe y la sensación de derrota no han perdido la habilidad que les hizo legendarios, consiguen retener a la entidad. No se lo pueden creer: Se trata del espíritu del mismísimo Truman Capote  (repite papel Philip Seymour Hoffman). La casa de Dana es la mansión en la que se había consumido el genio durante la escritura de A Sangre Fría y su espíritu, atrapado por el tormento, aún deambulaba entre sus paredes buscando una redención imposible. Gracias a los Cazafantasmas su maldición ha cesado. 

A la mañana siguiente, los cazafantasmas dicen adiós a Kansas. Venkman se despide de su mujer y su hijo, asumiendo con dolor que no le necesitan. Volverá a la ciudad con sus compañeros e intentará cicatrizar sus heridas. Quizá reabran el negocio. La charla con el señor Capote ha sido reveladora para todos: Nunca es tarde para empezar de nuevo. La frase de Venkman retumba contra el techo del Ecto-1 en el camino de vuelta:

-Nosotros somos los fantasmas. 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Comentarios

Yo he abierto otro Phil

www.losqueporirdeguaysvancontracorrientesonpeoresquelosdemasiadodeferentes.blogspot.com

¡Y en verso!

He abierto un nuevo blog para todos aquellos que queráis participar en una vida más plena y llena de interés, al margen de la vuestra, aburrida e indiferente:

www.gregariosdelavidadenachovigalondo.blogspot.com

Si Rocky Balboa recaudó en USA unos 70 millones de dólares, un Cazafantasmas 3 con Murray sería un éxito del copón.

¿Y El chico del año?

Si le mandas el guion a Sofia Coppola le va a encantar y ademas esla unica forma ke Bill salga en esta obra maestra

Mario, intentare hacer memoria y espero que nadie se enfade por desvelar esto (aunque realmente no signifique tanto) Cantabria tiene localizaciones en Esles, Meruelo, Soano, Saro y Santander basicamente, creo que no me dejo ninguna...

Por cierto, como es posible que Bill Murray se niegue a Cazafantasmas 3 despues de Los Angeles de Charlie?

Exijo publicamente: Bill, nos lo debes...

Y... maldita sea... quien ha nombrado Las Tortugas Ninja? Eso es un golpe bajo, aun me duele...

Por que esta tan de moda lo de la animacion por ordenador?

Menos chorradas y mas curro de guion, seguro que si asi hubiera sido Bill no tendria problemas.

Nada mejor que un buen guion para atraer a actores, productores, etc... (o asi deberia ser)

Me voy a la cama, que ya es tarde, y crispado...

Vaya por delante que muy a mi pesar, no soy fan de Cazafantasmas ¿Por qué? Simplemente porque las ví siendo muy pequeño, y aunque me encantaban, nunca las he vuelto a ver. Será porque les tengo respeto, o quizás miedo a que me defrauden, o quizás, simplemente, no se ha dado la oportunidad.

Y es por eso que no me puedo considerar un auténtico fan: tengo grandes recuerdos de mi infancia con Los Cazafantasmas, pero tambien los tengo con Liberad a Willy.

Por eso, y a estas alturas, despues de tragarme las delicias de Bill Murray en esta segunda parte de su carrera (a destacar, todo lo hecho por Wes Anderson y esa joya que es Lost in Translation) creo que ya va siendo hora de que vuelva a los principios, ya no de la carrera del actor, sino a los principios de mi vida. Será por eso que no tengo huevos.

Un Saludo.

PD: Prometo, Nacho, revisionar pronto las dos entregas de esta saga ya "de culto"; y entonces podré darte mi opinión al completo. Pero que sepas que la idea me gusta, lo de Truman Capote es bestial. Además, confío ciegamente en el tio que hizo Gremlins 3. Eso son cosas que no se olvidan.

Me mola, pero se te ha ido la olla (a mi entender) sólo con lo del espectro de Truman Capote. El resto me parece muy bueno, mejor que lo que hicieron con Cazafantasmas II.

Nunca he podido olvidar la interpretación de Murray en Vaya par de idiotas.

"Yo no vomito cuando bebo, vomito después"

¿podrá contestarme Nacho, o quien lo sepa, en que localizaciones exactas de Cantabria se rodó Los cronocrímenes?

Gracias y saludos!

Me encanta

Yo me enamoré de Kill Bill III.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d83518090769e2

Listed below are links to weblogs that reference Cazafantasmas 3:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal