« Sergio Barrejón, el encargado. | Inicio | El sonido es muy importante »

23 julio, 2007 - 19:08

La pochez nunca tuvo fin.

1
Ando de hoteles y autobuses. El pasado lunes viajé en uno. Por el camino leí a Robert Anton Wilson. Hablaba de las esperanzas que había en parte de la comunidad científica de los setenta por el alcance de la inmortalidad. Muchos creían que, para el 2006 ya existiría la pastilla para no envejecer La teoría en la que se basaba el sueño era bellísima: El envejecimiento y la muerte son programas de autodefensa de la naturaleza, que sacrifica al individuo a favor de la especie. Y con el descubrimiento del ADN, se podría plantear la posibilidad de desprogramar el envejecimiento.

Y en el 2007, ese mismo lunes por la noche, en un hotel en Vitoria, leía El Correo. Un artículo acerca del altísimo porcentaje de europeos que, a causa del estrés y demás trastornos del sistema nervioso, sufren envejecimiento prematuro.

Mierda.

 

2

A veces nos gusta pensar lo que ha sucedido con El Jueves y su sorprendente secuestro es un síntoma del engranaje opresor que nos somete como ciudadanos y nos niega derecho a la libertad de expresión e información. Y no es así, mierda. En este mundo lamentable ni siquiera hay supervillanos. El secuestro de El Jueves a causa del chiste de su portada es una chochez, un pedo en el pasillo, el gruñido de un monstruo con la pata coja.  La confirmación de esa teoría que tanto exploto de un tiempo a esta parte, que dice de que detrás de la cortina no se encuentra la gran conspiración, sino la gran confusión.

El secuestro no se ha hecho famoso en todo el mundo gracias a la portada, sino que la portada se ha hecho famosa en todo el mundo gracias al secuestro. Eso lo sabemos todos. Y a estas alturas del milenio, sin pastilla para inmortales, pero con wi-fi en los callejones, había que ser muy gilipollas para no haberlo supuesto. Peor aún: Había que estar muy lejos de la realidad para pensar que esa caricatura  funcionaba con el público natural de El Jueves como un ultraje a la casa real, y no como un chiste más.

En Mondo Pixel los señores John Tones y Mister Asterisco llevan un tiempo quejándose con puñetazos en la mesa de las también asombrosas medidas que han impedido la distribución del videojuego Manhunt 2 por su carga violenta. Una vez más, unos señores con musgo tras la oreja han decidido negarnos un derecho guiados por las circunstancas de una dimensión alternativa (que deben visitar cada vez que toman lexatín) donde sí hay una correspondencia científicamente demostrada entre la violencia representada en un producto y la conducta del consumidor.

Entre nosotros, los consumidores y el artista (sea dibujante de El Jueves o guionista en Rockstar) tiende a haber una relación sana, límpia y experimentada. Hoy en día en internet fluye una cantidad descomunal de contenidos sin control, entre los que se incluye pornografía, ultraviolencia, ataques a las instituciones, desafíos al buen gusto... Y sin embargo, ni existe un incremento de la violencia en las calles, ni somos más antisociales ni experimentamos nuevas psicopatías.

Sin embargo, cuando hay intermediarios entre nosotros y lo que consumimos, sean aquellos productores, distribuidores, exhibidores, editores, gestores públicos o incluso jueces, en ocasiones surge la interferencia, el efecto "mosca en teletransportador": Un señor que sólo ha ido al cine una vez al año para acompañar a su hijo a ver Shreck 2 dice qué películas se deberían mostrar y cuáles no, un tipo que nunca juega a videojuegos decide cuáles pueden ser malos para nosotros y cuáles no, un señor que no sabe cómo funciona el humor gráfico y qué  efecto produce sobre nosotros decide qué chistes se pueden contar y cuáles no. Y no en nombre del mal, o en  nombre del Imperio que nos descríbia K. Dick, sino en nombre de la ignorancia, de la confusión, de la vejez mal llevada. 

3

Hace un año, una importante persona en la industria del cine y la televisión me explicaba el problema que radicaba en el guión de Los Cronocrímenes. Al parecer, era más complejo de lo que la gente podía soportar. Yo le intentaba demostrar que el público cada vez está más preparado para asumir historias desafiantes: No hay más que ver la complejidad de algunas de las modernas series de televisión de éxito, como Los SopranoA dos metros bajo tierra, complejidad impensable hace diez años.      

-Por ejemplo, Lost genera muchas teorías entre el público. La gente especula cuál puede ser la solución del enigma de la serie. Y lo que llegan a imaginar, la explicaciones que llegan a elucubrar son, muchas veces, mucho más complejas, retorcidas e interesantes de lo que suelen contar las películas hoy en dia.
-Perdón pero... ¿Eso de Lost qué es?

PD: Para entender el alcance de la pochez en el caso El Jueves, lean el texto de Manel Fontdevilla.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Comentarios

poesia pochista....

(kaiku triste)


Gifs animados y midi
Mozart traducido a 8 bits
Arte en baja resolución.
Patatas fritas blandas y gaseosas el tigre.

se escribe shrek, sin la ce

Tristemente, Vico tiene toda la razón.

Venga, va, lo admito: yo fui quién censuró la portada de 'El jueves'.

Es que... es que era un poco guarrilla.

Totalmente de acuerdo con Vico excepto por una cosa.

No me creo, ni bajo las más horrendas torturas, que alguien diga que Los Morancos son graciosos. Exijo una fuente fiable de tal despropósito.

Es sarcástico que el sacrifico de la libertad de expresión es que cualquiera pueda quejarse para, de mala manera, censurar a otra persona...

Si es que ya no se pueden hacer chistes de NADA.

Ah, otra cosa...

Puede que si no existe buena comedia en este pais sea porque no existe un solo productor que se tome la comedia en serio.

Henrique, el sentido del humor se perdio desde que censuraron los spots con enanos cayendo del cielo. Se perdio cuando "Payasos Sin Fronteras" critico a Perez-Reverte por llamar a alguien payaso despectivamente. Se perdio en el momento que alguien decidio que Los Morancos son graciosos. Puede incluso que nunca haya habido sentido del humor.

Y del humor de Little Britain solo puedo decir que lo mas parecido aqui empezo llamandose Vaya Semanita, despues Agitacion + IVA y despues Made in China. Y de todo eso hoy ya no queda nada.

Exacto, estaba viendo ahora mismo trailers de la 4ª parte.

Por cierto, Vigaloungue, otra ejemplo de argumentos cada vez más complejos... aunque algunas veces, hostia...

Me refería a sentirme sólo con el tema Lost...

Pero en fin, gracias Victor, me siento acompañado.

Además veo (según su blog) que le gusta la saga Metal Gear tanto como a mí (¿o estoy metiendo la gamba otra vez?)

?????

No se preocupe, yo le hago compañía, babutchka...

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e0099886978833

Listed below are links to weblogs that reference La pochez nunca tuvo fin. :

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal