« Street Warriors | Inicio | La pochez nunca tuvo fin. »

18 julio, 2007 - 19:57

Sergio Barrejón, el encargado.

1
Desde afuera, una de las fases que más fascinan del proceso de escritura, es el momento iluminador en el que el autor tiene la idea primera, la chispa. A la pregunta “Cómo diablos se te ocurrió esto” se espera una respuesta que revele un método excitante. o una maravillosa combinación de casualidades y genialidad, como el golpe de Doc Brown en el retrete que da lugar a la invención de la máquina del tiempo en Regreso al futuro.

En realidad, el instante en el que llega “la idea” no es una liturgia para elegidos. De hecho, creo que absolutamente todo el mundo tiene ideas del millón de dólares. No conozco a nadie que, de forma más o menos casual, más o menos intencionada, no haya soltado una bomba en potencia. Lo que diferencia a los guionistas o escritores de los demás es el proceso posterior. La capacidad para distinguir, compartimentar y desarrollar las historias que van lloviendo. Un trabajo de pico y pala que exige el sacrificio de estar siempre sintonizado. Las bondades de tu trabajo quizá te ahorren tener que madrugar cinco dias a la semana, pero, por otro lado, olvídate de vacaciones para el resto de tu vida. No puedes permitirte jamás no estar en guardia y dejar pasar de largo la sinopsis más importante de tu vida.

2
Como mucho, esa es otra, puedes responder a la pregunta acerca de qué hay de tí en las historias que generas, qué las hace intransferibles. Aunque, cuanto más sinceros sean tus impulsos, menos traducibles serán. En mi caso, sólo soy capaz de identificar el estado que desdencadena mis  ideas después de dos años o más de tenerlas. Y sólo así compruebo que nunca han venido de regiones saludables. 7:35 de la mañana vino del miedo a que mi vida por aquel entonces fuese el resto de mi vida. Choque fue un saludo desconfiado, casi sin esperanza, a la vida adulta.

3
Hace tiempo pasó por mi cabeza una historia acerca de un niño y una pizarra. Un pequeño western de EGB. Algo con tan pocos elementos que nunca llegué a escribirlo. Por otro lado, nunca tuve la pulsión consistente de querer dirigirlo. Se lo conté en un momento dado a  Sergio Barrejón, viejo amigo y consejero, y uno de los mejores guionistas vivos. Decidió adoptar la excusa y desarrollarla hasta convertirla en un excelente guión al que llamó El encargado, que estaba convencido de dirigir. Cuando le describí la historia lo hacía considerándola un futuro cortometraje mínimo, un ejercicio de dos minutos, una posible pieza para el notodo a rodar en un pispás. Pero Sergio ha convertido El encargado en un proyecto de oro, una futura producción de Arsénico bendecida por el primer premio del concurso de proyectos del Cinema Jove de este año, y por el ICAA, que le ha otorgado al guión una puntuación de diez sobre diez. Mierda, cuándo fue la última vez que yo saqué un diez en algo.

4
Según indico al comienzo, mi mérito frente al de Barrejón en esta operación es insignificante. Y sé que mi nombre no ha servido de ayuda en absoluto. Pero todo esto no quita que sea una auténtica gozada verme asociado a un proyecto tan grande. Y sin apenas mover un dedo. ¡Es un chollo! 

Si hay un consejo en este post, es éste: Rodéese de personas inteligentes, sensibles y graciosas (ninguno de estos puntos es excluyente) y su vida será mucho más excitante. No sufra el síndrome del gallo de corral, no intente ser la única luz en la oscuridad ni prohiba el paso a su torre de marfil. Esquivar el talento ajeno es tan estúpido como negar el propio.   

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Comentarios

Recuerden que el golpe produce en Doc la visión del CONDENSADOR DE FLUZO. Un diez al tipo que se le ocurrió ese nombre.

Un saludo

Gonzoll!!
Los clubs de gente chachi no existen, se hacen.....!!!
Apuesta por un grupo y defiendelo, desde la honestidad, compromiso, trabajo, apoyo y sufrimiento!!!
Depende de tu inteligencia para aportar......
Trabaja, trabaja, trabaja y sin quererlo la gente se encuentra!!!
No valen los bares y las fiestas, ni las conversaciones autocomplacientes!!! Cancer del cine español!!!
Animo y escribe tus ideas tal vez.........

Si alguien tiene la direccion de un club de gente chachi que me avise que mis grandes "ideas" se estan perdiendo

Hay ganas de verlo, y me alegro mucho por Sergio.

jaja, buen ejemplo el de doc Brown

Yo me invento chistes... Puedo ser su amigo?
Por ejemplo:
¿Cuál es el dinosaurio más imprescindible?


El necesaurio

Vale, no da ni para un sketch pero bien vale una entrada en twitter, no?

Cuán importante es rodearse bien y cuán dificil es desarrollar "bombas en potencia" (y rodearse bien), copón!!

Lo que cuesta encontrar una "idea genial" que te apetezca desarrollar... Lo que cuesta, luego, darle forma... Eso sí, cuando te sale algo decente, eso es de las cosas más bonitas de la vida.

Por cierto, hace unos meses participé en una versión escénica de "7.35" (sin cobrar un duro, no te vayas a creer). Fue muy divertida.

jaja, buen ejemplo el de doc Brown

jaja, buen ejemplo el de doc Brown

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e008dac4878834

Listed below are links to weblogs that reference Sergio Barrejón, el encargado. :

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal