« Sitges (2) | Inicio | Mensaje a la academia de las artes y las ciencias cinematográficas de España »

20 octubre, 2007 - 14:50

Ay, las críticas

Y otra confesión: Soy un ser humano. Y como ser humano, tiendo a pasarlo mejor con las críticas positivas que con las negativas. Me agrada el halago, el prestigioso o el irracional, el que proviene del especialista o del más enloquecido love troll. Qué le voy a hacer. Después de cuatro años de reflexión y elaboración, tiendes a encontrar consuelo en las críticas positivas y algo de escozor en las negativas. Soy un ser humano y mi pose jamás ha pretendido sugerir lo contrario.

Ante las negativas lo que hay que invertir son toneladas de talento. Talento a la hora de traducir y saber separar la insolencia del cariño, la neurosis del afán constructivo. Y nunca olvidarse del respeto: Hay que respetar la crítica negativa. Hasta la más sanguinolenta. Porque la identidad de nuestras películas también depende de ellas. Mi película es tanto la alabanza de Harry Knowles como el gesto furibundo de Pumares. La réplica a la crítica negativa es un género adolescente.

Pero.

Hay dos cosas que he han dicho en España acerca de Los Cronocrímenes que quiero puntualizar. No por ser opiniones en contra, sino por contar con información equivocada.

La cosa más obtusa que jamás oí acerca de 7:35 de la mañana es: Lo hacen tan mal que hasta se ve que están leyendo. Este comentario, disparatado hasta lo espectacular, no ha sido igualado por nada durante toda mi carrera. Pero se acerca bastante el Se nota en Cronocrímenes, en la repetición de escenarios, el poco dinero que han tenido. Como si la escasez de personajes y entornos fuese, por cojones, un problema de pasta. Como si Psicósis fuese originalmente un drama envolviendo a tres generaciones, y La huella una comedia coral, pero el presupuesto se impusiese. Como si en El resplandor hubiesen echado a dos mil figurantes por falta de bocadillos.

Lo digo desde ya: Quise hacer una película con pocos personajes y escenarios, como será la que estoy escribiendo ahora, independientemente del presupuesto que haya detrás. Llámenlo estilo, autoría o capricho tonto, pero es lo que me ha tocado. Practico la escasez de información, la abstracción, la reducción de la acción en el tiempo y el espacio, el mínimo número de personajes. Y ninguna de esas cualidades me las he inventado yo. No achaquen todo eso a la falta de presupuesto, o a mi procedencia del mundo del corto (¿qué director de cine no viene del corto?) . Porque no es así, y porque se acerca el 2010 y ya va siendo hora de renovar los tópicos.

Por otro lado, cualquiera es libre de considerar mi interpretación en la película un insulto al noble arte de la actuación. Pero he leído más de una insistencia acerca de que no soy actor profesional. Quiero apuntarle al periodista o crítico que mi actividad como actor no sólo es más variada y antigua que cualquiera de mis otras, en publicidad, teatro o cortos, sino que es la que me ha permitivo comer durante años y años. Así que pido al crítico o periodista que se informe acerca de ese punto. Sé que mi currículum es cualquier cosa menos ortodoxo, y que es un desafío a alguna idea preestablecida, de esas que ustedes coleccionan. Pero qué hostias, son ustedes son los críticos y periodistas profesionales.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Comentarios

A mí me gustó mucho la película y la actuación de Vigalondo. No es por hacer la pelota. Me da cierto reparo reconocer que hasta que no llegué a casa y busqué información en Internet, no me di cuenta de que el actor y el director era el mismo Vigalondo... sorry... La quiero volver a ver y eso no me ha pasado con las últimas pelis que he visto. Felicitaciones, saludos

Tranquilo!! La peli es grandiosa!!.... Eres la ultima esperanza blanca de este pais.

Me siento obligado a enviar este mensaje, es extraño pero funciona!! Envía este mensaje a 10 personas y después ves a la web http://zzz.totmania.net y verás escrito el nombre de la persona que te ama. Solo pierdes unos pocos segundos y te evitarás muchos males de amor.

Nacho. Mi problema con las críticas es que, por mi educación católica, suelo no creerme las críticas positivas y tiendo a creerme las críticas negativas, y me desanimo y me deprimo mucho. Así que desde hace un tiempo no suelo leer ni las criticas buenas ni malas sobre mi trabajo. Se vive más tranquilo así, se crea con menos presión.

Diego Mauricio Alvarez
Realizador
www.lepixma.com

www.myspace.com/lepixma

No se defienda. No les dé esa satisfacción.

Cuanto más te sonríe la suerte, más cruel es la gente en sus críticas. Lo he sufrido en mis carnes.

Pero el tiempo deja a cada uno en su lugar (que es una frase tópica pero, por otro lado, se ha convertido en tópica debido a la gran verdad que encierra. Y algún día se volverá contra los fariseos del séptimo arte, y para ellos no será tópica, sino rectal).

A pesar de nuestros mutuos intentos de que pudiese ver los Cronocrímenes en Sitges, tuve que marcharme del festival sin ese honor.

Sin embargo, estoy seguro de que se trata de una peli honesta y rebosante de sentido. De lo contrario, no habría llegado a buen fin. Tal y como está la situación en nuestor país, uno se ve asaltado por un centenar de situaciones auténticamente jodidas. En esa clase de situaciones, uno se pregunta a si mismo: "¿Por qué demonios estoy haciendo esto?". Si uno no puede responder a la pregunta, está jodido, y más le vale abandonar.

En el fondo sabes perfectamente que las críticas no tienen por qué significar nada. La crítica se folló a Blade Runner en su día, e incluso a Robert Zemekis.

Sé que duele comprobar que un desgraciado insulta el esfuerzo de un montón de gente por el simple hecho de no ser capaz de entender en qué consiste el cine, pero tenemos que vivir con ello, del mismo modo en que el desgraciado de turno tiene que vivir consigo mismo.

El cine es como Vietnam. Así que termino con la inscripción que hay grabada en el mechero que le regaló a mi compañero de piso su novia cuando estuvo en Vietnam.

Esa inscripción decía: "Si no has estado allí, cierra la puta boca".


Comentario textual que leo en una humilde publicación valenciana..(la cartelera Turia) donde la crítica suele ser bastante rigurosa

"Cronocrímenes, de Nacho Vigalondo, para mí la mejor película del festival, la única que apuesta por un modelo de serie B, que recuerda a hitos como Elhombre invisible o El increible hombre menguante, olvidada de todos los jurados"

Aún no he visto la película...pero los comentarios y la división de opiniones dan ganas de ir a verla..desde luego no puede negar que despierta sentimientos encontrados..Un saludo

La verdad es que el extra del vomito es realmente entrañable. No me extrañaria que la cara ahostiada fuera real, y mas viendo el directo en el estomago que te mete tras beber 1.001 mierdas.

H... has visto ESO.
Por cierto, en ese DVD hay un EASTER EGG que le causará pesadillas para el resto de su vida. Merece la pena que lo busque.

Nacho, tío, te acabo de ver vomitar impenitentemente, cortando leche con ron directamente en tu estómago en los extras de Jaime de Funes y Arantxa que vienen en el dvd de "Echos Der Buchrücken".

Francamente, alguien capaz de hacer eso filmando con unos amigos, puede (qué coño, DEBE) estar por encima de las críticas. Los críticos son unos cabrones. Perico Beltrán me expuso una vez las claves por las que jamás deben ser tenidos en cuenta:

1.- La crítica no te deja derecho a réplica. El crítico puede soltar toda la mierda que quiera sobre tí, y tu te aplicas la Ley de Herodes.

2.- La mera ocupación de crítico desestima tajantemente su labor. Perico puso el ejemplo de que Miguel Hernández, como literato, podía criticar la obra de Lorca. Pero un crítico es sólo eso, un crítico, no un colega de profesión que sepa de qué va la cosa.

3.- Nadie sabe de dónde saca uno su "titulación" de crítico; en qué momento uno se puede considerar un crítico. Como decían en "Payasos en la lavadora": "¿qué han estudiado para ser críticos, cabronería por la rama de hijoputismo?"

Dicho esto, TAMBIÉN LOS HAY BUENOS (no sea que me vaya a llevar una hostia). Gente que informa sobre la peli, destacando lo malo y lo bueno sin entrar en apreciaciones subjetivas ni juzgar. El resto, son unos putos vejestorios y/o unos borrachos (en serio, fíjense ne cualquier festival lo que bebe ese gremio)

Un abrazo, y ¡vomítalos a todos!

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54efb20778833

Listed below are links to weblogs that reference Ay, las críticas :

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal