« En directo desde el cerebro de Pedro Piqueras | Inicio | Al rescate del cine de superhéroes »

03 agosto, 2008 - 13:42

Fotos de Puticlubs de Seúl

26072008396

Entre el Campus Cinematográfico en Málaga y el viaje a Corea, como invitado del Festival Internacional de Cine Fantástico de Puchón había un puñado de horas diseñadas para el descanso. Pero surgió la posibilidad de asistir junto con Don Lindyhommer al último día del festival de Benicàssim, en una combinación de vuelos y automóviles absurda. Un viaje condenado al fracaso, en el que apenas podríamos disfrutar de las fugaces apariciones de tantos amigos, y menos aún de las actuaciones musicales: En el escenario se sucedían Joaquín Reyes disfrazado de Leonard Cohen y el Millán Salcedo del pop inglés, y después, la verbena de tu pueblo en formato IMAX. Benicàssim, este año, fue una necia y atropellada adolescencia portátil. Tan inútil como reveladora. Por otro lado, me asusta pensar hasta qué punto crecerá en el recuerdo. En cualquier caso, os regalo mi truco: Ante cualquier duda, en caso tener que escoger entre la opción cómoda y la desquiciada, siempre me hago la misma pregunta: ¿A qué escala quieres vivir?

Luego, durante el vuelo a Seúl, como producto del cansancio extremo, del sueño, o como efecto residual de Sabe Dios, tuve una breve alucinación, de apenas unos segundos: Al otro lado de la ventanilla no había cielo, sino otro espacio interior.

En Corea no hay menos karaokes que discotecas. Karaokes en la tradición oriental, como vimos en Lost in Translation. Pequeñas cabinas de alquiler donde un grupo de personas se van turnando la labor de cantar. Algunos son lóbregos, opresivos, como escenarios para un clímax de Gaspar Noé. Otros, como el espectacular Luxury, en Seúl, son deslumbrantes. Es una gigantesca casa de muñecas en pleno centro de la ciudad. El muro frontal es transparente, y desde la calle puedes ver lo que sucede en cada una de las cabinas, como en un gigantesco 13 Rue del Percebe en el que cada habitación es el mismo chiste: Son pequeños dúplex provistos de escaleras de mano, trampillas y barras de bombero. Las paredes son estampados infantiles, y el suelo está sembrado de maracas, panderetas y martillos de plástico.

En cualquier karaoke el número de canciones, incluso occidentales, es inconcebible. Y hay margen de maniobra: Puedes cantar tu canción sentado junto a la mesa, respetando las reglas del local o puedes destruirlo todo: Pedir la canción inadecuada, en el momento erróneo, incluso más de una vez seguidas, restregarte contra los cristales de las cabinas, correr por los pasillos, colarte en otras fiestas, simulando ser amigo de alguien indeterminado, volcar todo el contenido de una mesa al suelo en un estribillo, o usar las panderetas, martillos y maracas de juguete desde propósito original: Joder.

26072008400

Un festival de cine es la mejor ocasión para reencontrarse con amigos y hacer más: Allí estaban Rodigo Sopeña y Luis Piedrahita, de La Habitación de Fermat, les interrogué acerca de su siguiente película y comprobé con felicidad que insisten en las miniaturas y en la celebración del ingenio. También estaba Bruce LaBruce, con quién recorrimos los locales gays, el barrio chino y la frontera con Corea del Norte, la más militarizada del mundo, con sus minas, sus túneles y sus leyendas negras.

¿Y qué pasa con las películas? ¿El frenesí de las salas? Es triste, pero los festivales son los peores sitios donde ver cine, si eres invitado. A nada que tengas un compromiso con la prensa, con tu propia proyección, a poco que hayas dejado pendiente trabajo de tu país, acudir a un festival tiene más que ver con un ginkana social que con una maratón cinematográfica. Tiende a ser un malabarismo de tickets de comida, de pases, de información acerca del dónde y cuándo del siguiente evento al que no deberías faltar. Como en una vuelta a la aventura primigenia, el hambre y el sueño son elementos a tener en cuenta. ¿Qué compensa más, dormir treinta minutos en la habitación, y pedir cena al servicio de habitaciones, o dormir una hora entera y jugártela a que haya canapés en la fiesta de después? Esa falta de sueño a media tarde ¿Es indicio de que has superado el jet-lag o una trampa del destino, ya que después, en mitad de la presentación de tu película, vas a caerte en picado? Además, con la total desaparición de las salas de cine autónomas en la mayor parte del mundo, los festivales tienen que hacer coalición con las grandes superficies comerciales, y todo así es más feo, más complicado y más tedioso.

El festival acabó un viernes, pero el avión no me traía de vuelta hasta el lunes. Asi que el fin de semana me convertí en un turista progresivamente ensimismado. El domingo busqué tebeos, libros, discos, juguetes y comida picante, y sólo encontré colchas descoloridas, camisas de poliéster, y piruletas de pulpo

Dormí poco y mal.

El viaje a Corea empezó climático y excesivo, y fue apagándose poco a poco. Como este post.

26072008399

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Comentarios

Os recomiendo un restaurante en Quèbec llamado Restaurant Madrid, especialidad: Hamburguesa Kentucky.
http://www.manoir-bigfoot.com/
Ya he estado un par de veces y en junio tengo organizado un viaje desde LA hasta Montreal. Pienso parar a degustar sus carnes y deleitarme con su exposición de "Monters Trucks"

enhorabuena por los cronocrimenes, me encantaria que te pasaras por mi blog y me dieras una impresion de mi obra.
creo, te puede interesar.

Vaya Nacho, no sabía que tenías un blog tú también. Te invito a mi blog donde podrás encontrar historias loleantes y gamberras para tus próximas películas.

Saludos!

Arlene, en quevidamastriste.com hay una sección para cada video llamada "descarga normal". No deberías tener mayor problema.

Nacho,

Asistí junto con mi ama a la conferencia que amablemente diste en Castro Urdiales hace unos días. Fue reveladora, entretenida y sobre todo muy divertida. Te escribo con un doble propósito:

Lo primero, desearte mucha suerte en tu aventura americana. A ver si pronto podemos ir al cine (a menos que por culpa de Trichet y Solbes tengamos que recurrir a San Internet) a ver una de tus creaciones.

Lo segundo, confesarte que llevo ya varios días intentando descargarme los vídeos de Ontiveros para poder verlos en casa (la oficina tiene sus limitaciones). ¿Sabes si hay forma de hacerlo?

Buenas tomas.

En realidad lo que determina el mensaje final es si la película tiene como único centro de gravedad eso. Si, además, es capaz de ser una gran película incluso el paletismo puede superarlo. El problema es que en el cine actual hay una guerra fría entre fondo y forma.

Mirad a Iñárritu. No es que 21 gramos o Babel sean obras de subrayado, es que sólo tienen una forma audiovisual de subrayado. A mi juicio esto es más grave. Mirad a Susanne Bier y su espantosa Things we lost in the fire. Un par de momentos de cine, parcos, y nada de encuadres.

Pues citaré un ejemplo de mi amado DePalma: me parece que no queda recoveco, de mensaje, en Redacted. Fijaos en el powerpoint final. Y mirad qué interes tiene, qué endemoniada es.

Alvy, creo que el fenomeno es moderno. Hablamos de tipos que no confian en el publico lo suficiente como para dejar que éste saque sus propias conclusiones.

Le sigo, le sigo. Pero intuyo que Liberty Valance explica al menos el sentido de su metáfora y la elección de sus personajes y usted se refiere a algo todavía peor. En King Kong, la primeriza, la metáfora se repite ANTES y DESPUÉS pero cuando tomaba la cita lo hacia en el sentido de la conclusión para llegar al punto en que muchas veces ni tan siquiera la propia obra/artista puede sentenciarse con tanta plenitud sobre ella misma y está un peldaño por encima.

El ejemplo más rotundo puede encontrarse en el Welles de Ciudaano Kane (desde los diálogos de materia narrativa tan imitados de "tengo que guardar ese papel" al momento de "esto no interesa a la gente") pero también en Death Wish de Michael Winner.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e553e695998834

Listed below are links to weblogs that reference Fotos de Puticlubs de Seúl:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal