« ¡Ganadores del Cronojuego en Madrid! | Inicio | Reflexiones de Repronto, temporada 2 »

13 octubre, 2008 - 11:18

Van Damme Llora

Jcvd

Tropic Thunder me hubiese parecido la película perfecta aquella tarde de agosto si no fuese porque completé la sesión doble con Pinneaple Express, otra comedia, mucho más clásica, pero mucho más al día. Digamos que, algunos detalles de producción y guiños aparte, la película de Ben Stiller podría haber sido del 89. Pero la comedia de David Gordon es post-tantas cosas (Tarantino, Kevin Smith, Jackass, Ricky Gervais, Larry David, incluso Judd Apatow) que creo que no podría haberse estrenado una semana antes.

Tampoco me quiero quejar demasiado del sentido de la oportunidad de Tropic Thunder, y mira que es desconcertante la idea de reírse de las películas bélicas en torno al Vietnam a estas alturas del milenio. El humor de la película aquí apodada “Una guerra muy perra” está mucho menos actualizado que que, por ejemplo, el de su excelente campaña viral (Gracias, Abismo). Pero, a cambio, nos regala un saco de verdades eternas acerca de Hollywood, y por extensión, nuestra percepción de lo que siempre ha sido y será el séptimo arte, o la primera industria del ocio: Una estafa a escala planetaria.

Si hay un gremio específicamente humillado en esta película, es el de los actores. No sólo por los chistes a costa de sus carencias emocionales, su ego más allá del ridículo, su adicción al triunfo o su alejamiento sin remedio de la realidad, sino por las bromas hacia las ridículas (y masivas) convenciones que rodean la valoración de su trabajo. La ya famosa conversación entre Downey Jr. Y Ben Stiller acerca de las diferentes formas de plantear un papel de subnormal lo deja clarísimo: Son tan farsantes lo que escogen los papeles como los que los valoran.

Mi película favorita en el Fantastic Fest de Austin fue JCVD, e imagino que haya sido una de las más valoradas en Sitges. En ella, Jean Claude Van Damme se interpreta a sí mismo como un actor que sobrelleva como puede el peso de su carrera como estrella del cine de acción, mientras su vida se desmorona. En un momento dado, el actor, de tanto romper, rompe la cuarta pared, y le ofrece al espectador un sentido monólogo de cinco minutos en plano secuencia en el que confiesa sus motivos tras el propio acto de rodar JCVD, enumera sus fracasos y debilidades (sí, habla de la farlopa) y culmina con una desconsolada reverencia a nosotros, su público.

Quiero dejarlo claro: JCVD es mi largometraje favorito este año. No siempre una película sobrevive a base de inteligencia en bruto, pero esta sí lo hace. Es trágica, definitiva, honesta dentro de la mentira en la que se apoya, y al mismo tiempo planea entre géneros con un respeto por todos ellos que le faltó a la mucho más discutible Adaptation. Y Van Damme está fabuloso, claro. Pero... ¿Es eso una sorpresa?

Y es que mi única queja en torno a esta película es el unánime comentario que está provocando: Quién ha visto a Van Damme y quién lo ve. ¿Dónde ha estado este increíble actor hasta ahora? ¡Si hasta llora y todo! Como si, hasta ahora, hubiésemos echado en falta lágrimas entre pelea y pelea. Como si las patadas voladoras fuesen un triste sustitutivo de la intensidad dramática. Como si Anthony Hopkins o Meryl Streep, gracias a sus llantos y silencios, hubiesen conseguido apartar de su filmografía acrobáticos papeles en frenéticas películas de artes marciales.

La mismísima primera secuencia de Tropic Thunder se ríe de este tópico. Llorar es lo máximo, la confirmación de que un actor ha tocado el cielo. Sin embargo, ser un héroe de acción está en el susbsuelo de la valoración crítica. Nos reímos de nuestros abuelos cuando confunden a los actores de las teleseries con sus personajes. Pero quizá nos tendríamos que preguntar por qué nosotros mismos, desde el panadero de la esquina hasta el más insigne académico, tendemos a pensar que la representación del dolor merece más aplausos que la representación del daño.

Lea Hostias como Panes, de John Tones.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Comentarios

"Tropic Thunder" tiene momentos mitiquísimos, pero el vídeo del marketing viral los supera a todos. La cancioncilla de Jack Black y ese movimiento de piernas siempre me hace reír. Y eso que ya van unas cuantas veces... Habrá que ver lo de Van Damme.

Un saludo

Jordi Revert

Al que ha respondido:
"van dame es una nenaza, como decía un compañero de instituto , lo único que hace es abrise de patas por que le quitaron los abductores".

Ya está bien de seguir creyéndose ese bulo. Antes de seguir diciéndolo hay que asegurarse de si es cierto o no. No porque te lo diga alguien de la calle directamente es cierto.
¿Qué pasa que porque es famoso no puede haberlo conseguido como los demás con esfuerzo?
Para abrirse de piernas, harían falta operarse algo más que los abductores y aún así ya no podría andar porque le faltarían esos músculos.
Pásate por varios gimnasios y veréis que abrirse de piernas es muy normal para quienes lo practican.
Un saludo.

A mi me encanta JCVD, la vi en Sitges y flipé. Sin duda, unas de las mejores que vi en el Festival.
Por cierto, a mi me pirra Cyborg!
Larga vida al astro belga!

Tuve la oportunidad de entrevistar al director en Sitges. Nada de abordarle como una quinceañera como hice con ustep, sinó una interview con su cigarro, su cerveza y su traductora al lao.

La hice sin ver la peli. Y todavía no la he visto. Y no puedo estar más arrepentido, después de todo lo que me contó, confesó y rió.

Y era todo muy, muy parecido a lo que ha escrito ahora. Mucho. ¿Que cómo se sentía al hacer llorar a Van Damme? Se sentía como un buen director, con un buen guión, un buen equipo técnico y un excelente equipo artístico, haciendo una escena maravillosa.

Un. tío. GRANDE.

P.D: Quiero, DESEO, ese audiocomentario de "Frenos rotos, coches locos". En ello estoy.

Ya que la cosa va de soltar blasfemias ("JCVD es mi largometraje favorito este año"), marchando una de mi propia cosecha:

"El día que hagan un biopic interiorista de Chuck Norris, su repercusión será todavía más grande que la de una fusión psicotrónica de 'Citizen Kane' con 'The Godfather' en una sola película"

Ah, y que no me entere yo de que ahora anda usted despachándose agusto contra 'Adaptation': una cosa es soltar blasfemias... pero tocarme al señor Kaufman en un guión sobre sí mismo es ya pasar de castaño a oscuro y con mechas estilo PP.

Si señor!
Y eso que no soy fan de Van Damme.

Algunas confesiones sobre Van Damme:

http://perekoniec.blogspot.com/2008/08/cine-jean-claude-van-damme-y-las-10.html

Salu2

PUBLICIDAD - Vídeos de Reactable, Carcade y otras iPhonerías, en mi blog.

Pues mira, me parece muy bien que el bueno de JC se redescubra a sí mismo sin tener que esperar a que dentro de unos años lo haga el Tarantino de turno :)

Estoy oyendo maravillas de JCVD. Pero veremos si la estrenan en España... A este paso las pelis de verdad las vamos a tener que ver por otros medios sí o sí..

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0105357b9453970b

Listed below are links to weblogs that reference Van Damme Llora:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal