« Miguel Noguera y el Ultrashow | Inicio | ¡Epa! »

17 noviembre, 2009 - 06:20

Ventanas que se abren hacia adentro

 


Río Conchos, de Gordon Douglas, o la que algunos de los fans llaman “Apocalypse Now en el Oeste”, es uno de esos tesoros ocultos para el fan del Western. Pero no hace faltar entrar en el club para apreciar la extraña espectacularidad y amargura de esta película.

Se estrenó en el año 64, lo que la coloca en una curiosa posición. Siendo un western norteamericano, todavía se sitúa dentro de la corriente ortodoxa y legendaria. Pero se estrena el mismo año que Por un puñado de dólares, la revulsión artística y comercial que le daría vuelta al género para siempre. Río Conchos no puede estar influída por el Spaguetti Western, pero asombrosamente funciona como una premonición de todo lo que llegaría a partir de entonces: El Oeste que retrata es sucio, escéptico y desganado. La guerra civil está tan presente como el conflicto apache, y como resultado, hay tanta violencia cruzada en tantas direcciones que cualquier idealismo parece estéril. De hecho, los personajes nobles son los que menos hablan y deciden durante toda la película. Y la imagen que parece resumir el estado de la situación es la más desesperada de todas: Una nativa amamantando un bebé muerto.


Pero si nos fijamos en la parte técnica hay muchas más advertencias de lo que será el western a partir de entonces. Advertencias o algo más. Llamo a Patxi Urkijo, a quien le debía ver esta película hace tiempo, y me confirma que Sergio Leone la vió antes de filmar La muerte tenía un precio, arrastrado hasta la sala por insistencia del mismísimo Sergio Corbucci. Conociendo este hecho, es mucho más fácil entender hasta qué punto Rio Conchos ha acabado siendo uno de los westerns más influyentes de todos los tiempos.


Hasta entonces, los westerns estaban marcados por las necesidades de estudio en lo que concierne a relación de exteriores e interiores. La mayor parte de las veces, la continuidad entre los decorados de estudio, y los exteriores naturales se resolvía por montaje o truca. Por eso los salones, comisarías y hoteles tendían a ser opacos. Por eso casi nunca la cámara seguía a los personajes de un interior a un exterior o viceversa.


En Rio Conchos los tres personajes más dramáticos y decisivos de la película son presentados en interiores... que a la vez funcionan como exteriores, una solución drástica para la época y el género, y más y más extravagante a medida que avanzamos en la película.


El Mayor Lassiter (Richard Boone) vive en una casa tan marcada por la tragedia como él mismo.

Conchos1



Juan Luis Rodriguez (Anthony Franciosa), el personaje con el diseño más cruel de toda la película, es un criminal que espera la horca dentro de una extraña cárcel en un entresuelo con visión panorámica del exterior. Nada que ver con el habitual ventanal con barrotes.

Conchos2

(Perdonad que no respete el formato de pantalla a partir de aquí, la edición española del DVD tampoco lo hace)


Y la gran sorpresa nos la da la mansión donde vive el Coronel Pardee (Edmond O'Brian) el Coronel Kurtz de nuestra historia. Todo un cuadro surrealista, en la acepción más responsable del término. La locura de este personaje le ha llevado a construír una mansión siguiendo un orden demencial. El resultado es la proyección de un delirio de grandeza definitivamente extraviado.

Conchos3


Un espacio interior en el que, sin embargo, el viento puede soplar y anunciar un estallido de violencia...

Conchos4


Y un marco espectacular y lleno de simbolismos para un clímax perfecto.

Conchos5


Cualquier amante del western moderno podrá apreciar hasta qué punto todas estas extrañas soluciones tendrían eco más adelante. El buen western de los sesenta hasta hoy estaría marcado por unas continuidades llenas de significados, y técnicamente complejísimas, entre el espacio interior y el exterior, y la relación entre el personaje y ambas dimensiones.

Se nos pueden ocurrir pocos escenarios más alucinantes y extraños que los rodados por Leone, abiertos y cerrados a la vez, como la estación de tren del prólogo de Hasta que llegó su hora. Ahora podemos intuir de dónde vienen.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Comentarios

Hola he revisado su pagina, es muy interesante y una tematica muy interesante, ademas ofrecen mucha informacion para ese día tan especial. Me encantaria agregarles a mi directorio.
Avisenme si les interesa.
Saludos

http://www.youtube.com/watch?v=lR6Xdip0R00
chúpate esa, jerry goldsmith!

Buenas Nacho!! Qué tal va la cosa?? Tú no me conoces pero yo a tí sí... Ya se que suena a psicópata, pero solo soy un estudiante de Comunicación Audiovisual. Por ahora...

Estudio en la UPV, en Leioa. Cerraron la cafetería grande que hay cerca del aulario, así que ahora me dedico a terminar la carrera.

Total, que mi profesor me ha pedido números... ya ves. La asignatura, Estructura del Sistema Audiovisual. Y números... nose, supongo que se refiere a recaudación en taquilla, subvenciones del estado... esas cosillas. Me gustaría hacerte una ligera entrevista, si tienes un ratico. Puedo enviarte las preguntas a tu email, si puedes facilitármelo, así dejo de aburrir al resto de lectores. Estoy interesado en profundizar un poco en los cortos que has hecho.

Bueno, ahí lo dejo caer. Si tienes tiempo te lo agradecería. Si no, a seguir bien!!!

Un saludo para el resto..

Ni había oído hablar de ella, pero oye, suena genial...

como bien he dicho, me acabo de lanzar... ahora sí, ok?

http://sangreespesa.blogspot.com

Nacho, como amante del western (además de otras cosas raras) me uno a la idea de que me (nos) has dado un título que merece ser visto (yo tb soy un pésimo y, sobre todo, perezoso espectador), así que se te agradece.
me he lanzado en el mundo bloguero. visítame y coméntame, coño, aunque sólo sea en "ferensa rota".
a seguir así, vale? besitos varios.

http://blogspot.sangreespesa.com

Este Gordon Douglas, ¿no será el mismo del de "La humanidad en peligro"? No he visto Río Conchos (pero me la apunto en las 1000 pelis que quiero ver antes de morir), y lo que tampoco he visto en todo el artículo ha sido ni una puta ventana (no será una metáfora de ésas no?).
P.d. Puestos a elegir ventanas (me dan igual que se abran hacia adentro o hacia dónde mejor le haya venido al constructor) prefiero las que se abren... en el tiempo ;-)

Gracias señor Vigalondo por este hallazgo, dan unas ganas tremendas de verla. Y encima veo que es la primera peli de Jim Brown,estrella Blax, que en los setenta haría varios westerns junto Lee Van Cleff, uno de ellos "Por la senda más dura" Spaghetti de Margheriti.

Ahram: Por eso digo "La mayor parte de las veces"

Ford es una anomalía famosísima. Las hay menos conocidas, como la de Fuller en Forty Guns.

Aunque sé de qué plano hablas, siempre intento utilizar los ejemplos que no has visto cien veces mencionados en otras partes.

Lo que no quita que, en efecto, "Centauros" sea un western moderno, tan avanzado que asusta. De ésta me atrevo a hablar. De "Centauros" no.

Años esperando a que aparezca en dvd y editan esta mierda sin formato. Así y todo, por ver a Tony Franciosa afilando el cuchillo contra la rueda mientras empuja el carromato lo mismo voy y la compro. O por Richard Boone. O por la acojonante macrobanda sonora de Goldsmith.
Ah, cabrones!!!

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef012875ab8769970c

Listed below are links to weblogs that reference Ventanas que se abren hacia adentro:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal