« Propuestas de Apocalipsis | Inicio | Teaser Postales de Extraterrestre »

07 septiembre, 2010 - 22:06

Castigados al fondo

Disfruté muchísimo En tierra hostil, sólo me molestaron algunos tics (¿cuándo dejaremos de escuchar esos quejumbrosos coros femeninos en toda película de contexto “exótico”?). De lo que más me entusiasmó fue todo lo que me hacía recordar una de mis películas favoritas de todos los tiempos: Contra el imperio de la droga. Las dos son películas que se disfrazan de géneros identificables de lejos (el thriller bélico, el policiaco) y que parecen describir la resolución de un caso, cuando en realidad son estudios del personaje principal. Hay veces en los que el fabuloso actor protagonista de The hurt lockerJeremy Renner parece el sobrino de Gene Hackman en The french connection, más allá del hecho de que sus respectivos personajes son variantes del mismo modelo: El profesional obsesivo que disfraza de arrogancia la absoluta adicción a los estados límite a los que les lleva su trabajo.


Como ya tengo una edad, tiendo a ser más generoso con la película más vieja. Todo lo que está insinuado en The french connection, la condición insalvable de su protagonista, está explicado en exceso en la película de Bigelow: El monólogo de Williams James ante su bebé es de los momentos más bellos de toda la película, pero lo es a costa de cometer un pecado crónico de estos tiempos: Dejar que el personaje se autodiagnostique verbalmente... y acierte.


Hay otra comparación agridulce: The french connection hizo historia al llevar a Norteamérica las técnicas de rodaje y montaje que habían puesto de moda los franceses (el título podría tener doble sentido), haciendo el camino inverso de la nouvelle vague y consiguiendo una fusión entre el espectáculo de masas y todas esas libertades formales que acabarían identificándose como “estilo documental”. The hurt locker luce un ejemplo de manual de ese “estilo documental” que, a dia de hoy, es una fórmula más que asumida por todos. No es un problema serio, pero me gusta imaginar cómo sería esta película si la hubiese dirigido, yo qué sé, la Kathryn Bigelow de la secuencia del bar de Los viajeros de la noche.


Por cierto, por muchos lazos que fuese viendo entre las dos películas, me sorprendió que el último encuadre para las dos fuese el mismo:

Fondo1
 

Fondo2
 


Y que además tuviese el mismo sentido: Ni el Detective Doyle ni el Sargento James son recuperables. Les despedimos alejándose en una profundidad de campo que podría ser infinita.  

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Comentarios

Felicidades por tu blog. Es muy bueno.

Saludos estimado Nacho, soy un adicto al cine, y consumo todo lo que puedo en mi país Chile...(si ese que confunden regularmente con un condimento mejicano).

No seré un adulador más, me remito a decir que me gusta tu enfoque "distorcionador", creo que las historias siempre tienen una versión oficial (que suele ser las menos interesante), y otra no oficial que se deja ver cuando el director lo desea, esa versión, flipada, compleja, real, brutal, es la que me ha gustado en tus cortos y en los Cronocrímenes.

Esepero estar vivo, o al menos no haber quedado ciego cuando estrenes tu próxima película.

Si te gusta la música, la política, la crítica social y, sobre todo, el cine vistos desde el punto de vista de un joven universitario sin ataduras e independiente, visita mi blog: http://sistemadevalores.blogspot.com/

¿Donde se puede ver el ultrashow que dirigiste?

Hola Nacho, me he tenido que enterar por algun que otro blog que has terminado ya el rodaje de "extraterrestre" lo primero mi enhorabuena por haber completado la filmacion de un segundo largometraje, lo segundo gracias por demostrar que en España se puede hacer sci-fi mInimalista y por ultimo espero que comentes por aqui tus experiencias aparte de los consejos del "palo" XD y subas algún frame de los brutos o algo. Saludos.

Muy interesante, esta entrada. No he visto "French Connection" pero, desde luego, me apetece ahora mucho verla.
No estoy del todo de acuerdo, no obstante, con cierta "simplicidad" al hablar de las "técnicas" que los americanos importaron de la Nouvelle Vague, o de las "libertades formales"... En primer lugar, porque Rohmer o Chabrol rodaban y montaban de manera muy diferente a Godard. En segundo término, porque (hablando de Godard en concreto), nunca fueron "meras" técnicas sino algo mucho más profundo, y tampoco "sólo" cuestiones formales: se trataba de una actitud ante el cine y la vida, superando la dicotomía forma/contenido; y un intento de que el espectador estuviese despierto y desconfiara de las ficciones. Al mismo tiempo, cuando uno ve "Bande à part", por ejemplo, es imposible no sentir nostalgia de algo indefinido, a la vez ligero, idealista y trascendente... No sé, me estoy liando.
Gracias de nuevo por este post.


Ya que se hace esa comparación de "En tierra hostil" y "French connection" os recomiendo que enriquezcais el análisis añadiendo otras dos películas, "Capitán Conan" y "The Gambler" que van exactamente en la misma dirección.

Ayer vi de nuevo tu cortometraje 7:45 de la mañana. No he tenido más remedio que recomendarlo en mi blog
http://sindromecoleccionista.blogspot.com/
por si hay alguien que aun no lo conozca , no muera sin verlo...

"Quejumbrosos coros femeninos en toda película de contexto exótico"
Esta te ha salido muy buena, jajaja, y tienes toda la razón. Siempre me molestan, y pienso que será por que este tipo de banda sonora cobra mucho protagonismo (por lo que no queda de fondo, acompañando simplemente a la imagen) y siempre te recuerda haber escuchado algo parecido en otras películas, haciendo perder originalidad a la escena.

A excepción de que al final de The french connection meten un epílogo narrado que rompe la "magia" de la historia, y la evolución del propio personaje.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef013487130077970c

Listed below are links to weblogs that reference Castigados al fondo:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal