Blogs Catalunya

No Funciona

Tanto miente, miente tanto

Por: | 17 de junio de 2013

CRF-MARQUESINAS-20130612-023-1
Para los ciudadanos, circular por las informaciones que proporcionan las diversas administraciones se ha convertido en una especie de acertijo. En cada caso hay que descubrir si lo que te dice el empleado es verdadero o falso. Eso no significa que sea el empleado quien miente; con frecuencia transmite la información que sus jefes le han facilitado. Lo que pasa es que esa información no es válida. Claro que no es de esperar que la cosa mejore en un país donde el presidente del Gobierno puede decir que “todo es falso, salvo algunas cosas”, y su segunda es capaz de articular la frase de “simulación en diferido”. Y para no apuntar siempre al mismo sitio: ahí está el Gobierno catalán anunciando un simposio sobre la represión de los catalanes por parte de España (la mera formulación daría para un curso de semiótica), casi al mismo tiempo que anunciaba que dispone de una máquina lanzachorros para reprimir a los propios catalanes que se manifiesten si no les gusta el modo y la ocasión. Eso de los catalanes reprimidos tiene cierta gracia. Es de suponer que para los organizadores de la cosa, Porcioles y Samaranch eran de Murcia. Y López Rodó, de Extremadura.

Pero volvamos a la queja de J. G. Tiene que ver con los rótulos que figuran en algunas paradas de los autobuses indicando, es un decir, el tiempo de espera para las líneas que allí paran. J. G. apunta (y este diario lo ha comprobado en diversas ocasiones) que las pantallas, en general, fallan. Dicho de otra manera: mienten. Anuncian que la línea, por citar un caso, 43 pasará en dos minutos y, en realidad, el autobús correspondiente ya ha parado, cargado, descargado y se ha largado. Y así sucesivamente.

TMB, empresa municipal que gestiona el servicio de autobuses barcelonés, reconoce los hechos. ¡Menos mal! Explica que para dar la información que aparece en las pantallas se tiene en cuenta la situación del autobús, el tiempo histórico que se tarda en recorrer la distancia hasta la parada, los semáforos existentes. Y después de computar todo eso, se vacía la información en la pantalla para uso y disfrute el pasajero que espera. Pero, casi siempre hay peros en TMB (menos a la hora de pagar dietas a sus consejeros políticos) hay un problemilla que hace que la información sea aproximada, con una variación de más dos minutos. Es decir, que cuando la pantalla indica “2 minutos” puede querer decir que ya ha pasado. Y si indica “inminente” ha pasado seguro porque en realidad lo que pretende decir (tonto el usuario que no acaba de entenderlo) es que el autobús se halla en el “área de influencia de la parada”. Al usuario le sería esa información de gran utilidad si el “área de influencia” fuera la situada antes de que el autobús llegue a la pantalla, pero si esa área es el tramo siguiente, no sólo no le sirve de nada, es que, además, le confunde, porque puede llegar a pensar que “inminente” significa “llegada inminente”, de modo que opta por esperar, cuando en realidad quiere decir “ya se ha ido”.

Como ha comentado alguna vez algún lector, algunos de estos problemas se solucionarían si los directivos de TMB tuvieran prohibido utilizar cualquier otro medio de transporte. No es el caso. Algunos, incluso van con chófer. Se supone que para dar ejemplo sobre el uso del transporte público en la ciudad.

Que las pantallas dan información falsa parece el modo más adecuado de definir la situación. Como ya se ha dicho, no es la única administración que confunde al personal. Esta misma semana este diario ha podido comprobar otros dos casos que se añaden como muestra del poco respeto que merece la verdad.

Ejemplo número 1: Aeropuerto de Barcelona, terminal 2. Día 10 de junio. En la zona de llegada hay obras y en las paredes de las obras un letrero que indica que, detrás, hay unos lavabos. Los usuarios que hicieron caso a esa información se llevaron un chasco: allí sólo les esperaba una cinta que impedía el acceso y un segundo letrero que indicaba que estaban cerrados. A menos de cinco metros de distancia se daban dos informaciones contradictorias. ¿Y qué? La persona de atención al cliente del aeropuerto reconoció los hechos. Con gran amabilidad (que permitía ver que estaba hasta el gorro de la dirección del aeropuerto) explicó que aquellos lavabos llevaban semanas cerrados por las obras. Ese mismo día, casualidad, había que abrirlos, pero estaban peor que guarros, de modo que seguían cerrados. Eso sí, al ciudadano se le decía lo contrario.

Ejemplo número 2. E. M. P. Llama al servicio de atención al cliente de Correos. Tiene que recibir dinero a través de Western Union de un país que no forma parte de la UE y quiere saber si se lo pueden entregar en un talón para luego llevarlo a un banco. Y en caso afirmativo, si el talón se puede recoger en cualquier sucursal o sólo en algunas. La persona que le atiende le dice que en cualquiera le harán un talón, que no se preocupe. E. M. P. acude a la más cercana a su casa. Pues no, la información de la atención al cliente era también falsa. “La atención al cliente no la da Correos sino una empresa externa”, explican dos empleados de la oficina de Correos, “nos pasa a menudo que dicen una cosa por otra”. ¡Bingo!

Decir una cosa cuando hay que decir otra equivale a mentir, que es una cosa muy fea. Porque está claro que ni TMB ni AENA ni Correos se dedican a gastar bromas. ¿O todo es una broma, eso sí, pesada?

Imagen tomada por Carles Ribas.

TMB: todo para el público, pero sin el público

Por: | 29 de mayo de 2013

ARC_VAGON_01-1
TMB
(Transports Metropolitans de Barcelona) es la empresa municipal que hace esperar a los usuarios en las paradas de autobús. El metro, salvo en determinadas horas, funciona mejor. Las quejas sobre el funcionamiento del transporte público barcelonés se amontonan, de ahí que se agrupen aquí tres. Dos proceden del mismo lector O. H., y la tercera de una lectora, P. P. Las dos primeras hacen referencia al servicio (es un decir) de autobuses. La tercera al metro. Como dice el Evangelio que los últimos serán los primeros, vaya la queja del metro en primer lugar. (Paréntesis: hay más para otros días. Hoy, con tres, parece suficiente).

En el metro, a veces, hace frío. Por supuesto, hace frío en verano, cuando la cosa del aire acondicionado no parece muy regulada y, salvo que el vagón esté lleno, es mejor pillarse un buen jersey si uno va a utilizar ese transporte. E incluso un  paraguas, porque por las junturas no es infrecuente que salga agua que cae sobre lo que esté debajo, sea hombre, mujer o asiento libre. Pero es que el aire funciona también en invierno. P. P. señala que tomó el metro a finales de abril, sobre media mañana de un sábado y que hacía un frío pelón. Como no recordaba qué día había tomado el metro, se verificó la cosa: el viaje en cuestión se realizó el 4 de mayo, sábado y ligeramente soleado, en la línea 3, unidad R-3305 (la primera que pasó). Eran las 11.00. Que el aire acondicionado echaba chorros de frialdad a los no excesivos usuarios resultaba evidente. Muy evidente. La lectora tenía razón: el metro lleva aire frío incluso cuando no hace frío en Barcelona.

La empresa explica que el metro lleva el aire frío durante todo el año, en parte para ventilar los convoyes. Los trenes nuevos tienen climatizador; los antiguos, en cambio, sólo aire acondicionado. Puede ser que los usuarios tengan la sensación de frío cuando apenas hay gente. No así cuando los vagones van llenos de personal. ¡Y pensar que hace años que se inventaron los termostatos! De todas formas, y como dice la lectora, “esta es una queja de ricos, pero incluso los ricos acostumbran a ahorrar en aire acondicionado cuando no hace falta”. No está claro que los directivos de TMB sean ricos, pero sí que el dinero que administran no es suyo y que usan poco el metro.

Las quejas del O. H. Se refieren a la situación del transporte público en el paseo Joan de Borbó y frente al hotel de la vela. En el primer caso, el puerto de Barcelona está realizando una serie de obras que afectan a las paradas de autobús, de modo que varias de ellas han sido provisionalmente desplazadas. Hay una parte del paseo donde comparten la parada las líneas 17, 36, 39, 45, 59, 64 y D20. En las marquesinas donde antes paraban (y a las que no se puede llegar debido a las vallas instaladas por las obras) hay indicadores de origen destino y recorrido. Pero en las provisionales lo único que se ha puesto es un poste con los número de las líneas, prescindiendo del resto de la información. O. H. insiste en dos cosas que, según parece, no han siquiera imaginado los directivos de TMB: primero, los barceloneses no tienen por qué saber el recorrido de todas las líneas de autobús; segundo: es una zona de alta densidad turística y es difícil que los turistas tengan la información que no es exigible a los barceloneses. Resultado: si uno se pone en la parada, salvo que sea un usuario habitual, no sabe qué línea es la que le llevará a donde sea que vaya porque la información está en un lugar vallado al que no hay acceso. Cierto que la nueva parada es provisional y no se pueden pedir maravillas (a TMB no se le pueden pedir en general, menos en estas circunstancias), pero hay paradas de poste que tienen un cilindro en el que figura el recorrido, el origen y el destino. ¿Tan difícil era poner esos cilindros con la información? Pues sí, porque por más que se explicó esto a los responsables de TMB la respuesta fue machaconamente igual: la información es suficiente, las paradas están bien señalizadas. Vale. A eso se le llama voluntad de servicio y, por seguir en tono evangélico, pensar en el prójimo.

La tercera queja (segunda del lector O. H) hace referencia a las tres paradas que hay frente al hotel de la vela (paseo de la Escullera). Allí tienen principio y final las líneas 17, 39 y 64. Dos, en el lado del hotel; la tercera, en la acera opuesta. Las tres realizan un trayecto parcialmente coincidente, de modo que algunos usuarios pueden usar cualquiera de ellas. Pero no, porque mientras se cruza la calle para ver a qué hora sale un autobús, éste puede haberse ido. Esto no ocurriría, dice el lector, si las tres líneas pararan una a continuación de la otra como ocurre en la Diagonal o en la Gran Via.

La respuesta de TMB es la siguiente: en las paradas de origen y final se necesita el espacio suficiente para dos autobuses , porque puede ocurrir que llegue uno antes de que haya partido el anterior (a eso se le llama buena planificación). Hay que añadir unos 11 metros más entre parada y parada para permitir la maniobra del segundo autobús o, en su caso, un vehículo de reparaciones. Dadas todas estas características, resulta que no hay espacio suficiente para tres líneas en la misma acera. No lo añadieron, pero podrían haberlo hecho: “Disculpen las molestias”.

Imagen tomada por Marcel.lí Sàenz.

Historias de la Diagonal

Por: | 21 de mayo de 2013

Bcbnfilla04b-1
Hay zonas de la ciudad que tienen mala suerte. Una de ellas es la Avenida de la Diagonal. Nacida para ser una de las grandes vías de Barcelona, se podría decir de ella lo que Clarín de Vetusta: que duerme la siesta. Larga siesta de años. En el tramo central, los proyectos de reforma no acaban de cuajar, pero se repiten. El último, de la mano de Xavier Trias. El penúltimo fue uno de los clavos del ataúd político de Jordi Hereu, que quedó más que tocado tras perder el referéndum. Lo más grotesco es que Carles Martí, la persona que encabezó aquel referéndum y acabó defenestrado (es un decir) se perfila ahora como futuro candidato a la alcaldía por el PSC. Así es la vida: un buen puesto en el partido es mucho mejor que ser conocido y aceptado por la ciudadanía.

En su zona más transitada, las aceras son estrechas y los paseos están sempiternamente ocupados por motos aparcadas y carriles para bicicletas que obstaculizan el paso de los ciudadanos que bajan del autobús. Un gran triunfo de la chapuza que, en esta ocasión, tiene padre que la reivindica (porque sigue pensando que ese desastre es una maravilla): el republicano Jordi Portabella, a quien algunos compañeros de partido llaman “el bien pagao”, porque es el militante de ERC con más ingresos. Se comprende que no quiera dejar el cargo en el que lleva lustros.

Pero la queja que remite R. M. C. No es respecto a ese tramo sino sobre lo que ocurre en el trecho situado entre Francesc Macià y la Zona Universitaria. Un tramo mucho más ancho que tiene, en la acera de montaña, un amplio espacio de uso ciudadano y en la parte de mar una maravillosa zona verde a la que los ciudadanos no pueden acceder porque es de uso exclusivo del tranvía. El descubrimiento de que la zona de entrevías puede ser declarada zona verde es, sin duda, una de las grandes aportaciones de Barcelona al urbanismo universal.

Tranvía al margen, R. M. C. anota otras cosas: para empezar, las paradas del tranvía no coinciden con las de los autobuses (contra lo que aconsejaría una política de movilidad que favoreciese el intercambio de modos de transporte). Pero lo más grave, escribe, es que donde hay amplias aceras el ayuntamiento se ha dedicado a pintar espacios para aparcar las motos y, además, consiente que aparquen otras más donde no está pintado. Este hecho se produce, muy especialmente, en dos puntos: la acera de la Illa y la que va desde la calle de Gandesa a la de Joan Güell.

El consistorio dice que sí, que se ha enterado del asunto y que está pensando en arreglarlo. Bueno es saber que en el Ayuntamiento de Barcelona hay alguien que piensa. De momento, sin embargo, la cosa es un desastre a ojos vista. Una zona de amplio movimiento peatonal, por la densidad comercial que tiene, ve como mal conviven peatones y motos en la misma acera. Algunos motoristas cumplen las ordenanzas y circulan por la acera con la moto de la mano, pero son muchos más los que recorren la distancia (que muchas veces no es corta) a toda velocidad y sorteando al personal y a otras motos. Convendría que, si hay que ampliar el espacio para las motos, se amplíe de una vez, de modo que los motoristas concienzudos que cumplen las normas puedan aprovecharse de un espacio que ahora se les niega. Es cierto que esto supondrá que los peatones tendrán menos acera, pero nadie había imaginado nunca que este gobierno municipal ande pensando en los peatones. Lo de que Trias sería “el alcalde de las personas” no dejaba de ser un lema electoral y ya se sabe que las promesas electorales no hay que cumplirlas. Y no pasa nada. Ahí está el Gobierno central como muestra.

Vengan pues los recortes (en este caso de aceras) y puedan aparcar en ellas quienes quieran. Más aún, puede incluso habilitarse un tramo para carreras entre motoristas aficionados a la velocidad. Los peatones, ya que no pasear, podrán al menos disfrutar gratuitamente del espectáculo e incluso gozar del deporte de riesgo que supone cruzar la zona de acera que va de las paradas de autobús a las tiendas sorteando los vehículos de motor de equilibrio precario.

Posdatas:

Obras: El pasado febrero se publicó la queja de un lector sobre un tramo de la autovía C-32 que llevaba ocho años en obras. El portavoz del Ministerio de Fomento dijo entonces que el asunto se solucionaría en marzo. No ha sido en marzo sino a caballo de abril y mayo, pero está solucionado. Quede constancia. 

Carril guadiana: Quien quiera ver una imagen entretenida del ordenamiento ciudadano de Barcelona puede hacerlo en el tramo de Gran Via situado entre paseo de Gràcia y Pau Claris. De la boca de la línea de metro sale un carril para bicicletas que muere unos metros después ante una máquina expendedora de billetes de transporte público. El ciclista se come la bicicleta durante unos metros pero puede volver a utilizarla pasada la parada del autobús. 

Imagen tomada por Consuelo Bautista.

No todo suena bien en el Auditori de Barcelona

Por: | 26 de abril de 2013

AUDITORI_01
La historia de la traducción está llena de ejemplos extraordinarios. En lo bueno y en lo malo. Gracias a excelentes traductores una parte importante de la humanidad ha podido conocer lo que decía otra parte de esa misma humanidad. A veces, sin embargo, los patinazos resultan llamativos. Así, se cuenta que cierta historia de la revolución soviética atribuía no pocas victorias del Ejército rojo al “general Strike” (literalmente “huelga general”). Si alguien tiene ganas puede encontrar en la red traducciones mucho más que extraordinarias. Así, el menú que ofrecía, en castellano, “pan, agua o vino”, convertido al inglés en “bread, waters down or it comes”. La traducción inversa (del inglés al castellano) de un cartel, tampoco tenía desperdicio: “Extreme caution, Watch for ice” (“Máxima precaución. Cuidado con el hielo”) llegó a la lengua de Cervantes como “El reloj extremo del cuidado por el hielo”.

Sin llegar a estos extremos, véase lo que explica J. C. M., lector que se define como “editor y crítico musical”. En su carta explica que, “por accidente” dio con sus ojos en la versión castellana de la página web del Auditori de Barcelona. Así lo define: “Es una de las chapuzas más impresionantes que he visto nunca. No sólo está llena de errores gramaticales y ortográficos, también de concepto y de contenido. Algo imperdonable en un equipamiento cultural que quiere proyectar la imagen de Barcelona y Cataluña” en el mundo.

Para que se entienda bien pone algunos ejemplos: “El nombre de Johannes Brahms lo transforman en Mohanes Bramas. El título La zorrita astuta lo convierten en El pequeño zorro astuto”. No acaban aquí las cosas. Al hablar de Pau Casals y Joan Alavedra se indica que se conocieron “después del franquismo”. Para quien no retenga fechas: Casals murió en octubre de 1973, más de dos años antes de que lo hiciera el dictador Francisco Franco.

Sobre la redacción de los textos cita el siguiente ejemplo: "No deja de sorprendernos todavía la riqueza de un recorrido musical histórico natural que nos trae desde las leyendas de los castillos bohemios hasta la espuma de las aguas de los riachuelos llenos de sirenas imaginarias, así como los mitos fundacionales de la patria (como la historia de la hembra Sárka, un cuento moral sobre la dominación femenina por parte de los machos)". Y añade: “Dejando aparte lo raro que suena que un riachuelo, cuyo mismo nombre indica que es pequeño, esté lleno de sirenas, el paréntesis, con sus machos y hembras, es grotesco y ridículo. Por no decir que la frase es tan larga y está tan mal construida que deja sin aliento”.

El lector se puso en contacto con el Auditori hace un par de semanas, sin éxito excesivo. Este diario lo hizo después de haber recibido la carta de J. C. M. y de haber comprobado que algunas pifias (el nombre de Brahms) habían sido corregidas, pero otras seguían impertérritas. Así la obra de Leoš Janáček seguía con el nombre cambiado y la zorrita se mantenía como un “pequeño zorro”.

El portavoz de la institución explicó que conocían el caso, que el lector tenía razón y que se habían puesto en marcha para subsanar el problema. ¿Causas del problema? La empresa que asumió la traducción de los textos no lo hizo adecuadamente. Dicho sea de paso, tampoco hubo nadie que revisara el trabajo. El Auditori (edificio que se hizo famoso, entre otras cosas, por haber sufrido una plaga de pulgas) no quiso facilitar el nombre de la empresa en cuestión, de modo que no se ha podido recabar su opinión. Lo que sí dijo su portavoz es que se ha rescindido el contrato con la misma. No obstante, el trabajo, por llamarle de algún modo, ha sido pagado íntegramente. ¿Cuánto? Por las tareas de 2013 la firma traductora percibió 144 euros. Por las de 2012, cobró 3.500 euros. Al tratarse de cantidades reducidas, no hubo concurso sino adjudicación directa.

El Auditori se compromete a eliminar todos estos errores, aseguró su portavoz, y algunos otros detectados al proceder a las revisiones. Estaría bien que, además, alguien revisara los trabajos recibidos, a poder ser, antes de pagarlos con dinero público. No es pedir mucho: es lo mismo que haría cualquiera con obras en su casa o, más sencillamente, al ir a comprar la carne. Seguro que, con dinero propio, nadie pagaría la merluza congelada a precio de gambas frescas. 

Imagen tomada por Gianluca Battista.

Cosas de perros

Por: | 10 de abril de 2013

Bcbnfpipican01B-3

“Los perros, ni tocarlos”. La frase es de quien fuera alcalde de Barcelona, Joan Clos y la dijo siendo, precisamente, alcalde. Su preocupación era la gente. En su opinión, hay no pocas personas que viven solas y que necesitan la compañía de un perro o de un gato para satisfacer sus necesidades afectivas cotidianas. Algo de razón debía de tener, pero el resultado ha sido una laxitud considerable a la hora de exigir a los propietarios de estas mascotas que cumplan con sus obligaciones cívicas. Esto, contra lo que puedan opinar algunos recalcitrantes defensores de los perros, no significa estar contra los perros, sólo significa estar contra los dueños de perros (o de cocinas de butano) que no cumplan las normas de convivencia que se han dado el conjunto de los ciudadanos. Está bien tener perros o grillos, si se quiere, pero en condiciones para los perros y para los demás ciudadanos (tengan o no perros, porque no tenerlos también es un derecho).

Viene el asunto a cuento de una queja de P. S., ciudadano que no tiene perro pero sí niños, y que vive en las inmediaciones del parque del Escorxador, en Barcelona. El parque en cuestión es el espacio público construido donde hace muchos años estaba el matadero y rematado con una escultura de Joan Miró. Bueno, en realidad, el verdadero remate es un edifico mucho peor que feo destinado a cuartel de bomberos que el consistorio construyó allí hace unos años contra la opinión de casi todos los ciudadanos. Seguramente los concejales de turno no estaban en contra y, aunque muchas veces no lo parezca, los concejales también viven en la ciudad a la que con tanta frecuencia maltratan.

El caso es que el parque, mutilado por el cuartel, es uno de los que dispone de un espacio reservado para perros. ¡Para que luego digan! Son unos 200 metros cuadrados, según explica el propio consistorio. Un espacio que incluye una fuente y una papelera para los excrementos caninos. No es mucho, pero hay quien vive en menos, para no hablar de los desahuciados, que se han quedado sin espacio alguno (gracias a los bancos, con el apoyo activo y pasivo de algunos legisladores). Pues la queja de P. S. es que algunos dueños de perros (no todos, pero bastantes) prefieren que sus perros ocupen el espacio dedicado a las personas que el reservado a los perros.

La humorista Eva Hache afirmaba en un monólogo que ella, cuando iba al parque, dejaba a su hijo en el espacio para perros, porque como éstos no lo usaban, estaba mucho más limpio que el resto del parque. Pues eso pasa en el parque del Escorxador: muy pocos perros en su espacio y muchos en el destinado a la gente.

La queja de P. S. coincide, explica un portavoz municipal, con una campaña del Ayuntamiento de Barcelona para concienciar a los dueños de perros de la necesidad del civismo. Lo cierto es que muchos de ellos ya lo están, conviene no generalizar: el incivismo está porcentualmente tan arraigado entre propietarios de perros como entre los periodistas o la Guardia Urbana. Como dice el refrán “en todas partes cuecen habas y en mi casa a calderadas”.

El consistorio ha iniciado este mismo mes la campaña ciudadana y la mantendrá hasta el verano en el parque de Joan Miró y en otros puntos de la ciudad. El objetivo de la campaña es múltiple e incluye: “sensibilizar a los propietarios sobre la necesidad de adoptar comportamientos cívicos; fomentar hábitos de conducta para mejorar la convivencia con los otros ciudadanos; hacer cumplir las obligaciones legales correspondientes”.

Los principales aspectos a controlar por los policías serán la comprobación de si el perro lleva el chip o tatuaje (el 84% no lo hace, lo que permite, por ejemplo, el abandono impune); la tenencia de razas potencialmente peligrosas; la recogida de las deposiciones (qué fino queda dicho así); y evitar que los perros ocupen el espacio de las personas.

Normalmente, las conductas  no son graves (lo que no quiere decir que no resulten un incordio para los demás), de modo que los guardias se limitan a advertir a los propietarios de que lo que hacen no está bien.  Si no hacen caso o tienen comportamientos de riesgo, los dueños son multados. El pasado año se pusieron 75 denuncias por comportamientos inadecuados. En 2011 fueron 101. De donde se deduce que la gente es más civilizada o que los guardias se dedican a otras cosas. Porque así lo deciden su mandos, claro. Con frecuencia se achaca a los agentes que no intervengan en esto o aquello, pero lo cierto es que la Guardia Urbana (como el resto de fuerzas policiales) tiene una dirección política. Y ahí es donde reside, las más de las veces, el problema. No porque sea un cargo político, sino porque lo hace mal y no importa si es del partido que gobierna. Los militantes poco espabilados también tienen derecho a una nómina pública. 

Imagen tomada por Consuelo Bautista.

Pobre Renfe

Por: | 25 de marzo de 2013

AVE
Viernes, 22 de marzo de 2013. 09.45 horas. Estación de Sants. Un usuario se dirige hacia la zona de los trenes AVE para tomar el de las 10.00 hacia Camp de Tarragona. Hora de llegada prevista: 10.32. Pasa el control inicial (que delicia de desmadre, en comparación con el montaje inútil que los lobbies de seguridad se han mercado en la UE para los aeropuertos). Cuando llega a la sala la ve inusualmente llena. Muy llena. Porque, es de justicia dejar constancia: el AVE acostumbra a funcionar con notable puntualidad. Pero el mejor escribano echa un borrón y ese día, zas, retraso. ¿Cuánto? Pregunta el usuario a uno de los empleados que pululan por allá. “No sabemos”, dice. “¿Qué se puede hacer?”. “Lo mejor será que espere. El retraso no puede ser muy grande”, dice una empleada con voluntad de servicio.

Superada la media hora, es decir, sobre las 10.20, las pantallas siguen sin dar información precisa. Imprecisa, tampoco la dan. El usuario se dirige de nuevo a los empleados y pregunta. “No sabemos”. “¿Hay alguien que lo sepa?”. No. El usuario decide llamar a este diario y poner el asunto en su conocimiento. “Es perfectamente comprensible que haya un retraso, lo que no es aceptable es la falta de información a los clientes”, dice.

Llamada a Renfe. Su portavoz responde a la primera e informa: hay un problema en Girona y el retraso es de 70 minutos. Como el problema se debe a Adif (la empresa pública que gestiona las vías y las estaciones y las señales y las instalaciones), es imprescindible llamar a Adif. No hay respuesta. Se oye la señal de llamada y, luego da la impresión de que alguien descuelga y, de inmediato, cuelga. Como los redactores de este diario son muy tenaces, insisten. Hasta nueve llamadas. A la novena, alguien responde al teléfono y toma nota. Dirá algo, dice, aunque no es verdad.

Mientras, se han producido novedades. Las pantallas luminosas donde se anuncian los horarios señalan que el tren en cuestión tiene un retraso estimado de 48 minutos. El usuario estaría la mar de satisfecho de la información si no fuera porque, al mismo tiempo, los altavoces pregonan que el retraso será de unos 60 minutos. Es evidente que las dos afirmaciones no pueden ser verdaderas, aunque, claro, sí pueden ser ambas falsas.

Aviso para navegantes. Renfe tiene mala fama, acumulada a lo largo de la historia, pero buena parte de los problemas que afectan a sus usuarios no son atribuibles a Renfe sino a Adif. Como Adif no tiene historia (y tal como trabaja, tampoco parece tener mucho futuro) los ciudadanos siguen descargado su ira contra Renfe. Muchas veces, como en esta ocasión, por ejemplo, sin razón. Renfe dio la información correcta y a la primera. Adif la dio tarde y mal.

Renfe es una empresa que ha cambiado mucho. Sabe que tiene clientes y que no puede despreciarlos. Adif sólo tiene un cliente (Renfe) y, además, cautivo. Puede funcionar tan mal como quiera e incluso sin quererlo. No pasa nada. Es una empresa pública. Las pérdidas van a cargo del contribuyente y Renfe no puede utilizar otras vías. ¿Qué allí hay gente seria y trabajadora? Sí. No parecen ser los encargados de la gestión.

Adif depende del Ministerio de Fomento, cuya titular es Ana Pastor. Entre los logros de la ministra está el haber subido las tarifas de los pobres (Cercanías), y bajado las de los ricos (AVE). También ha reducido casi a nada las inversiones en los trenes de los trabajadores (Cercanías). Paralelamente, ha contagiado la política del Gobierno a las empresas que dependen del ministerio. Así, Adif, que hace unos meses respondía al teléfono y a las preguntas que se le hacían, se ha apuntado a no decir nada. Ejemplo: este diario lleva más de 72 horas esperando una explicación sobre lo ocurrido el viernes en Sants. Nada. Su portavoz está tan mudo como Mariano Rajoy o Ana Mato. Luis Bárcenas es otra cosa, sólo calla ante el juez y a éste no le parece mal.

Aprovechando el tiempo de la espera, el usuario trató de tomar un café. No lo hizo porque en el bar no figuraban los precios. Vio el de un botellín de agua de medio litro: 1,80 euros. En los supermercados el litro sale por entre 22 y 26 céntimos. Es decir, un incremento de más del 1.500%. El café es concesión de Adif, pero no se sabe si Adif inspecciona el servicio porque Adif no responde.

Cuando, al fin, el usuario de Renfe pudo acceder al tren (sobre las 11.00) fue informado por el empleado que le visó el billete de que el retraso generaba el derecho a la devolución completa del importe. Podía reclamarlo a partir de pasadas 48 horas del servicio y durante un periodo de 60 días. El lunes 25 fue a reclamar y en ese mismo momento le reintegraron la totalidad. Renfe, no Adif.

Adenda: por una vez, el usuario de Renfe y quien esto firma coinciden. Aunque afectados hubo más. Uno de ellos, compañero de viaje, insistió en que si el redactor no podía quejarse lo hacía él. Queda constancia, pues, de la doble queja. Sobre Adif.

Imagen tomada por Pere Duran.

Obras son amores

Por: | 22 de febrero de 2013

Bmm_nofunciona003

Hay obras y obras. Por ejemplo, en el enlace entre la autovía de la C-32 con la B-20, hay obras. Se sabe porque unos letreros lo indican y la señalización, de todo tipo, también lo demuestra. Por nada más. Hace meses y meses y meses que en esa supuesta obra no trabaja nadie. Por lo menos a las horas de trabajo habitual. Quizás los trabajos se realizan de madrugada, para perjudicar poco al tráfico rodado, pero no lo parece, a juzgar por el aspecto de la calzada un día sí y otro también y al tercero, lo mismo. Se trata de una obra denominada “Prolongación  de la Autovía del Baix Llobregat. Tramo Ronda Litoral Autopista C-32”. Adjudicada nada más y nada menos que en septiembre de 2008. Es decir, cuatro años y medio atrás. Y ahí sigue, sin terminar, según indica el lector J. R. R.
No es la única obra cuyos plazos se eternizan. Ahí está la línea 9, aplazada hasta quién sabe cuándo y la plaza de Les Glòries, en Barcelona. Xavier Trias dice que no puede terminarla porque le tiene que dejar dinero a Artur Mas. Quizás para las representaciones en el exterior que tanto gustan a su socio de tripartito (ERC). La obra tiene una característica propia: afecta a dos vías, una dependiente del Ministerio de Fomento (que es quien encarga y paga –con dinero de todos– el trabajo) y otra que depende del Gobierno de la Generalitat catalana. Cuatro ojos para vigilar la evolución de la misma y tan escaso control como el que dice que tenía el PP sobre las actividades de Luis Bárcenas.
El lector señala que, desde tiempo inmemorial, pasa por allí y se encuentra lo siguiente: señales que le anuncian la reducción del carril de la derecha. La calzada señalizada de forma provisional con pintura amarilla (francamente desvaída por el paso del tiempo) como muestra de que aquello es temporal. ¿Cuánto tiempo? Eso no lo pone. Indicadores luminosos y fijos que le obligan a reducir la velocidad a 60 kilómetros por hora, a lo que se añade el anuncio de un radar conminatorio. Escasamente respetado, a juzgar por el comportamiento de la mayoría de los conductores. Lo que no hay, salvo que se escondan bajo tierra, es trabajadores. Ni uno ni dos ni ninguno. Allí no trabaja nadie. Y no ayer ni anteayer, desde hace meses.
El Departamento de Territorio, de quien depende la C-32 es taxativo: la obra es del Ministerio de Fomento, por lo tanto, a ellos, que les registren. Registrada queda la excusa. Eso sí, el lector no acaba de entender la pasividad del propietario. En su casa, dice, si tuviera una obra iniciada y nadie fuera a trabajar, se preocuparía de perseguir a la empresa encargada de realizarla. Debe de ser que el Gobierno de la Generalitat sólo considera casa propia el asunto del supuesto (en este país todo es supuesto, hasta las obras públicas) espionaje a los partidos políticos y otras gentes de vida más azarosa. El caso es que no parece haberse quejado de la dilación de los trabajos, pese a que este tipo de situaciones suponen una situación de riesgo para los conductores.
El Ministerio de Fomento conoce la situación y piensa resolverla. Un portavoz oficial señaló que la reparación definitiva de la calzada, el asfaltado y la señalización definitiva se harán en el mes de marzo, es decir, dentro de unas semanas. El motivo, señaló la misma fuente, es que este tipo de tareas no pueden hacerse en las épocas de frío. Así son las cosas.

Imagen tomada por Massimiliano Minocri. 

Adenda: en la última entrada se hablaba de los límites de l'Hospitalet y de un problema de incivismo en el tráfico. No había, entonces, respuesta municipal. Ya la ha habido. El consistorio ha analizado el problema y, aunque dice que no es fácil, está en ello. Más vale tarde que nunca.

L'Hospitalet tiene límites

Por: | 06 de febrero de 2013

Bmm_nofunciona03
La ciudad de L’Hospitalet tiene a gala ser la segunda de Cataluña. Lo es, desde luego, en población y, desde hace un tiempo, el consistorio la publicita como una localidad con servicios: tiene instalaciones feriales, un puerto y un aeropuerto cerca (no están en su término municipal, pero el aeropuerto tampoco está en el término de Barcelona) y hoteles de todo tipo. Es una política de promoción iniciada con firmeza por el que fuera su alcalde Celestino Corbacho. De él se cuenta que, cuando Ikea decidió instalarse en la localidad sus directivos pensaron en llamar al centro “Barcelona sur”. Corbacho mantuvo una reunión con los responsables de la firma de muebles para explicarles su incomodidad por ese hecho que no beneficiaba en nada a L’Hospitalet. Visto que los empresarios seguían en sus trece, el entonces alcalde les informó: “Evidentemente, no puedo hacer nada para convencerles de que cambien de idea, pero la organización del tráfico en la ciudad depende de la alcaldía”. No hizo falta que añadiera que podía regularlo de forma que llegar a la superficie comercial fuera más difícil que para los compañeros de Ulises alcanzar Ítaca (no llegó ninguno).

Eran otros tiempos (los de Ulises y los de Corbacho). El alcalde conocía la ciudad y estaba preocupado por ella, por su futuro y su presente. Su sucesora se llama Núria Martin. Es de suponer que conoce los límites de la ciudad y que también se preocupa por ella. Es de suponer, porque los intentos de conocer cómo regula el tráfico en una parte tan concurrida como la Gran Via frente a la Ciudad de la Justicia muestran todo lo contrario.

La queja de la lectora J. J. Es la siguiente: si se accede en coche a la Gran Via (dirección Castelldefels) por la plaza de Cerdà, hay la posibilidad de alcanzar la zona deprimida y carente de semáforos por una entrada que hay frente a las instalaciones judiciales. La Gran Via, en su parte superior, tiene varios carriles y el de la izquierda es el que da acceso a la parte semisoterrada. Se halla separado del resto por una línea continua. Continua quiere decir que los coches no pueden cruzarla. A determinadas horas, el carril está lleno, de modo que, un día así y media docena también, hay vivillos que en vez de hacer cola se saltan la línea continua y se cuelan entre los vehículos que, civilizadamente, aguardan su turno para entrar. “No son ni uno ni dos, es algo constante, con el peligro de choque que eso supone”. La queja de la lectora J. J. no es respecto a los vivillos, sino sobre el hecho de que no haya nunca, nunca, nunca, un guardia que obligue a respetar las normas.

Este diario trató de recabar la opinión del ayuntamiento. ¡Sorpresa! La primera respuesta fue que esa zona no era de L’Hospitalet sino de Barcelona. Pese a que los mapas son bastante claros y por si acaso, este diario se dirigió al Ayuntamiento de Barcelona sólo para comprobar que los portavoces de L'Hospitalet no saben donde empieza o termina su ciudad. La vía objeto de diarias infracciones está en L’Hospitalet. Y por bastantes metros, aunque el equipo que supuestamente ayuda a la alcaldesa Núria Martín lo ignore. Hay que creer que ella sí lo sabe.

Una vez confirmado que el tramo de la queja es de L’Hospitalet, este diario volvió a preguntar a los portavoces de este consistorio. “Ya diremos algo”, fue la última respuesta obtenida. Antes de Navidad. Es posible que anden buscando la calle, porque la Gran Via no es una avenida especialmente ancha. Sirve como referencia la Ciudad de la Justicia, pero igual tampoco la encuentran. Mientras, los vivillos siguen cortando a los conductores respetuosos con las normas y provocando situaciones de riesgo. Salvo que todo sea un sueño y sea toda la ciudad de L’Hospitalet la que no existe, al menos desde que Celestino Corbacho dejó de ser su alcalde. Claro que esta actitud opaca podría ser también la aplicación de la voluntad de transparencia, versión L'Hospitalet.

Imagen tomada por Carles Ribas. 

 

 

Catolicismo invasivo

Por: | 11 de diciembre de 2012

CRFW0043ARRO-1
El catolicismo tiene voluntad absoluta. De verdad absoluta, de religión única (cuando puede) y de imposición en lo público y lo privado. Caliente aún su presión sobre el ministro de Educación, José Ignacio Wert, a la que éste se ha prestado sin disgusto alguno; vigente aún el Concordato que permite a los sacerdotes cobrar sueldos y no pagar impuestos; las instituciones se aplican en recordarnos a todos que estas fechas son importantes para los creyentes en los dogmas católicos adornando las calles con motivos navideños.

La Navidad es, en la liturgia católica, la celebración del nacimiento de un niño hijo, a la vez, de una virgen y de Dios, aunque en realidad se trate de la celebración cristianizada de una festividad pagana para el solsticio de invierno. En cualquier caso, hoy el consumo generalizado rememora el hecho religioso. Nada que decir a que cada cual crea y celebre lo que le venga en gana. Los problemas empiezan cuando la Iglesia católica se empecina en invadir dominios públicos y privados de otros. Por ejemplo, los balcones de las casas de la gente o las paredes de las fachadas. Sin permiso, al menos de los propietarios. Tiene, eso sí, permiso municipal para actuar en algo que no es del municipio. ¡Bingo!

Hace tres años, en diciembre de 2009, el peso de los adornos navideños arrancó de cuajo un balcón situado en la confluencia de las calles de Aribau y Diputació, en Barcelona. No hubo víctimas, pero podía haber habido varias. Como sí hubo una víctima mortal en el accidente sufrido hace unas semanas en la localidad sevillana de Dos Hermanas, donde un balcón se vino abajo y con él una persona que no sobrevivió a la caída.

Ya en 2009 este diario preguntó al consistorio (con un gobierno diferente al actual) si se pedía permiso a los propietarios de las viviendas para colgar de allí lo que fuera. La respuesta fue que no y que no era para tanto. Al año siguiente, un vecino de Sants se levantó por la mañana y vio que de su balcón colgaba un ornamento navideño. Molesto, llamó al Ayuntamiento de Barcelona. Le costó varias llamadas (una de ellas a este diario) y una semana de espera, pero le quitaron el chisme, “La primera respuesta que me dieron”, recuerda M. A. I., “fue que tenían permiso del presidente de la comunidad. Pero se atrapa antes a un mentiroso que a un cojo, porque ese año el presidente era yo”.

Tras la caída del balcón en Dos Hermanas y antes de que se precipitaran algunos adornos en la misma Barcelona, M. A. I. llamó para saber si el consistorio pedía ya permiso para usar los edificios de otras personas. La respuesta es la siguiente: “Hasta ahora no había un sistema de aviso previo. Como es temporal y vinculado a la Navidad, es un asunto que genera aceptación general. Si algún ciudadano se quejaba a la empresa instaladora o al Ayuntamiento, se daba la instrucción para retirar el anclaje y reubicarlo. Actualmente, el Gobierno municipal ya ha dado los primeros pasos para mejorar la situación y este año se dispone de asistencia técnica para racionalizar los anclajes, reduciendo el impacto en balcones, fachadas y elementos del espacio público. Esa misma empresa está desarrollando un proyecto para definir un anclaje estándar para toda la ciudad y que quede prefijado en las fachadas o elementos del espacio público de modo permanente, previa autorización de los propietarios. Y está previsto que a lo largo del primer semestre de 2013 se desarrolle el sistema y se instale a partir del verano, para tratar de llegar a la Navidad de 2013 con todos los anclajes dispuestos”.

Resumiendo: no se pide permiso y, además, resulta que hasta ahora ni siquiera había asesoramiento técnico. ¡Apasionante respeto por los derechos de los ciudadanos! ¡A saber qué diría el consistorio si un barcelonés le dijera que este año está desarrollando un sistema para pagarle los impuestos el año que viene. Eso sí, mañana se arreglarán las cosas. Como si no se supiera perfectamente que mañana será otra día o, dicho en palabras del clásico, ¡cuán largo me lo fiáis!

Imagen tomada por Carles Ribas.

A protestar, a protestar, hasta enterrarlos en el mar

Por: | 03 de diciembre de 2012

PeticionImagenCAG8EA5K-1
El título de este artículo es una paráfrasis de un poema de Rafael Alberti. Él escribió “galopar” donde aquí figura “protestar” y se refería a los sublevados de 1936 frente al Gobierno legal y legítimo de la República. Pero la expresión revisada sirve para explicar qué se debe hacer cuando se recibe un trato inadecuado en una ventanilla pública, que es de lo que aquí se trata: protestar y protestar, hasta conseguir un trato idóneo. No se trata de una sugerencia de este diario, se recoge simplemente la información recibida del servicio de comunicación del Departamento de Salud de la Generalitat catalana. Si la respuesta del funcionario no es la adecuada, hay que protestar.

El caso al que se dio esta respuesta es el que sigue: la lectora M. D. E. P. Acudió el pasado 26 de noviembre a su médico de cabecera en un centro situado en el barrio de Les Corts, en Barcelona. Tenía una fuerte incomodidad al tragar y, como había tenido un ataque agudo de alergia meses atrás, decidió consultar antes de automedicarse. Nota: la atención del personal y del médico fue en todo momento correctísima. El diagnóstico fue una faringitis y un tapón en el oído, de modo que le recomendó que pidiera hora para acudir al otorrino que, seguramente, procedería a eliminarlo. Así lo hizo: se dirigió a la persona que daba hora y la pidió: se la dieron para el 25 de febrero. No hay que contar mucho: son tres meses exactos. Conocedora de la política de recortes que practica el Gobierno de Artur Mas desde que ganó las primeras elecciones, pensó que así son las cosas en la sanidad pública: dilaciones para convencerte de que te apuntes a un mutua privada. Más tarde empezó a cavilar y, finalmente, decidió comentar los hechos a esta sección.

Los responsables de comunicación del Departamento de Salud fueron taxativos: esta dilación está por encima de la media y no es aceptable. Luego dieron la explicación: la otorrino que debía atenderla tiene la jornada dividida entre niños y adultos, de modo que su carga de pacientes (es decir, el número de pacientes que tiene que atender) es muy alto, eso hace que se produzcan dilaciones o que éstos sean derivados a otros médicos para poder ser atendidos antes. Basta con que el paciente lo pida. Pero ¿cómo sabe eso el paciente? “No quiero apuntar hacia el empleado que la atendió y no tuvo en cuenta la dilación”, añadió el portavoz del Departamento, “pero en estos casos lo que procede es protestar, de modo que le hagan caso”.

M. D. E. P. sostiene que, en general, los empleados son muy correctos. Ese mismo día le atendieron con amabilidad y corrección tanto en la llamada telefónica que hizo como cuando llegó al ambulatorio. “Puede que estén quemados por los recortes salariales, pero yo no he tenido la sensación de que lo paguen con el paciente”. En cualquier caso, toma nota de lo inadecuado de su respuesta pasiva y se compromete a protestar cada vez que le pase algo similar.

Por cierto, coincidiendo con la investigación sobre esta queja, el Gobierno catalán hace balance de "un año de avances en sanidad", al tiempo que anuncia nuevos sacrificios. Así que, nuevo eufemismo: ahora avance significa también recorte. 

 

Sobre el blog

Recoge quejas de los lectores sobre el funcionamiento de la administración y las empresas públicas. El ciudadano que sea mal atendido por una empresa privada, puede optar por otra, pero no puede cambiar de ayuntamiento, administración autonómica o general del Estado. Y las paga.
Los lectores pueden dirigir sus quejas a @elpais.es

Sobre el autor

Francesc Arroyo

Francesc Arroyo es redactor de El País desde 1981. Ha trabajado en las secciones de Cultura y Catalunya (de la que fue subjefe). En la primera se especializó en el área de pensamiento y literatura. En los últimos años se ha dedicado al urbanismo, transporte y organización territorial.