Tenistas enfermos

Por: | 09 de septiembre de 2011

Venus Williams
El Abierto de Estados Unidos extiende cada día el récord de bajas en los torneos grandes. El sueco Robin Soderling acaba de anunciar que padece mononucleosis, como le pasó al suizo Roger Federer. Serena Williams superó una embolia pulmonar que puso en peligro su vida este mismo año. Venus, su hermana, tiene una enfermedad autoinmune aún más misteriosa, el síndrome de Sjögren. Los tenistas, obligados a esfuerzos extenuantes, exigen a sus cuerpos a través de cuatro continentes, decenas de países, constantes cambios de superficie y condiciones de juego extremas. Eso tiene su coste. Para algunos, como demuestran las recientes protestas en el circuito masculino, demasiado.

“El síndrome de Sjögren puede afectar a la práctica deportiva de muchas formas”, explica por correo electrónico el doctor Antonio Fernández-Nebro, portavoz de la Sociedad Española de Reumatología. “(…) En un extremo estarían los pacientes con una forma grave de la enfermedad, en los que existen intensos síntomas de sequedad ocular y oral junto con diversas manifestaciones que afectan a otros órganos en los cuales existe una seria interferencia con las actividades de la vida diaria. Afortunadamente este extremo de la enfermedad es muy poco frecuente y representa un problema de salud en el que la práctica deportiva no tiene cabida", añade. "Sin embargo, los más comunes son aquellas personas con síntomas moderados de sequedad de ojos y boca, dolor muscular y articular y sobre todo intenso cansancio o fatiga. En estos pacientes es lógico pensar que la deshidratación asociada al esfuerzo empeorará los síntomas de sequedad de los ojos y la boca. El dolor muscular y articular dificultará los grandes esfuerzos que el deporte exige y el cansancio provocado por la enfermedad podría mermar su resistencia al ejercicio. Por otro lado, los pacientes con síndrome de Sjögren a menudo tienen dificultades de concentración y esto puede suponer otro hándicap en los deportes de élite”.

La sintomatología pone en duda el futuro de una veterana como Venus Williams, que en enero debería enfrentarse a las temperaturas infernales y la humedad agobiante del Abierto de Australia. No es, claro, la única tenista con problemas. Unos, como el hijo del mítico Bubka, un pertiguista de leyenda, se marean tras darse golpes en la cabeza que nada tienen que ver con el tenis. Otros, como Soderling o Federer, sienten una debilidad extrema, apenas pueden apretar en los partidos, hasta que descubren que tienen mononucleosis. Los más, simplemente, se lesionan.

La gran moda del circuito son los test alimentarios. Así, dicen, fue como Novak Djokovic, el número uno mundial, descubrió su intolerancia al gluten. Esos exámenes, en cualquier caso, no pueden compensar una temporada extenuante, esclavista casi, que ve a los mejores jugando de enero a diciembre. Con dos semanas menos en 2012, sus efectos son conocidos: retiradas en números nunca vistos y enfermedades jamás conocidas entre los tenistas.

Hay 4 Comentarios

pues a mi me tiene intrigado el tema mononucleosis. En otros deportes no se oye, o yo por lo menos no he oido de ningún caso. En el caso del tenis tenemos a Soderling, a Federer y a Ancic en un periodo corto. Será que hay un ambiente muy relajado en los torneos

Me gustaria que alguien siguiera con igual atención las mononucleosis y los calambres de los albañiles. Sin demagogias, de verdad, SON MÁS IMPORTANTES. ¿Qué albañil tenemos de primero en el ranking?

Me gustaria que alguien siguiera con igual atención las mononucleosis y los calambres de los albañiles. Sin demagogias, de verdad, SON MÁS IMPORTANTES. ¿Qué albañil tenemos de primero en el ranking?

Séneca (con perdón) decía que deporte ninguno y en ningún caso (o algo así). Quizá es pasarse, pero el deporte de alta competición debe ser peor que fumar delante de los niños...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ojo de halcón

Sobre el blog

Un ojo de halcón para mirar al tenis, compartir historias y hablar sobre un deporte que de enero a diciembre inunda la libreta de héroes, villanos, partidos y detalles.

Sobre el autor

Juan José Mateo

es master en periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid / El País, redactor de la sección de deportes y cubre los Grand Slam.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal