Un set para el futuro

Por: | 13 de septiembre de 2011

Nadal "Ese era mi momento”. Cuando Rafael Nadal pronuncia esas palabras se refiere a su primer juego al resto del cuarto set de la final del Abierto de EEUU, cuando estira el debate hasta el deuce, recién conquistada la tercera manga, y olisquea la posibilidad de adelantarse en la cuarta. Un resto agresivo que se le marcha por un pelo, o “un pelín”, como él dice, desbarata esa opción, cuando sus seguidores ya sueñan con la remontada, con la épica y la heroica, con Nadal en estado puro. Ese cuarto parcial, enfriado por la asistencia del fisioterapeuta a Novak Djokovic, dolido de una costilla y una pierna, acaba 6-1. El anterior, ganado por el español, ve al mallorquín cediendo tres veces el saque. Son dos datos para la reflexión.

Nadal, un tenista de indudable talento técnico, venció una manga desde la pasión. Para ello necesitó que Djokovic sacara por debajo del 50% en sus primeros envíos. El set ganado no se explica desde la pericia del campeón de Roland Garros, ni desde la táctica o la estrategia, sino desde el corazón, la fuerza y el empeño. Fue suyo porque creyó cuando nadie más creía. Lo conquistó de arrebato en arrebato, no porque encontrara un sitio, una estrategia, por el que hacerle daño a Nole. ¿Por qué le concede entonces tanta importancia el mallorquín? ¿Por qué le da tanto valor su propio equipo tras perder un encuentro en el que fue break arriba en las dos primeras mangas y ganó la tercera?

En la final de Wimbledon, Nadal no quiso discutir. Renunció a sus señas de identidad, a ser un muro de consistencia y fe, para buscar golpes ganadores que acabaron casi siempre donde no debían. Perdido el título, el vencedor de 10 grandes reflexionó sobre el asunto y lo interpretó como una señal de debilidad. Todo, pese a la derrota, cambió en la final del Abierto de Estados Unidos: Nadal se reconoció a sí mismo, se reencontró con el tenista fiero de deseo inquebrantable, lo que no le había ocurrido en la catedral de Londres.

Djokovic tiene mayor capacidad de maniobra desde un punto de vista técnico y táctico. Tiene más golpes, las mismas piernas y el mismo deseo de triunfo. Siempre los tuvo. No siempre se impuso. En sus anteriores victorias sobre el serbio, como la de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, Nadal aportó un punto épico, unos gramos de fe en sí mismo, que le venían faltando en sus últimos cruces con el número uno. En Nueva York, volvió a tenerlos. Le puso fe y coraje al duelo, ánimo frente a las adversidades, deseo para tumbar cualquier muro. Al español le queda un buen trecho para lograr la victoria, mucho para limar la distancia de confianza y posibilidades estratégicas que le separan del número uno, pero ahora, por lo menos, cree haber reencontrado el camino.

Hay 10 Comentarios

Me he negado a debatir nada sobre esta final en la que sufrí como una tonta. Así que el único apunte que haré al respecto es que en el comienzo del cuarto set, Nadal estaba físicamente exhausto. Resultaba muy difícil afinar los golpes tras el repaso que se pegó en el tercer set, en donde Rafa, mucho más que Nole, se dejó el alma de tanto correr. En resumen, no me extraña que el cuarto set acabara en un suspiro.

Bueno, veo que no hay mucha idea de tenis por aqui (incluyendo al bloguero). Vi el partido de semifinal contra Murray y me sorprendió ver lo plano que le estaba dando Rafa a la bola. Murray no jugó nada mal, todo lo contrario, Nadal ganó ese partido con unos golpes llenos de técnica y táctica. Me sorprendió ver la actitud de Rafa en la final, jugando con top spin, como si estuviera en Roland Garros.
Creo que Nadal también puede ser presa de su mente como lo fue Federer en su tiempo. No os olvideis que este deporte es mental como el que mas.

Nadal no pudo ganar el primer juego, con Djokovic adolorido y sacando a media potencia.No supo aventajarle,devolviendo muy detras de la linea de fondo, cediendo la iniciativa.Saque a su reves. lo devolvia con reves cortado; saque a la derecha , lo devolvia bloqeadito. Asi no intimidaba a Novak. quien de a poco controlaba los peloteos con sus golpes mas incisivos o angulados, abriendo la cancha para pegar el tiro ganador Opuestamente, mucho sufria al ver a Nadal sacando. No puedo comprender porque seguia sacando al cuerpo, a tres cuarto de velocidad. Cuando fue la ultima vez que Rafa sufrio tantas roturas de servicio? Cuando la ultima vez que su porcentaje de primeros saques y punto ganados fue tan bajo?Novak es el mejor restador de la historia del tennis, comento McEnroe, superando a Agassis o a Borg.
Concuerdo con Juan Mateo que tenisticamente y tacticamente Novak es superior a Nadal en 2011, de ahi las derrotas consecutivas. Es el gorila del tennis, donde cada victoria y desafio triunfante le dan la razon y conviccion que es superior por el momento. Le dan tremenda inyeccion de confianza y autocreencia en sujuego y capacidad de ganar los puntos claves de un match.
No hay duda que Rafa tiene los deseos y hambre de ganar, pero tecnicamente debe evolucionar para poder emparejarse o superar a Novak en el futuro. No puede seguir machacando su cabeza ante esa muralla llamada Djokovic, haciendose valer con las mismas armas que ha utilizado contra Federer or Murray.
Desde esta tribuna, como hincha suyo, le pediria que hiciera o ensayara mas cambios en su juego.Por ejemplo, modifica su posicion en el deuce court, moviendose mas a la derecha para conseguir mas angulo con su servicio hacia la derecha de su rival.Aprender el "wide serve" muy eficaz de Federer o Murray. Todavia podria servir al cuerpo, coo lo hace mas del 50%, o hacia la T, con slice, saque que solia usar 90 % con Federer. Pienso que deberia usarlo mas ahora, porque la devolucion muchas veces queda corta, dandole a Rafa la oportunidad de tomar control del punto. Otra sugerencia seria ser mas agresivo en sus restos, aprendiendo a devolver como Murray o Djokpvic, que ponen presion en sus rivales de ese modo. Irse a la red mas veces tambien ayudaria.
Creo que Rafa sequira trabajando con su mismo teson de siempre y mejorara su tenis mucho mas...gran motivacion.

Soy admiradora y fan total de Rafa Nadal: Por su garra, por su fuerza, por su resistencia física, por su honestidad, por su humildad. Desde mi modesto lugar me permito opinar que ha llegado la hora de cambiar de coach. Todo bien con el tío Toni, pero es hora de refrescar el juego, las técnicas, las tácticas. Haría un gran favor el tío Toni en buscar un sustituto por propia iniciativa y no poner a Rafa en la situación de decir: hasta aquí hemos llegado.

Soy admiradora y fan total de Rafa Nadal: Por su garra, por su fuerza, por su resistencia física, por su honestidad, por su humildad. Desde mi modesto lugar me permito opinar que ha llegado la hora de cambiar de coach. Todo bien con el tío Toni, pero es hora de refrescar el juego, las técnicas, las tácticas. Haría un gran favor el tío Toni en buscar un sustituto por propia iniciativa y no poner a Rafa en la situación de decir: hasta aquí hemos llegado.

Siempre he leído con interés las crónicas tenísticas de Juan José Mateo sobre Nadal y, si bien no siempre he estado de acuerdo en todo lo que comenta, es de observar que es hoy por hoy el mejor periodista deportivo que cubre este deporte gracias a su general concisión. Sobre el partido del lunes yo remarco que, en efecto, el 3º set fue extraordinario: Djokovic redujo su porcentaje de primeros, pero lo que no se dice es que gran parte del mérito estuvo en la profundidad de bolas de Nadal y el modo en que empezó a echarle hacia atrás, a la línea de fondo; eso generó dudas en el serbio, que se tradujeron en el saque. La reacción de Nadal no vino porque Djokovic bajara sus primeros saques, sino más bien al contrario: los saques de Novak se redujeron principalmente como consecuencia del tenis duro y angulado que usó Nadal durante grandes fases del set. En este sentido, algunos de los puntos jugados en esa fase deberían ser catálogo o muestrario del tenis, porque sin duda Nadal jugó durante muchos minutos a su máximo nivel, a un nivel que ni siquiera ha tenido en este 2011, donde ha proliferado más en bolas cortas que profundas. Si le rompieron 3 veces el saque, otras tres volvió a recuperarlo, y fue más Nadal el dominador que el dominado. Djokovic está hoy un escalón por encima de Nadal y Federer, y dos o tres por encima del resto: la cuestión es mental, pero también técnica. Bien es cierto que el saque de Nadal fue decisivo, lejos de los porcentajes de 2010: con segundos saques es inviable ganarle al serbio. Pero me reafirmo en que el 3º set de esta final, en mi opinión más vibrante y de mucho mejor calidad técnica que la de Wimbledon, originó la aparicion del mejor Nadal posible. Por último, y sin desmerecer la enorme calidad de Djokovic, creo que su "jugada" de parar el partido cuando iba 1-0 en el 4º set y enfriar a Nadal aludiendo a dolores de espalda (la misma con la que se tiró al suelo tras vencerle) fue cuando menos dudosa, muy propia de su forma de ser, pues no pocas veces ha hecho cosas semejantes. A Nadal lo que le falta hoy es aplicar el tenis bombardero del set aludido sumando a esto una consistencia en su servicio que no tuvo en todo el torneo; si lo logra podrá ganarle.

Siempre he leído con interés las crónicas tenísticas de Juan José Mateo sobre Nadal y, si bien no siempre he estado de acuerdo en todo lo que comenta, es de observar que es hoy por hoy el mejor periodista deportivo que cubre este deporte gracias a su general concisión. Sobre el partido del lunes yo remarco que, en efecto, el 3º set fue extraordinario: Djokovic redujo su porcentaje de primeros, pero lo que no se dice es que gran parte del mérito estuvo en la profundidad de bolas de Nadal y el modo en que empezó a echarle hacia atrás, a la línea de fondo; eso generó dudas en el serbio, que se tradujeron en el saque. La reacción de Nadal no vino porque Djokovic bajara sus primeros saques, sino más bien al contrario: los saques de Novak se redujeron principalmente como consecuencia del tenis duro y angulado que usó Nadal durante grandes fases del set. En este sentido, algunos de los puntos jugados en esa fase deberían ser catálogo o muestrario del tenis, porque sin duda Nadal jugó durante muchos minutos a su máximo nivel, a un nivel que ni siquiera ha tenido en este 2011, donde ha proliferado más en bolas cortas que profundas. Si le rompieron 3 veces el saque, otras tres volvió a recuperarlo, y fue más Nadal el dominador que el dominado. Djokovic está hoy un escalón por encima de Nadal y Federer, y dos o tres por encima del resto: la cuestión es mental, pero también técnica. Bien es cierto que el saque de Nadal fue decisivo, lejos de los porcentajes de 2010: con segundos saques es inviable ganarle al serbio. Pero me reafirmo en que el 3º set de esta final, en mi opinión más vibrante y de mucho mejor calidad técnica que la de Wimbledon, originó la aparicion del mejor Nadal posible. Por último, y sin desmerecer la enorme calidad de Djokovic, creo que su "jugada" de parar el partido cuando iba 1-0 en el 4º set y enfriar a Nadal aludiendo a dolores de espalda (la misma con la que se tiró al suelo tras vencerle) fue cuando menos dudosa, muy propia de su forma de ser, pues no pocas veces ha hecho cosas semejantes. A Nadal lo que le falta hoy es aplicar el tenis bombardero del set aludido sumando a esto una consistencia en su servicio que no tuvo en todo el torneo; si lo logra podrá ganarle.

A pesar de todo ¡¡¡FELICIDADES RAFA!!! Puedes volver a ser el 1.

Pues yo también me acordé de aquella semifinal, lo comenté en otro blog antes del partido :Rafa tiene que jugar como en aquel partido de Pekin o también como el de Madrid (SF contra Nole) por cierto ,el Joker salió llorando en Pekin , hasta ahora no he visto a Rafa llorar en las derrotas

Tú lo has dicho, "Djokovic tiene mayor capacidad de maniobra desde un punto de vista técnico y táctico, tiene más golpes" y yo añadiría, sabe interpretar mejor los puntos, es mucho más ágil a la hora de tomar decisiones importantes en los puntos, y casi siempre acierta. Pero falta un tema clave, ha logrado anular sus emociones; ahora tiene un control psicológico sobre su juego espectacular, y eso, unido a su increíble talento, lo hace invencible, como Federer en sus mejores tiempos. La "fiereza" o "pasión" de Nadal no tienen nada que hacer contra alguien frío que mantiene a raya sus emociones. Es el poder de la mente en el deporte, que es importantísimo; por supuesto unido a una calidad enorme. Nadal siempre lo tuvo, pero no entrenado, de nacimiento, siempre fue un jugador al que no le afectaba lo que pasaba en el partido, y creo que lo sigue siendo, lo que pasa es que Nadal no tiene, como tú bien dijiste, la capacidad técnica y táctica que tiene Djokovic o Federer.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ojo de halcón

Sobre el blog

Un ojo de halcón para mirar al tenis, compartir historias y hablar sobre un deporte que de enero a diciembre inunda la libreta de héroes, villanos, partidos y detalles.

Sobre el autor

Juan José Mateo

es master en periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid / El País, redactor de la sección de deportes y cubre los Grand Slam.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal