Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

15 mar 2010

¿Incorrectos o mentirosos?

Por: José María Izquierdo

Sanchez-drago300  Usted ve en la portada del Magazine de El Mundo la imagen de Fernando Sánchez-Dragó con camisa falangista, brazo en alto con el saludo fascista, y en la mano una chapa con las siglas LSD y le entra a uno como un poco de ternura. Lo primero es pensar, pobrecillo, le han pillado un poco digamos azumbrado en un sarao nocturno y le han gastado una broma de mal gusto. Ponte aquí, Fernandito, con esta camisita y así, con una chapa. Hay otras alternativas: ¿Estamos en carnaval y el insigne intelectual se ha disfrazado para la ocasión? ¿Se habrá dado un viaje con el alucinógeno que publicita y se está pegando un viaje de aquí te espero? ¿Acaso se encuentra cómodo embutido en esa camisa y haciendo el saludo falangista? Frío, frío. Avanzas en el ejemplar y de eso nada. La cosa va de que con este gallardo gesto políticamente incorrecto, El Mundo quiere denunciar cuánto sufren, Sánchez-Dragó y otros héroes de la libertad de pensamiento, la implacable persecución de una izquierda dogmática, a la par que ñoña, que les tiene ahogados, sofocados por tanta censura. Se trata de otra de las falaces teorías que tanto les gusta armar a estos chicos y con las que tanto hacen disfrutar a su incondicional público. Es teoría, además, muy de moda entre la muchachada de la caverna. Se hinchan a insultos soeces y descalificaciones groseras para a continuación, válganme sus caraduras, quejarse de cuán aherrojados se les tiene.

“¡Arriba la incorrección!”, titulaba la revista de El Mundo. Dentro, una advertencia previa: “Una actitud que cuesta caro”. Nos limitaremos a la entradilla, pero si les gusta el tequila arrancatripas pueden leer el reportaje entero en el Magazine de ayer. “Diga usted en público que le encanta rezar, que su sueño es ser ama de casa y madre de familia numerosa, que tiene dudas sobre el cambio climático, que los americanos son un pueblo indiscutiblemente superior o que desconfía de los gitanos. En ese momento, se habrá convertido en una persona políticamente incorrecta, pecado capital que en nuestra sociedad se paga con el ostracismo o el apaleamiento verbal”.

Hombre, verán. Nada que decir a cosa tan sinsorga como lo de rezar o ama de casa ¿Alguien conoce a alguien que haya sido apaleada o apartada por ello? Lo que ocurre es que si alguien dice que los americanos –o los vascos- son un pueblo indiscutiblemente superior es que es un racista; y si desconfía de los gitanos, simplemente por serlo, también. No son políticamente incorrectos, no, son racistas. Cada cosa como es. Y no vayan a creer que esta sandez se le ha ocurrido a El Mundo  porque sí. No, no, es “al hilo de la ‘peineta’ de Aznar a los estudiantes”. ¿Es el ex presidente otra víctima más o, quizá, un incomprendido por su valiente actitud políticamente incorrecta?

Es ésta, ya digo, teoría que les gusta a los faltones de la extrema derecha. Pero ocurre que la realidad demuestra lo contrario. Porque es justamente gracias a esta actitud de perdonavidas, de matón de barrio con formas gruesas y palabras bastas, por lo que esos héroes están en el machito de este surtido ejército de boquifrescos. ¿Quién iba a hacer el más mínimo caso a un tipo tan irrelevante como Salvador Sostres si no dijera las extravagancias que le publica tan cortésmente El Mundo? ¿Y a la panda de frikis de Libertad Digital, La Gaceta o  Intereconomía, si no mostraran ese denodado esfuerzo por sacar la cabeza con un improperio más humillante que el de sus jefes de filas, tan profusamente citados en este blog? ¿Cómo publicar algo si no les superas o, por lo menos, igualas, en infamias chocarreras? Citius, Altius, Fortius, que diría el Barón de Coubertain.

 

¿Está muy perseguido, por ejemplo, Herman Terscht  por decir cosas como “No queda un ‘milico mierda’ al que no sostenga (el gobierno de Zapatero) con entusiasmo. Desde Birmania a Venezuela”, o que “nuestro ministro de Exteriores se ha convertido en el mayor financiador de Al Qaida (supuesto rescate por la cooperante de Mali)”, o “que no sólo mienten como urracas parlanchinas”. Su segunda y sustituta de contratiempos nocturnos, Ana Samboal, también nos venía ayer con la monserga en La Gaceta: “Prohibido criticar”, titulaba una columna plagada de las mismas paparruchas. “Para unos todo es lícito (…) Otros deben guardar silencio o caerán sobre ellos todas las descalificaciones que recoge el Diccionario de la Academia. Así es el régimen del talante”. ¿Y no será que precisamente por decir uno y otra esas mandangas, cada día más obscenas, dirigen un informativo en Telemadrid y tienen columnas en periódicos? ¿Acosados o premiados Terscht y Samboal?

Rubal Ya en La Gaceta, recital bárbaro. Fotografía en primera página de un policía en activo en el País Vasco, al que acusan directamente de dar el chivatazo a ETA. A Rubalcaba, por este caso del bar Faisán, pero también por el GAL o el 11-M le caen unas cuantas coces. Lo normal. Pero es que hay en el editorial “Más cerca de la X del Faisán” una insidia, que retoman más participantes de la conga, como después les diremos, que no debemos dejar pasar: “¿Sabrán algo estas mismas entrañas turbias del Estado, de lo acontecido con el etarra desaparecido y muerto, Jon Anza?”. El resto, que es tela, palidece. ¿Están La Gaceta o su casa matriz, Intererconomía, acosadas por los poderes públicos? ¿Quizá una brigadilla de fans de Zapatero va a saludarles todas las noches con pancartas insultantes a la salida de sus oficinas? ¿El malvado Rubalcaba les ha mandado la Guardia Civil, quizá los Geo? ¿Han querido envenenar al gato? ¿Quién les abruma con nada? ¿De qué, pues, se quejan estos señores, si además de echar espumarajos por su boquita pueden presumir, paladinamente, de proclamarse políticamente incorrectos, que hasta luce distinguido en la barra del club?

Pero qué se puede esperar de los becarios, si los jefes de la partida se esmeran en el disparate. El Mundo, por ejemplo, también juega la mano de Anza. Cualquier cosa vale para ir dando pasitos en una insidia más, que lo mismo algún día hace falta: “Guardias civiles olvidaron sus armas en Toulouse a los 7 días de morir Anza”. Y un editorialillo incide sobre el mismo asunto: “La extraña coincidencia del hotel de Toulouse”. “¿Qué hacían allí esos guardias civiles?”, se pregunta, para seguir en el mejor estilo del trilero: “No es cuestión de especular (…) El caso tiene aspectos muy turbios, pero estamos seguros de que la Justicia francesa hará su trabajo”. Ahí vamos, echando miguitas por si alguien necesita el bocadillo.

O como lo hace hoy César Vidal en La Razón: “El conocimiento de los crímenes de Stalin podría dar un golpe de muerte a esa versión falaz de la guerra civil española difundida por ZP y sus paniaguados (…) No resulta extraño (…) que el PSOE, los comunistas y los nacionalistas catalanes se opongan a que la gente sepa la verdad”. ¿Conoce Vidal los miles y miles de libros, vídeos y películas que existen en los miles de bibiliotecas y de librerías españolas que cuentan, pormenorizadamente, todos los crímenes de Stalin? ¿Ángeles González-Sinde los ha prohibido, los ha requisado, los ha secuestrado? ¿Quién impide qué conocimiento a quién?

 

Se me olvidaba contarles que la famosa negociación con ETA progresa adecuadamente. Dice hoy Casimiro García-Abadillo en El Mundo: “Por decirlo de una forma suave, hay conversaciones (…) Por ello ha puesto en circulación el término ‘verificable’ para dar por bueno el esperado abandono de las armas por parte de ETA”. Pues venga, ánimo, no cejen en el empeño de colar la matraca, que ya hemos institucionalizado lo de “verificable”. Lo mismo hacen Gabriel Albiac –“Antígona en Nuakchott”, qué le vamos a hacer, es así de culto- y Juan Manuel de Prada –“Turismo solidario”-, ambos en Abc,  convencidos, sin el menor atisbo de duda, de que el gobierno ha pagado el rescate  de la cooperante de Mali. ¡A quién querrá engañar este gobierno de delincuentes, se dice Albiac! ¿Por qué hay que responsabilizarse de la vida de “estos ‘señoritos de nacimiento’, que ahora les ha dado por afiliarse a oenegés?”, nos interroga Prada.   

Despidámonos con Jiménez Losantos y un gran descubrimiento económico: “Estamos secuestrados por un Gobierno pirata y la subida del IVA es sólo una parte del rescate”. Qué orgullosa no estará Esperanza Aguirre. “¿Cuántas emisoras de TDT quieres más, Federico?”, le susurrará pizca pizpireta…

Hay 190 Comentarios

En primer lugar... ¿a Jonás no se le había comido un pez? Mi enhorabuena por el ejercicio de libertad de expresión que supone que hasta las sandeces y las faltas de respeto puedan tener su cabida aquí (no es una ironía).

Pero yendo al tema... Desde el acuerdo, como casi siempre, con el contenido general del post, permítame, Sr. Izquierdo, algún matiz que encuentro importante.

Me considero de izquierdas, sin más dudas que las normales en alguien de pensamiento dialéctico (o sea, muchas), pero de izquierdas con convicción, y desde mi punto de vista, hay muchos debates que la izquierda se ha negado a mantener, que tienen más que ver con la civilización o el sentido común que con los conceptos izquierda y derecha pero que la Caverna nos está arrebatando.

¿Por qué es políticamente incorrecto repudiar y hasta perseguir penalmente las bodas de primera sangre?, ¿por qué nos fijamos en el hiyab y no en mujeres que hacen del pelo largo una cuestión de "honra"? ¿Y es racista decir que estas cosas las hacen "los gitanos"? Sí, ya sé, no las hacen todos los gitanos y las generalizaciones son injustas por definición pero, ¿no es tan injusto o más no generalizar?, ¿negamos la existencia de la idiosincrasia?, ¿no existen los gitanos ni los alemanes ni los testigos de Jehová, con todas las particularidades que puedan tener todos y cada uno de ellos?

Yo soy de izquierdas, siempre radical (ni radikal ni extremista), tengo alguna formación científica y discrepo de que la acción humana incida en el cambio climático. ¿Se me ha de crucificar por ello?, ¿soy menos de izquierdas?

Y podría poner docenas de ejemplos parecidos con cuestiones políticamente incorrectas que, como decía, la derecha está adoptando , como si alguna vez ser reaccionario hubiese tenido relación con el sentido común más elemental.

Le seguiré leyendo. Un saludo

Trabajo en una Gran Empresa española.
Todo a mi alrededor suena a estos comentarios de la extrema derecha. Es un mundo asfixiante. Todos los directivos apoyan este tipo de comentarios. Las recetas económicas de intereconomía, las investigaciones del mundo, la moral del abc, los insultos de es.radio y las tontunas de la razón.
La política corporativa está ajena a este tipo de comentarios. Ni por asomo lo fomenta. Pero en el trato diario, los directivos de segundo o tercer nivel, los verdaderos dominadores de la empresa (el 90? de los que mandan), solo quieren oir proclamas por el estilo.
Los que discrepamos, vamos entrando en un mundo clandestino, donde poder comentar con alguien noticias verificables, situaciones normales o medidas inteligentes sobre la crisis.
Esta es la asfixia. Si no sigues al pie de la letra las proclamas de la derecha eres un rojo, (no tengo nada contra los rojos), pero quiero poder opinar por mi mismo, sin ser clasificado por mis opiniones.
Es esto ser una persona políticamente correcta? cuando discrepo del 90% de mis compañeros directivos.

¡Pero vamos a ver, pepemari¡ Pero como te rodeas te este personal. Mira a ver si tienes sus correos, y te libras de ellos. ¡Es que me aburro¡ Si merodease por aquí personal con información, preparación, documentación. ¡Vamos aunque solo fuese con dos dedos de frente¡, pues motivaría a uno. Pero ya me contaras, lo de siempre: caca-pedo-culo-pis.

Claro que también puede darse que “lo hayan pillado”, y se digan, lo que ya te he dicho otras veces: que cabrón el Emilezola de los cojones (es duro, y cuesta, rebajarse a semejante lenguaje, pero es para que lo entiendan), sabe que no podemos decir que miente y manipula nada porque lo mismo nos “larga” la prueba, y nos hace pasar por doble ración de escarnio publico al que nos tiene sometidos.

¡¡La subida del IVA, será para pagar la nomina de los parados¡¡ Firmado: el Nobel de Economía, premio “Championg League”. Sin cortarse un pelo. Fijate con lo fácil que habría sido decir: vamos a obligar a Vera, Barrionuevo, Roldan...and Company, que devuelva “lo distraído”. Vamos a obligar a que la Fiscalia Anticorrupción entre a saco en Cataluña y Andalucía y recupere lo malversado, esquilmado, robado, dispendiado, saqueado por quien fuere. Caiga quien caiga.
De esta manera, no solo se equilibraría el P.I.B., el déficit publico. Estoy convencido de que hasta podría darse una paga extra (socialista y obrera, porque la del franquismo se sigue cobrando, no le ha afectado el Despiporre Histriónico, que son votos). Daría hasta para comprar deuda publica a EEUU, y mejorar la economía del país de Obama.

Esto señor no está muy sano que digamos... www.historiaslatinas.com

Madre mía... y encima se hace el gracioso.

Sublime, como siempre. Solo puedo decir Jesus, que tropa

Roja, no niego que existáis. Pero debéis ser o muy pocos o muy callados o ambas cosas. Porque la realidad es que ante esos ataques, incluso los más ditirámbicos y exagerados, la respuesta más habitual de la izquierda española es el silencio. A lo sumo una cierta crítica a los malos modos sin entrar en el fondo. Con cierta frecuencia incluso sumándose parcialmente al ataque, repartiendo las críticas entre los agresores de la derecha y los catalanes que por "sus excesos" motivan (¿justifican?) esas agresiones.

Y no es porque yo crea que Catalunya esté por encima o por debajo de España. Hay mucho criticable en Catalunya y en los políticos catalanes. Igual que hay mucho criticable en el gobierno de ZP, Garzón, la izquierda española en general, etc... Pero cuando se va más allá de la crítica, cuando se llega al insulto directo y a la mentira descarada, entonces desde la izquierda se reacciona... salvo cuando es contra Catalunya.

En fin, igual sí que hay reacciones y yo no las he visto. Pero casos como este blog me reafirman en mi impresión: que la derecha española insulte a Catalunya es algo que a la mayoría de la izquierda española no le parece que valga la pena destacar o criticar. Para muestra el sr. Izquierdo.

ADELANTE JM Izquierdo
Desde que murió Franco, hay que reconocer que la derecha alejada del centro político, nunca estuvo tan bien organizada como ahora. Estuvieron en la tranquilidad de quienes creyeron que el Rey continuaría con lo que el dictador pensó que dejaba atado y bien atado y, salvo el intento de involución del 23-F capitaneado por los reductos más ultramontanos del franquismo, el resto tuvo que disimular sus impetus antidemocráticos, pues les resultaba violento arremeter abiertamente contra la Democracia que todos los paises de la Europa civilizada estaban aplaudiendo.
Mientras gobernó Aznar, nada que objetar, pero eso de que tuvieran que soltar el poder antes de cumplirse otros 40 años, era algo que no entraba en sus esquemas y entonces fué cuando decidieron sacar toda la artillería que el capital y los medios de comunicación afines ponían a su disposición, para quitarse la careta y desplegar el juego sucio al precio que sea.
De ahí esa legión de intoxicadores, manipuladores, mentirosos, calumniadores, conspiradores, resentidos, golpistas, hipócritas, golfos, etc. que se pasean por las televisiones, radios o periodicos de la carcundia.
Por eso digo que nunca estuvieron tan bien organizados para no dar tregua en su labor de zapa hasta que consigan instalarse de nuevo en el poder.
A fin de cuentas si fueran mas honestos, esto entra en el juego democrático y yo lo entiendo así. Pero lo que no me cabe en la cabeza es que al final se inatalen con los votos de quienes son despreciados y explotados por estos señoritos acostumbrados a mandarles.
Al final va a tener razón el otro: ¡En el PP hay mucho tonto de los cojones!

Me da miedo esta justificación del racismo, de la violencia verbal, del placer de desinformar y de la manipulación consentida. Me da miedo también que se ponga de moda ser racista y hacer peinetas. Mañana nos despertaremos con un creacionista y/o negacionista sentado en alguna presidencia. A Dios rogando y con el mazo dando.

POR CIERTO ¿ESTE MEAPILAS DEL SANCHEZ GAGA, NO SE IBA A IR DE ESPAÑA SI ZAPATERO VOLVÍA A GANAR LAS ELECCIONES?....

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal