Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

15 mar 2010

¿Incorrectos o mentirosos?

Por: José María Izquierdo

Sanchez-drago300  Usted ve en la portada del Magazine de El Mundo la imagen de Fernando Sánchez-Dragó con camisa falangista, brazo en alto con el saludo fascista, y en la mano una chapa con las siglas LSD y le entra a uno como un poco de ternura. Lo primero es pensar, pobrecillo, le han pillado un poco digamos azumbrado en un sarao nocturno y le han gastado una broma de mal gusto. Ponte aquí, Fernandito, con esta camisita y así, con una chapa. Hay otras alternativas: ¿Estamos en carnaval y el insigne intelectual se ha disfrazado para la ocasión? ¿Se habrá dado un viaje con el alucinógeno que publicita y se está pegando un viaje de aquí te espero? ¿Acaso se encuentra cómodo embutido en esa camisa y haciendo el saludo falangista? Frío, frío. Avanzas en el ejemplar y de eso nada. La cosa va de que con este gallardo gesto políticamente incorrecto, El Mundo quiere denunciar cuánto sufren, Sánchez-Dragó y otros héroes de la libertad de pensamiento, la implacable persecución de una izquierda dogmática, a la par que ñoña, que les tiene ahogados, sofocados por tanta censura. Se trata de otra de las falaces teorías que tanto les gusta armar a estos chicos y con las que tanto hacen disfrutar a su incondicional público. Es teoría, además, muy de moda entre la muchachada de la caverna. Se hinchan a insultos soeces y descalificaciones groseras para a continuación, válganme sus caraduras, quejarse de cuán aherrojados se les tiene.

“¡Arriba la incorrección!”, titulaba la revista de El Mundo. Dentro, una advertencia previa: “Una actitud que cuesta caro”. Nos limitaremos a la entradilla, pero si les gusta el tequila arrancatripas pueden leer el reportaje entero en el Magazine de ayer. “Diga usted en público que le encanta rezar, que su sueño es ser ama de casa y madre de familia numerosa, que tiene dudas sobre el cambio climático, que los americanos son un pueblo indiscutiblemente superior o que desconfía de los gitanos. En ese momento, se habrá convertido en una persona políticamente incorrecta, pecado capital que en nuestra sociedad se paga con el ostracismo o el apaleamiento verbal”.

Hombre, verán. Nada que decir a cosa tan sinsorga como lo de rezar o ama de casa ¿Alguien conoce a alguien que haya sido apaleada o apartada por ello? Lo que ocurre es que si alguien dice que los americanos –o los vascos- son un pueblo indiscutiblemente superior es que es un racista; y si desconfía de los gitanos, simplemente por serlo, también. No son políticamente incorrectos, no, son racistas. Cada cosa como es. Y no vayan a creer que esta sandez se le ha ocurrido a El Mundo  porque sí. No, no, es “al hilo de la ‘peineta’ de Aznar a los estudiantes”. ¿Es el ex presidente otra víctima más o, quizá, un incomprendido por su valiente actitud políticamente incorrecta?

Es ésta, ya digo, teoría que les gusta a los faltones de la extrema derecha. Pero ocurre que la realidad demuestra lo contrario. Porque es justamente gracias a esta actitud de perdonavidas, de matón de barrio con formas gruesas y palabras bastas, por lo que esos héroes están en el machito de este surtido ejército de boquifrescos. ¿Quién iba a hacer el más mínimo caso a un tipo tan irrelevante como Salvador Sostres si no dijera las extravagancias que le publica tan cortésmente El Mundo? ¿Y a la panda de frikis de Libertad Digital, La Gaceta o  Intereconomía, si no mostraran ese denodado esfuerzo por sacar la cabeza con un improperio más humillante que el de sus jefes de filas, tan profusamente citados en este blog? ¿Cómo publicar algo si no les superas o, por lo menos, igualas, en infamias chocarreras? Citius, Altius, Fortius, que diría el Barón de Coubertain.

 

¿Está muy perseguido, por ejemplo, Herman Terscht  por decir cosas como “No queda un ‘milico mierda’ al que no sostenga (el gobierno de Zapatero) con entusiasmo. Desde Birmania a Venezuela”, o que “nuestro ministro de Exteriores se ha convertido en el mayor financiador de Al Qaida (supuesto rescate por la cooperante de Mali)”, o “que no sólo mienten como urracas parlanchinas”. Su segunda y sustituta de contratiempos nocturnos, Ana Samboal, también nos venía ayer con la monserga en La Gaceta: “Prohibido criticar”, titulaba una columna plagada de las mismas paparruchas. “Para unos todo es lícito (…) Otros deben guardar silencio o caerán sobre ellos todas las descalificaciones que recoge el Diccionario de la Academia. Así es el régimen del talante”. ¿Y no será que precisamente por decir uno y otra esas mandangas, cada día más obscenas, dirigen un informativo en Telemadrid y tienen columnas en periódicos? ¿Acosados o premiados Terscht y Samboal?

Rubal Ya en La Gaceta, recital bárbaro. Fotografía en primera página de un policía en activo en el País Vasco, al que acusan directamente de dar el chivatazo a ETA. A Rubalcaba, por este caso del bar Faisán, pero también por el GAL o el 11-M le caen unas cuantas coces. Lo normal. Pero es que hay en el editorial “Más cerca de la X del Faisán” una insidia, que retoman más participantes de la conga, como después les diremos, que no debemos dejar pasar: “¿Sabrán algo estas mismas entrañas turbias del Estado, de lo acontecido con el etarra desaparecido y muerto, Jon Anza?”. El resto, que es tela, palidece. ¿Están La Gaceta o su casa matriz, Intererconomía, acosadas por los poderes públicos? ¿Quizá una brigadilla de fans de Zapatero va a saludarles todas las noches con pancartas insultantes a la salida de sus oficinas? ¿El malvado Rubalcaba les ha mandado la Guardia Civil, quizá los Geo? ¿Han querido envenenar al gato? ¿Quién les abruma con nada? ¿De qué, pues, se quejan estos señores, si además de echar espumarajos por su boquita pueden presumir, paladinamente, de proclamarse políticamente incorrectos, que hasta luce distinguido en la barra del club?

Pero qué se puede esperar de los becarios, si los jefes de la partida se esmeran en el disparate. El Mundo, por ejemplo, también juega la mano de Anza. Cualquier cosa vale para ir dando pasitos en una insidia más, que lo mismo algún día hace falta: “Guardias civiles olvidaron sus armas en Toulouse a los 7 días de morir Anza”. Y un editorialillo incide sobre el mismo asunto: “La extraña coincidencia del hotel de Toulouse”. “¿Qué hacían allí esos guardias civiles?”, se pregunta, para seguir en el mejor estilo del trilero: “No es cuestión de especular (…) El caso tiene aspectos muy turbios, pero estamos seguros de que la Justicia francesa hará su trabajo”. Ahí vamos, echando miguitas por si alguien necesita el bocadillo.

O como lo hace hoy César Vidal en La Razón: “El conocimiento de los crímenes de Stalin podría dar un golpe de muerte a esa versión falaz de la guerra civil española difundida por ZP y sus paniaguados (…) No resulta extraño (…) que el PSOE, los comunistas y los nacionalistas catalanes se opongan a que la gente sepa la verdad”. ¿Conoce Vidal los miles y miles de libros, vídeos y películas que existen en los miles de bibiliotecas y de librerías españolas que cuentan, pormenorizadamente, todos los crímenes de Stalin? ¿Ángeles González-Sinde los ha prohibido, los ha requisado, los ha secuestrado? ¿Quién impide qué conocimiento a quién?

 

Se me olvidaba contarles que la famosa negociación con ETA progresa adecuadamente. Dice hoy Casimiro García-Abadillo en El Mundo: “Por decirlo de una forma suave, hay conversaciones (…) Por ello ha puesto en circulación el término ‘verificable’ para dar por bueno el esperado abandono de las armas por parte de ETA”. Pues venga, ánimo, no cejen en el empeño de colar la matraca, que ya hemos institucionalizado lo de “verificable”. Lo mismo hacen Gabriel Albiac –“Antígona en Nuakchott”, qué le vamos a hacer, es así de culto- y Juan Manuel de Prada –“Turismo solidario”-, ambos en Abc,  convencidos, sin el menor atisbo de duda, de que el gobierno ha pagado el rescate  de la cooperante de Mali. ¡A quién querrá engañar este gobierno de delincuentes, se dice Albiac! ¿Por qué hay que responsabilizarse de la vida de “estos ‘señoritos de nacimiento’, que ahora les ha dado por afiliarse a oenegés?”, nos interroga Prada.   

Despidámonos con Jiménez Losantos y un gran descubrimiento económico: “Estamos secuestrados por un Gobierno pirata y la subida del IVA es sólo una parte del rescate”. Qué orgullosa no estará Esperanza Aguirre. “¿Cuántas emisoras de TDT quieres más, Federico?”, le susurrará pizca pizpireta…

Hay 190 Comentarios

La "osadía" y "política incorrección" de Dragó es, una vez más, pueril, ridícula, patética y, por lo mismo, prácticamente inocua en comparación con otras incorrecciones, como pegar a la abuela o robarle a un indigente. A dónde cree que va con esta "valentía vanguardista"? A este señor, cuando éramos jovencitos, le leímos su novedad "Gárgoris y Habidis" (patraña amena sólo soportable hasta el segundo tomo, y nunca más leer al coñazo de Dragó!) y, presos de la admiración, asistíamos a sus conferencias para comprobar esa frescura de escritor y si coincidía con la de la persona....Pues sí, era un fresco que alardeaba de "reaccionario" y hablaba como fascista, nos hacía salir zumbando de los salones de actos para no llevar a efecto los impulsos de asesinarlo, lo cual para él sería una muerte muy divertida por "políticamente incorrecta"...asesinado por universitarios progres, él, un anarcofascista jactancioso de su "libertad" con las mujeres, las drogas, los saraos en el desierto....Menudo jeta.

La "osadía" y "política incorrección" de Dragó es, una vez más, pueril, ridícula, patética y, por lo mismo, prácticamente inocua en comparación con otras incorrecciones, como pegar a la abuela o robarle a un indigente. A dónde cree que va con esta "valentía vanguardista"? A este señor, cuando éramos jovencitos, le leímos su novedad "Gárgoris y Habidis" (patraña amena sólo soportable hasta el segundo tomo, y nunca más leer al coñazo de Dragó!) y, presos de la admiración, asistíamos a sus conferencias para comprobar esa frescura de escritor y si coincidía con la de la persona....Pues sí, era un fresco que alardeaba de "reaccionario" y hablaba como fascista, nos hacía salir zumbando de los salones de actos para no llevar a efecto los impulsos de asesinarlo, lo cual para él sería una muerte muy divertida por "políticamente incorrecta"...asesinado por universitarios progres, él, un anarcofascista jactancioso de su "libertad" con las mujeres, las drogas, los saraos en el desierto....Menudo jeta.

Este tio no tiene más que pellejo

NO SE TRATA DE FAVORITISMOS POLÍTICOS, SINO DE IMPUESTOS. Conscientes todos de que no sólo el Gobierno del PSOE aumenta los impuestos, pese al insistente empeño de la 'benefactora' Sra. Aguirre, por centrar la atención en ellos, desviándola de los que la Comunidad de Madrid y Ayuntamiento crea e incrementa en porcentajes abusivos, con un Madrid endeudado hasta las trancas, ¿qué hace UPyD, por ejemplo, que, en lugar de dedicarse a la palabrería, no convoca a los ciudadanos a una manifestación contra el Gobierno Regional de Madrid?. O ¿tendremos que ser los ciudadanos los que, por iniciativa popular, nos echemos a la calle, protestando contra la clase política en general, que sólo se acuerda de nosotros para VOTAR Y PAGAR LOS IMPUESTOS QUE LES MANTIENEN EN LA POLTRONA?. Señores, '¡Basta ya de hipocresías!'.

Gran columna dice: A ver Fernando Sánchez Drago ha sido toda su puñetera vida de izquierdas, anarquista para más señas como lo era un gran señor Que se llamaba D. Fernando Fernan Gómez, lo que pasa que viendo el panorama al que nos está abocando ZParo, el peor gobernante de este país en 250 años, pues claro no le queda más remedio que no ser de esta izquierda. Y lo de la caverna es que me da pena: los que no han salido de ella son precisamente los que han puesto esta etiqueta, panda de cromañones. Y estos se llaman demócratas. Con respecto a lo del comentarista colateral que dice que lo de Stalin es una entelequia, es que me río por no llorar, fue un dictador que exterminó junto con Lenin (En dos periodos distintos) a más de 70.000.000 de personas y eso esta más que demostrado, pero claro hay que leer libros de historia y no hablar de oídas porque me lo dijo mi vecina Puri.

¡Bravo! Gran columna.

Lamento llevar la contraria en el asunto, secundario en este artículo, del origen del tñitulo de la canción de The Beatles. Tanto el sr. Lennon como el Sr. MacCartney lo han repetido hasta la saciedad: no guarda relación con la famosa droga LSD, sino con la historia de una niña. Respecto de Sánchez Dragó:¿quién es ese señor?

Señor Dante, lo de Lucy in the Sky with Diamonds es por el LSD.

No creo que el sr Izquierdo desprenda mala leche, sólo asombro.

Este señor Dragó es un estrafalario. ¿Será malo desincrustar las heces con enemas lisérgicos? Toda esa mierda la regurjita despues por la boca y eso produce una insoportable halitosis. Nada tiene que ver lo politicamente incorrecto con el neofascismo disfrazado de liberalismo. Este tipo es un vividor y un sinverguenza en el sentido mas literal del término

Que no, hombre, que lo de LSD es por Lucy in the Sky with Diamonds (señor Izquierdo, un duende literario le ha puesto una zancadilla y con la mala leche de su cabreado post no ha hecho sino caer de bruces ante él). Qué mal casa el resentimiento con el sentido del humor ...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal