Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

23 mar 2010

La muchachada está cachonda

Por: José María Izquierdo

Obama250  ¿Si uno es biólogo, debe examinar sólo cachalotes, elefantes y águilas imperiales? ¿Acaso no es aceptable para un aficionado a esta rama de la ciencia iniciarse en el estudio de los gorgojos, un decir, o de cualquier otro tipo de coleópteros, e incluso de himenópteros, dípteros o lepidópteros? Hoy hemos elegido este azaroso camino de lo minúsculo, de lo liliputiense, y nos dedicaremos, primero, a pequeños seres vivos, pezqueñines, podíamos decir, tal que los economistas de los blogs de Libertad Digital y sus extraordinarias opiniones sobre el plan de Sanidad de Obama. Luego, si tenemos tiempo, nos daremos al lujo y la fantasía y nos adentraremos en el proceloso mundo de la microbiología, y les hablaremos de Periodista Digital, uno de esos llamados confidenciales en el que flotan, entre bacterias, virus y protozoos, numerosos blogs de muy distinto pelaje. Antes, el día.

A pesar de tener la jornada bióloga, ¿nos damos un respiro y hacemos como si no hubiéramos leído los sapos y culebras de Hermann Terscht, hoy centrados, por decir algo, en sacudir a Garzón y a quienes le apoyan? ¿Verdad que también me van a permitir librar un día de Alfonso Ussía y dejar de contarles las cosas que dice en La Razón de Joan Laporta, del imperio catalán, de los catalanes y de la lengua catalana? Les cuento, eso sí, que se pone “cachondo” porque en Buenos Aires puedan recibirle con un "Benvinguts".  Y es que la primavera ha puesto a la alegre muchachada, fiel infantería y botón de ancla, con la testosterona por las nubes. El marcial Carlos Dávila, el director de La Gaceta, sin ir más lejos, también dijo ayer en Las mañanas de Federico que estaba “cachondo como una mula”. Tomás Cuesta, en Abc, se nos pone rijoso: “Miedo da Carla Bruni, que es la encrucijada del ‘glamour’ y del riesgo.  Hoy por hoy, sin embargo, su dama es su refugio, su escudo, su sostén… ¿Un sostén sin sostén? Insostenible empeño”. Y Sánchez Dragó nos cuenta hoy en El Mundo que no pudo asistir en el 94 a la cremá de las Fallas por culpa de “un bollicao de buena factura”. Este año se limitó a admirar “de reojo el palmito de las falleras”. ¿Se han enterado, pues, de que Ussía, Dávila, Cuesta y Sánchez Dragó están cachondos? De Ansón no consta, pero sigue dale que dale con Bibiana Aído.  

Aquí siempre nos asombrábamos de la situación sanitaria en Estados Unidos, y nos espantaba la ferocidad de los detractores de la universalización de la atención médica. Cosa de yanquis, decíamos. Já. La Razón, palo al plan de Obama: “En Estados Unidos, la sociedad digiere mal la injerencia del poder político en asuntos que afectan a la libertad individual, y así es exactamente como debe interpretarse esta ley”. Al Abc tampoco le convence. “A los contribuyentes les cuesta creer que un gasto directo dedicado a subvencionar a las compañías de seguros servirá para ahorrar dinero”. Para ambos diarios parece que dar cobertura sanitaria a 32 millones de norteamericanos que carecían de ella es un gasto excesivo -¿superfluo, prescindible?- o bien una agresión a la libertad individual. Si así hablan los rollizos paquidermos qué no harán moscas, avispas y hasta las humildes hormiguitas. Veamos, por ejemplo, como ven esta afrenta a su religión nuestros próximos invitados, los chicos de Libertad Digital.

Y estos no son de Oklahoma o Alabama. Son de aquí mismo, alguno incluso de Teruel, pero para todos ellos la reforma sanitaria de Obama es un asco, una ley deleznable y un crimen contra la libertad. Veamos qué opina, por ejemplo, Alberto Acereda en dicho medio: “Si la ‘mañana en América’ de la que habló Ronald Reagan fue un período de liberalización económica y prosperidad para Estados Unidos, la aprobación hace unas horas de la ley de sanidad de Barack Obama marca la ‘noche en América’ (…) La Ley y su contenido (…) sigue siendo en sí un asalto a la libertad individual y una bofetada a la Constitución de Estados Unidos (…) La aprobación final de esta horrenda ley…”. ¿Les sirve para calibrar la valoración?

En el mismo sitio, un colectivo llamado GEES, Grupo de Estudios Estratégicos, habitual en la casa, tampoco es muy partidario: “La perspectiva del incremento de la dependencia estatal y correspondiente contracción de la iniciativa y de la responsabilidad individual sobre las que se ha asentado la grandeza del país, es motivo más que justificado para rechazar de plano el proyecto”. Y por si no quedaba claro: “Cuando se habla de la amplia panoplia de dudosos métodos usados por Obama (…) puede empezarse por la obvia manipulación de las cuentas, presentando, contra toda evidencia, la financiación del nuevo sistema como economizador de recursos y reductor del déficit público, inflado ya elefantiásicamente por Obama a propósito de la crisis”.   

Les hablaba de la microbiología y los numerosos blogs de Periodista Digital. En uno de ellos, buscando, buscando, hemos encontrado a Manuel Molares do Val, todo un veterano de la profesión, y su artículo titulado La Sección Femenina y la Sección Feminista”. Adentro y sin respirar: “Quienes recuerdan la Sección Femenina de la camarada Pilar Primo de Rivera afirman que tiene su versión progresí en la Sección Feminista de la compañera Bibiana Aído, que pretende crear estudios y un funcionariado de feministas profesionales para repartirse por el país con tarjetas rojas y juguetes eróticos”. ¿Les gusta el arranque? Pues no se priven, que es gratis, y tras diversas alusiones a los vibradores o el aborto, Molares centra la cosa: “(…) volviendo al paralelismo de ambas Secciones, Femenina falangista y Feminista zapaterista, observemos que sus cuadros y afines siempre contuvieron un elevadísimo porcentaje de lesbianas, dato que no debe ocultarse solamente por corrección política”. Recuerda Molares que “durante el franquismo no había tanta represión de homosexuales como exigencia de discreción. Eran señoras poco resentidas, bastante liberales y trabajadoras: ayudaron a hacer evolucionar el régimen”.

La situación, dónde va a parar, ha empeorado: “Ahora, en plena libertad, hay organizaciones de lesbianas dignas y nada oportunistas. Pero el lesbianismo militante zapaterista existe para exigir subvenciones, es bronco, alberga mucho rencor contra los hombres sólo por serlo, y misionero con las adolescentes, algunas veces acosador, incluso podría verse como pederasta, y presenta la experiencia homosexual como necesaria y ‘cool’". Y acaba: “Resumen: las militantes político/feministas progresís se han descontrolado glandular y gandulmente, reclaman plazas funcionariales y derecho a reproducirse dentro del funcionariado como esporas que se esparcen para crear más ligues-funcionarias…”.

 Ayer dejé algunas cosas del fin de semana sin recoger porque ya íbamos demasiado largos y conviene aburrir lo menos posible. Por ejemplo, que a Ángela Vallvey le ha molestado que se la incluya en la caverna. A ella, “que es anarquista ‘libertarian’ y de clase obrera”, dice en La Razón. Vaya por dios, quién habrá hecho semejante cosa a esta joven, que tan libertaria y proletariamente escribía a raíz de las manifestaciones de CCOO y UGT que en “en Subvencionlandia han gruñido por fin los sindicatos. Pero no han ido a la huelga, sino de manifestación (…) tímida, lisonja de amantes que se acarician con las uñas”. Más gracia aún tiene un conmovedor y patético artículo del sin par Salvador Sostres, otro que también debe ser anarquista ‘libertarian’, lo menos, que se suelta un corajudo y valiente artículo, bien que pedregoso en las formas -se ve que ha trabajado más la expresión oral en platós de telebasura y otros lugares de similar interés cultural-, en defensa alcazariana de El Mundo… en El Mundo.

Un tío este Sostres. ¡Qué arrojo!

Hay 114 Comentarios

LO QUE NO LE PERDONAN A OBAMA ES QUE ES UN
hombre DE BIEN

Thanks you for share your what one sees and hears ,thank you post so interesting news ,it give us funny,give us happy.

me gustaria que escribieran retailas no comentarios ok

No puedo por menos que sentirme triste por los panfletos leidos en esta columnas. O sea lo importante en España es si cuatro sinverguenzas afiliados al PP han sido corructos, si las declaraciones de Mayor Oreja son o no ciertas, si vuelve Cascos a la politica: Esto es lo que realmente preocupa a los españoles, el paro los impuestos, la inseguridad, el poder adquisitivo, el futuro de nuestros hijos, las mentiras del gobierno que no han dicho una verdad en su vida, todo esto es un lunar que tenemos en la espalda que no alcanzamos a tocar. Lastima de pais, y pobres gentes.

eres un payaso!

Muy sencillo.

El plan de Obama es un atentado contra la propiedad privada y por lo tanto contra la libertad.
Y no, no es moral que para curar la enfermedad del vecino tengan que robarme el televisor.

Publicado por: ANTONIO | 24/03/2010 10:02:17
somos del PP Fútbol Club, y del PSOE Fútbol Club, y sólo entendemos de dogmas.
.
Estimado Sr, Antonio, Acaba Usted de poner el punto sobre la i, la realidad es que los Españoles tenemos mucho de hooligans, aunque esta palabreja inglesa no defina muy bien ese concepto, prefiero decir que somos muy parecidos a nuestros hermanos Argentinos en cuanto a temas futbolisticos.
El hecho de que la política se este radicalizando tanto, esta influyendo de tal manera incluso a personas que ni tan siquiera creemos en la politica, y digo creemos por que soy el primero que no creo en la política, a estas alturas tengo que decir que soy de ese 40% que no vota, no se si esto me excluye de opinar sobre política, pero aun así lo hago, simplemente para intentar desenmascarar lo que llamamos política hoy día, que no es ni mas ni menos que a mi corto entender un fin para llenarse los bolsillos a costa de las ilusiones del pueblo, a las pruebas me remito, cuantos han pasado por la política salvo honrrosisimas excepciones se han llenado los bolsillos a espuertas, en todos los niveles de la política, de ayuntamientos al gobierno, todos.
En este foro de comentarios, no defiendo al partido en el poder, el que lo piense esta muy equivocado, como todo tiene sus cosas malas, menos malas y casi buenas,
Pero al cesar lo que es del cesar, lo que me escandaliza y me repatea, es esa defensa a muerte de ciertos medios y de cierta gente, que sin animo ninguno de esclarecer las certezas de las mentiras, dan todo por bueno, que insultan al mínimo común del intelecto con falacias y tonterías queriendo hacer al ciudadano una marioneta a su antojo.
Tiene razon Estimado Antonio, merecemos que nos saquen tarjeta roja y nos dejen sin ver ni escuchar este partido que es España, esperemos que solo se quede en eso, en un partido de sanción, y no seamos unos hooligans y nos dejen otros 40 años de nuevo fuera de este fútbol que es la historia.

Señor Zola,

Su pregunta es harto sencilla de contestar y seré yo quien lo haga. El tan facilmente presumible superhabit del que usted, ilustradísimo, nos habla, procede del más que turbio mundo de la construcción que otro ilustrísimo como usted, el señor Aznar que en paz (de gobierno, se entiende) descanse. Recordemos que en la costa española (sólo en el litoral mediterráneo), en el curso 2006 se construyeron más viviendas que en Francia y Alemania (sumadas las de ambos.) El hormigón fue muy rentable y dio mucho superhábit, sobre todo, a los no pocos trepas que no sintieron escrúpulo alguno para inflar el mercado inmobiliario.
Sé de qué hablo porque he trabajado en un estudio de arquitectura. Y cuando una vivienda que ayer costaba 40 millones pasa hoy a costar 25 sin haber cambiado ninguna de sus calidades... um... es un poco raro, ¿No?

Pero claro, eso es superhábit, es una deuda ínfima... y no se cuestionan. Pues ese superhábit sencillo y goloso cual panal de rica miel en el que la cohorte de Aznar que, con legislación que por cortesía calificaré sólo de "laxa", bien puso sus patitas y libó, libó y... (y continúa libando...) nos ha hundido ahora en la miseria, cuando se ha demostrado que ese sistema de enriquecimiento era ficticio (bueno no, para quien se ha llevado su buena parte del pastel, no ha sido nada ficticio.) (Y ojo, que los del "otro bando" no tienen menos culpa, que llegaron al gobierno en 2004 pero dejaron el tema de la construción tal como estaba, que rendía muchos beneficios y no era plan tampoco...)

Y por lo demás, señor Zola, sean cuales fueren sus ideas, le insto a que nos respete a los demás. Porque no porque pensemos distinto de usted, somos más vagos ni más maleantes, ni más "fumaos". Por ahí precisamente es por donde empieza el respeto que, ahora sí que personalizo, ni usted ni casi ninguno de los suyos conoce...
Por cierto, señor Zola, ¿No era eso lo que pensaba nuestro grandísimo Francisco de Franco de Bahamontes, eso de los vagos y maleantes? Me encantan los "demócratas bien informados" como usted... continúe así, señor Zola, es un grandioso ejemplo para nuestra sociedad... de vagos y maleantes.

Tari... Vos tenés razón...

Pero aquí a mi casa no llega un cierto tufillo... Llega toda la peste de la ignorancia de este país.

Cierto, no se consigue nada sólo mirando. Como tampoco se consigue sólo insultando. Este blog, como casi todos los de política en este país, es lamentablemente un diálogo de sordos, porque nadie arguye nada, y tampoco nadie hace por creer los pocos argumentos que los otros puedan poner sobre la mesa. Porque antes que humanos, somos forofos, claro: somos del PP Fútbol Club, y del PSOE Fútbol Club, y sólo entendemos de dogmas.

No, no me creo dios, ni nada por el estilo. Yo también tengo mis ideas. Pero entiendo que de nada sirve esta guerra absurda de retahilas de comentarios del pelo y la profundiad de: "yo tengo razón" / "no yo" / "tú no que eres un rojo" / "pues tú menos que eres un facha".
Me reitero, no me creo dios, pero no ello dejo de ver que la abrumadora mayoría de personas que han escrito "su opinión" en este blog lo han hecho para "llevar la razón", fuera de cualquier intento de aportar nada...
Yo no soy dios, pero eso, ¿de qué sirve?

Mi comentario tampoco significaba que mire por encima del hombro a nadie. ¿Me considero superior que las personas que aquí son incapaces de argüir? No, pero humildemente (valga la paradoja), me considero mejor formado que cualquier persona que no sepa argumentar sus ideas.
Y por otro lado siempre me va a dar lástima cuando vea a un forofo del "Fachas Fútbol Club" o del "Rojos Fútbol Club" hablando sobre la guerra como abuelos cebolletas. (¿Os habéis fijado? En este país sólo los mayores de ochenta podrían hablar de ese período... son irónicamente los que más callan... y los más escandalosos, los que no conocieron la guerra ni lo que vino después... Decidme si no es estúpido defender -o criticar- algo que no se ha conocido.)

1 2 3 4 5 6 7 ... 11 12 Siguiente »

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal