Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

12 abr 2010

Apunten, fuego, que es Bibiana

Por: José María Izquierdo

Aido Llevan meses dando caña de forma inmisericorde a la ministra Bibiana Aído. Uno tiene la sensación de que empezaron a aplaudirle la cara incluso antes del 12 de abril de 2008. Desde aquel día en que Zapatero dio cuerpo al Ministerio de Igualdad, ha sido el blanco favorito de cuanto comentarista de postín quiera aparecer como el más grosero de entre la tuna de la alegre muchachada. Miembras, como broma, mapa del clítoris, como indicativo de por dónde va la guerra, o Ley del Aborto más en serio, han marcado de polémica casi cada una de sus actuaciones. La última ha sido el papel de la mujer en los cuentos clásicos o populares, de la Bella Durmiente a Caperucita pasando por Blancanieves. No será este catavenenos, de él nada de esto se espera, quien defienda a tal o cual ministro o ministra, tal o cual acepción del diccionario. Ni en este caso, que qué quieren ustedes que les diga, ni en ningún otro. Pero es que llama la atención la unanimidad en la víctima a abatir, la utilización del nombre y el despectivo escamoteo de su apellido, así como la virulencia en el insulto de la fiel infantería. Peor aún, en esa pelea de reojo que llevan entre ellos de ser a cuál más gracioso, se miran gallitos en el espejo al acabar su diatriba y deben decirse, ufanos de conocerse: esta chocarrería no me la mejora hoy el Ussía, o el Albiac o, si ha quedado muy, muy grosera, ni el Terscht. Y es que son tan divertidos, nos reímos tanto con sus gracias … Un volcán de ingenio y frescura, podríamos decir.

Jon Juaristi, "Blancanitos", en Abc: “Érase una vez un ministerio lleno de brujas piradas. Por supuesto, se trata de un cuento, nada que ver con la realidad. En un país de fábula había un gobierno presidido por un elfo cretino. Otro ejemplo tomado de la más rigurosa fantasía, que a lo mejor resulta tan útil como el anterior para ir preparando una colección de relatos infantiles no sexistas, en sustitución de las historias de Blancanieves, Caperucita Roja y la Bella Durmiente, textos responsables, según la ministra Aído, de la propensión de generaciones y generaciones de machos ibéricos a la violencia de género (o a la pedofilia, si optaban por el celibato)”.

César Vidal en La Razón, Los cuentos de Aído. “El Ministerio de Igualdad es un engendro inútil, sectario y carísimo, pero hay que reconocerle también una capacidad envidiable para provocar las carcajadas de aquellos que todavía conservan el sentido común (…) Me atrevería a decir que la Ministra de Igual-da-que-me-da-lo-mismo odia los cuentos infantiles por la sabia decencia que transmiten generación tras generación. Por ejemplo, sus protagonistas (…) son leales, valientes, respetuosos de los mayores defensores del débil, obedientes a los padres, leales a su patria y desprendidos, o sea todo lo contrario del ideal progre". No creerá Vidal que vamos a repetir aquí sus impúdicas referencias a comentaristas bajitas o a tertulianos de pelo blanco…

José Luis Martín Prieto, en La Razón, Caperucita Roja.Siguiendo el entrecruzamiento de los cuentos, a Blancanieves no la despertó de su letargo envenenado el Príncipe Azul sino el beso de Pedro Zerolo, que le hizo expulsar el trozo de manzana con el tósigo. La versión oficial es machista y conviene introducir un elemento gay salvador en la suerte de la hermosa”. Pero MP sabe por qué pasan estas cosas horribles: “La Física enseña que todo espacio vacío tiende a llenarse, aunque sea de mierda. Tal es el caso del Ministerio de Bibí, quien todos los días ha de inventarse una estupidez para dotar de contenido a su continente. La chica, que canta el himno a los hombres andaluces, se supera. ¿Pero hay algo más machista que el flamenco, que es de lo único que sabe esta jovenzuela jacarandosa? En cuanto el lobo se recupere la comerá. 'Hola mi amor, yo soy tu lobo. ¿Abortas?'”.

Ernesto Sáenz de Buruaga, La Razón: “La ministra de ‘igual-da’ es una máquina de ocurrencias. La última, vetar cuentos 'sexistas' como 'la Bella durmiente' o 'Blancanieves'. Gran idea. Nuestras madres, nuestras abuelas, nuestras profesoras, nosotros mismos, hemos vivido en el error de contar estos cuentos, que eran dañiños para la formación de nuestros pequeños. Ha tenido que venir Bibiana a sacarnos del error desde su inteligencia natural y nada sectaria (…) Ésta es mi Bibiana, la ministra de España que pasa por encima de cientos de miles de mujeres más preparadas por un capricho o una cuota bien barata. Y ahí sigue. Un insulto a la igualdad y a la inteligencia”.

Alfonso Ussía, en La Razón, se esmera en elaborar un cuento de un ingenio arrasador: “…Blancanieves está preocupada por su mapa del clítoris, y los enanos se enfadan bastante. Llegan de la mina y la casa está desordenada, sin hacer.  Además, Blancanieves ha comprado latas de conserva para no cocinar, y ha organizado en una dependencia de la casita un taller de masturbación.  Termina liándose con el Mudito, queda embarazada, y a las doce semanas decide abortar porque lo que lleva dentro de sus entrañas es un ser vivo pero no humano".

No quiero dejar de señalarles que hoy, por fin, Ussía se refiere al Gürtel, si bien, claro, de aquella manera tan sui generis que gasta nuestro amigo: “Sólo un triunfo holgado del Partido Popular puede terminar con la pesadilla de sabernos gobernados por un especimen inclasificable como Zapatero (…) Pero Rajoy lleva un año huyendo de su enfermedad, la pusilaminosis, y ha preferido eliminar sus dolores con pastillas de Omeprazol. ¿Bárcenas imputado? Bárcenas a la calle. El PSOE está podrido de casos de corrupción, pero tiene una ventaja sobre el Partido Popular. No le importa y, menos aún, a sus votantes”. Por si nos le ha quedado claro, que alguno de ustedes será progre y por tanto, corto de entendederas, Ussía lo repite, mejorado: “Los socialistas no necesitan pedir perdón a la sociedad, porque no entra en su código moral.  Rajoy sí. Rajoy está obligado, por su propia formación personal”. Eso, no como los socialistas, que los más selectos salen de porquerizas, y no de colegios de pago, como Rajoy.

Juan Manuel de Prada, Abc. "La ministra Bibiana ya nos había anticipado que abortar es algo tan banal como ponerse tetas; ahora descubrimos que abortar puede ser tan ventajoso como ir al cine en el día del espectador o a unos grandes almacenes en la semana mágica (...) Según nos informan, varios mataderos infantiles de Andalucía ofrecen descuentos del veinte por ciento a las jóvenes que, a la hora de abortar, exhiban el carné joven que expide el Instituto de Juventud de la Junta (…) Para Eichmann, los judíos eran una masa indiscernible, piojosa y gemebunda, una informe agrupación de seres acaso vivos, pero en ningún caso humanos, como para la ministra Bibiana son los fetos”.

Hoy, por cierto, Prada cambia de diana y se encara con el ministro Gabilondo, para advertir a sus lectores de las aviesas intenciones que guían al ex rector a la hora de proponer un pacto educativo, porque ya se sabe “las ideas que a un ministro de progreso parecen interesantes (…) y cuyo objetivo final e irrenunciable consiste en completar una ingeniería social: postergación de las Humanidades, exaltación del igualitarismo y negación del principio de autoridad, utilización de la enseñanza como vía de adoctrinamiento e infiltración ideológica; a lo que en breve sumarán una asignatura de educación sexual, que es como finamente denominan la corrupción de menores”. 

 

Les tengo dicho que en La Gaceta van sin melindres, tal debían ir los ejemplares machos en la prehistoria con su garrota al hombro. Sección El tonto contemporáneo:  “Cada vez que habla sube el pan y baja el nivel mental del Gobierno Zapatero. Aído sorprende por su gran superación como ‘la tonta de ZP’. Dijo que ‘abortar es igual que ponerse tetas’, más tarde añadió que no está claro que las mujeres engendren seres humanos, que sólo son seres vivos. Y ahora dice que las rebajas para abortar en Andalucía son tan buenas como las de ‘otras 4.000 empresas’. ¿Se puede ser más cretina? No”.

     Después de esto, hasta David Gistau, en El Mundo, “Arresten al  Príncipe azul", parece una carantoña a la ministra…

Diría yo que en este diario andan hoy muy sosos, no sé si un poco deprimidos por la victoria del Barça: “El Madrid necesita un entrenador de primer nivel”, dicen en un editorial. El Abc dedica su noble Tercera página a “El cultivo de la diferencia". Y su autor, el catedrático Ricardo García Cárcel, dice: “Hoy, más que nunca, se vierte desde Cataluña un discurso victimista que tiene como eje ideológico permanente l presunta catalonofobia que emana del mítico Madrid. Se citan repetidamente las viejas acusaciones contra Cataluña, des los juicios despectivos de Quevedo”. Ya podían haber elegido otro día para hablar de conflictos entre Cataluña y Madrid, la verdad… 

Permítanme unas perla del muy moderno El Mundo, que al menos en la edición de Andalucía publica un artículo de… ¡Agapito Maestre!. Ya se imaginan que es tan optimista, alegre y confiado como de costumbre: “…situación espiritual que domina la política española: la muerte de la nación. De España. El terrorismo, el separatismo, y el socialismo están venciendo. Controlan, dominan y ejercen su poder con brazo de hierro…”.

 

Y ayer, La Gaceta, por dos euros de nada, ofrecía a sus lectores el primero de una serie de dvds inspirados en el exitoso programa de Intereconomía TV España en la Memoria, que abarca el periodo desde el inicio de la Guerra Civil hasta nuestros días. El autor es Alfonso Arteseros, del que recogíamos hace unos días su oportuna entrevista al ya algo renqueante líder ultraderechista Blas Piñar. La serie recoge testimonios de todo tipo, contaba el autor en una entrevista promocional en su periódico, como “declaraciones de Juanita Reina en las que cuenta que su éxito Capote de Gran Ayoro fue compuesto por la muerte de Manolete”. Más apasionante aún es lo que nos aguarda en el tercer dvd, que versa sobre la posguerra: “Es una época fascinante. Desde el look de los españoles de aquella época –el de las mujeres con el peinado arribaespaña y los zapatos de topolina-, esos españoles que se daban la vuelta a la chaqueta…” ¿Les gusta esa ‘apasionante’ posguerra de Intereconomía y La Gaceta? Parece mejor que la de verdad, con sus fusilamientos y las cárceles llenas de presos políticos…

Revanchistas, somos unos revanchistas.

Hay 258 Comentarios

Que existe una rivalidad entre sexos es una realidad incuestionable y se debe básicamente a diferencias de mentalidad y de ver las cosas. No podemos cambiar tan fácilmente, por que nuestras madres (mujeres no nos olvidemos) nos han criado de una manera netamente machista. Hasta hoy, el "nene" no toca nada en casa, sus hermanas son su séquito por que mamá quiere que su imágen sea la de una Santa abnegada. Hasta que eso no cambie y seamos iguales desde el comienzo, toda esta polémica seguirá un día tras otro. Lo que no se puede hacer es poner una chica en un ministerio que cuando abre la boca dice barbaridades como la de los cuentos infantiles con la que se llevó el Oscar a la ignorancia. Estos cuentos no son machistas, se los quiere interpretar como tales, son historias escritas en otro tiempo con otra realidad y otra crítica social encubierta como muchas fábulas de animales, sin que por eso la sociedad protectora de ellos genere un escándalo por ellas. Creo personalmente que las críticas son fundadas pero se quieren esconder detrás de la excusa que son por su cargo y en realidad es por su falta de visión amplia sobre un tema tan delicado como la igualdad, que tiene que empezar por nosotros mismos, no imponiendo cuotas sino designar a la(o a el) mejor y no al que le toca del partido.

Que bien Pilar!
Ya somos dos!
Y sé que hay muchas más!
:-)

LidiaG, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Eso mismo que cuentas ya lo pensaba yo cuando tenía 20 años y te aseguro que tengo muchos más.
Das es en el clavo cuando dices si tienes que pensar que las descalificaciones son un rechazo a la igualdad de sexos. Yo estoy segura, la gran mayoría no lo reconoce pero en realidad es así. Hacer diana en Aido es sólo una circunstancia, tengo clarísimo que si no fuera Aido la ministra sino alguien tan bien valorado como por ejemplo Trinidad Jimenez, las críticas serían las mismas.

Por cierto, se me pasó decir en mi anterior comentario: HAY MILES de mujeres cuyo papel en la historia fue importantísimo ... pero por desgracia NADIE me lo contó cuando era niña ¿por qué?

Hola,

Sólo unas cuantas palabras (llego tarde a la actualidad del post), cuando era niña y leía los libros de historia que me mandaban en el colegio, siempre me preguntaba ¿dónde habían estado las mujeres? ¿no había mujeres en aquélla época?

Empecé de niña, y seguí de adolescente preguntándome por qué las princesas de los cuentos no podían salvarse solas, por qué tenían que ser todas bellísimas pero incapaces de defenderse. Siempre y hoy, ya adulta, me pregunto por qué me muestran repetitivamente la imagen de una mujer con la que jamás me he podido identificar, por qué siempre una mujer débil, una mujer que tiene un papel accesorio, que está de adorno?

Y cuando participo en alguna reunión siempre me pregunto por qué las mujeres que veo se expresan como si tuvieran miedo a parecer agresivas, poco femeninas, o demasiado fuertes ... o poco delicadas.

Yo solo veo que quien ataca por atacar, sin entender cuál es el fin o el objetivo de una medida, y si ese fin u objetivo es necesario, está demostrando cuál es su problema ... el no ver que hay más puntos de vista que el suyo propio ...

No voy a llamar machista a nadie, sólo voy a decir, que toda mi vida he estado frustrada por no encontrarme en el papel de mujer que la sociedad me ofrecía.

Si en lugar de inferir insultos viscerales contra la Ministra (con la que puedo o no estar de acuerdo) se tuviera la suficiente humildad y generosidad para ver dónde está el PROBLEMA y se hiciese el esfuerzo de poner las células grises al servicio de todos, no de un sector rancio y anclado en el pasado y en el inmovilismo, quizá todos llegaríamos más pronto a lo que se pretende: la igualdad.

¿Debo suponer que el emplear todo el esfuerzo en las descalificaciones gratuítas es un rechazo a la igualdad entre sexos en esta sociedad?

Con una enorme tristeza, me contesto ... creo que sí.

Dura vida, esta del periodista asalariado, porque tener que comulgar con ruedas de molino y tener que hacer de esta Sra. Aído un dechado de capacidad intelectual, cuando hasta el tonto del pueblo se queda asombrado cuando abre la boca, pues no sé... Sr. Izquierdo, de verdad que lo siento por usted. Pues que a una ministra haya que darle clases elementales de biología, pues bueno, si no es de sanidad... pero que ahora haya que explicarle nociones tan elementales como lo que es el tiempo y la historia, y las configuraciones y los cambios sociales, esto ya me parece demasiado. Lo siento, esta señora es, respecto al cargo que desempeña, una chapuza más de este gobierno, que, si le sumamos la oposición, nos ofrece un fiel retrato de la España cañí, chabacana, insolvente y majadera que bajo Franco todavía tenía disculpa, por eso de: si no nos dejan hablar, por lo menos montemos un sarao. Hoy, ya no. Por favor, Sr. Izquierdo, no se sume a este aquelarre de tonterías, que ha de pasar, pero las palabras quedan.

Aquí el problema radica en ver si esta señora está preparada para el cargo que viste y la respuesta ha de ser negativa. No se puede pasar de ser un cargo secundario (por darle algo de enjundia) en la subsección de la subdirección de la dirección general de "Flamenco" en la Junta a ser ministra. Y si se hace, como esta señora, es por las conexiones que ella (o su padre, para ser más exactos) tiene. No voy a entrar a valorar si sus decisiones son o no acertadas (la mayoría me parecen una soberana chorrada) pero si entiendo que esta señora no es más que otra enchufada que llega arriba en tiempos del socialismo y ya van much@s!!!

Lamentablemente, el desorientado Vicente Verdú se ha unido a esta tropa. Bibiana merece todos mis respetos. Esta panda de insultones baratos no hace sino revalorizar su difícil y plausible labor.

Maria me parece muy bien que tengas los hijos que te parezca y que puedas, incluso me parece que esta en tu derecho de preparar los cuentos que te de la gana.
Ahora bien procura educarlos un poco mejor de lo que esta tu., igual que tu llamas a la ministra, caradura, aprovechada y descarada, me imagino que aceptaras que ati se te pueda llamar hija de puta y eso no esta bien.

Esta ministra es de los miembros del Gobierno peor valorados. Por algo será.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal