Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

22 abr 2010

De insidias y otras acepciones

Por: José María Izquierdo

La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín  Vámonos de diccionarios: Real Academia de la Lengua. Insidia: “1.- Asechanza. 2. Palabras o acción que envuelven mala intención”. El Diccionario ideológico de la lengua española, de Julio Casares, ofrece sinónimos del sustantivo: asechanza, maquinación, trampa, emboscada, estratagema; y del verbo insidiar, armar trampa, armar celada. El de María Moliner introduce una acepción más: insinuación malévola y remite a trampa. Sinónimos en esta última acepción: ardid, argucia, malas artes, emboscada…Manuel Seco, Olimpia Andrés y Gabino Ramos, en su Diccionario del español actual, en la entrada b) de la primera acepción, definen así la insidia: Dicho o hecho que implica mala intención. Y hasta da un ejemplo de Buero Vallejo: “-¿O es que no quieres que se tambalee el tinglado de esta casa para que no peligre tu manutención?. – No contestaré a esa insidia”. Hoy vamos a hablar de Carlos Dávila, de César Vidal e incluso de Pedro J.. Y les obsequiaremos, estamos que lo tiramos, con un par de perlas. Más negras que su suerte, eso sí.

Arrancamos con una referencia a El Mundo, sólo para que escriban este nombre en letras bien gordas en un lugar donde puedan volver a él con facilidad: Ramón Moreda. A ver, otra vez: RAMÓN MOREDA. Resulta que el ministro de Fomento, José Blanco, ha nombrado presidente de Comfersa, una filial de Renfe, a este señor. Título del periódico de Pedro J.: “Blanco premia al gerente del PSOE que ‘lavó’ dinero de Filesa”. Ya en letra más pequeña la cosa es un poco distinta: “Fue imputado por delito electoral [en el año 1995] pero no llegó a ser juzgado por prescripción al cambiarse la ley”. Hombre, entonces a lo mejor no se puede decir que fue un chorizo y que ‘lavó’ dinero, porque ningún juez pudo no ya juzgarle, si no ni tan siquiera sentarle en el banquillo por haber cometido tal operación delictiva.  La foto de portada acompaña como unas verduritas tiernas a la lubina, con gusto y acierto: Ramón Moreda con Zapatero –La conexión de Las Rozas, la llama- porque el primero fue candidato a la alcaldía de Las Rozas y el hoy presidente del Gobierno fijó su primera residencia en esa localidad madrileña. La foto es del 2003 y se ve a ambos en la votación de las elecciones regionales de aquel año. Ya digo: recuerden el nombre, que nos van a bombardear con él por tierra, mar y aire...
Y no se olviden de releer el comienzo del blog. 

En La Razón, página 10, Ignacio Villa escribe hoy un sentido homenaje a Samaranch: “El gran embajador”. “Sin Samaranch”, dice Villa, “el deporte español se queda huérfano. Su trabajo fue incansable y sus resultados irrepetibles”. Y en la página de enfrente, la 11, César Vidal no cede ni un milímetro y sigue a lo suyo: “El triunfo del bolchevismo en Rusia significó un golpe de consideración para la visión democrática de la legitimidad política” Debe compararla, se supone, con la innegable visión democrática de los zares. Así de atrás se va Vidal para equiparar –que ya es contorsionismo dialéctico- aquel golpe con la situación que se vive aquí y ahora ante el conflicto del Constitucional y el Estatut: “Si los tribunales se pliegan ante los que impulsan visiones alternativas de la legitimidad, podemos dar por liquidada la democracia”. En fin, ya saben ustedes lo de las témporas.

Pero ya que tenemos aquí a estos compañeros en el papel y enemigos en las ondas, vamos a convertirnos en Sálvame de Luxe y vamos a contarles algunos secretos de alcoba de esta singular pareja. Un trío, diríamos, si se introduce al tercero de la cosa: Federico Jiménez Losantos. Una apasionante historia de amor y odio, que diría la publicidad de una teleserie venezolana. Y es que ya saben ustedes, y si no se acuerdan les refresco la memoria, que la pareja de hecho Jiménez Losantos y César Vidal acabaron como el rosario de la aurora –por ajustarnos al caso- en la COPE y a la tompada con sus directivos, incluidos no pocos obispos. Para sustituir a Federico, la emisora de los obispos echó mano de uno de los contertulios habituales de la casa, que además era director de informativos de la cadena religiosa: Ignacio Villa.

Ahora, estas buenas gentes de Sichuan han esperado a los datos del Estudio General de Medios para comprobar la bajada de audiencia de Villa respecto a Jiménez. Tanto se les ve relamerse que Vidal, carialegre, no ha podido resistir la tentación en su blog y allí escribe la siguiente maldad: “Hace unos meses tuve que salir en defensa de Alfonso Coronel de Palma al que algunos querían convertir en chivo expiatorio del desastre de la COPE. Tengo que hacer lo mismo con Ignacio Villa al que en estos momentos algunos desean sacrificar para que lleve sobre los hombros todas las culpas de la agonía de una cadena que fue, oficialmente, la segunda de España y que ahora es la quinta. Conocí a Ignacio Villa gracias a sus columnas en Libertad digital. Era duro, agresivo, contundente, con un estilo que, llevado a la radio (…) encajaba a la perfección con Federico. Creo que ésa era la razón por la que Federico lo apreciaba enormemente e incluso llegó a pensar en promocionarlo todavía más que como jefe de informativos de la COPE, un cargo que Ignacio Villa debía de manera directa a Federico (…) Cuando llegó la hora de nuestra expulsión de COPE, para sorpresa de no pocos, Villa eligió bando y fue premiado con la dirección de La Mañana. (…) Es posible que el desastre hubiera sido menor si Villa se hubiera mantenido en su estilo de siempre (…) Y ahí vino su equivocación más trágica. Adaptándose a los nuevos rumbos de COPE, Ignacio Villa se distanció de lo que había hecho la cadena en la última década y media y asumió un estilo blando y apaciguador que no le correspondía y que no resulta verosímil. De la noche a la mañana, él – que se complacía en llamar Pepiño a José Blanco, una conducta que tuve que afearle suavemente más de una vez – pasó a llamarlo don José y a colmarlo de lisonjas junto a María Teresa Fernández de la Vega, Bono y la más diversa cohorte de nacionalistas catalanes y gallegos”.

¿Les gusta el ajuste de cuentas –nada insidioso, por supuesto- del multidoctorado y prolífico escritor con semejante traidor? Demasiada audiencia tiene el apóstata Villa…

Vamos ahora a llegarnos a los terrenos –con perdón- de José Bono y sus ahorros. Leamos en La Gaceta, que lleva días y días martilleando con áticos y chalés de ensueño en la Mancha albaceteña propiedad del presidente del Congreso, el fluido discurso de su director, el recio Carlos Dávila: “Ni un desliz. En nuestra línea: ni una sola imputación, menos aún, ni una sola acusación contra José. Ni una. Tampoco un desliz. Por ahí que no nos busquen. Ni siquiera damos valor a las estrechas relaciones que José Bono sigue manteniendo, porque le da la gana y tiene todo el derecho a ello, con el constructor Rafael Santamaría, Reyal Urbis para que ustedes se vayan orientando. Que almuercen domingo a domingo es cosa que sólo les compete a ellos…” ¿Les recuerdo las primeras líneas de este Ojo?

Estaba Dávila la otra noche en esa ilustrada tertulia de El Gato al Agua, del mismo grupo que el diario, y allí vino a decir, no sé si refiriéndose a La Gaceta o a toda Intereconomía, que “ellos nunca han puesto en duda la honorabilidad de Bono”, para apostillar que ellos “solo piden explicaciones”. Claro que en la misma mesa ya estaban Juan Manuel de Prada para la cosa de las espinillas de Bono y, especialmente, Federico Quevedo, soltando venablos, como que el caso de Bono le sonaba mucho al caso de Matas, aunque a éste le han procesado y al otro no. Si no tienen ustedes registrado a este geo de acción rápida, les hago una pequeña ficha, que en este blog sólo estamos para servirles e ilustrarles. Nuestro Quevedo es un tipo aguerrido que lo mismo utiliza el cuchillo de caza que la navaja de carraca, la tizona como el florete, la Luger que el bazuca. Es colaborador de Telemadrid, Popular TV, 'La Mañana' y 'La Linterna' de La Cope y 'El Gato al Agua' en Intereconomía. También, para tener la colección de cromos completa, escribe en El Confidencial.com de Jesús Cacho: ¿Qué tiene Bono que le defienden hasta los tontos del PP? Bono no es más que un fariseo, un hombre dispuesto a vender a su propia madre para alcanzar sus objetivos, un amoral que dice defender la vida, pero no duda un segundo en votar la Ley del Aborto de Bibiana Aído, un mentiroso que asegura defender la unidad de la Nación pero aprueba el Estatut. Falso, cínico, hipócrita…Y rico. Muy rico. Tanto que debería dar náuseas a cualquier socialista que se precie”. Agapito Maestre, torero, recogía el guante en Libertad Digital y valientemente salía a competir a campo abierto: Sí, sí, [Bono] es el personaje más atrabiliario, sesgado e impostado que ha dado la casta política española en las últimas décadas”.

Para no bajar en intensidad de forma brusca, que no es bueno para la tensión, continuemos en La Gaceta, que al Abc y a Terscht les olvidamos hoy. Quería ofrecerles un par de lindezas de Miguel Durán, que allí deposita su blog el ex presidente de la ONCE: “La señora Pajín (…) como ha engordado un poco con esto de los varios sueldos que acumula, debiera cambiarse el apellido y ponérselo en aumentativo (o sea, Pajón, y ustedes me perdonen); (…) me han dicho santas lenguas de la calle Ferraz que ese joven volcán de la política (…) va a comprarse un champú nuevo, pero éste, para usarlo de verdad y con frecuencia (…)". 

Y ya en el colmo de la gracia, que la tiene a raudales, como ven, así define Durán a José Luis Rodríguez Zapatero: “El presidente compresa: ni se mueve ni se nota ni traspasa”.

Es tanta la risa que no sé como pararla. Já. Já.

Hay 99 Comentarios

Al Sr. Vidal y Jimenez Losantos, no le llegan todos los
periodistas de Prisa juntos a la suela de los zapatos.
Si no sabemos distinguir esto, no me estraña que
tengamos el Gobierno que tenemos y la situación
de España en la que se encuentra

Bueno me gustó tu texto, las fotos y el apoyo al atleti. Traete unas bicis y las revendemos por akí, q disfrutes!! suerte.

welcome to our store:
http://sunglasses.shoemkt.com/ray-ban-sunglasses-c-1114.html

Está muy bien lo que dices, pero se podía explicar que pasó con la sede nacional del Partido Republicano Radical, sita en la calle Preciados de Madrid, el 19 de julio de 1936. Pues pasó que fue ASALTADA por los milicianos y los muebles y todos los enseres arrojados por la ventana, así se trataba en la republica del Frente popular a los republicanos:

Bienvenidos a nuestra tienda gafas de sol, por favor haga clic en mi nombre→
http://sunglasses.shoemkt.com/oakley-sunglasses-c-1118.html

Socialistas son siempre buenos. Los de derechas son malos. Este es el resumen de lo que usted escribe. No se puede ir más allá

Socialistas son siempre buenos. Los de derechas son malos. Este es el resumen de lo que usted escribe. No se puede ir más allá

Socialistas son siempre buenos. Los de derechas son malos. Este es el resumen de lo que usted escribe. No se puede ir más allá

Cuanto cobras Pajin ese sueldo tuyo se parece mucho al mío, lo que a ti te sobra a mi me hace falta aquí todos somos socialista ya.

Me acabo de conectar, así que un saludo. Coincido totalmente con el escrito. Los comentarios de los personajes, que se citan, son dificiles de soportar. Por lo que veo, hay gente que no solo los apoya, que esto cabe en el juego democrático, sino que se pone hecho una furia, con insultos del peor estilo. Tiene que haber de todo, supongo, pero mi hijo no lo entiende. Felicidades al sr. Izquierdo y hasta la próxima.

Llanelia , esto es lo que hay, España no da para mas. Unos arruinan el País, digo, el país, o bueno, los dos, a bas de incompetencia y mentiras, los otros de miranda y pillando lo que pueden, y el resto durmiendo

Desde el extranjero, después de ver como se habla de temas serios en otro países y deués de ver como evoluciona la historia resulta triste ver estas peleas de colegio en los periódicos españoles.
Triste es saber todo lo que cuenta el artículo como triste es que se escriba. José María Izquierdo es uno más dentro del juego. La infantil y chismosa España.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal