Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

19 may 2010

La felicidad, ja, ja, ja, ja

Por: José María Izquierdo

Va Si ustedes, un día cualquiera, tal que un 19 de mayo de 2010, repasan las primeras páginas de los periódicos y no coincide ninguno de ellos en el gran titular, malo. La cosa va dura y la jornada de trabajo del catavenenos se desarrollará en terreno árido y pedregoso. Ha tenido cada medio que exprimir su ingenio o vaciar sus cajones para lograr articular un título de primera página medianamente honroso, y no siempre brillaba el primero y contenían tesoros los segundos. Son esas noches en las que se ve a los responsables de las redacciones huir hacia sus casas, con la mirada en la moqueta, convencidos, un día más, de que no se van a llevar el Pulitzer por los temas de primera página que, horror, se presumen los más potentes de todo el papel. Aún así, picando en la dura piedra, siempre se encuentra, como justa recompensa al trabajo perseverante y honrado, una flor en mitad del desierto, sea un romance de Alfonso Ussía o un destello de Albiac.

Menos mal que los secundarios no fallan: el feliz Camps y el itinerante Garzón siempre están ahí para ayudarnos a salir de cualquier atolladero.  


La Razón mezcla información propia y ya conocida para llevar el asunto de Marruecos a encabezar la primera página: “Marruecos lanza una ofensiva para controlar las mezquitas españolas”. Sumarios: “Ceuta y Melilla: El Gobierno resta importancia a la demanda marroquí”, “Rabat quiere controlar la comunidad musulmana, dividida entre los partidarios de Mohamed VI y los islamistas radicales”, y “No al burka: PSOE y PP se unen contra su uso con las críticas de los musulmanes”. En el editorial, aunque prima el enfado con Rabat, faltaría más, muy especialmente por las reclamaciones sobre Ceuta y Melilla,  se advierte el embrollo en el que el propio diario se ha metido: “A todo eso, se suma una información que hoy publica LA RAZÓN sobre las maniobras que el régimen alauita está realizando para controlar las mezquitas en las que reza el millón largo de creyentes musulmanes que hay en España. El objetivo del país vecino no se limita a fijar la línea religiosa y doctrinal, en dura pugna con corrientes más radicales financiadas por Teherán y Riad; también aspira a ejercer una cierta orientación política y a ganar adeptos al régimen en las salas de oración. Es esta segunda pretensión la que más inquietud suscita”. La trampa imposible: “Es deseable que el islamismo moderado sea mayoritario en nuestro país y que los radicales, cuantificados por la Policía española en un 4% del total de la población musulmana, no medren al calor de clérigos fanáticos en mezquitas radicalizadas. Pero tampoco es admisible que Rabat utilice los centros islámicos en nuestro país para fines políticos e incluso para jalear reivindicaciones territoriales”. O sea, que sí, pero que no. Y Abc, que no saca el tema en portada, también editorializa sobre el que denomina “Vecino peligroso”: “El Gobierno marroquí ha vuelto a demostrar su deslealtad hacia España, etc, etc.”.


Mohamed_VI A La Razón le ha enfadado mucho que el Consejo del Poder Judicial haya dado licencia a Garzón para irse a La Haya, “como quería el Gobierno”. Pero como aquí hasta el más templado tiene un calentón, se despacha con el siguiente argumento, que ya es ser despachado: “Más paradójico es que los mismos que exigen la dimisión de Camps, que no está imputado, reclamen trato de favor a un juez que sí lo está por varios delitos”. Espero que compartan conmigo la impresión de que ni ellos mismos pueden tragarse tal comparación. Uno se imagina al redactor o la redactora de la cosa escondido tras el ordenador, rojo de vergüenza. Ya les digo que una cosa así sólo la ha podido escribir alguno de los grandes jefes de La Razón -¿Vera, Marhuenda?- o el último becario llegado a la casa: Tú, chaval, dí que es lo mismo que el juez Garzón vaya al TPI que un presidente de Comunidad reciba regalos “de forma repetida” de una trama mafiosa… El Mundo se muestra más displicente: “Ahora podrá seguir su labor en exhibiciones ligadas a la Justicia universal y en otras causas que ha sabido explotar para su lucimiento personal. También seguirá viajando por todo el mundo (…) Congo, Uganda o Colombia, donde tiene investigaciones abiertas”. Condescendiente porque unas líneas antes se pavonea del éxito de la cacería: “Lo sustancial es que Garzón ha perdido el ejercicio de la jurisdicción”. Ahí estamos, Black Hawk derribado.
 
Y Ussía, una vez más, lo ha hecho: “Romance del triste” se titula su columna, rimada en majestuosos ripios desde la primera a la última letra. ¿Les digo quién es el triste? Les ofrezco dos muestras de su feraz ingenio, el de Ussía, no el del triste, y ustedes me eximirán de mayores sacrificios. Comienzo: “Se dice que Zapatero / por malos momentos anda./ Que no ríe como antaño, /que apenas suelta palabra,/ que a Sonsoles, la que llora/ desde el oro de su jaula,/ no le da las buenas noches/ en su compartida almohada/. Que se quita la chaqueta,/ que se pone su pijama,/ que se cepilla los dientes/ velozmente, que se enjuaga,/ que sonámbulo y muy tieso/ llega a su sitio en la cama,/ no lee, nada conversa,/ se vuelve, su luz apaga,/ cierra los ojos y da/ por cumplida la jornada.” O un segundo párrafo: “En su mesilla de noche/ sin ser abiertos, aguardan/libros de Suso de Toro/ ayunos de su mirada./ Uno de Almudena Grandes/ con muchos culos y bragas/ pero que ya no le gustan/ y que ya no le hacen gracia".  Gracia poca, pero calidad literaria…

Al menos los columnistas de Abc son más leídos y no se desgastan en hacer rimas más cercanas a la chirigota que a la endecha. Vean. Manuel Martín Ferrand cita a Ramón María Narváez, “que fue siete veces presidente del Consejo de Ministros”; Gabriel Albiac a Maquiavelo y Savonarola, primero, para irse de corrido a Víctor Klemperer y a Zinoviev, mientras Ignacio Camacho lo hace con el caballero Agilulfo de Italo Calvino. Lástima que el primero sea para citar la siguiente frase: “Usted no se corta ninguna de las dos manos: con la derecha firmará la disposición y con la izquierda me tocará usted los pelendengues”; el segundo, para acabar así: “La utopía es Garzón: un juez que ignora por igual leyes y ortografía. La utopía es Blanco, con cátedra en La Noria (…) Porque nada es más criminal que un utopista. Ni más necio.”; y, por fin, Camacho trae a colación a Calvino para faltar al vicepresidente Chaves: “…de un tiempo a esta parte su hornacina de prejubilado santón tardofelipista se ha convertido en el signo del despilfarro”.

El Mundo no estaba hoy fino en los titulares de primera. El preeminente es “El PSOE exige medidas contra la banca, los ricos y la Iglesia”, lo que le permite un editorialillo crítico sobre el asunto: “El PSOE, contra los ricos y los curas, por el voto”. Lo que pasa es que la información de primera es de aquella manera: “Apoyo al ajuste y a los recortes, sí, pero con condiciones. Éste fue el mensaje de de una decena de diputados socialistas que intervinieron ayer en la reunión interna del Grupo Parlamentario en el Congreso”. Hombre, los diputados sinécdoques habrán visto muy halagado su ego porque un periódico de tirada nacional encabece su edición con su modestísima intervención en una reunión, seamos sinceros, de chicha y nabo. Tampoco les salió muy limpio el referido al líder del PP valenciano. Lean despacio: “El Supremo desmiente sus tesis y Camps dice que es ‘más feliz’”. ¿Las tesis de quién? ¿Del Supremo? ¿De Camps? Meritoria la opacidad, la verdad, aunque el editorial es más directo: “Camps debe pagar por los desmanes que facilitó”.

Claro que nuestros coros y danzas han seguido todo el día con la matraca de la negociación con ETA. Todas las tertulias de los geos de asalto han tocado profusamente el tema, desde Federico Jiménez Losantos a Luis Herrero o César Vidal, amén de todas las que hilvanan esa programación tan variada de Intereconomía. Ya la mañana despuntaba radiante, que en España empieza a amanecer: Carlos Dávila, en La Gaceta: “En un principio estábamos solos. De pronto, apareció Jaime Mayor Oreja y denunció lo que en La Gaceta llevábamos diciendo mucho tiempo; a saber, el Gobierno está negociando con ETA. Que Rubalcaba, un maestro de la falacia acreditado desde el siglo pasado, se mesara los pocos (como los míos) cabellos y clamara “¡Eso es mentira, eso es mentira!” era de esperar, pero, inopinadamente, surgieron voces populares que se unieron al coro del desmentido. Bien, perdonen, ustedes son bobos. Les han engañado otra vez, pero ahora con su torpe complacencia. Ahora rectifican. El maltratador Eguiguren sigue negociando y ya anuncia lo que le ha pedido Zapatero: que le presente las pistolas de ETA antes de que termine su mandato. El PP no puede seguir haciendo el primo; que luego no se llame a engaño”. ¿Le parece mal a Dávila que ETA entregue las armas? Encuesta de La Gaceta: ¿Cree usted que el PP debe romper su pacto con el PSOE en el País Vasco por las revelaciones sobre su contacto con ETA?, 87%, sí, 13%, no, a media tarde.

 En Libertad Digital, la firma encargada de seguir con el calentamiento era la de uno de los comentaristas de plantilla: Guillermo Dupuy: “No pidieron perdón, ni siquiera reconocieron como error la infamia cometida. Sin embargo, tratan como a insidiosos a quienes dudan de su supuesto propósito de enmienda (…) A lo que no puede aspirar el Gobierno más felón de nuestra historia democrática, y el único que ha llegado a adquirir compromisos políticos con la banda terrorista a cambio de una tregua, es a que los ciudadanos y los etarras nos creamos esa novedosa y acertada estrategia antiterrorista cuando Rubalcaba la acompaña, además, de una clamorosa mentira como que los terroristas ya no buscan una negociación”.

Pero para qué van ustedes a perder el tiempo en sucedáneos, cuando pueden disfrutar del genuino jamón de pata negra: el auténtico Mayor Oreja en el Gato al Agua.

Hay 94 Comentarios

que investiguen cuánto y cómo roba el director de la razón, lo sabe todo el mundo

jijiiji ... pobre manué ... realmente eres pobre, pobre ... de mente ... dados los términos en los que te expresas ... Sonia, traele el cafelito .. seguro que su ego ... uysss ... se le pone por las nubes ....

Por aquí pueden bramar lo que quieran pero siguen sin convencernos,por lo menos a mí,a todas horas rasgandose las vestiduras por el gasto público y ellos tirando del erario público sin medida,juicio va,juicio viene.Si es de su cuerda en realidad recogieron los trajes por qué los vieron tirados en la calle y cómo son tan civícos y por aquello de la contaminación nos hicieron un favor y al resto aunque nos absuelvan sí no están de acuerdo erre que erre culpables por sus santas narices que si eres de ideología distinta para comer y poco más que somos unos desagradecidos.¿De dónde están saliendo estos personajes?¿De dónde sacan pa tanto como destacan?Cuánto está costando esta barbaridad y no es extraño que uno de los abogados lo sea a su vez de Conde que a su vez sea el gurú de otra cadena amiga

En todas esas librerías que cita el enfermo de este blog dice que puedes encontrar opúsculos de estos: Federico J. Losantos, César Vidal, Alfonso Ussía, Gabriel Albiac, Agapito Maestre, Juan Manuel de Prada, Sánchez Dragó, José Raga, Pío Moa. Yo no lo creo, claro. Pero si un millón de moscas no pueden equivocarse, comamos mierda; tal es la ruta intelectual que propone el felón. Por otro lado y a esta horas ya se va diciendo algo más de la conspiración por el golpe de estado en Bolivia, tal ha dicho Evo. Si se demuestra que en Europa estamos calvos por lo del pollo, la mochila de Vallecas y su teoría cobra fuerza. Los espías de Aguirre y una ONG que está subvencionada por la Ambición Rubia podrían estar detrás de la trama. Por unos trajes tuvo que dimitir Pilar Miró. Y lo que de verdad nos interesa es conocer qué regalo fue ese que hizo exclamar al curilla. ¡ Te has pasao un güevo ! al hablar con el Bigotes, amiguito del alma. Mientras la pitonisa Lola declara no tener trabajo desde que Fabra empezó a jugar a la lotería. ¡ Qué tío !


Me parece demasiado fuerte que un ex de interior diga lo que dice, a este SR. lo único que le he escuchado siempre es matraca, eta, terrorrismo, eta, terrorismo. Este SR es terrorífico pero los tertulianos dan pánico. Uaggg

Romel, cuando uno está suspendido no cobra.
Su único sueldo será el de La Haya.

Pobre Baltasá (Garzón): "el juez" (el único, el insustituible) cobrará dos sueldos, uno por la Audiencia y otro por La Haya, unos 10.000 € al mes... ¡uy qué pena! hay que abrir una colecta en El País.

Paseando, dices:
"Pilar, lo que es de verdad contrastable, es el hecho de que Rodríguez hace lo contrario de lo que dice"

Eso si que contrasta facilmente! Lo que ha dicho es que se subirá a las rentas muy altas (sin especificar cantidad).
Lo contrario a las rentas muy altas son las rentas muy bajas.
Ya veremos finalmente que rentas son esas.

pobre manué, la injusticia que pueda derivarse de ese decreto ley no te exime de ser escrupuloso con la verdad. De parecido modo, tampoco existe correlato entre lo cortito que puedas ser y la opción que elijas en unas votaciones.

Pilar, lo que es de verdad contrastable, es el hecho de que Rodríguez hace lo contrario de lo que dice, aunque tú no te lo creas. Bueno, no creo que este dato te arruine el día la verdad, se te nota encantada con tu Flex.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal