Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

01 jun 2010

En recuerdo

Por: José María Izquierdo

Un manifestante protesta por el ataque a la flotilla en Gaza El ataque del Ejército israelí al convoy que llevaba ayuda humanitaria a la franja de Gaza nos va a permitir hoy comprobar que en este partido entre árabes e israelíes hay coros y hay danzas, hay fieles y hay infanterías, y hay alegres y hay muchachadas. Abc o El Mundo se alinean frente a la acción del ejército de Tel Aviv con una condena firme y clara de la matanza. No faltan las matizaciones en contra de la flota y los organizadores de la misma, pero no hay ni una palabra de conformidad con lo ocurrido. No así La Razón, Libertad Digital o La Gaceta, que han decidido convertirse en un apéndice de la embajada israelí y su prolífico embajador. Cuentan, eso sí, con el impagable apoyo del  siempre seguro Hermann Tertsch, en Abc. A la vista de muchos de los comentarios a mi segunda entrada de ayer del blog, “Son unos provocadores”, habrá que ir con pies de plomo. ¿Tan mal se entendía la ironía? ¿Tan torpemente me explico? ¿Alguien que conozca este blog puede creer que este catavenenos aprobaba la matanza? En fin…

Creo que hoy no vamos a tener tiempo ni ganas, que tanta muerte nos quita el apetito de escritura, de hacer ni tan siquiera un surtidillo de zapateros, rajoys y otras minucias de andar por casa. 

La Razón, por ejemplo, viene muy interesante. Ni honores de abrir el periódico le da al abordaje y se limita a la foto y un titular: “Trágico final de la flotilla de Hamas”. Y en pequeñito, “Nueve muertos tras el abordaje por Israel del convoy que se dirigía a Gaza”, y “Tel Aviv confirma que sus soldados actuaron en defensa propia”. Ya tiene mérito logar un titular de la matanza de ayer sin que aparezca no ya el ataque que causó los muertos, es que ni siquiera se introduce la palabra Israel. Pareciera que el Mavi Marmara hubiera chocado, por ejemplo, contra una traicionera barrera de coral, o hubiera tenido una vía de agua, o se hubiera declarado un incendio a bordo… Cualquier cosa, excepto lo que pasó: que el Ejército israelí asaltó un barco con 600 personas a bordo. Respecto a la versión israelí, es efectivamente, eso, la versión israelí.

Encontrada la fórmula, repitámosla en el editorial, que no es tan sencillo lograr un título redondo: “La flotilla de Hamas”. El destacado, por si no estuviera claro, remacha el concepto: “Detrás de esos barcos presuntamente humanitarios está la mano del grupo terrorista palestino”. Y como hay que adecuar los hechos a la consigna, quitémonos la careta, manipulemos alegremente, que una buna causa, la israelí, lo merece. Ya lo hemos hecho en la primera página, por qué no lo vamos a hacer dentro. Así arranca el editorial, en un prodigio de retorcimiento vergonzante de los datos: “De manera inesperada y sangrienta, la crisis de Oriente Medio se ha agravado tras el enfrentamiento registrado ayer frente a las costas de Gaza, en el que murieron nueve personas y varias decenas resultaron heridas, entre ellas siete soldados israelíes. Al parecer, la llamada «Flota de la Libertad» o «Flotilla humanitaria» no se comportó como tal, sino que recibió con disparos de armas de fuego al Ejército de Israel cuando éste la interceptó de acuerdo a la legislación internacional y no sin antes advertirle que navegaba por aguas que están cerradas al tráfico marítimo por razones de seguridad”. Bien. Algunas consideraciones. ¿Fue un enfrentamiento, quizá entre fuerzas iguales? ¿Les gusta ese murieron nueve personas indeterminadas, mientras que siete de las decenas de heridos sí se especifican que son israelíes? ¿De dónde eran, pues, los muertos? Israelíes no, a lo que se deduce del propio texto. ¿Cómo es posible, entonces, que eso fuera así, si quienes recibieron los disparos de armas de fuego fueron los soldados israelíes? ¿Han visto los vídeos distribuidos por los propios israelíes? ¿Es sensato en unas fuerzas especiales tan preparadas, si tan convencidos estaban de que en el barco iban decenas de peligrosos extremistas, esa bajada de uno en uno, exponiéndose a cualquier agresión? ¿los activistas, dispararon con el tirachinas, con canicas, con los palos, con las sillas de plástico que mostraron los propios vídeos israelíes? ¿Interceptó, dice el editorial? ¿Descolgar soldados desde helicópteros es una operación amistosa? ¿Legislación internacional? ¿En aguas internacionales? ¿Cuestiones de seguridad? ¿Dictadas por quién?

Pero ya puestos a defender lo indefendible, vayamos más lejos: “No cabe duda de que Hamas logró ayer un notable éxito de propaganda internacional. Que lo haya conseguido a costa de la sangre de varias personas no debería extrañar a nadie: los terroristas cuentan como victorias las acciones sangrientas en las que participan porque sólo así justifican su razón de ser”. Así que les matamos a unos cuantos y encima nos lo echan en cara, vienen a decir los israelíes, y los editorialistas de La Razón refrendan. En vista de lo cual, “tanto España como la UE harían bien en no precipitarse a sacar conclusiones y a condenar antes de esclarecer lo sucedido. El Gobierno de Madrid y Bruselas tienden, de manera habitual, a otorgarle el beneficio de la duda a Hamas y negárselo a Israel”. Está bien no precipitarse, desde luego. Los directivos de La Razón, de habérselo aplicado a ellos mismos, seguramente hubieran escrito unas piezas menos…parciales, por decirlo muy educadamente.

Como corresponde, Libertad Digital es aún más extremada, a quién engañamos y para qué esforzarnos en aparentar que hacemos periodismo, en la defensa de la acción israelí. “Los primeros soldados que llegaron al Mavi Marmara no llevaban armas”, dice su información principal. Sólo reconocidos marmóreos pueden aguantar a pie derecho el siguiente párrafo con el que arranca su información: “La prensa y las organizaciones propalestinas califican de masacre lo ocurrido con la flotilla ‘solidaria’ de Gaza, pero la realidad es que las intenciones de Israel eran tan ‘violentas’ que, según ha podido saber LD, los primeros soldados que llegaron al Mavi Marmara ‘ni tan siquiera llevaban armas’”. Así que no se pierdan con qué iban pertrechados sus comandos, según C. Jordán en Libertad Digital, que de no ser por los muertos, 10 o 19, o los que finalmente sean, es para echarse unas risas: “Tal y como fuentes diplomáticas han revelado a Libertad Digital los primeros soldados israelíes que desembarcaron en el Mavi Marmara en lugar de sus fusiles reglamentarios llevaban dispositivos para lanzar bolas de pintura, como los de cualquier paintball en el que se simulan juegos de guerra”. ¿Qué, les gusta? Pues no se pierdan la respuesta a la pregunta obvia que nos hacíamos antes: ¿cómo es posible que fuerzas tan preparadas, etc, etc.. Lean: “La razón para un comportamiento tan poco precavido es, según las autoridades israelíes, que habían creído las declaraciones previas de los responsables de la flotilla ‘solidaria’ en el sentido de que en ningún caso se enfrentarían violentamente a los soldados. Pero la realidad es que (…) en cuanto los soldados estuvieron al alcance de los "pacifistas" empezaron a ser objeto de un auténtico linchamiento en el que eran golpeados con barras de hierro, cadenas e incluso con sillas plegables en el peor estilo de los peores hoolingans (sic) futbolísticos”. Les recomiendo vivamente la lectura entera de la información, para que ustedes mismos comprueben cómo se puede escribir ciertas cosas con la seriedad de un guardia de Buckingham. 

Aunque ya lo incluí ayer en un entrada específica durante la mañana, les señalo el apoyo teórico de ese pomposamente autodenominado Grupo de Estudios Estratégicos, GEES, que ya me gustaría saber de cuántos cerebros está compuesto, al abordaje israelí. Llamo su atención sobre un detalle que estos estudiosos introducen en su ridícula, por exageradamente vívida, narración de los hechos, tal que si ellos mismos se hubieran deslizado por las cuerdas desde el helicóptero: “Todo iba según lo previsto hasta que le llegó el turno al barco más grande, el "Mavi Marmara". La operación era la más arriesgada, porque en el barco había 600 activistas y desde él se dirigía la operación de penetración en las aguas territoriales israelíes. Pero a diferencia de lo ocurrido en los otros barcos, aquí el recibimiento fue profundamente hostil, sorprendiendo a los israelíes. Varias decenas de activistas, perfectamente organizados, atacaron a los soldados tan pronto como éstos pusieron pie en cubierta, con bates, palos y cuchillos. Se llegó al combate cuerpo a cuerpo entre las unidades israelíes y los activistas turcos; en un momento determinado, éstos consiguieron arrebatar armas de fuego a los israelíes, y comenzó el tiroteo. El resultado, activistas muertos –unos diez, aproximadamente– y cuatro militares israelíes heridos”. Si sabían que iban 600 peligrosos activistas, ¿de qué se sorprendieron? ¿Los activistas les arrebataron armas de fuego o dispositivos para lanzar bolas de pintura, como los de cualquier Paintball, que nos contaba Jordá? ¿Les atacaron despiadadamente con ellos? En serio: ¿Llevaban o no llevaban armas los soldados?

¿Faltaba Carlos Dávila? Faltaba. "En España defender a Israel es casi como hablar bien de los nazis de Mauthausen. Para que se hagan idea: el primer canciller europeo que llamó al embajador judío fue Moratinos. Los demás tardaron horas. La Marina israelí ya está condenada: asesinó al 'Mavi Mármara' a sangre y fuego. A bordo de la flotilla viajaban, aparte de activistas, los artilleros periodísticos de Al Yazira que, como todo el mundo sabe, nada tienen que ver con Al Qaeda". Y así.

No se me olvida Tertsch, no. Párrafos sueltos: Unos provocadores que desafían a un Estado en guerra permanente como es Israel han tenido un gran éxito. Han logrado lo que querían, que no era llevar cuatro paquetes a Gaza, sino desafiar al Estado de Israel para intentar aislarlo más”. Otro: “Todavía no tenemos todos los datos del incidente que ayer produjo esta tragedia, que sin duda se va a aprovechar para lanzar una campaña contra Israel y los judíos. Los judíos nazis, como nos llaman por ahí. Incluso a mí, que no soy ni judío ni nazi, aunque me honro profundamente de ser un conmovido y encendido defensor del pueblo de Israel, el pueblo que mejor sabe entender y transmitir a las generaciones posteriores sus experiencias milenarias”. Y una última: “Pero claro está que unos turistas del ideal, según término del brillante y lúcido escritor y periodista catalán Ignacio Vidal Folch, aliados con los peores fanáticos del islamismo militante, montaron una excursión -que llamaban por supuesto operación pacifista y humanitaria- que era una provocación directa y flagrante contra Israel. Y han logrado su objetivo”. Ya les dije que Tertsch nunca falla…

Título de Abc: “Israel detiene con un baño de sangre la ‘Flotilla de la Libertad’”, lo cual, como decíamos al comienzo, ya es otra cosa. Sumarios: “El abordaje a uno de los barcos que navegaba a Gaza se salda con nueve muertos. El Estado hebreo acusa a los activistas de atacar a sus soldados y aísla a la expedición para silenciarla”. El editorial se titula Unos muertos que pesarán a Israel”. El Mundo: “El abordaje ‘pirata’ de Israel desata la ira internacional”. Sumarios: “La UE condena el ‘inaceptable’ ataque, y España, Turquía y Grecia convocan a los embajadores. El asalto en aguas internacionales deja al menos 10 muertos”. Editorial:Israel pierde el control de sus actos”.

Ya vamos largos y sólo hemos hablado de la matanza. Dejémoslo aquí, pues, que quizá los muertos no se merezcan nimiedades. De Rajoy y Zapatero ya hablaremos mañana. Como hicimos ayer, y anteayer, y antes de anteayer…

Hay 87 Comentarios

Otro socialista cabreado acuchillando al amado lider
interplanetario:
http://www.elconfidencialdigital.com/Articulo.aspx?IdObjeto=25079
La orgia de los cuchillos largos ya ha empezado dentro de la banda socialista del crimen organizado y puede convertirse en el mejor "thriller" de la temporada.

-----------------------

Esto deber ser periodismo de investigación del fino. Herman, tu que lo sabes (todo), dinos por favor quien es el fontanero (y cuanto cobra, por si nos hace falta alguna chapuza)

En este blog vamos a morir de éxito.¿Que estais haciendo que vienen como moscas,?Está claro que les poneis en posición de salida.Nunca contestan a las preguntas,ni a las argumentaciones que exponeis,pero es interesante conocer a este personal para no tener la tentación de quedarnos en casa sin votar,como yo confieso que he hecho alguna vez.Yo tambien me voy a tomar un heladito no va a ser todo pa los mismos..

Perdón Alfredo. La G ¿es de gilipollas?

Siento lástima por los padres del nazi, tanto dinero gastado en el colegio para ésto.

Antes de irme tengo que deciros que vosotros no dais ninguna pena, la sociedad ya se encarga de despreciaros por lo que sois, unos irresponsables progrecillos que no saben cómo asimilar el timo del que han sido víctimas.
Bye Bye progrecillos.

Como tú digas progrecilla Pilar, siempre es lo mismo, acusar a los demás de lo que uno mismo es. Esencia sociata.
Bueno progrecillos os dejo con vuestras tribulaciones que yo me voy a tomar unas cañitas. Seguid tan descamisados como siempre, eso que no falte. Por Dios, qué falta de gusto.

Pilar 18:42:47
¿Puedes hacerme el favor de llamarme fascista y racista ?
La palabra nazi viene de nacional-socialismo y soy alérgico
a la palabra "socialismo".
Quedo muy agradecido de antemano.

Ay nazi! Qué penita das y qué mal disimulas. Venga, ale, esfuérzate un poquito más, que ya sabes que ésto es cuestión de tesón y constancia.

Hermann tu solo eres para mí un niñato tocapelotas y exhibicionista al que le gusta enseñar la pirindola fofa. No hay más calidad en tu personaje.

Pilar, Tina, Roja, Clara, todas en el mismo cuerpo y con una única mente, progrecillas. Ah, ¿que sois distintas personas? pues lo mismo me ocurre a mi, aunque yo no te llamo nazi, sólo progrecilla.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal