Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

22 sep 2010

A la cárcel o a la boutique

Por: José María Izquierdo

Las vicepresidentas Elena Salgado y María Teresa F. de la Vega Pues miren ustedes. Hoy me ha dado selectiva y voy a picotear de aquí y allá y les voy a ahorrar el repaso sistemático de la prensa del día. Me voy a ir, por ejemplo, a la primera y al editorial de La Razón porque me parecen apropiados para el comentario. De Abc voy a callar su portada y su editorial y me voy a quedar con algunos comentaristas y su gusto por las fotos... y las señoras. Utilizaremos El Mundo para llevarles una columna extraordinaria de Federico Jiménez Losantos sobre los sindicatos y hacer algún comentario sobre una de sus caretas de primera página. También usaremos el periódico de Pedro J. para llegar hasta el más profundo subsuelo, y como el profesor Otto Lidenbrock de Julio Verne intentaremos llegar al centro de la tierra, pero sin el guía Hans. No hace falta decirles qué vamos a encontrarnos allí, que ustedes bien saben qué circula por aquellos oscuros y húmedos conductos...

Y hoy, también, van a ver muy enfadado al catavenenos, que hay días que el tósigo se atraganta.

¿Empezamos con don Federico, siempre un paso por delante del más aguerrido samurai o legionario, que diría César Vidal? Pues vayamos. El artefacto se titula “El huelguista Zapatero”, y arranca así: “En cualquier Estado de los USA, los presuntos sindicatos UGT y CCOO habrían sido puestos fuera de la Ley y tratados como delincuentes extremadamente peligrosos para la vida y la propiedad de las personas. Dada la opacidad sobre sus ingresos, dada la ocultación sistemática de sus afiliados, dada la negativa a explicar los medios y modos de vivir sin trabajar, dada su apelación a la violencia, dado el odio que siembran (...) sería deseable (...) que el Ministerio del Interior, de acuerdo con los jueces correspondientes, enviase a la Policía y a la Guardia Civil a registrar y clausurar las sedes de estas dos organizaciones que anuncian una miríada de delitos para el próximo día 29”. Seguimos, seguimos, que hay tela: “Y dado que esa agresión a las personas y el desafío al Estado son manifiestamente contrarias a cualquier legalidad, pasada, presente o futura, que el daño que se hace a los habitantes de las ciudades españolas se produce contra su voluntad, sin consulta democrática ni apelación, y que la apología del delito sobrenada cada palabra de los cabecillas de esas bandas (...) el presidente del Gobierno debería dirigirse por televisión a la ciudadanía y anunciar la intervención de las sedes de UGT y CCOO. Salvo, claro está, que Zapatero sea el primero de los huelguistas y Rubalcaba el otro. Ellos son Méndez y Toxo. Ellos harán o impedirán la huelga”. ¿Necesita este humilde bloguero trasladarles su opinión sobre lo que han leído?

En La Razón apenas si les queda hueco en primera página para seguir con su cruzada puritana y ultracatólica, como les corresponde, para intentar prohibir los anuncios de contactos en los periódicos. Después habrá que tapar los escotes y, por último, dar L’Osservatore Romano como hacen ellos. En fin, los que tanto protestan de que el Gobierno prohíba algo –tabaco o vino en la conducción- se hacen agua para otra prohibición más... pero todo sea porque se hace en cumplimiento de mandatos divinos. O a lo mejor no tan divinos. Lean algún párrafo del editorial: “Nunca es aceptable que los poderes públicos intervengan en los delicados mecanismos de los medios de comunicación y cuanto más alejados estén unos de otros, mayores garantías habrá de libertad e independencia”. Pero... hay un pero, sí señor: “Al igual que desde el Gobiemo se promueven de diversas formas, empezando por la económica, aquellas iniciativas de los medios de comunicación tendentes a mejorar la convivencia y el servicio público, también en el caso que nos ocupa es lícito que prime a los periódicos que han erradicado de sus páginas la publicidad de prostitución aun a costa de un sacrificio económico nada desdeñable”. ¿Van entendiendo de qué va la cosa? Un poquitín más, por si alguien está con la pájara y no se ha enterado: “Por otro lado, la Administración debe ser imparcial, pero no ciega ni insensible a la hora de programar sus campañas publicitarias. Sería contraproducente, por ejemplo, publicar anuncios en defensa de los derechos de la mujer en las mismas páginas que divulgan contactos de explotación sexual". O sea, más pasta para nosotros, señores del gobierno. Amén.

“Lo importante es la foto’. No es una anécdota más -ante el Sultán marroquí- de esa caricatura andante que preside España”, comienza su artículo Gabriel Albiac en Abc, para rápidamente llegar a donde quería: a la broma del Frankfurter Allgemeine Zeitung sobre la moda y las ministras del gobierno español. Ojo al comienzo: “Y foto fue la declaración de principios para borrar la sangre del 11-M tras la asunción del gobierno socialista a la Moncloa. Dicharachera. En la foto hay un puñado de señoras a la puerta del palacio de gobierno. Sabiamente agrupadas en torno a dos divanes, que el fotógrafo de una revista  de moda ha dispuesto impecablemente (...) Lo que importa es la ropa. Lo que importa es la foto (...) No conozco nada más ofensivo para la condición femenina que ese uso salvaje de la imagen-mujer en la publicidad política. Que lleva a la caricatura de hacer a alguien ministra, sin más, para batir el récord de juventud femenina en un gobierno. Sin que importen ni cualificación ni competencia”. Su compañero de página, Manuel Martín Ferrand se queda en la primera frase de “Lo importante es la foto” y la entrevista con Mohamed VI.

Sigamos con esta veta. No quise ayer traerles el artículo, que ha circulado profusamente por la Red, y que alguno de nuestros comentaristas ha citado, de Salvador Sostres sobre Labordeta. Y no lo voy a hacer, para evitarle el gusto a su dilecto autor. Pero el televisivo rapsoda le ha cogido la mano a hacer de imitador de Dragó o Boadella, y hoy también vuelve a deleitarnos con otra de sus provocaciones. Pasa con él que no asistió a clase el día que el maestro repartió el ingenio. También faltó otros muchos días, como cuando dio gramática, o buen gusto, o educación, o, simplemente, sesera. Sólo acudió cuando visitó el centro, en busca de talentos similares al suyo, el director de El Mundo, que tanto le cuida y le publica. Así que ya se figuran ustedes mi opinión sobre sus ¿escritos? Ayer lo hacía sobre el artículo del FAZ. Algún párrafo, que tampoco es cosa: “Las mujeres de este Gobierno, así como las que últimamente han tomado el PSOE, no son más que mujeres demostrando lo feminista que es Zapatero. Mujeres sin ninguna virtud especial, sin ningún talento demostrado, sin ninguna aportación consignable que hayan hecho a la vida pública, ni granito de arena que hayan puesto para hacer realidad el sueño de una España mejor. Nada. Sólo mujeres cuota, mujeres por ser mujeres, cayendo en los tópicos más casposos y desahuciados del feminismo de los años 70, con los labios ultrapintados de Lidia Falcón de fondo”. Y como “la mujer de izquierdas ha sido siempre un fracaso en política”, aporta algunas pruebas: “Si la presidenta de Madrid, en su valiente lucha contra el abuso sindical, es el pecho de Marianne guiando a su pueblo hacia la libertad, Trini, de cuero negro y ninguna idea, sólo supo enseñar el escote cuando quiso disputarle a Gallardón la Alcaldía de la capital de España”, o “por lo único que se ha distinguido Carme Chacón ha sido por su forma de vestir y por los ojitos que le pone al presidente del Gobierno”. Basta el final, que ya llevamos perdido demasiado tiempo: “Mientras el feminismo chilla hacia la izquierda, las mujeres realmente inteligentes brillan en la derecha y consiguen lo que se proponen, sin marginación ni queja. Lo mismo que en la vida: las que valen se hacen empresarias y las que no llegan, sindicalistas”.

Alfonso Ussía también habla de mujeres. En su registro: “Julia Roberts, a su manera, es una reina. Su corona es el cine. Y el cine -el español y el de Uganda aparte-, se conforma de imaginación, luz, arte, entretenimiento y prodigio. El prodigio es el milagro, y los milagros no se tocan. Las piernas de Julia Roberts, que eran un milagro, han perdido todo su esplendor. Blancura, muslerío blando, palidez chachona (...) Un mito inalcanzable no puede ir por la vida con esas piernas tan blancas y bacaladeras”. La habitual elegancia de Ussía...

Cómo será “La tasa ‘Progin”, de Ángela Vallvey, que no les reproduzco ni una frase, no vaya a ser que le den la razón a Sostres...

Pero hay algunas cosas que enfadan más que otras a nuestra santa compaña... y a este catavenenos.  Mentarles a esos chicos la Memoria Histórica o la represión del franquismo les pone los pelos como escarpias, les saca de quicio, les enloquece. La decisión de la Junta de Andalucía, por ejemplo, de dar 1.800 euros a las mujeres que prueben vejaciones del franquismo les ha roto el sentido común y ha conseguido sacar lo peor de todos nuestros amigos, que ya es sacar. Al que más gracia le hace es a El Mundo: “Griñán busca mujeres rapadas hace 70 años para darles 1.800 euros”. El sumario dice que “La Junta de Andalucía quiere reparar las vejaciones franquistas entre 1936 y 1950”. Y ante el jolgorio de Pedro J., uno no puede por menos que indagar, muy respetuosamente, faltaría más, si en su familia alguna mujer, su abuela, su bisabuela, alguna tía abuela, tuvo que sufrir maltratos de la guardia civil o la policía nacionl durante aquellos años porque su marido era anarquista, o comunista, o siquiera había pedido con tono airado un aumento de sueldo al amo, tan bien protegido por esas mismas fuerzas franquistas. ¿Era muy divertido que las obligaran a tragar aceite de ricino, o que las hicieran pasear por el pueblo para escarnio público, como en la Edad Media? ¿Les hace gracia a los chicos de Abc, de El Mundo o de La Razón que una mujer pueda, a los noventa, ochenta o a los setenta años, ver al menos reconocida la salvajada de sus agresores? Tampoco sirve mentir: no es cierto que valga una simple declaración de la víctima, como dicen Abc o La Razón. El acuerdo de la Junta fija que “ante la inexistencia de documentos" –que bien se cuidaron de no redactarlos o conservarlos los infames agresores- "las mujeres represaliadas podrán presentar cualquier prueba admitida en Derecho, incluidos testimonios de terceros y declaraciones juradas”. Y todas las pruebas serán revisadas por una comisión de estudio y valoración. Que no es lo mismo.

Pero por mí no se detengan: ríanse, ríanse a grandes carcajadas...

Hay 78 Comentarios

Natsuo 11:52:31 me dice:

"Considerar que la prosa de Ussia, nauseabundo señorito madrileño, meapilas y epígono degradado de Peman, es afilada y deslumbrante, es sintoma inequivoco de degeneración mental."
Que quiere que le diga, a mí la escritura de Ussía me parece brillante, casi comparable a la oratoria de Alfonso Guerra en sus tiempos de Vicepresidente. Pero puede que sí, que tenga usted razón y sea síntoma de degeneración mental. Pero para que algo degenere antes tiene que haberse generado, la mente o lo que sea. En eso usted puede estar tranquilo, parece muy a salvo de cualquier degeneración.

Para el señor Cornelius (BSCO) | 22/09/2010 11:56:32

Está visto que no sé cómo hacertar con usted.
Primero le pido disculpas por un error mío hacia usted. A ver quién, en este blog, este periódico, este Grupo Prisa o esta sociedad española nuestra, reconoce un error y se disculpa por ello (y no digamos nuestro Gran Hermano).

Más tarde me pide usted educadamente que no le llame "camarada" progre, por considerarlo un término ofensivo (nada más lejos de mi intención) y yo le intento complacer y en mis comentarios le hago una "separata" intentando no molestarle. ¡Pero ni así!.


Le recomiendo encarecidamente que se lea los dos libros de los que hemos hablado... y muchos más (sé que es una tarea árdua pero...), de los cuales se pueden aprender lecciones en unos casos muy vigentes y en otros menos pero siempre interesantes. ¿Nunca te ha entrado (perdón, "le ha entrado a usted") la curiosidad de saber cómo piensan los propios y los de enfrente? A mi sí.
De todas formas si quiere BUENA literatura de verdad, ahí está MIGUEL DELIBES (cualquier obra es fantástica).


Lo de hablar en "parábola" como "bajo recurso" es porque me resulta curioso el paralelismo de un anticlerical confeso (curiosa expresión ¿no?) como el Sr. Ojo Izquierdo hablando en parábolas a sus "feligreses" de la misma manera que, como muy bien dices: "el hijo del altísimo hecho carne empleaba esa fórmula. Y por lo que se ve, con magníficos resultados."
La diferencia es que en tiempos de Jesucristo el personal tenía un nivel cultural que requería de estos "trucos" para hacerse entender.
Actualmente, entre el mundo progre (a ser posible los militantes con voto) a quién va dirigida la epístola ¿es necesario utilizar este recurso? Para el Gran Ojo Hermano se ve que sí. Luego...


No solo no he caido en lo de "encumbrar a la categoría de eminente columnista influyente" al señor Ojo Izquierdo si no que lo comparto totalmente. De ahí mi tristeza ante tanto sectarismo y resentimiento, tanto talento mal aprovechado con el único fin de pre-digerir la opinión con el deplorable fin de JUSTIFICAR al líder más hueco y vacío de la Historia de España. El líder que se va a cargar al PSOE.


Un ruego:
Por favor, si volvemos a enlazarnos en algún otro comentario, llámeme "de tu". Yo le seguiré llamando de usted ya que es lo que prefiere.

Una pregunta:
¿BSCO qué significa? ¿ Banco Santander Central Hispano?

Saludos (y 2)

Señor la primera fuente, no hay que entrar en ningún debate sobre esa división que usted apunta, basta con señalar el hecho de que más de 100.000 compatriotas siguen enterrados en cunetas para deducir que las causas de sus muertes no pueden estar olvidadas ni la reconciliación sellada. Y conste que estoy de acuerdo con usted en que gestos como el de la Junta se hacen para la galería. Entregar 1.800 euros es un insulto, una vulgaridad administrativa; tenga señora, esto vale la compensación y el reconocimiento, como un agente de seguros (sin discutir que a ellas les vendrá de perlas, por supuesto). Que organicen homenajes, que publiquen un libro o rueden un documental con sus historias... en fin.

En el franquismo no había Policía Nacional, que es un cuerpo creado en la democracia (sobre la base, eso sí, de la Policía Armada franquista, los grises). En cualquier caso, es confundir y faltar al respeto. Deberías corregir y pedir excusas. Rectificar es de sabios, Izquierdo. No seas como ellos.

Yo creo que el Sostres ese lo que está buscando es promocionarse para algún programa 'salsarrosero' de Interecomía que se podría llamar "dígaselo con vino".

¿Alguien sabe si en El Mundo ha habido algún tipo de declaración para desmarcarse o relativizar el artículo de Sostres contra Labordeta? Ya saben, siquiera una cínica piececilla tipo "las opiniones de nuestros blogueros son exclusivamente de su responsabilidad y aunque la dirección no siempre está de acuerdo con ellas, en aras de la libertad de expresión y bla bla bla". Mejor, sería aún más cínico porque la estrategia de El Mundo con sostres no tiene nada de espontáneo o desprevenido, faltaría más. Puede que unos pocos lectores del periódico se sientan tan indignados que hasta dejen de leerlo unos días, pero el efecto llamada y el gusto ya universal por la casquería aumentarán y mucho las entradas para ver "a quién despelleja hoy el sostres ése". En realidad asume el doble papel de ariete y chivo expiatorio para escribir en plata lo que realmente piensan los jerifaltes del periódico y un porcentaje nada desdeñable de sus lectores. Labordeta era un rojo; muerto está, un rojo menos (precisamente su bonhomía les resultaría indigesta porque negaba la perfidia natural que nos achacan, porque su honradez era transparente y por tanto convincente, un posible reclutador). No sé de qué nos sorprendemos, periodismo amarillo e incendiario de toda la vida. Además, todos los días desde hace muchos años, y no digamos durante los cuatro de rakaraka 11M (en mi opinión, alta traición perseguible por los tribunales), se leen canalladas peores desde el podio de los editoriales, las portadas y los articulistas estrella. Y están ganando, esas venas hinchadas en la sién son contagiosas. Lo mismito que el triunfo de la telebasura multiplica la expansión de los paletos.
Comparto un chiste muy español para ilustrar esa crispación rabiosa que tan cabalmente azuzan. Es precisamente el comentario de un lector de El Mundo que ayer respondía a sostres: "Pensaba que vivíamos en una democracia, pero ayer no me publicaron mis comentarios".

Hoy he tenido la osadía de adentrame en el averno a lo bravo, la aprendiz del catador experiementado no quería limitarse a su dosis diaria y se ha visto con estómago para digerir los sapos y culebras de Salvador Sostres. El resultado tras leer esto

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/guantanamo/2010/09/20/espana-despues-de-labordeta.html

ha sido peor que una almorrana para cualquier secretaria

¡¡Caray con los chicos de Arenas!!, jope, que mal les sienta que se sepa algo mas de los olvidadas de nuestra maldita historia. Seguramente, solo eran criadas de sus honorables familias. ¿verdad ....fuente de piedra?

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Creo que los pijofachas no saben lo que es comerse un higo.
La higuera es ese árbol de grandes y urticantes hojas, ramas de gris corteza y frutos que crecen en el intersticio existente entre los tallos de las hojas y la propia rama. La higuera es un árbol exuberante, con tendencia a la lujuria, solo hay que verla crecer junto al caz que riega las vegas, o prestando su húmeda sombra en los patios de muchas casas para darse cuenta de que la higuera no conoce limites a su exhibicionismo.
El higo, ese fruto procedente del apetito sexual de la higuera por reproducirse y símbolo de su fertilidad, poseedor de la esfericidad imperfecta y del dulzor propio de la miel, es el culmen del deseo de la naturaleza por la reproducción.
Me confieso un infiel amante del higo. Busco su dulzor, la crujiente textura de su granillas en la boca, el untuoso sabor que te pide comer otro y averiguar si el siguiente es tan bueno como el anterior. Cada higuera es un mundo, la tierra, la especie, el fruto, de ahí mi infidelidad, son diferentes en cada árbol.
Es higo se puede comer entero, se coge de pedúnculo y se muerde por el culo; también se puede pelar, abrir por la mitad y deleitarse con su interior antes de llevárselo a la boca, intentando adivinar por su aspecto como será su sabor. Yo los como de las dos formas y siempre me sorprende la experiencia.
Yo pido a todos los pijofachas del mundo que prueben el sicono sin tasa ni concierto, sin necesidad de bula papal, sin confesionario.
Otro día os hablare del higo seco y su mezcla con la castaña (ese fruto envuelto en su cascara de peluda espinosidad) y la nuez, tan parecida al cerebro.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal