Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

20 sep 2010

¡Qué franquismo más alegre!

Por: José María Izquierdo

3 Un sofoco. Les juro que si uno pudiera hacer hoy malabares con el tiempo, casi antes que quitarnos ¿veinte, treinta años?, adelantaríamos las agujas del reloj para que pasara el día 29 y su novena. Seguiríamos viejos pero con buena cara, que habría otras cosas que comentar y no volver a la insufrible cruzada de todos los chicos del coro contra los sindicatos. En una primera tacada vino su carácter antiguo, anacrónico en esta era moderna –ni más ni menos que el siglo XXI- que al parecer goza de pleno empleo, no padece pensiones cicateras ni otras miserias que aquejan a algunos seres humanos, siempre los otros, y que hacen absolutamente innecesaria la labor de partidos u organizaciones que reivindiquen los derechos de los más necesitados. Después llegó el insulto a su holgazanería o su sometimiento al gobierno. Pero cuando se pasa a la tercera fase, los chicos del coro tienen que buscar raíles por donde llevar el AVE del despropósito y la exageración. Ya lo van a ver ustedes, y ojalá que su afición por el extremismo verbal pudiera tener un efecto rebote. Nadie es tan malo, tan zoquete, tan sinvergüenza y tan ladrón como están pintando a los sindicalistas. Están en concurso a ver quién es más zafio y no encuentran freno. Tiro al plato.

Vamos casi de monográfico pero les contaré algunas otras cosillas para que no se aburran. Les recordaré, por ejemplo, quién era el botones Sacarino para Pedro J. hace algunos años y cómo hoy le aprecia mucho, muchísimo. nos sorprenderemos, también, por las muchas referencias al franquismo, ese tiempo que fue más abierto, alegre, divertido y libre que esta horrible época socialista que nos ha tocado vivir. ¿Quizá el catavenenos exagera? En absoluto: hoy lo pueden leer en El Mundo.

Ya les dije que los/las chicos/chicas de NC Report, los encuestadores que trabajan para La Razón no paran. Son unos auténticos forzados, unos galeotes tecnológicos, día tras día amarrados al duro teléfono, con tanto grosero como hay. Hoy toca averiguar cuántos españoles van a hacer huelga el día 29, dato que todos los entrevistados contestan con naturalidad. De creer los datos de NC Report, y éste es un país libre, ustedes mismos, dos de cada tres trabajadores no van a secundar la huelga general del día 29.  Exactamente no harán huelga 63 de los consultados, más siete partes de otro. Y sí harán huelga 24 de ellos y otros siete cachos de otro. Dice La Razón que “el 57% respalda que se reduzca el número de liberados”. Dado lo que se ha rajado de los liberados, y lo que aún se raja y se rajará, como verán a continuación, parece hasta un milagro que no sea el 100%. ¿Quizá porque no sea cierta esa imagen deplorable que han creado los paladines de la insidia a los que tanto queremos, y los trabajadores saben que hay muchos liberados alejados del estereotipo del holgazán que pintan esos amigos? Editorial: “Ni huelga ni estos sindicatos”, que me permitirán que pasemos por alto, que nada descubre: lugar común tras lugar común, tópico tras tópico.

Pero vamos a reservar espacio de lujo, peana de mármol, estante dorado para el artículo de La Razón de César Vidal. “Perniciosa herencia del franquismo, y usteds ya saben a lo que se refiere, claro. Venga, pues, que no amerita más palabrería: “Me consta que hay algunas personas que llevan años esforzándose por encontrar y difundir aspectos positivos en la herencia que Franco dejó a los españoles (...) No digo yo que no tengan ninguna razón, pero la verdad innegable es que el franquismo nos dejó herencias perniciosas que no sólo no hemos conseguido remontar sino en las que hemos profundizado hasta puntos indiscutiblemente dañinos”. Yaa llegamos, ya: “Uno de los ejemplos más obvios es el de los sindicatos oficiales. Por más que Méndez, Toxo y sus acólitos voceen majaderías (...) los sindicatos no pasan de ser una parte de la administración estatal, profundamente ideologizada y costosísima, es decir, los sindicatos verticales de la época de Franco, pero con muchos más pesebres y costando muchísimo más”. Sentada la base científica de la aseveración, saltemos párrafos, incluida una repugnante mención a María Teresa Fernández de la Vega, y avancemos algunos años: “A lo largo de tres décadas, UGT y CCOO han conseguido perfeccionar lo que apenas bosquejaron teóricos del fascismo hispano como Girón, Arrese o Elola. Por ejemplo, dentro de la más pura ortodoxia mussoliniana, los sindicatos mantienen los convenios colectivos, han aumentado desmedidamente el número de sus liberados -junto a millares de mi-leuristas a sus órdenes- se aprovechan económicamente de desgracias como los EREs y pretenden marcar las líneas de la política económica. Incluso han montado agencias de viaje como los sindicatos de Hitler en los años treinta”. Y no se pierdan la revolera final: “Está visto. Mucha Memoria histórica, mucha Memoria histórica, pero UGT  y CCOO están empeñados en que no logremos quitarnos de encima la perniciosa herencia del franquismo”. ¿Se limita Vidal a los españoles? ¿Los sindicatos franceses, o británicos, por ejemplo, son también una rémora del franquismo? ¿Cree nuestro mártir del compás que allí no hay liberados? ¿Tampoco en los sindicatos yanquis, tan distintos? ¿Todo ello es un recuerdo de Girón? ¿Un apéndice de García Carrés, un suponer? ¿De qué habla, a quién habla?

Culmina así, o al menos a mí me lo parece, un fin de semana con notable acumulación de las siglas malditas -CC.OO, UGT- y sus correspondientes adjetivos calificativos, todos ellos, como bien saben, denigratorios. Empecemos, por ejemplo, por Pedro J. Ramírez, que  la emprendía ayer con los liberados en su homilía dominical. Título: “Liberémonos todos”. Sumarios: “Este es el axioma de nuestro sindicalismo del pleistoceno: es malo trabajar, y más por cuenta ajena”. Más: "El acto de Vistalegre fue un error monumental en la política de imagen de los sindicatos”; “El cáncer no es la necesaria actividad sindical sino esa aristocracia de holgazanes”; “La cuenta atrás del 29-S es el momento de debatir un abuso tan escarnecedor en tiempos de crisis”. Y algún parrafillo: “Son las partidas de cartas y de dominó en el bar de la esquina, las copas de anís y de coñac, el palillo entre los dientes y el rascarse la barriga en toda hora y situación”. Mismamente como el otro Ramírez, Lorenzo, de Libertad Digital, también gran amigo nuestro: "Los medios de comunicación (...) han decidido explicar a los ciudadanos algunas de las verdades sobre la actividad de estos supuestos representantes de los trabajadores que, en realidad, sólo defienden sus propios intereses y los de los trabajadores no productivos que se pasan el día leyendo el periódico, navegando por Internet y llamando por teléfono para solucionar sus problemas domésticos”.Y en esta cruzada no podía faltar, también en El Mundo, Luis María Ansón, que ya puestos, para qué quedarnos cortos: “¿Se han convertido los sindicatos en un suculento negocio para sus dirigentes?” Hoy, en el mismo diario, el encargado de soltar la regla en los nudillos es el vicedirector, Casimiro García Abadillo. No seré yo quién le lleve la contraria: “En la Transición los sindicatos jugaron un destacado papel político. Pero Franco murió en 1975”. En efecto, el 20 de noviembre de 1975, para ser exactos. ¿Y verdad que siempre tiene que haber el gracioso del bautizo, la boda o la despedida de soltero o soltera? Ustedes ya saben quién es: Antonio Burgos, sí señor, esa grasia que no se pué aguantá y ayer, además, en romance: “...Me ha indignado lo que ha dicho en mi tierra un baranda sindical, un tal don Manuel Pastrana, que tiene un nombre que suena a presidente sudaca. Conocerán lo que ha dicho ese sindical baranda, jefe de los liberados que trincan por no doblarla...” Y así sigue, para glosar al representante de UGT que recomendó a los abuelos que no se hicieran cargo de los nietos el día de la huelga general. Y uno se pregunta, ¿hay más?, ¿algún valiente se atreve a superarlo? Pues claro que sí. Ha sido oír valiente y ahí tenemos a pecho descubierto a Carlos Dávila, el periodista sin miedo. No solo tenemos la desvergüenza de insistir un día sí y otro también en la infamia del “crucero de lujo” de Toxo, sino que ayer ya veía incluso “más cheposo” a Cándido Méndez. Y elucubraba la siguiente teoría: “Algún día se sabrá, porque en España se termina por saber todo, que el Gobierno y los sindicatos se reunieron en comandita (...) y decidieron que unos, los sindicatos, proclamarían el paro y otros, el Gobierno, darían la soflama por no escuchada. En este momento hay quien anticipa que hasta el PSOE va a participar en la manifestación anexa a la huelga del día 29. ¿Cómo se va a perder Zerolo un acontecimiento de este jaez? (...) Citad a la huelga y, llegada la fecha, nosotros (Gobierno) os diremos que estáis en vuestro derecho y no impediremos que vuestros falsos piquetes informativos perpetren las fechorías a que nos tienen acostumbrados. Eso es lo que se piensa en Madrid”. Pues nada, ahí estamos, pugnando por el primer puesto... Hasta que llegó Vidal a poner la guinda.

Les contaré algunos movimientos que agitan a nuestros amigos. Uno: Jiménez Losantos en El Gato al Agua y Pedro J. Ramírez, en su tele, se han  puesto a competir en prime time. Les reproduzco texto de Libertad Digital: El Gato al Agua que dirige Antonio Jiménez en Intereconomía TV logró el liderazgo indiscutible de la noche del jueves, con la presencia del director de Es la mañana de Federico en esRadio, Federico Jiménez Losantos, superando con creces sus registros habituales del resto de la semana, inferiores al dos por ciento. Unos datos especialmente significativos ya que El Gato al Agua competía con el estreno de Pedro J. Ramírez en Veo 7 que conducía un debate de los portavoces parlamentarios de PSOE y PP, José Antonio Alonso y Soraya Sáenz de Santamaría. Y es que aunque el director de El Mundo dobló la audiencia de la semana pasada de La Vuelta al Mundo, al pasar de un 0,8 a un 1,5, El Gato al Agua no se vio afectado al mantener el medio millón de espectadores y el 2,7 por ciento que ya consiguiera la pasado jueves con la presencia de Federico Jiménez Losantos”. Dos: El Mundo anuncia con gran titular y gran foto, e incluso con honores de portada, que “Buruaga vuelve al ‘prime time’ de una TV nacional”. Se refiere, por supuesto a Veo7, su tele. En esta ocasión, qué cosas, Pedro J. no le llama “Botones Sacarino” como hizo cuando se pelearon por las ruinas de la Telefónica de Villalonga, ya en manos de Alierta: “El nuevo Vespasiano me mandó ejecutar... a través del botones Sacarino. A ver, Sacarino, usted que tiene tantos premios y ahora que le hemos ascendido, dígale (...) que no consiento que el director de El Mundo vuelva a salir nunca en mi televisión. A la orden, don Cesáreo, ¿manda usted alguna cosa más?”... Y tres: Hoy empieza a emitir en toda España la tele de Vocento, Tele10. Ya les aviso que a la hora del aperitivo, si tienen puesto dicho canal, se les puede aparecer Curri Valenzuela, que hasta ahora ha sido íntimo disfrute de los espectadores de Telemadrid, y no sé si de Canal9. Ahora podrán saborearla en toda la piel de toro... Lástima que no llegue al mundo mundial, que sé yo, Melbourne, Hong Kong, Chicago, para pasmo de aquellos ignorantes...

Nos vamos con Fernando Sánchez-Dragó, que decide ir a declarar a un juez hipotético y lo cuenta en El Mundo. Cuando acaben, si pueden, ya saben, al fondo a la izquierda: “Vengo aquí movido por la indignación que tanta mentira me produce. Las cosas no fueron como sus testigos las cuentan. Yo estuve muchas veces en Correos y nadie me torturó. Todos los españoles, todos, fueron víctimas de una guerra cuya estúpida crueldad se divide a partes iguales entre los Hunos y los Hotros. Y en cuanto a la posguerra, cierto es que los años del franquismo lo fueron de sombras para algunos, sobre todo al principio, pero también de luces para muchos. Y aun me atrevería a decir, jugándomela, que las segundas fueron más que las primeras. En la España de Franco que conocí sólo sufrían persecución quienes desde posturas radicales -las mías, por ejemplo- y buscando pelea se enfrentaban al Régimen. Créame si le digo que éramos pocos. Mis recuerdos lo son de un país abierto, alegre, divertido y más libre, en lo menudo, que el de ahora. Basta de mentiras. No reabra trincheras. No dé vivas a la República, que lo fue de infamia. Sobresea al asunto. ¿Habeas corpus? Pues aquí está el mío, señor juez. Ecce homo”.

¿Me dejan que les recuerde a Nietzsche?: “Ecce homo, Cómo se llega a ser lo que se es”. ¿Cómo habrá llegado Sánchez-Dragó a ser la persona, un día presumiendo de intelectual, que ha escrito ese párrafo alucinado, de una España alegre y faldicorta durante el franquismo? ¿Los miles de muertos en los campos de concentración cantaban alegres canciones? ¿Grimau, hasta que murió en ese idílico Correos que pinta Sánchez-Dragó, se divirtió mucho por las calles de Madrid? ¿Los antifranquistas eran unos tontos o chulos, o ingenuos, que buscaban pelea? 

Las valoraciones o las respuestas, ustedes mismos. A mí ya no me hacen gracia quienes se autotitulan provocadores y se quedan en puros fascistas. Ya ven qué intransigente.

Hay 53 Comentarios

El 29 de septiembre de 2010, los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, han convocado una huelga contra la reforma laboral. Exactamente 20 días después de que fuese aprobada, es decir: sin posibilidad alguna de cambiarla. Esta huelga está convocada tarde y mal; parece hecha casi aposta para que sea un fracaso, y eso es lo que será. Esta huelga sólo es un punto de partida, como podría serlo cualquier otro

porque, al fin y al cabo, está todo por hacer

http://www.huelgageneral29s.org/

te sientas en la acera, en un banco de algún parque, y te dedicas a criticar todo lo que no te gusta (que es todo, lo que tu no has podido ni sabido cambiar) les das fuerte a la gente que continua trabajando (con mejor o peor tino) por intentar defender a los trabajadores, y que saben en que tipo de sociedad viven y la fuerza que tienen ellos confrontados con la inmensa mayoria de medios y del lenguaje que poco a poco se ha ido apoderando de todos ellos. Es facil y divertido darles hasta en el carnet de identidad y crea "afición". ¿verdad victor?.

El señor Dragó es un hombre muy leído, pero más que culto yo lo considero «culterano». Como escritor es mediocre, pero en eso no le va a la zaga de la mayoría hodierna de los escritores españoles «famosos», sean de Prisa, Planeta, Tusquets, etc. Yo no sé si Sánchez D. lucho contra el franquismo durante la Dictadura. La verdad es que en mis años universitarios, allá por los sensenta, jamás supe de socialistas del Psoe que hicieran algo contra el Régimen. El Psoe o estaba desaparecido o sencillamente llevaba a cabo su labor tan subrepticiamente que nadie se enteraba. Probablemente ni ellos mismos. Algo se movía en la UGT, que muy paulatinamente iba infiltrandose en los Sindicatos Verticales, sobre todo en el País Vasco y en Asturias y quizá Madrid. En el resto de España, nada.
A los que sí se les notaba era a los comunistas, que fueron los que de verdad hicieron o trataron de hacer algo contra la Dictadura. Grimau, sr. Izquerdo, era comunista y fue fusilado por ello. Carrillo nos podría explicar, por cierto, si decidió enviarlo a España para que la purga letal se la dieran en su país de origen los franquistas. Por sino lo saben los amigos cogloberos, Carrillo sobrevivió a todas las putgas del PCE porque él era el encargado de implementarlas.
¿Qué hice yo en mis años mozos en la Universidad contra la Dictadura? Repartir algunos panfletos, correr delante de los grises, que nunca consiguieron agarrarme, estudiar lo absolutamente necesario y largarme de España en cuantico que pude. ¿Qué hizo Ud sr. Izquierdo? ¿Qué hicieron todos los de su edad? ¿Qué hicieron los que ahora tienen entre cuarenta y sesenta que trabajan en El País y en este país? Esperar a que Pachi la espichara en la cama. Y entonces, como por arte de magia o por generación espontánea, España se transformó en el país con más antifascistas y «demócratas de toda la vida» del mundo. Habría que hacer un estudio ciéntífico sobre esta metamorfosis o releer las de Ovidio, que la naturaleza de los dioses griegos estaba calcada de la humana. Somos un país de borregos. Cuando uno lo piensa: ¡Cuarenta años de dictadura en pleno siglo XX y en Europa! ¿Tendrá razón Dragó? Los sindicatos sí hicieron algo. Démosles una oportunidad porque si ellos no pueden hacer la huelga ¿quién la va hacer? Por lo demás, amigo almigmon subscribo casi todo lo que ha dicho hoy (ayer) sobre los sindicatos. Sr Izquierdo escriba algo sobre el resultado de las elecciones suecas. Y cálmese, que a nuestra edad siguen creándose neuronas y más sinapsis si cabe. Díjolo la ciencia, punto redondo.

Capiroba, sé que tú no creías que le hiciera el juego a la derecha, lo decía yo por si alguien de "allí" utilizaba lo que no pasa de ser "sano pensamiento crítico", autocrítico si prefieres, como un tanto a su favor para las causas de siempre.
Son expertos en el "divide y vencerás" por eso quería dejarlo claro.
Estoy de acuerdo con lo que dices, pero si los sindicatos que ya están y que son internacionalmente reconocidos mejoraran sus enfoques, sus iniciativas y sus formas de ser y estar todo resultaría más rápido y más efectivo.
Creo que de entre muchos problemas de los sindicatos, el más grave es la falta de regeneración, de "caras nuevas". De ahí lo de las campañas.
Estoy seguro que hay miles de jóvenes (con menos de 35 años, sin ir más allá) que no saben nada de lo que significa la acción sindical, todo lo más lo que les hayan enseñado en clase de historia o en los documentales de la Prego.
Y eso va en contra de los intereses no sólo de la clase trabajadora sino de toda la sociedad.

Buenas noches. No tengo mas remedio que estar de acuerdo con almigmon en sus comentarios sobre los sindicatos, también capiroba lleva un punto de razón, pero como ya comente hace unos días la falta de poder de convocatoria de los sindicatos se debe en gran parte a la laxitud de sus dirigentes y al acomodo de sus bases. No se rata de reclutar (palabra que no me gusta) puerta a puerta afiliados, se trata de implicar a los trabajadores en la defensa de sus intereses y mantenerles informados de por donde van las acciones y las intenciones de la patronal, explicar sin rodeos que beneficios/perjuicios tienen a medio largo plazo cada acción sin vender utopias. Desgraciadamente pocas veces escucho a un representante sindical poner y exponer casos prácticos que sirvan a los trabajadores(afiliados o no) para su día a día, aun contando con personas de gran preparación. He tenido la suerte de poder participar en algunas charlas informativas por parte de un sindicato (CCOO) donde había trabajadores de sectores tan distintos como transporte, construcción o metal, con una formación muy básica y si fue una lección magistral de acción sindical, claro que han sido escasas veces y siempre por parte de la misma persona (catedrático de derecho en activo) y con una gran capacidad para hacerse entender usando los términos justos entre lo técnico y lo coloquial.

Cansino h, había por ahí un gran hombre, que el jodido del " aleman" no me deja recordar, que decía:
"Tu verdad no, la verdad y ven conmigo a buscarla"

Francamente, estoy mirando por encima las webs de ccoo y ugt y no las encuentro. Bueno, en la de ccoo, a modo de slogan se dice:
-Despido más fácil y barato.
-No se crea empleo.
-Más poder a los empresarios
-Recortes salariales y sociales
-Temporalidad abusiva.
Pero no encuentro la explicación desarrollada a estos motivos, ni tampoco qué alternativas proponen.

¿Qué reivindicaciones concretas se van a hacer en la próxima huelga general?

Estos Sacarinos y demás hiervas cualquier día nos hacen creer que los años del franquismo fueron los mejores de nuestras vidas, y estupecfactos nos preguntaremos ¿de verdad yo viví la durísima dictadura franquista? o solo fue un sueño que tube y todo eran verdes praderas.

Vienen tiempos duros y lo peor es que esta vez nos han pillado desorganizados y con las letras del coche y del piso sin pagar.

Publicado por: capiroba | 20/09/2010 18:58:37
______________________________________
Ten por seguro que estaré encantado de que me invites a unas cañas, no sin antes haber pagado yo la primera ronda.
No tengo ninguna duda de que el éxito de la huelga general es lo mejor para los trabajadores a nivel individual. Un individuo por si sólo no tiene fuerza, unos cuantos millones, si.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal