Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

23 sep 2010

Quién compra y quién vende

Por: José María Izquierdo

  Rubalcaba_picnik Si ayer preferí el método del expurgue, hoy vamos a hacer un repaso de nuestros clientes, que vienen sembrados. Les ha entrado a todos un notable afán mercantilista, y el que no compra, vende. Ya verán. Por lo demás, parece que se les pasa el pío con Marruecos, pero no con los sindicatos, claro, que la huelga se aproxima. También les ha gustado la subvención de la Junta andaluza a las mujeres vejadas por el franquismo en Andalucía, que ya se sabe que cuando hablamos de franquismo la cosa se pone seria. Casi tanto como lo de subir los impuestos a las rentas más altas. También coinciden, hoy coinciden mucho, miren ustedes por dónde, en que el socialismo se agrieta, se desangra, se derrumba, se hunde: ¡A Antoni Asunción le han anulado 200 papeletas –nulas- en Valencia! ¿Acaso no oyen cómo crujen –crash, crash- los cimientos del partido ante hecho de tal trascendencia?

Y verán otras maravillas, como que a Rubalcaba ya se le ven los atributos de la bestia, y que César Vidal nos vuelve a asombrar con grandes descubrimientos.

Inmersión, inmersión.

Miren que divertido, todos ellos títulos de primera página: Abc: “El Gobierno compra al PNV el apoyo a los Presupuestos por 472 millones”.  Libertad Digital: “El PSOE compra el apoyo del PNV...”. La Gaceta: “Zapatero vende los presupuestos al PNV”. Y La Razón, que no va de Presupuestos, también comercia: “El Gobierno vende un impuesto para ricos mientras sube la luz un 4,8”.

Y estos otros, también en la primera página: La Razón: “El PSOE se agrieta: acusaciones de pucherazo en la elección del candidato en Madrid y Valencia”. El Mundo: “No puede haber primarias si se usa el ‘aparato’ para coaccionar”; Asunción habla de ‘pucherazo’ al anularle el PSOE 200 avales". Abc: “Las primarias socialistas derivan en acusaciones de ‘juego sucio’ y pucherazo”.

Bueno, pues ahora, a lo que dicen editorialistas y comentaristas de los impuestos.  En La Razón y en El Mundo se van por la posible –aún no está decidida- subida del tramo del IRPF correspondiente a quienes ganen más de 120.000 euros anuales, lo que afectaría a unos 165.000 contribuyentes y supondría unos ingresos de entre 200 y casi mil millones (si se sube a un 45% o a un 47%; y ya puestos, ¿cuánto será si se sube al 50%? Uno y otro están indignados. El título de primera de El Mundo es terminante: “Zapatero machaca las nóminas altas para aplacar a la izquierda”. El editorial de La Razón se titula “Impuesto electoralista”. ¿Razones?  Las ya conocidas: “A diferencia de lo que predica el Gobierno, no hay un argumento sólido para sostener que esta vuelta de tuerca a las rentas más altas tenga un motivo económico. Es, por supuesto, político. Con una huelga general a la vuelta de la esquina y una sangría de apoyos en sus bases tradicionales por los recortes del Estado de bienestar más importantes de la democracia, el Ejecutivo quiere recuperar terreno por la izquierda con este movimiento táctico que, sin embargo, envía un mensaje nocivo a los mercados y a la sociedad”. Porque como ya se sabe y repiten los liberales, “las subidas de impuestos disuaden a los inversores, retienen el consumo y traban la actividad económica”. El editorial de El Mundo, “Una subida del IRPF injusta e inoportuna”, insiste en las líneas marcadas en el título de primera. Les ahorro lectura, que nada descubre.

En el mismo sentido y en el mismo periódico, y  aún más cabreada, como corresponde, Isabel Sansebastián se derrite en contarnos cuánto y cuánto le gusta el modelo sueco. El de ahora, no se equivoquen: “Aquí subimos los impuestos, allá los bajan. Allí hace mucho que tomaron medidas restrictivas con la inmigración, conscientes de los riesgos inherentes a los efectos llamada,  provocados por ciertas políticas demagógicas. Aquí legalizamos hasta hace cuatro días a cualquiera que presentara un recibo de la luz, y buena parte de nuestra intelectualidad oficial sigue con el discurso del ‘papeles para todos’. Allí se han dado cuenta de que la solidaridad bien entendida empieza por uno mismo...”, etc., etc.,

(Pequeño inciso: ¿No habrán pensado ustedes ni por un momento que se iban a librar de que algún ingenioso articulista dijera eso de que Zapatero -o el Gobierno- ya hablan euskera en la intimidad? Pues no señores, ¡lo ha escrito Juan Bosco Martín Algarra, de Intereconomía!, y se lleva el muñeco de peluche).

Vamos, primero, a los 1.800 euros de la Junta y las mujeres, que ya les digo que se les hincha la vena cuando se les toca el franquismo y la represión. Abc está muy tocado y hace editorial: “El PER de la memoria histórica”, lo titula, lo que da idea de por dónde van los tiros. Y el sumario lo reafirma: “Indemnizar a las mujeres que demuestren haber sido vejadas por el franquismo reinstala al Gobierno socialista andaluz en los métodos más rancios del caciquismo decimonónico”. ¿A ustedes no les hace gracia que sea precisamente Abc quién hable de caciquismo? Les invito a un paseo por las hemerotecas para que puedan deleitarse con los miles de artículos que ha publicado el otrora periódico de los Luca de Tena a favor de los braceros o cualquier obrero del campo en los años veinte o treinta, por no meternos en los cuarenta. ¿Caciques, dice Abc? Curiosamente, el título, hoy va de coincidencias, ya ven ustedes qué cosa más rara, como si todos bebieran de una misma fuente y recibieran aliento de un mismo inspirador, es idéntico al de José García Domínguez, señor muy principal en Libertad Digital: “El PER de la memoria histórica”, y que dice, entre otras cosas, las siguientes:  “Así, las provectas ancianas que testifiquen haber sido vejadas en su dignidad durante la dictadura recibirán una ofensa añadida con cargo a la democracia: 1.800 euros de propina en concepto de ‘reparación moral’. He ahí la última humillación que el Poder les tenía reservada en vida. Y es que hay que ser muy cínico para pretender que las heridas del alma humana se cicatrizan no ya con dinero, sino con algo de calderilla esparcida en periodo de celo electoral”. Y para colmo, viene a decir García Domínguez, en tierra de ladrones y sinvergüenzas: “¿Y cómo no imaginar en la madre patria del Buscón Don Pablos el mercado negro de póstulas, escapularios y salvoconductos antifranquistas que debe haber irrumpido a estas horas en todas las casas del pueblo de Despeñaperros hacia abajo? (...) En fin, que ya estoy viendo a María José Campanario con su santa madre disfrazada de Mariana Pineda, haciendo disciplinada cola ante el negociado...”.

¿Desagradable? Moderadamente, que llega Carlos Dávila en La Gaceta: "Romero Robledo, el prestidigitador del voto, el Pollo de Antequera, el jocundomin istro de dos reyes y una regente, no se hubiera atrevido a tanto. Griñán sí; Griñán conoció los horrores del franquismo en carne propia y por herencia, y ahora quiere compensar con dinero a todas las que padecieron tales horrores. En la región más depauperada por el paro de España, Griñán se gasta el parné en reclutar y pagar a las pobres mujeres (¿por qué no hombres?) que tragaron ricino en no se sabe dónde. Basta con un testimonio personal, así que lo probableerá que la tradicional pillería nacional forme largas colas de agraviadas para llevarse a casa 1.800 euros. Este pobre político, aún presidente de la Junta, quiere comprar voluntades exhibiendo malas memorias. Pero, ¿es que no hay nadie que le diga que esto es caciquismo de baja estofa?” Cuenta hoy La Gaceta, por cierto, que el padre de Griñán fue... ¿y qué carajo importa lo que fue el padre de Griñán?

Y si me dicen que tampoco es para tanto, no tendré más remedio, entonces, que tirar de la cuerda y sacar el cubo del pozo. Vamos con Pío Moa: “¿Qué mujer no habrá sido vejada por el franquismo, según estos políticos chorizos, que buscan por ese método comprar votos a costa del dinero público? La política morralla de los profesionales de la trola, el choriceo y el puterío”. ¿Mejor? Pues más del mismo: “Ahora la muy corrupta Junta de Andalucía, la más corrupta de España, probablemente, junto con los políticos catalanes, ha tenido una gran idea: ‘indemnizar’ con 1.800 euros a las mujeres que digan haber sido vejadas por los nacionales (algo así prevé la ley totalitaria de memoria histórica para los familiares de etarras). Como habrá que formar comisiones o cosa así para hacer el paripé de investigar los casos, pues tendremos todavía más burocracia, sueldos y gastos. Pero con esa inversión esperan matar tres pájaros de un tiro: presentar a las víctimas como vejadas ‘por ser mujeres’, una estupidez muy de moda; explotar los lados oscuros de los nacionales, olvidando los bastante más oscuros del Frente Popular y los muchos positivos del franquismo; y, en fin, ganarse unos cuantos votos de ingenuos, envenenando de paso a la gente. Tal como están las cosas, esos corruptos individuos tienen que pelear por cada voto”.

Ahora, solo dos muestras de por dónde van las cosas con los sindicatos, y otra coincidencia: Luis María Anson, en El Mundo, y Hermann Tertsch en Abc, haciendo encendidos elogios de Marcelino Camacho y Nicolás Redondo. Dan ganas de imitar a Manuel Vicent y su “No pongas tus sucias manos sobre Mozart”, y decirles que ellos, precisamente ellos, quiten sus manos de una ideología que odian y combaten. Están en su derecho de hacerlo, faltaría más, pero no con recursos rastreros, por favor, que se revuelve el estómago. Les muestro algún párrafo de Tertsch, siempre tan mesurado: “Vayan haciéndose a la idea de que sean cuales sean los servicios mínimos pactados, los sindicatos verticales desmandados van a portarse como la hija de papá rico a la que se le niega por primera vez el capricho. Es decir, arañará a la doncella, insultará al chófer, romperá los muebles y aterrorizará a todo el que se le acerque (...) Cuando anuncian que su objetivo es parar Madrid y todas las ciudades españolas con sus piquetes, dejan claro que no esperan que (...) queden paralizadas por voluntad propia. Sino obligadas por la santísima voluntad de sus peculiares burós políticos, sus cuadros de liberados sovietizados y sus bandas de matones”. Y continúa: “Ahora es cuando los españoles van a ver lo que se ha criado en la ciénaga sindical”. 

Y acabamos con Rubalcaba, que el ministro del Interior protagonizó ayer un rifirafe parlamentario con el diputado del PP Rafael Hernando, ese fiero legionario al que mandan desde Génova cuando hay que partirle las piernas a algún socialista tras quitarle las cadenas y sacarle del cuarto oscuro. Ahora ha descubierto nuestra alegre muchachada, aunque ya lo intuían, no vamos a negarlo, el verdadero –y espeluznante- rostro demoníaco del ministro del Interior. Pequeño aperitivo de David Gistau, en El Mundo: “Rubalcaba el tenebroso, amo del submundo desde los tiempos del felipismo, ensayó una línea de defensa cínica...” Y ya, asado potente para el almuerzo, César Vidal en LD. Comienza fino y en intelectual, que saben que le gusta: “La llegada al poder del cardenal Richelieu inauguró un tipo de política fría y descarnada marcada por la ausencia total de moral y el más desalmado pragmatismo político. Desnudo de cualquier consideración ética, el célebre príncipe de la iglesia católica llegó a la conclusión de que la victoria política era mucho más importante que cualquier otro tipo de consideraciones”. Y como ya está bien de preparativos lubricantes, al mogollón: “Esa visión inmoral en la que confluyen la mentira, la manipulación, el control de los medios de comunicación, la manipulación de los ciudadanos e incluso el derramamiento de sangre ha constituido también una marca de fábrica del PSOE (...) Desgraciadamente, esa visión política desprovista de moral dio frutos muy amargos en los años de Felipe González (...) la sombra de gobiernos en los que se encontraba Rubalcaba. Ahora, la perspectiva siniestra de ese poder policial sometido sólo a lo que el déspota considera razón de Estado vuelve a cernirse sobre España. Aquellos casos – reales o imaginarios – que puedan ser susceptibles de utilizarse contra el adversario político o simplemente el ciudadano no dispuesto a la sumisión no pasarán por las manos de jueces independientes sino por la de policías fieles a Rubalcaba”. ¿Hay más? Sólo un poquito: “A partir de ahí aniquilar la vida personal y política de una persona – independientemente de que exista o no causa penal – será un juego de niños. Y eso no será lo peor. Lo realmente dramático es que la campaña emprendida por el PSOE contra los derechos ciudadanos habrá llegado a su culminación aniquilando los últimos retazos que de libertades puedan quedar en España. El mismo cardenal Richelieu en su más abyecta inmoralidad se habría sentido, sin duda, orgulloso de la última jugada de Rubalcaba”. 

Pero Vidal hace hoy doblete. Sólo un párrafo de su columna de La Razón, que vuelve  a descubrirnos la realidad que no queremos ver: “La llegada del PSOE  a los Ayuntamientos [después del franquismo] provocó una revolución tal en el precio de la vivienda que lo que, a inicios de los setenta, constituía un bien de compra relativamente fácil se convirtió en la ‘Misión imposible’ del noventa por ciento de los españoles”.

Pues nada: ya tenemos a los culpables de esa hipoteca que le ahoga: los ayuntamientos socialistas de finales de los años setenta.

No le digo nada a Vidal que me pierdo. 

Hay 100 Comentarios

Alba, no entendí tu comentario manchego. ¡Tradúcelo por favor!

Sr Izquierdo: Menos mal que no ha seguido usted con la pasarela. ¡Enhorabuena!
Pío Moa, Carlos Dávila y Tersch nunca han sido mesurados; eso sí, nos guste o no, tienen facilidad de péndola. Pero, et tu, Brute, no se desmesure usted «con ese fiero legionario al que mandan desde Génova cuando hay que partirle las piernas a algún socialista tras quitarle las cadenas y sacarle del cuarto oscuro».
De Manuel Vincent, otro que se ha vendido a la literatura comercial, recuerdo todavía un artículo en El País (Domingo, creo) en el que se desmesuraba contra Ana Botella con las teclas negras de su cerebro.
Si por ideología no podemos nombrar hechos o dichos pertinentes de los que están en las antípodas de la nuestra, pues habría que dividir España en dos países, uno para la derecha y otro para la izquierda (y una Tierra de Nadie para los sospechosos o indiferentes ) Algo así como lo que ocurrió con la descolonización inglesa de la India: Pakistan y Bangla Desh para los musulmanes y el resto, lo que ahora se llama India, para los indúes y algunas minorías, los sijs, por caso. En estos dos nuevos países ibéricos, estaría prohibido estudiar, citar, en parte o en todo, ideas, hechos y obras de los del país extremo bajo pena de excomunión ideológica y extrañamiento inmediato a la Tierra de Nadie.
La desmesura insultante se está apropiando de este Blog. Ponga un poco de orden o habrá un desdoblamiento.
Otrosí: Como sigamos mentando la genealogía de unos u otros para jutificar lo que hacen o dejan de hacer otros y unos, vamos a terminar todos en Atapuerca, aunque se trate de otra especie de homínidos.
Es de dominio público que el cerebro de los mamíferos está dividido en dos hemisferios lateralizados. El hemisferio derecho rige la parte izquierda del cuerpo, y el izquierdo, viceversa. Este cruzado mágico se da, como es de rigor también en los ojos: el ojo izquierdo se rige por el hemisferio derecho y el ojo derecho por el hemisferio izquierdo. ¡Qué paradójica o parajódica es la Naturaleza! Mañana continuaré con la paradoja-parajoda.
Por último pido disculpas por las erratas de ayer (ricino, Sahlin, por ejemplo) y las que se me escapen hoy. Pero seguiré dándole al teclado con los «muñones», bien lavados, por si se me escapa algo de Mozart entre teclazo y teclazo.

ALEXCRIVI, no me había reído tanto aquí como esta noche leyendo tu comentario, además se te echaba de menos, yo y seguro que casi todos.


¡ En Londres sí que subieron los pisos por aquel entonces ! hijoeputa el González. Eso sí. bajaron de golpe el calzado en Nueva Zelanda y los pestiños en Marruecos, pero por casualidad; no vayan a creerse.

Publicado por: ALEXCRIVI | 23/09/2010 19:54:43

La cosa es que con tanto facha esquizoide suelto,a uno le entra un poco de miedo de salir a la calle...ahora más,si tienes hijos menores,debido a que pululan por las mismas curas pedófilos que intentan sodomizarlos

Puede ser.La verdad es que entre tanto píos y las moas,las cesareas vidalinas,el cura de la Pradera,el calvo ese de interfachonomía y jimenas y las Santas uno corre el grave riesgo,si se les lee o escucha,de quedar tarumba.

Ese "pío,pío"¿no será el Pío el martillo,terrorista que atacaba con el martillo aquí en España?

Denle algo al egipcio que tiene una diarrea mental que el pobrecito se nos va por las patas abajo. Un suero, por favor.

¡Me cachis en la depilación láser y en la coquetería femenina! (sólo hoy, que quede claro) ¡Mira que perderme por esa nimiedad la segunda entrega del "Día de los muertos vivientes"! ¡Es que tiene delito! Sibonés, Caballeros de la espada al hombro y la quinta enmienda, más VeoVeosMamoneos en posición delirante...
Sigo pensando que son todos el mismo, es más que es alguien contratado por José María o él mismo para animar el blog, porque tanto gilipollas (perdonen la expresión incluso los aludidos) no es normal...
Uno que si ha Pío le reinsertó UCD en ¡1983! que es cuando lo pusieron en la calle, que si está en la calle porque queda democracia, pero, ¿acaso llamar pederasta a todo un periódico, llamar panda de asesinos a un partido democrático o meterse con algunos periodistas por ser homosexuales tiene algo que ver con la "libertad de expresión"?
Otro que si la CNN y la Fox son igual de fachas y tanto como lo es El País.
Otro que si le mienten porque están acabando con una plaga de caracoles, pero que es lo mismo que llevan haciendo desde tiempos de mariacastaña, pero que no quieren dar ese agua a Levante...
¿Pero por qué nadie me ha llamado al móvil? ¿No véis que tanta chorrada en diez minutos puede acabar con la salud de cualquiera?

Mi ex novia me dijo esta tarde que en Argentina,cuando trabajaba en un centro psiquiátrico,que allí había un paciente muy peligroso:se trataba de un esquizofrénico con alucinaviones auditivas y visuales.Cundo se le sedaba,con dosis caballares de tranquilizantes,decía que era historiador y geógrafo(la verdad es que robó un libro de la biblioteca del referido manicómio referente a História y Geografía de 4 curso de primaria)...si no se le sedaba aparecían los síntomas más graves:decía"Soy pío,pío,el del martillo...Una cabeza es un coco....mi martillo lo abrirá".El hecho es que asesinó a martillazos a toda su familia.Cuidado con alguien que se te presenta con una muleta y deja caer su llavero y luego pide te agaches para cogerlas;si lo haces-este era el modus operandi del referido psicópata-te meterá varios martillazos en la cabeza y repetirá:"Soy pío,pío,el del martllo"

No he mirado, ni voy a mirar en ninguna enciclopedía,es tarde y no tengo muchas ganas.Hsata dónde yo recuerdo un delta se formaba en las desembocaduras de los rios que tenían dos o más brazos y se llamaban así por su forma parecida a la letra griega delta,la cuarta del alfabeto me parece que era.Casi todos los deltas que se han respetado son riquísimos por su biodiversidad.Yo no dudo que despúes de siglos de vivir en armonia con su entorno y demostrar la sabiduría que tienen los agricultores vaya ahora nadie a leerles la cartilla y decirles que es mejor meter el agua en una tubería y que no se depositen los sedimentos que trae el rio en su desembocadura, precisamente para seguir siendo y llamandose delta.Son siglos de cultura agraria y sabiduria popular,que si hubieramos respetado no tendríamos el desastre de costas que tenemos ,ni en esta crisis nos hubieramos quedado colgados de la brocha.No se trata del tú más,sino de sentido común.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal