Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

14 sep 2010

¡Y quedan quince días!

Por: José María Izquierdo

Mendeztoxo_picnik ¿Verdad que ustedes saben que la huelga general está convocada para el día 29? ¿Y verdad que ustedes saben que todavía estamos a día 14? La resta es fácil: aún  quedan quince días. Pues ya les digo que nos espera la mundial, porque anda toda la fiel infantería con la pajarilla revuelta, que alguien ha debido de tocar a rebato, y hay peleas para ver quién la dice más gorda de los sindicatos. Ya pasó aquel tiempo en que se  azuzaba a Méndez y a Toxo a enganchar las canillas del Gobierno, y hoy estamos dónde siempre habíamos estado pero que entonces disimulábamos para dar en los morros al gobierno de Zapatero. Mejor así, que se hacía muy ridículo ver a toda la prensa de derechas enardecida en sus apoyos a Comisiones Obreras y a UGT. Muerde Méndez, muerde Toxo, venían a decir en La Razón o Abc, lo que era de mucha risa. Hoy la alegre muchachada está donde deben estar: en contra de los sindicatos y a la espera de que la huelga fracase. Nada que reprocharles, que defienden lo que deben defender.

¿Se pueden ustedes creer que El Mundo vuelve a sacar a pasear al confidente Rafa Zouhier, condenado a diez años de cárcel por el atentado del 11-M, como elemento de autoridad para volver a hacer las mismas preguntas sobre el salvaje atentado? ¿No se cansarán nunca de esa indignidad? Y les advierto que ya tenemos en danza a Blas Piñar III. Ahí es nada.

Hoy gana El Mundo, que sigue con esa cosa que anunciaba ayer de que Esperanza Aguirre quiere cargarse a no sé cuántos –un tercio de los que hay en el sector público madrileño, unos 2.000- liberados sindicales. Hoy titula “Reducir liberados es ‘atacar a los trabajadores’, según el PSOE”, con el siguiente subtítulo: “Blanco, de la Vega, Trinidad Jiménez, Tomás Gómez, IU y los sindicatos arremeten contra los planes de ahorro de Esperanza Aguirre". Y el editorial se titula “España necesita trabajadores... que trabajen”. Bien, no está mal, pero lo que de verdad necesita España, vamos, o eso parece, es que puedan trabajar quienes lo demandan. La verdad es que lo de Esperanza Aguirre es tremendo, porque sabe perfectamente que no puede hacer  esa reducción unilateralmente, de ninguna de las maneras, y tiene la cara dura de anunciar “que está estudiando hacerlo”. ¿Eso se llama demagogia? Para ella y su equipo es fácil, vamos, pan comido, porque siempre tiene a la prensa adicta dispuesta a poner alfombra roja a cualquier ocurrencia de la gran lideresa. Fíjense, por ejemplo, lo que decía ayer el implacable Federico Jiménez Losantos: “La única verdad (...) es que las huelgas siempre se concretan mediante la violencia de los piquetes sindicales y que los partidos políticos se niegan a erradicarla (...) el rechazo ciudadano a los piquetes desinformativos -que tratan de sacar a golpes cualquier información sobre la huelga que no les favorezca- es aplastante, como se ha demostrado en la reciente huelga salvaje del Metro de Madrid, respaldada arteramente por el Gobierno ZP y el entonces présbite Blanco, pero derrotada por la indignación de los madrileños y la determinación de Esperanza Aguirre”. ¿La determinación de Esperanza Aguirre? ¿Quizá no recuerde don Federico, o no quiere recordarlo, que el comité de empresa del Metro solo acabó con la huelga cuando sacó prácticamente todo lo que se propuso, y que la Comunidad de la dama de hierro cedió como corderito? ¡Si lo hubiera hecho el Gobierno central!


En La Razón, Alfonso Ussía, faltaría más, no se queda atrás. Ya ayer nos hizo un juego de coincidencias que merece un recuerdo. Atentos, que la cosa tiene mérito: “Ha cundido el desconcierto. El propio Fidel ha desautorizado a su régimen. Simultáneamente, las centrales sindicales de España llaman a la huelga general por una reforma laboral que consideran brutal para los trabajadores. Y se reúnen en Madrid a 16.000 delegados y liberados, en su mayoría receptores de sueldos en empresas por las que ni aparecen, para protestar contra el capitalismo”. ¿Les ha gustado ese “sumultáneamente”, eh? Y hoy, si les digo que su columna se titula “A trabajar, vaguetes”, ¿se imaginan ustedes de qué va? Por si acaso les ha dado un aire y no se hacen una idea, un parrafito: “La ciudadanía está harta de la holganza y vagancia de los sindicalistas liberados, y últimamente se les ha visto demasiado el plumero”. También Javier González Ferrari, el presidente de Onda Cero, mete cuchara para dar caña a los sindicatos, que siempre está bien visto entre sus compañeros, tanto de presidentes de empresas como de columnistas de la derecha: “Méndez y Toxo van a tener el dudoso honor de ser quienes terminen de dilapidar el escasísimo crédito del que gozan sus organizaciones”. En fin, “unos sindicalistas que basan su fuerza en la que  subvención y en la mamandurria”.

Abc ha preferido centrarse hoy en las palabras de Zapatero en Oslo, un más que confuso discurso sobre parados y formación, todo hay que decirlo. Sólo Valentí Puig, siempre tan en el centro de la cornisa, a mí no me pillan, hoy se arranca con un “Sindicatos retrógrados”. Ayer iba mejor Antonio Burgos, que ya saben la sal que derrocha: “Un día de trabajo, a las 11 de la mañana, los liberados de los sindicatos, esto es, los que no la doblan y cobran por no doblarla, los que si han visto últimamente un martillo ha sido en el escudo del PCE, llenaron Vista Alegre. Tristísimo. Lamentable que el sistema sindical engendre este monstruo de los liberados, estas fuerzas no productivas, estos zánganos del panal de la mamela, estas manos muertas, y además en una economía en crisis y con 4 millones largos de parados (...) diría que es para mear y no echar gota, que se llenen plazas de toros con los de la mangoleta sindical y en horas de trabajo”. Ignacio Camacho, columna con columna, repetía, por si alguien no lo había captado: “El repentino ataque de desafecto con que como amantes traicionados los cuadros sindicales -reunidos por miles a las once de la mañana de un día laborable en el que por lo visto no tenían otra ocupación que atender- ...”. Camacho también decía otra cosa: “A los líderes sindicales les ha faltado preparación económica para entender la complejidad de la situación financiera”. Justo la que les sobraba a todos los grandes financieros de Estados Unidos y sus alrededores, que tanto y tanto sabían que se inventaron aquellos productos con los que llenarse los bolsillos y desplumar a medio mundo. Ya ven, unos tanto y otros tan poco.

Por cierto que a Carlos Dávila también le han dolido las palabras de Zapatero en Oslo, porque se ha reído “en la cara de los 4.600.000 desempleados”, dice en La Gaceta. Y titula su parte de guerra diario “Flipados”: “Así es como estamos: flipados (...) Zapatero está en Oslo y ha venido a decir: ‘España es el mejor sitio para probar políticas de empleo porque tenemos mucho paro’. Si tal insensatez la profiere el gerente de una empresa mediana, el consejo de administración se lo carga en un periquete (...) El campeón mundial del desempleo tiene la cara de exponer sus teorías sobre cómo evitarlo. Es como si el Rafita les cuenta a los policías cómo hay que evitar los atracos. Flipados, estamos flipados y lo peor es que aún hay alguien que a este hombre le toma en serio”.

Brevemente, que tampoco se merece mucho, voy a contarles la fabulosa historia de los tres Blas Piñar. Quienes han cumplido ya unos añitos, los míos, mismamente, que tampoco son tantos, recordamos perfectamente a aquel notario de profesión, procurador en las Cortes franquistas, ideólogo fascista de pro y fundador de la organización ultraderechista Fuerza Nueva, más que proclive a las camisas azules y los correajes. Algunos de sus miembros, además, gustaban del palo y la cadena y sembraron de palizas alguna que otra manifestación de estudiantes progres o rojos en general en aquellos años de la transición. Este Blas Piñar López tiene 92 años, pero apenas hace tres meses le entrevistaron en Intereconomía, dónde iba a ser, y allí apareció en perfecto estado de revista mental, con el mismo aire marcial y la voz clara y modulada que siempre lució. Le sigue Blas Piñar Gutiérrez, general en la reserva que es del Ejército, y al que el Tribunal Supremo confirmó, hace apenas cuatro días, el arresto de 30 días impuesto por el Ministerio de Defensa por faltar al respeto de sus mandos en unas cartas enviadas a los miembros del Consejo Superior del Ejército el mismo día en que dejó de estar en activo. En aquellas misivas, enviadas en enero de 2008, cuando era ministro de Defensa José Antonio Alonso, este Piñar Gutiérrez, digno hijo de Piñar López, llamó de todo a sus superiores, acusándoles de haber hecho del Ejército una institución “ciega, sorda, muda (...) sumisa y desvertebrada” por aplicar “la política del avestruz”. Y ahora, desde el pasado viernes, ya hemos puesto otro Blas Piñar, esta vez Piñar Pinedo, en el estante de la extrema derecha: ¡es el nuevo contertulio de El Gato al agua! Les interesará saber que el nieto Piñar ha llegado a esta cima del periodismo mundial gracias a un disputado concurso. Y tan extraña fue su victoria, olió a pucherazo a distancia, que hasta el presidente de Intereconomía, Julio Ariza, tuvo que llamar en directo para intentar calmar los ánimos. Si quieren divertirse un rato, les aconsejo que busquen en You Tube este esperpento. Pero estamos en lo que estamos: siempre habrá un Blas Piñar en nuestras vidas. Jamás viviré sin un Blas Piñar. Les confieso que es duro aceptarlo... Rafazouhier

Debo señalarles que El Mundo, terne, vuelve hoy a insistir en su ignominia sobre el 11-M. ¿Cuántas veces más va a tener la desfachatez de utilizar a este rufián de Rafa Zouhier para seguir machacando en la misma melopea? Una vez más, sin que se les mueva un pelo, las mismas preguntas sin sentido y dirigidas... a nadie. Quizá, como mucho, pueden aspirar a mantener viva la ensoñación de algunos frikies o, lo que es una auténtica crueldad, jugar con el dolor de las víctimas y sus familiares: “¿Por qué no se hizo caso de las denuncias de Zouhier? ¿Por qué no se detuvo antes a Toro y Trashorras? ¿Por qué la Guardia Civil ignoró todos los avisos que le llegaban sobre el 11 -M? La Justicia nunca ha querido investigar la negligente actuación de algunos mandos de la Guardia Civil y otros funcionarios, que quedó en evidencia en el propio juicio ante la pasividad del tribunal”. En fin, ahora, además, quiere El Mundo agitar ese altavoz que ya tenía, y que nadie oía, de Veo7 para el autobombo de sus grades exclusivas. Les digo sus estrellas para que vayan guardándose sitio en el sofá, que tanta será la expectación que familiares y vecinos querrán agolparse ante la pantalla y pretenderán quitarle su sitio preferido: Ernesto Sáenz de Buruaga, Luis Herrero, Fermín Bocos, Pedro J. Ramírez y Carlos Cuesta. Y llegan dispuestos a casi todo: “Quienes busquen chabacanería o extremismo político o religioso no se sentirán a gusto en nuestra cadena”. Tranquilos, que los espectadores tienen más ofertas: Intereconomía, Libertad Digital, Popular TV y alguna otra en la que ahora mismo no caigo. Esto de las tedetés es una juerga, una orgía, un botellón diario de la ultraderecha. ¿Que no les parece demasiado salvaje lo que se dice en una? No se preocupe, que en la de al lado ya lo dirán.

Un lujo, oigan, un lujo. 

Hay 89 Comentarios

Esperanza Aguirre:
"Oír a un socialista hablar de empleo es cómo si Paris Hilton fundara conventos".

Sr. José María Izquierdo,
¿Qué quiere Usted decir con Blas Piñar III, ahí es nada?. Posiblemente Usted se llevase una grata sorpresa si simplemente intercambiase 5 minutos de conversación con Blas. Ahhh noooo, perdoneme, es que la izquierda progresista de este país, que presume de dialogo y de talante, ya critica y prejuzga antes de conocer.
Sr. Izquierdo, a estas alturas del partido, criticar por el nombre es muy vulgar. La juventud de este pais nos merecemos que trabajen para la creación de empleo y no se distraigan, y en eso, posiblemente Blas Piñar tenga ideas mucho más constructivas y serias que las suyas.
Por favor Sr. Izquierdo, evolucione.
Saludos, Diegol

El 29 de septiembre de 2010, los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, han convocado una huelga contra la reforma laboral. Exactamente 20 días después de que fuese aprobada, es decir: sin posibilidad alguna de cambiarla. Esta huelga está convocada tarde y mal; parece hecha casi aposta para que sea un fracaso, y eso es lo que será.

Esta huelga sólo es un punto de partida, como podría serlo cualquier otro… porque, al fin y al cabo, está todo por hacer…

http://www.huelgageneral29s.org/

Mira que lo intentas y lo intentas, Víctor, entrando incluso a horas intempestivas para que no se te note pero me da que algo escondes, fíjate.
Perdona si me equivoco pero esos comentarios tuyos, veladamente críticos, tan contenidos, tan declaradamente centristas y moderados contra todo lo que se inclina a la siniestra, desprende un tufillo... Llámame loco, pero una y otra vez: Garzón, Zapatero, Sindicatos... Pues eso, que no me gusta, pareces tener siempre una excusa para darle un palito a los que en este blog suelen salir a hombros. De forma muy educada y muy correcta, eso sí, pero siempre idéntica.
Insisto, perdona si me equivoco.
Por cierto, ¿sabes lo que suelen decir los de la Derecha Católica cuando les propones no sólo eliminar la casilla de la que hablas sino cuando le hablas de la "Autofinanciación"? Esto: "Hombre, si asume el Gobierno la labor social que hace la Iglesia..." Y, ¿sabes por qué lo dicen? Porque si le quitaran sólo la casilla (dinero, a ver si os aclaráis los que tanto habláis de casillas, que se dona a la Iglesia o a las ONG's para "Proyectos Concretos", como podría ser, por ejemplo, construir una escuela en Ghana) ni siquiera lo notarían.
Háblales de "Autofinanciación" y sabrás que a los "Curas de Parroquia" les paga el sueldo el Estado, que los sueldos de los profesores de los Colegios Religiosos Concertados también los paga el Estado, que las nuevas instalaciones de los mismos las paga el Estado, que las obras de restauración de las construcciones religiosas catalogadas, propiedad de la Iglesia, las paga el Estado, que Cáritas recibe subvenciones cuando trabaja como "Oficina de Empleo para personas con riesgo de exclusión social", dinero que paga el Estado, que los "Proyecto Hombre" de la Iglesia para toxicómanos reciben fondos también del Estado, que las Residencias de las "Hermanitas de los Pobres" están financiadas, en parte, por el Estado, que los sueldos de las monjitas dedicadas a tan honroso fin los paga el Estado.
Y que no contentos con ello, explotan todos estos servicios cobrando por ello (excepto el Proyecto Hombre y algunas de las residencias), tienen empresas dedicadas a, por ejemplo, la venta de vinos, licores, dulces que apenas pagan impuestos, dan pelotazos urbanísticos (incluso ahora) con lo que también se enriquecen, aceptan donaciones privadas sin atisbo alguno de contabilidad tributaria y cobran incluso por las misas dedicadas a los difuntos (¡qué ya hace falta tener jeta!), sin ningún control de dichos pagos.
Bien, pues, estos ejemplos y muchos más son las razones por las que te hago la siguiente propuesta: ¿Añadimos la casilla para que los sindicatos se financien a cambio de mantener la de la Iglesia eliminando estos privilegios de la Santa Madre Iglesia?
Si tu respuesta es sí, cuenta conmigo.
Y por si dudas de lo que digo, hazme caso que vivo en Salamanca y sé de lo que hablo.

La organización sindical sueca (LO) cuenta con una afiliación del 90% de los trabajdores ¿Cuántos afiliados tienen las centrales españolas? ¿Un diez, un 15%.? En Suecia, con excepción de los mandamases, todos van al tajo y después del trabajo ejercen de sindicalistas. No hay, por tanto, liberados. La manutención corre a cargo de las cuotas que pagan los afiliados. El antiguo secretario, de CC. OO., Camacho trabajaba en la Perkins, lo que no mermaba su capacidad para dirigir con mano firme y eficaz las labores propias de su cargo. Los sindicatos son absolutamente imprescindibles para defender los derechos de los trabajadores, pero no sólo con la mano en el cazo. Porque en España somos los contribuyentes los que los mantenemos con nuestros impuestos. Y el que paga tiene derecho a opinar a favor o en contra. Para ayudar a los sindicatos de Dios hay que poner la correspondiente cruz en la casiila al respecto en la Declaración de la Renta ¿Por qué no se añade una casilla para ayudar voluntariamente a los sindicatos ya que tienen tan pocas afiliaciones? Convendría recordar, por otra parte, que la legislación laboral es prácticamente la misma que legislaron los falangistas durante la Dictadura, las Ordenanzas Laborales. Los falangistas eran socialistas sindicalistas.

Capiroba, no confundas ni metas todo en un mismo saco. Si los trabajadores (los que quedan) no preparan la Huelga General es porque los Sindicatos hace años que no hacen bien su trabajo. Y para más inri llegan dos años tarde, ERE tras ERE, a hacer unas protestas que tendrían que haber evitado en la mesa de negociaciones, con todo a favor, con un líder débil en la patronal, con un gobierno progrsista enfrente y con dos años para negociar.
Cran, como hoy sí lo preguntas, algo hay de cierto en lo que dice el Sr. Niño pero, no te engañes, es otro de los Apocalípticos Postcrisis. De esos que no vieron venir lo que se nos venía encima (por más que ahora jure y perjure que sí, apoyándose en artículos que ni por asomo hablaban de lo que después pasó) y que ahora dice que lo peor está por venir...
Acierta en la poca formación del grueso de los trabajadores pero, personalmente, estoy bastante harto de la mentira de la escasa productividad de este país y de los altos salarios. Es para echarse a llorar, un país donde el 90% de los trabajadores hace horas extra no reguladas y cuyas nóminas no reflejan ni el 70% de su sueldo (esto era norma en la construcción), ni puede tener una baja productividad ni se le puede culpar de altos salarios.
Para lumbreras como el Sr. Niño, tendríamos que trabajar más y cobrar menos y en su espacio de La Ventana suele aconsejar a cuantos le preguntan que se meta en el mercado laboral aceptando lo que le ofrezcan aunque esté pordebajo del convenio.

Muchos lo dudan,,pero lo cierto es que el nivel exagerado de facherío existente tiene mucha relación con los 40 años de machacamiento mental de generaciones anteriores,víctimas,voluntarias o no,de un proceso de impregnación de ideales nazis.La base de ese sistema consistió en la repetición machacona,al igual que hizo/hace la Iglesia,de ideogramas que se grababan a fuego en el inconsciente de la población.Los padres de los fachas más virulentos,como las moas,jimenas y las Santas,el cura de la PRADERA,ETC,recibieron un reforzamiento adicional de esas consignas.

Zapatero I el Malversador es el político que más risas levanta en Europa

Nikodemus es uno de esos fachas que al hablar exala una densa nube gris y amarillenta de olor pútrido y que alcanza un radio de 5 metros.Anoche,Nikodemus,decidió intervenir en una conversación ajena,donde no se le había invitado.Con su habitual jeta circular y nariz marcadamente porcina este individuo,previas advertencias,se rayó más de lo habitual:los dos amigos del barrio que charlaban tranquilamente,decidieron ponerle en su sitio:le cogieron por las orejas y le hundieron su cochinil jeta en water.Fui testiguo,pero no intervení.

Blak day, supongo que sabes que a la lluvia finita,también se le llama calabobos,y en el blog lumbreras no te voy a decir que estemos,yo la primera,pero bobos, bobos.........sólo algunos.Y decentes casi todos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal