Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

08 nov 2010

El Papa se toma un té (party)

Por: José María Izquierdo

Elpais Elmundo
Bueno, pues vamos a mantenernos en calma. Anda la muchachada desaforada, en plan hooligan, unos, y otros ejerciendo de groupies. Tantas emociones tan fuertes en menos de una semana les ha achicharrado la mollera y andan como en suspensión, un par de palmos por encima del suelo. AbcLa visita del Papa les tiene en éxtasis, brazos en cruz y mirada perdida hacia el infinito. El chute, además, vino precedido de señales inequívocas de que algo grande se estaba decidiendo allá por los cielos, entre Benedicto XVI y su interlocutor más allá de las estrellas.  Por lo pronto, los muy buenos resultados de esa gloria divina Heraldo_aragonLarazonque es el Tea Party.   Luego, la resurrección de Franciso José Alcaraz, hecho carne mortal en la mismísima plaza de Colón de Madrid. Y luego, claro, la explosión, el gran acontecimiento vivido en Santiago de Compostela y Barcelona y, por extensión en los más recónditos parajes de la piel de toro. Con tanta bulla, se les descabalga la sensatez, se les fríe el sentido común y andan desatados de propuestas para que el Tea Party se traslade de verdad a nuestro país y un enérgico movimiento cívico dé un vuelco a la apestosa situación actual.

Y Felipe González a lo suyo. 

Pero antes, mirada recatada y boca cerrada que vamos con el Papa.

 Lo primero, permítanme que haga el ligero ejercicio de ofrecerles todas las portadas del domingo de  los principales diarios españoles. En todos, el Papa de manera desaforada y casi única. Sólo una excepción, que me encanta recoger: El País y esa espectacular entrevista a Felipe González dominando la portada . ¿Alguna otra cosa? Quizá las casi cuarenta páginas que le dedicó –se dice pronto- Abc. Por simple curiosidad, ¿saben cuántas fotos de Benedicto XVI llevaba el domingo La Razón? Se lo voy a decir: ¡treinta! No quiero decir fotos del viaje, no. Digo fotos en las que aparece en persona Benedicto XVI. Y esperen que falta contar las de las doce páginas de L’Osservatore Romano que, como saben, va encartado en La Razón los domingos. ¡Otras diez! Así que este hombre sencillo, humilde, modesto, solo aparece en el diario de Planeta la bonita cifra de ¡cuarenta veces! ¿Tiene algún sentido tal despropósito de este insano culto a la personalidad?

¿Verdad que me van a eximir de tanto botafumeiro, de tanto artículo repugnantemente hagiográfico, que intentan vender una imagen de Joseph Ratzinger que en absoluto concuerda con el personaje?  ¿De verdad van a hacernos creer que se trata de un hombre de una extremada humildad personal cuyo encanto personal desarma a sus más recalcitrantes críticos? ¿Se trata del mismo Ratzinger soberbio en sus posturas teológicas, que siempre habla desde una frígida fe intelectualizada? ¿Quien acusa a España de laicismo provocador, quien compara la situación actual con aquella otra donde se quemaban conventos o se mataban curas? ¿Este Papa que sigue a pies juntillas, porque él y su antecesor los ha encumbrado, al sector más reaccionario de toda la Iglesia Católica que representan los Rouco o los Cañizares? Un paseo por la prensa de nuestros chicos del coro es demoledor. Artículos y editoriales se pisan como si fueran meras repeticiones del Ripalda, lugar común tras lugar común, para intentar dar carácter de histórica a una visita mínima. Plis, plas, está y ya no está. 

Y hoy seguimos en las mismas. Ejemplo. La Razón: “Que España sea una única familia”. Sumario: “Benedicto XVI ensalza el matrimonio y condena la eutanasia y el aborto en la dedicación al culto de la Sagrada Familia”. Editorial: “La familia es lo primero”. Ni les cuento los artículos. Abc: “Por la vida y la familia”. “El papa defiende la vida desde ‘la concepción’ y el matrimonio ‘natural’, además de una Europa unida por encima de los nacionalismos”. Editorial: “Certero diagnóstico papal”. Tampoco les cuento los articulistas... Aunque no se pierdan a José Manuel de Prada. La Gaceta: “El Papa defiende la vida y carga contra el aborto y el matrimonio homosexual”. Y para que vean cómo las gasta el de la cabeza de la gamba por el hueco del colmillo, ahí les doy íntegro a Carlos Dávila y su parte de hoy, que se pone baladrón y postinero, de dónde saca pá tanto como destaca: “Esto va a traer cola. Al Gobierno le han sentado como una patada las palabras del Papa. Y Zapatero y su cuadrilla se van a despachar. Todo lo importante que ha dicho el Papa es justo lo contrario a lo que ha hecho Zapatero. La verdad es que ya era hora de que a este Gobierno que ha terminado de un plumazo al grito de ¡que se jodan los cátolicos! con todo lo que predica y defiende la Iglesia de Roma, le respondiera quien lo puede hacer. Lo que ha dicho el Papa es lo que piensa; el que no quiera, que no le siga, pero, primero, tiene todo el derecho a decirlo y, segundo, conecta perfectamente con lo sentido por la mayoría de los españoles. Zapatero ha impuesto el feroz y excluyente laicismo y el Papa le ha puesto en su sitio. Hasta los más tibios lo celebran”. 

Así que vamos a contarles las otras cosas que les había anunciado. Por ejemplo, lo del Tea Party, que si en una primera instancia nuestros chicos no supieron cómo asimilarla, pronto les llegaría la inspiración y ahora ya sí saben que hay que poner en marcha un movimiento cívico para acabar con el deleznable socialismo, claro, pero también para que el Partido Popular, y su líder Mariano Rajoy hagan lo que tengan que hacer y acudan donde se les diga desde este pozo de honestidad que aun queda sin contaminar, y que tan bien representan nuestros mejores legionarios. En palabras de Libertad Digital, “que se sume a ese desprecio el partido de Miguel Angel Blanco y Ortega Lara es la amarga demostración de que en el PP se ha perdido cualquier atisbo de vergüenza política”. Entre ayer y hoy, sin ánimo de ser exhaustivo, artículos en Libertad Digital, no menos de cuatro, en La Gaceta, en La Razón y en Abc

¿Y qué vienen a decir estos chicos? Pues vienen a decir, más o menos, lo que con toda la brutalidad expresa nuestro conocido Pablo Molina en Libertad Digital. Su fiereza nos sirve, porque libre de cualquier norma mínima de respeto a personas o ideas que preside su medio, refleja muy descarnadamente cómo se han crecido. El título, para ir abriendo boca: “Eunucos en celo: qué no podrán ser éstos del PP”. Y a partir de ahí, a la tibia de Rajoy que ahora mandamos. “Es difícil encontrar en el panorama político mundial un partido siquiera la mitad de pusilánime que el popular, cuyos complejos sólo son equiparables a las ansias de su sanedrín por situar a su líder en La Moncloa. Los dirigentes del PP decidieron hace tiempo que en el tren del progresismo se viaja muy bien, aunque sea arrumbado en el vagón de los tontos útiles, papel para el que, por lo que parece, la derecha política española se cree predestinada”. Y tras más insultos a ‘izquierdosos’ o ‘sorayos’, entramos a la materia: “¿Por qué se avergüenza MR12 de sus votantes? ¿Acaso no se da cuenta de que son ellos los que, diariamente, deben avergonzarse de él y de sus secuaces? Detengámonos un momento en el caso del famoso movimiento norteamericano Tea Party, una sencilla conjunción de ciudadanos anónimos que se han declarado hartos de soportar la basura marxistoide que Obama quiere imponer a aquella sociedad. Difícilmente un partido de derechas medianamente serio resistiría la tentación de celebrar esta rebelión pacífica, puesta en marcha contra unas ideas repugnantes que supuestamente los partidos conservadores y liberales deben combatir”. Y un poco más, que ya estamos lanzados: “Por supuesto que el PP no tiene nada que ver con el Tea Party, porque el partido de Rajoy es una formación ni-ni: ni tiene identificadas las ideas que debe llevar a la práctica ni coraje para defender nada presentable en la oposición, lo cual no puede, afortunadamente, decirse de ese movimiento de masas. En esencia, el PP no puede tener un Tea Party porque es un partido que comparte en gran medida la basura doctrinal consagrada en la vulgata de su adversario político (...) Es muy probable que González Pons, Moragas, Mariano y el resto de la alegre muchachada obamita del PP estén pasando también un trago amargo con la derrota de su referente político, y por eso no quieran oír hablar de un grupúsculo de ciudadanos libres que ha contribuido a devolver a Norteamérica su orgullo fundacional”. Y final: “Solo hay una cosa peor que ser un eunuco ideológico, y es estar permanentemente en celo, dolencia al parecer muy extendida en la sede nacional del PP. Que Dios nos libre”.

Ya sé que ustedes piensan que esto es una exageración de un personaje más bien marginal de esa derecha feroz que siempre nos acompaña. Pero no se equivoquen, que en basto y sin pulir es clavado a lo que Dávila decía ayer: “El fenómeno ganador del Tea Party puede hacerse universal incluso en España donde, por cierto, la sociedad civil está para el tinte. Su victoria será todavía más convincente si logra resucitar a esta comunidad durmiente y timorata en que han convertido a España estos socialistas. Él [Rajoy] sabrá cómo lo hace y con quién cuenta. Sus votantes se hubieran pronunciado en Estados Unidos por el Tea Party. Que nadie le castigue las meninges: ahora lo que se lleva, lo que se va a llevar es la claridad, decir lo que se piensa sin ambages ni temores. El disimulo o la inacción contribuyen al descrédito (...) Visto lo visto, seguro que vuelve: entonces el Tea Party también será él”. O César Vidal en La Razón: “En España, esa casta privilegiada que vive de nuestros impuestos -y que va de los titiricejas a los políticos pasados por los liberados sindicales- no ha dudado en distanciarse de un movimiento popular dirigido fundamentalmente contra los parásitos de la política. Es lógico que lo haga, por ejemplo, Ruiz-Gallardón, porque con un sistema de listas abiertas no saldría elegido jamás ni para concejal de una pedanía y, por añadidura, con unos valores como los del Tea Party convertidos en ley estaría entre rejas por haber endeudado Madrid como lo ha hecho a pesar de triplicar, por ejemplo, el impuesto sobre la vivienda”. 

Así que ya digo que andan crecidos esos enanos, con todos los talibanes de nuestra fiel infantería llevando al éxtasis a los líderes de Liliput de la cosa, lo que les permite ser a ellos mismos los Gulliver del cuento, lanzando mandobles por maricomplejines y cobardes miserables a los líderes del partido de la oposición, mientras lucen de seres valientes y heroicos dispuestos a dar la vida por los ideales de esos pezqueñines. Por todo ello, en el Partido Popular y sus aledaños más o menos institucionales, se van tentando los machos y parece que han decidido poner pies en pared. Por ejemplo el gran intelectual de cabecera de Aznar, José María Marco, trata de hacer llegar a estos chicos que donde mejor están es el seno del Partido Popular, que a fin de cuentas, ancho es el campo y aquí cabemos todos: “Como es un partido popular y nacional, de amplio espectro ideológico, habrá elementos de discrepancia con quienes representa. Para eso están los ciudadanos y los grupos de presión, activos en España (...) En cualquier caso, nada de todo eso lleva a la necesidad de reeditarían movimiento ciudadano como el que los españoles protagonizamos en su día". Y Gustavo de Arístegui, ya desde dentro del partido, le pega un viaje a aquellos chicos del Tea Party norteamericano: “Hay muy pocos paralelismos que se puedan hacer entre las políticas a ambos lados del Atlántico, y desde luego éste es de las más desafortunadas. Es incluso posible que la mayoría de los seguidores del Tea Party no sean extremistas, cosa que está por ver, y que sean de verdad conservadores clásicos, desencantados. Pero la aplastante mayoría de sus dirigentes sí son extremistas, algunos con escasa formación, en algún caso extravagantes y excéntricos exaltados como la señora O'Donnell, la candidata republicana al Senado por el estado de Delaware, que ha reconocido que en algún momento de su vida fue bruja. En fin, sobran las palabras”.

Y por último, las repercusiones de esa entrevista de lujo que le hizo Juan José Millás a Felipe González. Por ejemplo, en Abc, el periodista Félix Madero se pone un punto filosófico: “La duda de FG: Cuando la sinceridad es sólo un añadido de la vacilación, la que pervive es esta última”. Y el filósofo Gabriel Albiac se lanza al periodismo amarillo. Florilegio muy escogido: “Leo la larga entrevista en la cual Felipe González confiesa cosas que cualquier ex gobernante europeo juzgaría demasiado horripilantes para ni siquiera pensarlas, no digo ya para pronunciarlas en voz alta. Y no me irrita siquiera. Pobre diablo, que no es más que un muerto en vida”; “Felipe González corrompió el alma de este país. No conozco nada igual en el siglo que fue el mío. Pero eso sucedió cuando aún no era este viejo penoso, al cual leo enunciar necedades como puños, pero que es ya inofensivo. Me da pena”; “Los del PSOE, reinventado por la banda de González, vinieron a embolsarse cuanto los servicios de inteligencia americanos y alemanes les iban colocando amablemente en el bolsillo a cambio de evitar una segunda revolución portuguesa en la Península. Les salió bien. Enhorabuena. No estaban obligados a haber secuestrado, asesinado, ni robado luego. No era necesario que se enfangaran en el GAL ni en Filesa. Si lo hicieron, sería porque les gustaba. Así es la condición de los hombres”; “Ayer, el provecto Presidente se despachó de un modo asombroso (...) Pero contar delitos de tal envergadura, que un ex presidente los cuente con tal cinismo, al calor solo de la certeza de que han prescrito, es algo que hiela el alma”. Y final del artículo: “Este país había salido de la dictadura cargado de esperanzas. No fueron los involucionistas del franquismo quienes le quebraron el espinazo. Se lo quebraron aquellos de quienes se esperaba todo. Y que sólo supieron delinquir en beneficio propio”.

El Mundo ya empieza en la portada, que le ha cogido el gusto a esto de que el periódico se lo haga la competencia, que él tiene suficiente con un comentario de textos. Vamos, como yo, pero un día después y sin advertirlo. Título de primera: “González da a entender que controlaba la ‘guerra sucia’”. Sumarios: “Asegura que la información para poder atentar contra la cúpula de ETA ‘tenía que llegar hasta mí por las implicaciones que tenía’”; “Sostiene que ‘a Segundo Marey lo salva la orden de Pepe Barrionuevo para que lo suelten cuando se entera de que está detenido [sic]”; “Vuelve a referirse a ‘cuando detienen [sic] a Marey’ y lo vincula a ETA: ‘Nadie ha estudiado qué significaba en la cooperativa de Bidart’”. Editorial, que con los palos del domingo en su homilía, Pedro J. no parece haberle arreado suficiente a Rubalcaba, otro día más, así que jugamos a meterle en el saco, que no hay día sin su sopapo al vicepresidente: La confesión de González afecta a Rubalcaba”. Y al final del texto llegamos al cogollo: “Las confesiones de González plantean también crudamente los límites morales de la acción de Gobierno y las responsabilidades políticas de quienes encubrieron o justificaron esas acciones delictivas. Entre ellos, destaca Alfredo Pérez Rubalcaba, que jugó un importante papel en la ocultación de los hechos y que defendió a personajes como Vera y Galindo con casi idénticos términos que los de González. Zapatero ha cometido un grave error al conceder tanto poder a una persona que ahora queda en entredicho por estas revelaciones (...) Resulta urgente saber si quien ahora controla todos los aparatos policiales del Estado sigue compartiendo los flexibles límites morales que exhibió su mentor”.


Y a todo esto, Fernando Sánchez Dragó insiste en contarnos en El Mundo cosas como ésta: “Joaquín Campos, que gobierna un restaurante en el Manhattan chino y un blog en La Opinión de Málaga, estuvo en Japón por primavera. Un día se fue a pasear por Osaka y volvió colérico. Se había dado de narices con un videoclub de seis plantas dedicado al cine porno. Había en sus escaparates un muestrario de carátulas de películas protagonizadas por niñas. Por niñas, digo, de unos diez años, no de trece. Niñas en bañador. Niñas jugando a la pelota. Niñas con coletas. Niñas leyendo un libro”. Dice Sánchez Dragó, por cierto, que “los dos políticos con más redaños del país son mujeres”. Se refiere a Rosa Díez y a Esperanza Aguirre, que le han mostrado todo su apoyo.


Hay 85 Comentarios

Realmente, Joaquin Campos, que gobierna 'Chinitis', tiene un blog que ya querrían para sí leer algunos escritores.

Lo de Dragó clama al cielo.Ahora resulta que quería donar una aparición en La Noria a una asociación de niños pero al final se ha retractado.Se habrá dado cuenta de su desfachatez aunque claro,para promocionar un libro bien que apareció.De veras que estoy harta de esta gentucilla intelectual al servicio de pepés,espés y cía.Fuera por favor de nuestras vidas,no los aguanto más.

Joder. Cuantas palabras si tanta le gusta la familia que se case y punto. Cree una familia , el y los suyos, tegan hijos, dedeles de comer y sean felices y coman perdices. es cansino. Y si quiere ser jefe de estado que convoque elecciones, es el único estado en Europa donde no existe partidos politicos, sindicatos, elecciones libres. Y no mencionemos su juventud, que es muy tarde.

soy el peluche sacerdote de 33 cm, que abraza a los niños...comprarme en estas nvidades,pero tened cuidado de no apretar los botones de la sotana:ahí,justo ahí,es donde conecta mi cachirulo de 33 cm...No os olvidéis de las pilas!

La separación de iglesia y estado, el repliegue de la influencia política desmesurada de la curia, la igualdad de la mujer, el derecho al divorcio, la sanidad y la educación universales y gratuitas, las condiciones laborales dignas, la lucha contra las injusticias sociales y las castas de privilegio... la Democracia, en definitiva, fueron prioridades para la República en los años 30, muy a pesar de las quemas de conventos. Hoy disfrutamos de todas estas cosas, mal que bien, gracias mayoritariamente a los sectores sociales y políticos progresistas. Ni más ni menos. Rezad, papas y papistas, para que Dios no exista.

Es muy serio que Rosa Díez le haya mostrado su apoyo a Sánchez Dragó, ¿se lo habrá mostrado el Papa?

Cómo siempre las ganacias "pa " nosotros y las pérdidas las socializamos.Cuándo se trata de llevarse el dinero de los demás la palabra socialismo no les da ninguna alferecía.
La visita del Papa dentro de lo normal,no se podía esperar mucho más.Lo que es indignante es quien le informa de la situación española,para nada esto debería quedar así.el que haya tirado la piedra debe enseñar la mano, y si se niega hacerle pagar las consecuencias.No se puede ir por el mundo hablando así de nuestro país.En Francia como estado laico fue mucho mas respetuoso .Ya está bien que vayamos de patriotas,deformando realidades.
Por otra parte habria que preguntarles quien ha vaciado los templos,no se ha puesto nadie en la puerta haciendo tapón,los han vaciado ellos mismos acudiendo a manifestaciones disfrazadas de espiritualidad,contandonos medias verdades y sobre todo amparando el escándalo que ha supuesto amparar la libertad de agresión disfrazandola de libertad de expresión.Lo mismo que nadie se ha opuesto a que cada uno asista al rito religioso que crea oportuno,nadie obliga a abortar,a casarse con quien no quiere,y ya puestos y por lo que dijeron a fregar los platos y los suelos.Lo que ya no tengo tanta seguridad es si para cierta gente no es obligatorio sisar ,por llamarlo de forma suave, a juzgar por la naturalidad con que se lo toman y de lo que no dicen ni mú.Eso también pasa en España o ¿no? Lo mismo estoy confundida,¿no era cristiano enterrar debidamente a tus muertos?lo curioso es que los laícistas agresivos en su mayoria los tienen tirados en las cunetas y sin contar ,despúes de un porrón de años y los católicos y cristianos pacifistas llevan rindiendoles honores(merecidos) el mismo porrón de años.¿Esto se ajusta a derecho divino?Para el humano es inexplicable.
Me he lanzado,me voy .buenas noches a todos.

Gflorez, claro,es así y reaccionan de esta manera por que ven peligrar su posición de supremacía autoproclamada, es como cuando un banco ve estabilizarse sus beneficios, lo contabilizan como perdidas y a pedir subvenciones por que se hunde el sistema.

En realidad lo que hay hoy en dia es antilaicismo, ahora que ya va disminuyendo poco a poco el poder que tenian "en los años 30", cada vez estan mas incisivos.
Yo por mi parte lo que no quiero es que manipulen nuestra libertad, esa que es tan amplia, y que me dejen en paz con lo que se debe y no debe hacer(que es una eleccion intima, no social).
Estan pensando que, pobres de nosotros, que somos ovejas descarriadas que cualquier dia vuelven al redil.
¡No!, no quiero que me salves, no te necesito para que me unas en santo matrimonio ni para que bendigas a mis hijas ni a mi mujer. Mi familia somos nosotros sin intermediarios y sin tutelas, sin su dios por encima. Yo hago el bien, pero no porque haya ido a un colegio de curas, sino porque el bien existia ya antes de que creasemos a dios. A este dios o a cualquier otro.
Por otro lado existe otra clase en la iglesia catolica(observad que todo lo pongo con minusculas), que obedecen y son los que estan al lado del pobre y bastante tienen con lo suyo.
Con lo que estoy en contra es de los ideologos de cualquier religion o secta, que se cojen lo mejor de cualquier sociedad y lo monopolizan y administran como si todo lo bueno manase de ellos.
Bueno que me estoy enrollando...

Caray, Perlins, pues sí que estás desinformado, amigo, visto así lo que me extraña es que tú o cualquiera quiera ser Progre.
La realidad es otra, claro. Sólo aciertas en una cosa en que los de izquierdas (tontitos o no) rara vez hemos empuñado un martillo o una pala o un destornillador, creo que lo de empuñar el martillo al que se le daba bien era al tal Pío General Mola (soldado raso en realidad)
.
Por cierto, por si no se entiende muy bien lo de "reconocido" del anterior post es "reconocimiento", es que es un término de un libro bastante viejo que ronda por mi casa, entre la estantería de teca y la lámpara victoriana...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal