Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

19 nov 2010

Es que nos salimos. Con perdón

Por: José María Izquierdo

OrSeguro que me dejan que me salga por dos peteneras. Primera petenera: ¿Por qué será que a los medios más católicos y pazguatos, siempre pendientes del respeto a su moralidad, denunciadores profesionales de pedagógicos manuales de educación sexual y similares, no les haya merecido ni una línea el bochornoso episodio de Salvador Sostres, Alfonso Ussía e Isabel San Sebastián en una televisión pública, delante de los niños de varios colegios? Sólo toca el tema Carlos Dávila y mejor que no lo hiciera. Y segunda petenera, ésta más exótica: ¿qué fue del estatuto catalán? Ustedes leían un periódico antes del verano y el mundo se caía y España se destrozaba por aquel artefacto jurídico hecho y rehecho por los mismísimos demonios o, lo que es peor, por desatados nacionalistas. Pues bien, llegamos a las elecciones catalanas, he escrito catalanas... y ni palabra. Pero vamos, es que ni los unos, ni los otros. ¿Qué habla usted del Estatuto? No siga, que el estatuto no existe. Ni para quienes montaron la vaina, ni para quienes lo denunciaron y trataron de aprovechar aquel texto para atraer el voto más españolista. Silencio, que aquel hito en la historia de Catalunya, para el honor o para el descrédito, es ahora un ligero recuerdo que nadie tiene en cuenta para nada. Pero vamos, ¿ustedes han leído algo durante estos días a nuestra alegre muchachada, que tantos y tantos periódicos dedicaron a aquel desastre que se iba a llevar a España por delante? ¿Era solo para empozoñar, para hacer aún más invivible este país? ¿Para dañar la convivencia? 

Ahora les preocupan los gemidos eróticos. Que vienen sin codificar. 

Uno ya es mayor y ha hecho tantas veces esto que salta cuando ve la chapuza. Pero hombre, qué forma de titular es ésta de El Mundo: “Hasta Zapatero admite que hay riesgo de volver a la recesión”. ¿No hay nadie ahí que vigile estas cosas? En fin, que quería yo darles cuenta de lo fea que es la fórmula elegida para llevarla a cuatro columnas. La cosa en sí no hace más que reflejar la situación que expuso ayer el presidente en el Congreso. Y el editorial, ya saben, dando ánimos: “Un horizonte sin recuperación y sin impulso”, que siempre viene bien para echarse un fin de semana contento y relajado. Tampoco se preocupen en exceso, que la cosa de El Mundo va en línea con el líder del PP, Mariano Rajoy, que ha vuelto a la salmodia del “váyase, señor Zapatero”, que habían aparcado durante un rato y que siempre resulta muy útil para no tener que aportar ni una sola propuesta. Un gobernante que fracasa tiene la obligación moral de renunciar a seguir imponiendo sus errores”, dice Rajoy. “Si los ciudadanos castigan al PSOE esos comicios [los autonómicos] y los Presupuestos del Estado no se están cumpliendo (...) Zapatero debería convocar elecciones. No tendría sentido alargar los estertores de un Gobierno sin crédito y sin impulso”. Tal para cual. Y como parece que es la norma teletransportada en gaviota desde aquel lejano país, como en los cuentos de Simbad, aquí tenemos a Justino Sinova. ¿Y qué dice Sinova? Sorprende: “La legislatura está agotada”. Sumario: “Zapatero ha extinguido no solo su crédito sino la confianza en la remontada de la actual situación”. Losantos tenía la tentación tan cerca que no ha resistido a sus más bajos impulsos: leña a Zapatero y leña a Ruiz Gallardón, sus dos bestias negras: “No hay dos políticos más lesivos para el bolsillo de los españoles que Zapatero y Gallardón”. Y sigue así hasta el final. 

Se comporta como un adicto. La Razón lleva hoy a primera página dos sondeos, dos, que estos chicos matan por una encuesta. El habitual de NC Report, ya saben, los esforzados, etc., pero que sumado a otro de Antena 3 y Onda Cero, vuelve a darles la fórmula ideal para el directivo vago: es sencillita de titular, barata –aún más si la hacen otros, aunque sea dentro de casa Lara- y te da la primera hecha, siempre que se ajuste a tus más íntimos deseos, cual si fuera un bombón Ferrero Roché: “El fin del ‘efecto Rubalcaba’”, que tenían ganas de titular así desde el minuto siguiente a la toma de posesión del vicepresidente. “El PP consolida su mayoría absoluta un mes después de la remodelación de Gobierno, según el barómetro de A3", y  “Clave del fracaso: la gestión de la crisis del Sáhara, mala para el 68% de los españoles, según una encuesta de La Razón". La cosa, como ustedes comprueban a primera vista, es una de esas tontunas que se sacan con fórceps –y poco seso- de los datos demoscópicos. Porque cualquiera con dos dedos de frente sabe que el tema del Sahara no influye en la intención de manera tan decisiva, digan lo que digan los encuestadores, el director de La Razón, los editorialistas  del periódico que se afanan en querer demostrar lo imposible, con argumentos voluntaristas pero sin la menor base, y todos los catedráticos de varias disciplinas que avalen el disparate. Ya quisiera el PSOE que ése fuera el problema, y no un cúmulo de ellos, con el paro y la situación de crisis económica acogotando cualquier asomo de recuperación. Pero es que cuando se ponen, se ponen. José Antonio Vera, director de publicaciones, se va hasta Gallardón para acabar en lo mismo: “Los movimientos cosméticos, como la última remodelación de Gobierno, se agotan en sí mismos”. Y debo comunicarles que Alfonso Ussía está agotado de enfrentarse a temas áridos y desagradables: “Necesito descansar del Sahara”, dice hoy en su columna, para irse a las “Verdes praderas”. Les ruego que no sean como ellos y no hagan el chiste, que les estoy viendo venir, y yo lo he visto antes. ¿Se refiere don Alfonso a los verdes platós de TeleEspe, dónde tantas risas se echa con su colega de club de carretera hablando de las turgencias de las chicas de 17 o 18 años y el ácido úrico? Pues no señores, no, que se va hasta el Reino Unido para hablar del compromiso, toma compromiso, del príncipe Guillermo con Kate Midleton. Ahí es nada, el tema para toda una columna. Aunque es de un género que ya le tenemos conocido a Ussía, el llamado más cursi que un repollo con lazos o en más fino, estilo bibelot, que le permite hacer frases como la siguiente: “Al príncipe Carlos le llovieron todos los juicios adversos, mientras su ex mujer verdeaba con las lágrimas de los ingleses las praderas agostadas del verano”. Guapa, guapa...

En Abc están muy enfadados con la presidencia del Gobierno: “Moncloa monta un viaje de prensa al Sahara al dictado de Marruecos”. Y lo explica: “Tolera que Rabat ejerza el derecho de veto sobre los periodistas y los medios de comunicación elegidos”; “Dejan fuera de la selección a Abc y a los corresponsales de otros diarios y emisoras nacionales”. Lleva también un editorial de castigo“La opacidad con la que el Gobierno está organizando de espaldas a la opinión pública una ‘caravana de periodistas’ seleccionados a dedo para evitar cualquier veto por parte de Marruecos es, sencillamente, una ofensa a la libertad de expresión y una intolerable restricción al ejercicio del periodismo en libertad. Cuando es un Gobierno, y no los medios de comunicación, el que decide quién puede informar desde El Aaiún y quién no, no hace sino redirigir la información hacia sus intereses y se convierte de facto en un censor. Entre los ‘elegidos’ por la Moncloa no está Abc. Será porque Abc no practica el tipo de periodismo acomodaticio que el Gobierno pretende”. Cuenta Abc que los medios elegidos por la secretaría general de la Presidencia han sido El País, El Mundo y TVE. Comprenderán que poco pueda decir de este asunto, del que desconozco absolutamente los motivos por los que solo pueden ir tres medios, si es que hay alguno, técnico o logístico. Sólo me gustaría saber qué hubiera dicho Abc si hubiera estado entre los elegidos. 

¿Qué les decía de la gaviota mensajera? Carlos Herrera también ve el fin del efecto Rubalcaba, que aquí vemos un mogollón de gente lo mismo en un mismo día. ¡Hay que ver qué casualidades! Les dejo párrafos de su texto, que del estilo nada me responsabilizo, que lo mío es respetar el de los demás. Aunque sea como el de Herrera, que no quiero ni decirles. Entren con cuidado, por favor, no se me resbalen: “Ellos creían estar felices. Las encuestas, esa piedra filosofal que trasmuta en oro a aquel que señala con su varita, decían que se reorientaba la situación, que los sótanos mugrientos en los que dormían las expectativas electorales estaban mudando su piel y empezaban a parecer paredes de garaje, antesala de habitaciones más decorosas en el futuro (...) Felicidad y retórica, pues. Y el nuevo gobierno reposando sobre el regazo de Alfredo. Y el presidente descansando de tanta pre¬sencia estéril sobre la sombra de las cosas”. Ya se lo advertí, así que a mí no me miren. Solo un poquito más para completar el razonamiento: “Atrapado en la eterna pelea entre valores e intereses, ZP y sus coristas se miran perplejos viendo derrumbadas las fichas del castillito que estaban empezando a reconstruir: a buena parte de la opinión pública no le ha convencido su estrategia ante la crisis repentina del Sahara y de nuevo las encuestas marcan trece puntos de distancia”. ¿Les suena de algo si prescinden de las guirnaldas y los farolillos?  Y no quiero contarles los males que nos augura Ignacio Camacho, pero solo les diré que asegura que a “Rubalcaba se le está poniendo cara de Calvo Sotelo”, lo que no anima mucho el paisaje, la verdad... 

Les decíamos en la entradilla el sorprendente desarrollo de la campaña catalana. A nuestros chicos les ha gustado mucho que los vídeos electorales se hayan llenado de gemidos eróticos, como ustedes ya sabrán. En Libertad Digital hay profusión de artículos: “Pornografía política”, de Cristina Losada, “Erecciones catalanas”, de Carmelo Jordá y “Basura política”, de Agapito Maestre. Hay otro que se titula “La universidad de Valencia y la huelga del coño”, pero nada tiene que ver con el tema que nos ocupa. Ya sé que ustedes van conociendo todos –casi todos- mis vicios. Que si Sostres, si Ussía, si Pedro J.... y Agapito Maestre. Y es que este catedrático me tiene comiendo de su mano por su solemnidad. Ya se pueden imaginar lo que me parecen sus razonamientos –es una forma de hablar, no se lo tomen al pie de la letra- pero es que todo lo que dice, por más abstruso o sandio que sea viene siempre envuelto en purpúreos mantos de pompa y solemnidad. Hoy, por ejemplo, se acerca a estos videos de la campaña catalana que más parecen los anuncios de una sex shop, hechos para incitar o estimular, bueno, ya saben ustedes, más que a incitar o estimular... el voto. 

Vean el depurado estilo de Maestre y reconozcan que entienden mi pecado: “No me escandalizan los videos pornográficos de los políticos catalanes. Me aburren sus zafiedades (...) Parecería que todos se hubieran puesto de acuerdo para embarrar el ámbito público (...) Tratan de reducirnos a escoria. Nada. El ‘ciudadano’ ha desaparecido para esta gente; en su lugar, sólo existen máquinas rijosas, reprimidas, a la búsqueda de saciar su hambre con más represión sexual”. No me quiten la ilusión: ¿verdad que les ha gustado? Pues no hemos hecho más que empezar. “Una vez que el estadito catalán ha reducido el sexo y el amor, últimos reductos de la individualidad, a efluvios y malas babas de putas y golfos pretenden hacer lo mismo con el ámbito público. Y, ciertamente, lo ha conseguido, e incluso lo exportará al resto de España”. Este es mi Agapito, sí señor, ahí, dale, que no se escapen: “En Cataluña, y pronto en toda España, todo será devorado y deglutido por la chabacanería del infecto nacionalismo catalán en cualquiera de sus versiones escatológicas. Los vídeos propagandísticos hacen un retrato exacto de la miseria política de Cataluña (...) Todos los vídeos son infames. Insultantes”. ¿Es grande o no es grande el catedrático Maestre?

Se me olvidaba Carlos Dávila, que ha visto un vídeo distinto al que hemos visto todos nosotros y sale en defensa, que para algo es un caballero español, de la vilipendiada Isabel San Sebastián: “De pronto, pero con extraordinaria mala baba, los periódicos de la izquierda radical de este país la han situado torticeramente al mismo nivel que el infortunado Sostres, propalador de una repulsiva especie en Telemadrid (...) Ahora, la pieza es San Sebastián, que es caza mayor  (...) El papel de Isabel en el episodio no ha podido ser ni más tajante, ni más digno, pero eso importa muy poco: ella, y no el festivo rijoso o sus palmeros, es la culpable. Están a por ella”. ¿Tajante, digno? Pueden volver a verlo cuantas veces quieran.

Por cierto que Pedro J. parece que ya ha pensado el tiempo suficiente. Hoy lleva El Mundo una entrevista a Celestino Corbacho hecha por Salvador Sostres. Uno de los nuestros. Como ya sabíamos. 

 

Hay 128 Comentarios

Además, esas obviedades que dice el Carlos debería decirlas en un blog neutral, si hubiese leido la cabecera se habría enterado que éste no lo es. Pero eso sí, los habituales no sólo no nos aburrimos sino que nos lo pasamos pipa. Por otra parte somos ya muy mayores para que nadie nos perdone la vida.

¿Ves Carlos?, yo lo que hago es elegir con cuidado los que son "míos" para no tener que criticarlos, te animo a jugar, es adictivo.

Ea, nos creíamos que nuestro Puigcerdos era intransigente, pues no mira: "He hecho un esfuerzo durante estos años para tender puentes con CiU. Pero hay situaciones complicadas. La segunda edición del pacto a tres alejó a CiU y ERC (...) Es posible que el caso Palau también nos haya alejado. Pero no creo que sea excusa para no hablar".
 
O sea que este sr. es capaz hasta de pactar con el Dios de los andaluces (que como es sabido no cotiza en Hacienda) con tal de no dejar que se le enfríe el sillón, lo que yo digo pragmatismo, puro pragmatismo, aunque algunos lo llamen de otra forma, pero uno es educado a pesar de ser pobre.

Carlos, pues a mi me encanta ese juego de buenos y malos, fíjate que lleva la iglesia casi dos milenios jugándolo y aún no se ha cansado.

Tan aburridos me parecen quienes siempre critican a la izquierda como quienes siempre critican a la derecha. Me gusta la gente que no es tan previsible y que se atreve a criticar a unos y otros. Los otros ya se sabe a quiénes van a criticar hagan lo que hagan. Usted está en un lado y sus criticados en el otro. Un juego de niños, los buenos y los malos.

ABC: "El programa coordinado incluirá, según Levada, la colaboración de las autoridades religiosas con las civiles y la necesidad de un "compromiso eficaz" de protección a los niños y los jóvenes, así como una cuidadosa selección y formación de los futuros sacerdotes y religiosos y apoyo a las víctimas. "
 
"Protección a los niños y a los jóvenes", ¿quiere decir ponerles un cinturón de castidad a cada uno?, esa duda que comento con un amigo mío cabrero de profesión le ha parecido descabellada (en realidad el me ha dicho "gilipollez", pero no me ha parecido adecuado escribir palabra tan vulgar), dice que no se le ocurriría ponerle un cinturón con candao a cada cabra y cabritillo que él lo que haría es capar al macho cabrío (él ha dicho "cortarle los güevos", pero por motivos similares no lo reproduzco) y yo digo que doctores tiene la iglesia y que ellos sabrán. Ya saben ustedes lo comedido que suelo ser en mis expresiones.

Voy a criticarme yo un rato, qué ya está bien de criticar a los demás. Como habréis podido observar no he dicho ni 'pio' de la frasecita "ferviente desea" que os he colocado, es debido a que no he podido echarle la culpa al teclado ni que la "a" esté al lado de la "o" como suele ser mi falsa disculpa, así que no he sabido que mentira contaros.
Ahora que me he puesto a parir me he quedado en la gloria, si alguien quiere aprovechar que saque sus propias piedras y disfrute, está disculpado.

JL, en la parte que me toca, si HRW dice eso, me resulta sorprendente, porque, no sé lo que pensarás tú, pero que un régimen no precisamente benevolente con el pueblo saharaui, no permita la entrada de periodistas (ojeadores, por decir) internacionales durante días (los de "los disturbios"), me parece un poco (tremendamente) sospechoso. No sé hasta qué punto se pueden esconder pruebas y demás, pero en fin. No dudes de que si se esclarece todo esto y me la tengo que envainar, lo haré sin ningún problema. No me duelen prendas en reconocer una equivocación.
Esto no obsta, a lo que dije el otro día de que cuando las manifestaciones contra la invasión de Irak, el conocimiento que teníamos todos (hablo de certeza, no de supuestos), y en las que participaban todos los electos socialistas en todas las ciudades y pueblos, era el mismo que en estos días teníamos (gracias a Marruecos). Por eso critico que las mismas personas que no dudaron en manifestarse contra una cosa, se la cojan con papel de fumar ahora. Sé que tienen una responsabilidad, pero hay formas más sutiles de dejarlo caer.
Vaya rollo que te solté JL.
Un saludo.

Aclaro el segundo párrafo de mi comentario de 10.30.24.

Alba y Emilio K.: con el intercambio de comentarios que habéis tenido dais una lección práctica de cortesía y buena educación. A ver si ALGUNOS siguen el ejemplo.
Saludos afectuosos.

JL 19/11/2010 18.51.51

Tu comentario ampliando el de Cornelius es muy oportuno. De vez en cuando conviene recordar los episodios vergonzantes del partido tan bien representado por la caverna.

Alba y Emilio K.: dais una lección práctica de cortesía y buena educación. A ver si cunde el ejemplo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal