Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

13 dic 2010

Si no son tan malos...

Por: José María Izquierdo

Controladores El tema de los controladores camina, enfangado, hacia la segunda fase. Y ahora ya no hay factor sorpresa, por lo que nuestros amigos y los chicos del PP tienen tiempo de recuperarse y levantarse de la lona, tras el gancho del viernes negro. Todas las terminales en alerta, conectadas y engrasadas, para que el conflicto les revierta en la cara al trío Zapatero, Rubalcaba y Blanco, los más odiados de los más odiados. Más adelante les digo cómo han diseñado la estrategia, pobres controladores, aherrojados por la tiranía del Gobierno, que ha hecho un decreto ilegal y que no sabe negociar un simple convenio. Así que de haber un nuevo conflicto, culpa del trío más nefasto de todos los tríos conocidos, incluidos Los Ases, que perpetraban los boleros más repugnantemente cursis de los anales de la música. También hemos vuelto a las navajas cachicuernas, que diría Anson contra Rubalcaba.

¿Y qué quieren que les diga de Federico Jiménez Losantos?

En El Mundo han vuelto ayer y hoy a su objetivo favorito, el vicepresidente Rubalcaba, el más malo de los malos peores del mundo entero y de toda la historia de la humanidad, que una vez comparado con Herodes, Gengis Khan o Atila, ya se ha comprobado que apenas si le alcanzan en vesania a la suela de los mocasines al multiministro. Primera página de hoy. Yo les doy el título y los sumarios y ustedes se las arreglan para saber de qué hablan: “Eguiguren y el cobrador de ETA se reunieron antes del chivatazo”. Que ya es título. Sumarios: “El propio Elosua declaró al juez que, la antevíspera de los hechos, Gorka Aguirre le dijo que el presidente del PSE quería contactar con la cúpula de ETA a través de él / Aseguró que se vieron en el bar Faisán y que asistió Madariaga”. Otra basurilla más sobre el mismo tema que, dicen, se quedó oculta entonces en el sumario. Y a seguir tirando. Y como a Pedro J. le gustan tanto los presidiarios, ex presidiarios y fugados de la justicia para llevarlos a primera página para que suelten cualquier ignominia –el último ha sido Emilio Rodríguez Menéndez-, hoy le toca a Eufemiano Fuentes, el médico relacionado una y mil veces con el dopaje. Le dejamos suelto de boca para que desde la celda diga, este presunto delincuente, lo que se le antoje, que esto aquí, en El Mundo, nos gusta cantidad: “Eufemiano en la celda: ‘Si hablo, no tendríamos ni Mundial ni Eurocopa’”. Tan contentos en el diario con soltar la insidia y la calumnia sin aportar nada más que el ex abrupto del preso. Hasta en el dopaje.

En el editorial seguimos con lo mismo: “Rubalcaba, entre La Moncloa y el bar Faisán”, que aun sin decir nada nuevo -¿qué nuevo van a decir?- se entiende el porqué de la abstrusa primera página: dar leña al vicepresidente y venga o no a cuento, que hoy, la verdad había poco cuento. Pero ya puestos, Federico Jiménez Losantos también echa una mano, que no queremos quedarnos cortos: “Rubalcaba o el dopaje”, se titula su columna de hoy, que consiste en un recuelo de los últimos posos del mismo café que llevan cocinando en El Mundo desde hace meses. El sabor, a estas alturas, es repugnante: el GAL, “cuyo abogado portavoz en el Gobierno fue Rubalcaba”; el “ilegal e ilegítimo montaje del 13-M". Y de ahí, dice Losantos, "pasó al bar Faisán y la negociación con ETA (…) y ahora suelta etarras por docenas y prepara la militarización del Olimpo. Y es que para ganar como sea, Rubalcaba es el hombre”. Al final les contaremos una cosita más de la columna de Losantos. ¿Y qué debe hacer en estos casos el vicedirector de El Mundo? Lo que Casimiro García-Abadillo: seguir al jefe, que para eso es jefe, ¿y por qué es el jefe?, etcétera, óigase a Javier Krahe. “El fatídico eje Blanco/Rubalcaba”, se titula su columnaY todo ello continuación del periódico de ayer, donde Pedro J. dedicaba las dos páginas de la homilía a glosar la maldad intrínseca de Rubalcaba, con grandes novedades. A saber: “Rubalcaba ha cultivado tanto la caricatura de sí mismo que hechos gravísimos ocurridos durante su actual mandato en Interior -desde el chivatazo del Faisán a la fuga consentida de Rodríguez Menéndez, pasando por la manipulación de la investigación de Gürtel- parecen amortizarse como parte de un aura mefistofélica que de puro obvia no puede ser verdad”. Nuevo, ¿verdad?

Asusta La Razón de hoy: "El Gobierno no puede garantizar aún la paz aérea en Navidad”. Quería meter más desgracias en el titular, pero como no le han cabido lo hace en los sumarios: “El Gabinete de crisis teme un nuevo plante, pero sabe que ahora los ciudadanos también responsabilizarían al Gobierno”; Estado de Alarma. A 24 horas de tener que llevarlo al Congreso, Moncloa aún no ha decidido si lo prorroga”, y “Los controladores han pasado de costar a las arcas públicas 392 millones de euros con el PP a 800 con el PSOE”. Llamo su atención sobre el primero de los sumarios, porque ya he visto durante el fin de semana a varios de nuestros amigos echando una manita a los controladores, pobre gentes sojuzgadas por el tiránico régimen zapateril. Que se refuerza con la exigencia de levantar las medidas excepcionales tomadas ante el inaudito plante del famoso viernes por las muchas dudas jurídicas que sus expertos encuentran en el Estado de Alarma. Así que los ejes de la batalla, gaviota por aquí, gaviota por allá, son tres, y los tres pueden verse en La Razón o Abc, con muchos rastros en El Mundo. Se los enumero: No tuvimos más remedio que apoyar al Gobierno ante el plante, pero ahora ya no lo haremos porque el Gobierno se está pasando y está machacando a los controladores. O sea, hay que lavarles la cara a los interfectos porque si no estamos perdidos y de nada van a servir las maniobras siguientes. Dos: las medidas de excepción deben levantarse ya, porque no es admisible su permanencia en un Estado de Derecho, y tres, aceptado el diálogo y levantadas las amenazas, si el Gobierno vuelve a tener un problema con los controladores en esta Navidad será por su ineptitud, por no saber tratar este tema como uno de más de los conflictos habituales que siempre surgen en la Administración. Lean párrafo del editorial de hoy La Razón, frase ya utilizada la semana pasada como aquí les indicamos entonces: “Tiene la obligación [el Gobierno] de zanjar una medida de excepción que fue adoptada, no lo olvidemos, en respuesta a un conflicto laboral como hay tantos en la Administración”. Lo dije entonces y lo repito: ¿Puede La Razón decir sin ruborizarse de vergüenza que el plante de los controladores fue “un conflicto laboral como tantos”?
Dos muestras del primer eje: Curri Valenzuela ayer en Abc: “En su tarea de controlar drásticamente a los controladores, el Gobierno se ha pasado cuatro pueblos, de los que será curioso observar cómo sale marcha atrás. El estado de alarma, que sirvió para un día, sigue vigente de forma preventiva y con carácter intemporal, una barbaridad contra la que ya se alzan voces de juristas y constitucionalistas (…)Y como Zapatero, Rubalcaba y Blanco continúen dedicados a perseguir con ahínco, amenazar con penas del Infiero e insultar de todas las maneras a los controladores, hasta van a conseguir que se nos olvide que estos nos dejaron tirados en los aeropuertos y comiencen a caernos simpáticos por atreverse a desafiar a este Gobierno”. O Jon Juaristi, mismo diario y mismo día: “A fin de cuentas, ¿qué han hecho los controladores aéreos? Jorobar a unos cientos de miles de españoles, deteriorar la economía nacional y fortalecer en el exterior el estereotipo negativo de España. Nada que el gobierno de Rodríguez no se haya esmerado en practicar sin descanso durante su Sexenio Revolucionario. Guinda podrida para un pastel hediondo, la huelga salvaje de los controladores no ha sido la Catástrofe, sino un episodio menor y tardío —aunque, eso sí, espectacular— de la Catástrofe (…)  El problema es que, por grande que haya sido el número de viajeros afectados por la misma, estos no representaban interés general alguno. Viajar durante el puente no era una exigencia para todos los ciudadanos (la mayoría no pudo o no quiso hacerlo). Actuar como sí unas medidas disciplinarias sobre un gremio que ha delinquido fueran la panacea para los males de la patria resulta, más que ridículo, peligroso. Una cosa es sancionar con arreglo a la ley, y otra, muy distinta, crear un chivo expiatorio”. ¿Vemos ya por dónde vamos? ¿Tenemos claro cuánto y de qué manera van a colaborar lealmente desde el PP con el Gobierno para resolver un conflicto cuya resolución les interesa también a ellos? Ni miguita de pan ni sorbito del botijo.

Y no les quiero decir cómo se puso ayer Carlos Dávila con este tema en su artículo semanal en La Gaceta, que con el acaloramiento se le llenó la pechera de las condecoraciones de la salsa del bocata de mejillones. “¡Puro macho cántabro!, se titula la cosa. De entrada, patada en la espinilla: “Rubalcaba, que se ha hecho cargo de la situación en un momento en el que su jefe, aún, está más ido que vuelto, ha desplegado toda su artillería mediática para justificar la que empieza a ser la mayor fechoría inconstitucional que se ha perpetrado en España desde el expolio en 1982 de Rumasa”. ¡Toma fechoría institucional! Pero sigan, sigan, no se priven: “Así que todo estaba calculado. Y ya nadie se pregunta por qué. Está claro. En su chusco y torticero marketing, el Gobierno había analizado la extrema situación de debilidad política en la que se encuentra y sólo halló un método para tratar de abortarla: un golpe de efecto o un golpe de autoridad. Los socialistas –ya me entienden– son expertos en estas martingalas probadas con enorme éxito en los días del tremebundo atentado de 2004. Así que ¡puro macho cántabro! (…) Éstos son nuestros poderes; somos un Gobierno fuerte y legítimamente sometemos al que nos pone de por medio”. Miedo, tiene miedo Dávila, que tan recio para unas cosas y tan gallina para otras: “Sinceramente: desde que el 23 de febrero de 1981 y cuando junto con Pilar Urbano, abandonaba el Palacio de las Cortes sin saber si había triunfado el golpe de Estado de los espadones, no había sentido tanta preocupación. O miedo. Como ustedes quieran”.

En general La Gaceta estuvo sembrada todo el fin de semana. Por ejemplo, editorial del sábado, que ya se sabe que en este papelín van por libre: “Dicho esto, y a la espera de que se esclarezca el caso Domínguez, hace falta ser muy crédulo para sostener que la persecución a la atleta haya coincidido de manera enteramente casual con un resonante éxito parlamentario de Rajoy y con el hecho de haber puesto a Rubalcaba frente al espejo de las palabras que empleó en 1999 para enjuiciar a un ministro de Fomento que, comparado con el actual, parece el Nobel de la especialidad. No hay que olvidar que el responsable último de la política deportiva es Lissavetsky, futuro rival del PP para la alcaldía de Madrid, y amigo íntimo de Rubalcaba, (hoy por ti, mañana por mí), de manera que, bajo esa premisa, que la Guardia Civil invada el domicilio de cualquiera que convenga para borrar las portadas de la prensa es un juego de niños en manos de semejantes expertos. Otra de sus especialidades es el manejo de la truculencia, de modo que tampoco hay que extrañarse de que se haya pretendido presentar el domicilio de la atleta como un laboratorio clandestino de productos hematológicos y estimulantes. El respeto a la presunción de inocencia le parece a Rubalcaba música celestial cuando entiende que alguien le está echando un pulso al Estado, que es la manera como el superministro se refiere a sí mismo en la intimidad”. Ni que decir tiene que La Gaceta da piezas y piezas a la historia del dopaje, claro.
¿Hemos vuelto a Rubalcaba? Momento oportuno para el cierre con la columna de hoy en El Mundo de Federico Jiménez Losantos. Lean, relean y retengan: “Por una de esas casualidades que parecen fechorías periodísticas, el ascenso de Rubalcaba al Poder ha coincidido con la detención por archidopador de su entrenador de juventud, Pascua Piqueras, que según ha averiguado El Mundo es químico, como su pupilo Alfredo cuando fue campeón de los 100 metros lisos y como Odriozola, jefe de la Federación de Atletismo. Que caigan por usar sustancias fuera de la ley no sorprende en químicos, peritos capaces de bordearla”.

Pero es mejor el final de la insidia: “Lo fascinante sería investigar si Rubalcaba ganó dopado aquel campeonato de España y si su marca de 10.9 segundos estuvo adulterada por la química del afán de ganar y subir al podio, vulgo cajón, a cualquier precio”.

Pues sí, realmente, cualquier cosa les sirve y a cualquier precio a estos amigos nuestros de la fiel infantería para la infamia. Sobre todo a Jiménez Losantos.

 

Hay 75 Comentarios

Andrés, no se trata aquí de defender al gobierno, que no se lo merece, pero eso no significa tragarnos cualquier falacia. Lo que dices de la reducción de paro y la época de Aznar es pura demagogia. El paro empezó a bajar durante el tercer trimestre de 1993, es decir, tres años antes de la llegada del ungido. Siguió bajando hasta 2008, casi cuatro años después de que Su Sagrada Omnisciencia se marchara.
Vamos a tener un poco más de seriedad. Esos análisis económicos de barra de bar quedan bien en otros blogs, pero en este creo que chirrían un poco.

El resúmen que nos hace JMI se refiere exclusivamente a las bobadas y exageraciones de esa prensa que está totalmente desatada en su objetivo de sacar a la izquierda del gobierno para poner a la derecha. Están haciendo su papel, sin ningún sentido del ridículo por las burradas que dicen. Si además se las creen, no estamos sólo ante periodistas sino ante tontos de baba. Es muy difícil que una persona inteligente, y Andrés lo parece, pueda defender lo que dicen como algo comedido y objetivo. Pero no creo que los que participamos en el blog tengamos que ceñirnos exclusivamente al contenido, eso dejaría fuera a gente interesante de la derecha, que también la hay, y tendríamos que conformarnos con el payaso, con palojo y con los descerebrados que entran, insultan y se van. Me ha gustado el comentario de Andrés, no porque lo comparta sino porque contiene la suficiente base para poder debatir. Y a ello voy. Es verdad que hoy estamos peor que hace 7 años pero esa es una verdad tramposa. Lo cierto es que hoy estamos mucho peor que hace 3 años y hace 3 años estábamos mucho mejor que hace 7. Cuando el PP llegó al poder en 1996 la recuperación (en España y en Europa) ya se había iniciado. Rodrigo Rato admitió en privado (aunque dijo que nunca lo haría en público) que las recetas de Solbes eran las acertadas y se limitó a continuarlas, lo cual hay que reconocerle como un mérito. Aunque algún imbécil creyese que el milagro era él, la venta de las empresas públicas más rentables junto con la buena marcha de la economía en toda Europa y nuestro peculiar boom del ladrillo hizo que en 2004 el PP dejara la "caja" mejor que cuando la encontró. Durante la primera legislatura de ZP, 2004-2008, la "caja" no sólo se conservó sino que creció considerablemente, lo cual aprovecho ZP para mejorar el estado de bienestar (ley de dependencia, los 400 euros, el cheque-bebé....), quizás a toro pasado no habría hecho alguna de esas cosas, pero en su momento, cuando no se barruntaba la crisis, pensó en la gente y sobre todo en los más necesitados. En esos 4 años el PP no habló de economía, y la "leal" oposición cogió un tema de estado, el terrorismo, como tema estrella de confrontación (ya sólo les faltaba que ZP triunfase donde fracasó Aznar). Al inicio de la segunda legislatura de ZP la crisis en el primer mundo llegó de golpe, ciertamente ZP fué algo lento asumir su profundidad, España y toda la UE entraron en recesión y tuvieron que gastar la "caja", eso creó déficit y para corregirlo han tenido que hacer recortes en el estado de bienestar. ¿habría ocurrido otra cosa con un gobierno del PP? ¿toda Europa en recesión y España creciendo? Claro que si el milagro era Él.....La realidad es que no tenemos la experiencia de gobiernos de derecha gestionando épocas de crisis (lo de UCD y los pactos de la Moncloa no valen, entonces estaba en juego la propia democracia y el mérito fué de todos). Pero si en tiempos de bonanza quisieron recortar derechos de los trabajadores con el decretazo (que los sindicatos echaron atrás con la huelga general) qué no serían capaces de hacer en tiempos de crisis. Con la boca pequeña dicen que no congelarían las pensiones pero confían en el sentido de responsabilidad del gobierno (ya veréis como las mantiene congeladas en caso de llegar al poder), y en el fondo quieren que este gobierno aplique las medidas que ellos tomarían, medidas lógicamente impopulares, es decir quieren que les haga el trabajo sucio para no tener que ser los responsables ante los ciudadanos del duro recorte que proponen.



¿Qué lavado de cerebro no tendrán estas criaturas de derechas para no darse cuenta de las burradas y falsedades que dicen sus medios afines?
Y encima se nos meten en el blog a decir tonterías y a ver si pueden convencer a alguno.

Perdon hecho, no echo, eco, eco.

Es probable que el PSOE este siendo lento y vaya a remolque de lo que le dice Europa, pero por las pistas que da Rajoy de vez en cuando(alabando la gestión de Irlanda, o las reformas brutales de David Cameron), parece que su forma de gobernar no va a ser mucho mejor. Tienes que comprender que un gobierno socialista por definicion no puede ir contra los trabajadores, aunque al final estos sean los pagadores. Esta crisis en manos de Rajoy habria sido posiblemente(yo no lo creo) arreglada antes, pero a costa de mas victimas. El gobierno actual esta poniendonos un paracaidas a todos, al ser un partido social pretende que no la paguen siempre los mismos y bajo mi punto de vista esta intentando contentar a los mercados, prometiendo reformas pero ralentizandolas todo lo que puede para no ahogar a los mas debiles. Si eres propietario de una empresa no vas diciendo que esta en la ruina aunque así sea, pero la oposicion parece que lo que quiere es que todo se vaya a pique creyendo que podra refundarla. Errores los hay, pero todo, todo no esta mal echo, y con respecto al PlanE(que han aceptado todos los ayuntamientos incluso del PP), ha echo que la construccion tubiese un frenazo menos brusco de lo previsible, y ademas era lo que preconizaban desde Bruselas al principio de la crisis.
 
 
Dicho esto, ya sabes que(te lo voy a repetir otra vez) el objetivo de este blog es mostrar las mentiras con que adornan sus "verdades" los voceros de los periodicos de derechas, Y El Pais puede ser tambien uno de ellos gracias a tu colaboración. No es para demostrar quien es mas bueno o malo que el otro, o para convencernos de que nos pasemos al otro bando como hace el colirio.

ANDRES, la burbuja inmobiliaria no es producto únicamente de la bajada de intereses. ¿O te estás olvidando - seguramente a posta para que el argumento demagogo tenga un atisbo de veracidad - de la famosa Ley del Suelo?
¿No fue el gobierno del PP quién liberalizó dicha ley? ¿No provocó esa medida tan liberal una avalancha de construcciones por doquier deconstruyendo nuestra costa mediterránea, impulsando a que muchos chavales dejaran de estudiar para darle al pico y a la pala?
Por favor sé serio cuando des la información: no imites a los de EL MUNDO, que en portada sacan una historia del caso Faisán sin dar fuentes, como siempre. Lo de EL MUNDO es como la religión católica: hay que tener fe en lo que dicen. No hay otra forma de creerles.
En cuanto al debate entre Solbes y Pizarro, efectivamente este útimo pedía menos gasto público - faltaría más -pero no porque sabía que venía la crisis. De lo contrario el PP no hubiera prometido en su programa 2,2 milones de nuevos empleos, 200 mil más que el PSOE.
Pero como te decía ayer, creo que deberías centrarte en defender a los plumillas de la prensa-basura o montar tu propio blog. Aquí, el 95% nos reímos, por no llorar, con las ridiculeces que escriben. Tú debes ser algo masoquista por el tono de tus comentarios y te debe gustar que te sodomicen o algo por el estilo. No nos interesan tus críticas a Zapatero o a los progres trasnochados. Para eso ya tenemos a la caverna mediatica. Nos interesa tu defensa de esos artículos. El tema no es Zapatero o lo mal que gobierna el PSOE. El tema es lo que dicen por ahí de estos. Por favor, céntrate o aprende a debatir. No es tan difícil.

Lo de los militares les ha sabido mal a la derechuza. Ellos pensaban que se iba a poner de su lado para el golpe de estado (en unión con los controladores) y ha resultado que han sido el instrumento resolutivo del odiado gobierno. Por añadidora, a Rajoi, que estaba en Canarias, le ha fallado el "Dragón Rapide".

Acabo de llegar a casa. Quiero, antes de leer lo que nos ofrece el señor Izquierdo y los comentarios de los que participan en el blog, dejar aquí mi tristeza por la muerte de Enrique Morente, un ser excepcional, como me confirmarán todos los que le hayan conocido.

También hay personas, señor Izquierdo, como Enrique Morente, aunque usted lo sabe mejor que yo.

Andrés no nos critiques tanto hombre, qué tú has dedicado bastante más de 5 minutos en explicar que la burbuja inmobiliaria del Asnar es falsa, y a mi al menos me has convencido.

Si MIGUEL, ya se que la alegre muchachada va a seguir en la derechuza que padecemos en este país, pero es que ahora los que se dedican a tirar al gobierno socialista desde los medios de comunicación son legión, y cuando ya haya ganado el PP van a sobrar muchos.
Algunos seguirán a lo suyo como El Charcutero de Onda Cero, El EnanoTaliban de Teruel o El Multidoctorado, pero lo peor es que otros tendrán que enchufarlos en la Administración en señal de agradecimiento por los servicios prestados, y a esos los pagaremos tu y yo entre otros.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal