Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

13 dic 2010

Si no son tan malos...

Por: José María Izquierdo

Controladores El tema de los controladores camina, enfangado, hacia la segunda fase. Y ahora ya no hay factor sorpresa, por lo que nuestros amigos y los chicos del PP tienen tiempo de recuperarse y levantarse de la lona, tras el gancho del viernes negro. Todas las terminales en alerta, conectadas y engrasadas, para que el conflicto les revierta en la cara al trío Zapatero, Rubalcaba y Blanco, los más odiados de los más odiados. Más adelante les digo cómo han diseñado la estrategia, pobres controladores, aherrojados por la tiranía del Gobierno, que ha hecho un decreto ilegal y que no sabe negociar un simple convenio. Así que de haber un nuevo conflicto, culpa del trío más nefasto de todos los tríos conocidos, incluidos Los Ases, que perpetraban los boleros más repugnantemente cursis de los anales de la música. También hemos vuelto a las navajas cachicuernas, que diría Anson contra Rubalcaba.

¿Y qué quieren que les diga de Federico Jiménez Losantos?

En El Mundo han vuelto ayer y hoy a su objetivo favorito, el vicepresidente Rubalcaba, el más malo de los malos peores del mundo entero y de toda la historia de la humanidad, que una vez comparado con Herodes, Gengis Khan o Atila, ya se ha comprobado que apenas si le alcanzan en vesania a la suela de los mocasines al multiministro. Primera página de hoy. Yo les doy el título y los sumarios y ustedes se las arreglan para saber de qué hablan: “Eguiguren y el cobrador de ETA se reunieron antes del chivatazo”. Que ya es título. Sumarios: “El propio Elosua declaró al juez que, la antevíspera de los hechos, Gorka Aguirre le dijo que el presidente del PSE quería contactar con la cúpula de ETA a través de él / Aseguró que se vieron en el bar Faisán y que asistió Madariaga”. Otra basurilla más sobre el mismo tema que, dicen, se quedó oculta entonces en el sumario. Y a seguir tirando. Y como a Pedro J. le gustan tanto los presidiarios, ex presidiarios y fugados de la justicia para llevarlos a primera página para que suelten cualquier ignominia –el último ha sido Emilio Rodríguez Menéndez-, hoy le toca a Eufemiano Fuentes, el médico relacionado una y mil veces con el dopaje. Le dejamos suelto de boca para que desde la celda diga, este presunto delincuente, lo que se le antoje, que esto aquí, en El Mundo, nos gusta cantidad: “Eufemiano en la celda: ‘Si hablo, no tendríamos ni Mundial ni Eurocopa’”. Tan contentos en el diario con soltar la insidia y la calumnia sin aportar nada más que el ex abrupto del preso. Hasta en el dopaje.

En el editorial seguimos con lo mismo: “Rubalcaba, entre La Moncloa y el bar Faisán”, que aun sin decir nada nuevo -¿qué nuevo van a decir?- se entiende el porqué de la abstrusa primera página: dar leña al vicepresidente y venga o no a cuento, que hoy, la verdad había poco cuento. Pero ya puestos, Federico Jiménez Losantos también echa una mano, que no queremos quedarnos cortos: “Rubalcaba o el dopaje”, se titula su columna de hoy, que consiste en un recuelo de los últimos posos del mismo café que llevan cocinando en El Mundo desde hace meses. El sabor, a estas alturas, es repugnante: el GAL, “cuyo abogado portavoz en el Gobierno fue Rubalcaba”; el “ilegal e ilegítimo montaje del 13-M". Y de ahí, dice Losantos, "pasó al bar Faisán y la negociación con ETA (…) y ahora suelta etarras por docenas y prepara la militarización del Olimpo. Y es que para ganar como sea, Rubalcaba es el hombre”. Al final les contaremos una cosita más de la columna de Losantos. ¿Y qué debe hacer en estos casos el vicedirector de El Mundo? Lo que Casimiro García-Abadillo: seguir al jefe, que para eso es jefe, ¿y por qué es el jefe?, etcétera, óigase a Javier Krahe. “El fatídico eje Blanco/Rubalcaba”, se titula su columnaY todo ello continuación del periódico de ayer, donde Pedro J. dedicaba las dos páginas de la homilía a glosar la maldad intrínseca de Rubalcaba, con grandes novedades. A saber: “Rubalcaba ha cultivado tanto la caricatura de sí mismo que hechos gravísimos ocurridos durante su actual mandato en Interior -desde el chivatazo del Faisán a la fuga consentida de Rodríguez Menéndez, pasando por la manipulación de la investigación de Gürtel- parecen amortizarse como parte de un aura mefistofélica que de puro obvia no puede ser verdad”. Nuevo, ¿verdad?

Asusta La Razón de hoy: "El Gobierno no puede garantizar aún la paz aérea en Navidad”. Quería meter más desgracias en el titular, pero como no le han cabido lo hace en los sumarios: “El Gabinete de crisis teme un nuevo plante, pero sabe que ahora los ciudadanos también responsabilizarían al Gobierno”; Estado de Alarma. A 24 horas de tener que llevarlo al Congreso, Moncloa aún no ha decidido si lo prorroga”, y “Los controladores han pasado de costar a las arcas públicas 392 millones de euros con el PP a 800 con el PSOE”. Llamo su atención sobre el primero de los sumarios, porque ya he visto durante el fin de semana a varios de nuestros amigos echando una manita a los controladores, pobre gentes sojuzgadas por el tiránico régimen zapateril. Que se refuerza con la exigencia de levantar las medidas excepcionales tomadas ante el inaudito plante del famoso viernes por las muchas dudas jurídicas que sus expertos encuentran en el Estado de Alarma. Así que los ejes de la batalla, gaviota por aquí, gaviota por allá, son tres, y los tres pueden verse en La Razón o Abc, con muchos rastros en El Mundo. Se los enumero: No tuvimos más remedio que apoyar al Gobierno ante el plante, pero ahora ya no lo haremos porque el Gobierno se está pasando y está machacando a los controladores. O sea, hay que lavarles la cara a los interfectos porque si no estamos perdidos y de nada van a servir las maniobras siguientes. Dos: las medidas de excepción deben levantarse ya, porque no es admisible su permanencia en un Estado de Derecho, y tres, aceptado el diálogo y levantadas las amenazas, si el Gobierno vuelve a tener un problema con los controladores en esta Navidad será por su ineptitud, por no saber tratar este tema como uno de más de los conflictos habituales que siempre surgen en la Administración. Lean párrafo del editorial de hoy La Razón, frase ya utilizada la semana pasada como aquí les indicamos entonces: “Tiene la obligación [el Gobierno] de zanjar una medida de excepción que fue adoptada, no lo olvidemos, en respuesta a un conflicto laboral como hay tantos en la Administración”. Lo dije entonces y lo repito: ¿Puede La Razón decir sin ruborizarse de vergüenza que el plante de los controladores fue “un conflicto laboral como tantos”?
Dos muestras del primer eje: Curri Valenzuela ayer en Abc: “En su tarea de controlar drásticamente a los controladores, el Gobierno se ha pasado cuatro pueblos, de los que será curioso observar cómo sale marcha atrás. El estado de alarma, que sirvió para un día, sigue vigente de forma preventiva y con carácter intemporal, una barbaridad contra la que ya se alzan voces de juristas y constitucionalistas (…)Y como Zapatero, Rubalcaba y Blanco continúen dedicados a perseguir con ahínco, amenazar con penas del Infiero e insultar de todas las maneras a los controladores, hasta van a conseguir que se nos olvide que estos nos dejaron tirados en los aeropuertos y comiencen a caernos simpáticos por atreverse a desafiar a este Gobierno”. O Jon Juaristi, mismo diario y mismo día: “A fin de cuentas, ¿qué han hecho los controladores aéreos? Jorobar a unos cientos de miles de españoles, deteriorar la economía nacional y fortalecer en el exterior el estereotipo negativo de España. Nada que el gobierno de Rodríguez no se haya esmerado en practicar sin descanso durante su Sexenio Revolucionario. Guinda podrida para un pastel hediondo, la huelga salvaje de los controladores no ha sido la Catástrofe, sino un episodio menor y tardío —aunque, eso sí, espectacular— de la Catástrofe (…)  El problema es que, por grande que haya sido el número de viajeros afectados por la misma, estos no representaban interés general alguno. Viajar durante el puente no era una exigencia para todos los ciudadanos (la mayoría no pudo o no quiso hacerlo). Actuar como sí unas medidas disciplinarias sobre un gremio que ha delinquido fueran la panacea para los males de la patria resulta, más que ridículo, peligroso. Una cosa es sancionar con arreglo a la ley, y otra, muy distinta, crear un chivo expiatorio”. ¿Vemos ya por dónde vamos? ¿Tenemos claro cuánto y de qué manera van a colaborar lealmente desde el PP con el Gobierno para resolver un conflicto cuya resolución les interesa también a ellos? Ni miguita de pan ni sorbito del botijo.

Y no les quiero decir cómo se puso ayer Carlos Dávila con este tema en su artículo semanal en La Gaceta, que con el acaloramiento se le llenó la pechera de las condecoraciones de la salsa del bocata de mejillones. “¡Puro macho cántabro!, se titula la cosa. De entrada, patada en la espinilla: “Rubalcaba, que se ha hecho cargo de la situación en un momento en el que su jefe, aún, está más ido que vuelto, ha desplegado toda su artillería mediática para justificar la que empieza a ser la mayor fechoría inconstitucional que se ha perpetrado en España desde el expolio en 1982 de Rumasa”. ¡Toma fechoría institucional! Pero sigan, sigan, no se priven: “Así que todo estaba calculado. Y ya nadie se pregunta por qué. Está claro. En su chusco y torticero marketing, el Gobierno había analizado la extrema situación de debilidad política en la que se encuentra y sólo halló un método para tratar de abortarla: un golpe de efecto o un golpe de autoridad. Los socialistas –ya me entienden– son expertos en estas martingalas probadas con enorme éxito en los días del tremebundo atentado de 2004. Así que ¡puro macho cántabro! (…) Éstos son nuestros poderes; somos un Gobierno fuerte y legítimamente sometemos al que nos pone de por medio”. Miedo, tiene miedo Dávila, que tan recio para unas cosas y tan gallina para otras: “Sinceramente: desde que el 23 de febrero de 1981 y cuando junto con Pilar Urbano, abandonaba el Palacio de las Cortes sin saber si había triunfado el golpe de Estado de los espadones, no había sentido tanta preocupación. O miedo. Como ustedes quieran”.

En general La Gaceta estuvo sembrada todo el fin de semana. Por ejemplo, editorial del sábado, que ya se sabe que en este papelín van por libre: “Dicho esto, y a la espera de que se esclarezca el caso Domínguez, hace falta ser muy crédulo para sostener que la persecución a la atleta haya coincidido de manera enteramente casual con un resonante éxito parlamentario de Rajoy y con el hecho de haber puesto a Rubalcaba frente al espejo de las palabras que empleó en 1999 para enjuiciar a un ministro de Fomento que, comparado con el actual, parece el Nobel de la especialidad. No hay que olvidar que el responsable último de la política deportiva es Lissavetsky, futuro rival del PP para la alcaldía de Madrid, y amigo íntimo de Rubalcaba, (hoy por ti, mañana por mí), de manera que, bajo esa premisa, que la Guardia Civil invada el domicilio de cualquiera que convenga para borrar las portadas de la prensa es un juego de niños en manos de semejantes expertos. Otra de sus especialidades es el manejo de la truculencia, de modo que tampoco hay que extrañarse de que se haya pretendido presentar el domicilio de la atleta como un laboratorio clandestino de productos hematológicos y estimulantes. El respeto a la presunción de inocencia le parece a Rubalcaba música celestial cuando entiende que alguien le está echando un pulso al Estado, que es la manera como el superministro se refiere a sí mismo en la intimidad”. Ni que decir tiene que La Gaceta da piezas y piezas a la historia del dopaje, claro.
¿Hemos vuelto a Rubalcaba? Momento oportuno para el cierre con la columna de hoy en El Mundo de Federico Jiménez Losantos. Lean, relean y retengan: “Por una de esas casualidades que parecen fechorías periodísticas, el ascenso de Rubalcaba al Poder ha coincidido con la detención por archidopador de su entrenador de juventud, Pascua Piqueras, que según ha averiguado El Mundo es químico, como su pupilo Alfredo cuando fue campeón de los 100 metros lisos y como Odriozola, jefe de la Federación de Atletismo. Que caigan por usar sustancias fuera de la ley no sorprende en químicos, peritos capaces de bordearla”.

Pero es mejor el final de la insidia: “Lo fascinante sería investigar si Rubalcaba ganó dopado aquel campeonato de España y si su marca de 10.9 segundos estuvo adulterada por la química del afán de ganar y subir al podio, vulgo cajón, a cualquier precio”.

Pues sí, realmente, cualquier cosa les sirve y a cualquier precio a estos amigos nuestros de la fiel infantería para la infamia. Sobre todo a Jiménez Losantos.

 

Hay 75 Comentarios

Yo... lo siento colegas, si la mayor aportación de la mayoría de vosotros a este foro es que el Pp pretende dar un golpe militar y hacerse con el país, pues me sobrepasa. Creí que esto sería un cenáculo de libertad y de contraposición de ideas más o menos extremas, pero no de difamación, entre nosotros no. Yo voto al pp y me estáis calificando de cómplice de un partido golpista! A mí aquí nadie me va a dar lecciones de libertad, tolerancia y respeto.

Buenos días Sr. Izquierdo y la compaña: Decía yo el viernes pasado que parecía que la fiel infantería atapuerquense estaba muy tranquila, quizá por el agotamiento semanal. ¡Quiá!! ¡Como me equivoqué!
Estaban cargando las pilas para la andanada con la que nos "obsequian" hoy.
Miré usted, don José María, puedo admitir pulpo como animal de compañía; pero admitir que Curri Valenzuela haya escrito "eso", supera lo que una mente pueda admitir. Después de reirnos a mándibula batiente con sus vídeos de TeleEspe, es impensable que la abuela pueda juntar más allá de cuatro palabras seguidas sin que su ordenador salga volando. Sin más comentario.
La cuchufleta del domingo se la adjudico a González Pons que, en el colmo de su delirio, afirmó que lo del dopaje en el atletismo era una tapadera del Trío de la bencina para ocultar lo de los controladores.
Lo malo de este indivíduo es que hace una semana dijo que lo de los controladores era una tapadera para tapar no se qué. Y así, sucesivamente...
Por favor, que alguien me saque de mi error y me diga que todo lo que desayuna JMI y nos extracta aquí, no es más que la consecuencia de un "delirium tremens".
Me niego a creer que todas esas barbaridades de la alegre muchachada sean el resultado de sesudos análisis e investigaciones.
Veamos algunas "joyas": Rodríguez Menéndez, refugiado político; Rubalcaba "puesto" hasta las orejas gana una carrera hace ¿30 años?; Carlos "mondadientes" Dávila cagao de miedo...
¿Es esto periodismo? ¿Son estos los corifeos de Rajoy?
¡Joder, que tropa!!

En un resumen de prensa de la SEPLA (Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas) comentan la sentencia por la que la Audiencia Nacional da la razón, en mayo de este año, al decreto ley del gobierno que modificaba las condiciones laborales de los "consoladores" (Cospedal dixit) y que había sido recurrida. Y se dicen cosas como las siguientes, tomadas de diversos periódicos:
- "No había otro remedio que la intervención del legislador" para cambiar las condiciones de trabajo de los controladores aéreos dada la "dramática situación existente" porque el convenio colectivo firmado en 1999 dio lugar a "un estado de excepción permanente".
- El tribunal considera que el decreto, que redujo el salario de los 2.401 controladores hasta los 200.000 euros (150.000 menos anuales) no solo no vulneró los derechos sindicales, sino que fue una intervención legislativa «imprescindible» para corregir en el menor tiempo «la situación calamitosa» originada por la prórroga de un convenio colectivo que «prima» a los controladores en perjuicio del servicio público.
- Los jueces opinan que la mejora de las condiciones laborales del colectivo y sus «retribuciones millonarias» comprometieron «gravemente» la viabilidad de Aena hasta convertirle en uno de los proveedores menos eficientes del mundo.
- Considera probado que la sostenibilidad y la eficiencia del sistema de control aéreo están "fuertemente afectados" por las importantes diferencias en el coste del servicio en relación con la media europea de los cuatro principales proveedores de servicios: Francia, Alemania, Reino Unido e Italia. La desviación es superior al 50%, según los jueces.
- El texto reconoce que se han restringido "derechos reconocidos" a los controladores, pero la intervención del legislador fue "proporcionada" puesto que el "sacrificio" impuesto ha sido el mínimo para garantizar la seguridad y continuidad del servicio. Esos principios estaban en cuestión por el "convenio atípico" de 1999.

Los controlodares, mlitarizados hasta el dia 19, también están quejándose como víctimas en su trabajo, en la radio.
.
En la cabina de los aviones se oye cansinamente la voz del controlador. diciendo..."Bajo control militar." sic.

ROGER -contesta el piloto-.
Alguien en cabina ha dicho " off de record "

UNDER MILITRY LAW...SOLDIERS..WHY ?

Estos tios no han entendido el estado de Alarma. Son militares hasta el dia 19. En todo caso "bajo control militar" quedarán después, (según se oye por los foros) que será cuando puedan decir por radio la coletillla cansina de.. "bajo control militar" y es entonces cuando podrán convocar huelga, previo aviso, con servicios mínimos...etc. Y al control militar que les organice no lo quedará más remedio que tramitarla conforme al convenio vigente (el de Cascos ?)

Bajo control militar exactamente no, sres controladores: están uds. militarizados. Ahora y hasta el
19 están militarizados, esto es, que si desobedecen
como a cualquier soldado........pues al calabozo.

ROGER.... UNDER MILITARY LAW.. SOLDIERS....why ?

Esta derecha de hoy día me recuerda cada día más a la de la Ségunda República. Se pasaron días y días desde el mismo 14 de abril pidiéndole a los gobiernos de centro-izquierda mano dura con los huelguistas y alborotadores especialmente los del campo y, pese a las múltiples muertes de jornaleros en Palacios Rubio (Salamanca), Castillblanco (Badajoz) y muchos otros lugares que no suelen aparecer en las historias, no estuvieron conformes, siempre les parecía muy blandos hasta que llegaron los sucesos de Casas Viejas en enero de 1933. En un principio parecieron estar del lado del Gobierno... pero, enseguida, olieron la carnaza y, como buitres, se lanzaron contra el Gobierno acusándole de todo tipo de delitos sin la menor prueba... ¡y es que había que ver a la "gente de orden de toda la vida" unidos ni más ni menos que a los anarquistas! Y es que con tal de echar al Gobierno "intruso" -todos los gobiernos que no sean de su cuerda, son intrusos, el poder es suyo y de nadie más-, cualquier táctica es buena.
Y, luego, viene el... lo que sea de Jon Juaristi hablando de Sexenio Revolucionario... Alguien que viene de la izquierda al menos debería tener claro el concepto de revolución y, si bien la derecha actual es calcada a la CEDA, el gobierno actual nada tiene que ver con los Largo Caballero, Besteiro o Prieto, éstos hacían "reformas laborales" mientras sus supuestos sucesores hacen "contrarreformas laborales". La derecha -tan posibilista ésta como aquélla- no se ha movido un ápice mientras la antigua izquierda quiere ocupar el puesto de una derecha medianamente civilizada que no existe en España excepto en algunas autonomías.

¿Los controladores...? Le pido al gobierno que no claudique con esa panda de impresentables, que han condicionado la vida de cientos de miles de ciudadanos de todo el mundo por su insolidaridad, codicia, arrogancia y .... Lo del pp, es....¿como calificarlo? una berlusconada de verguenza ajena.

Qu'e sentimiento m'as extraño ha de tener Davila a estas alturas! Haber sentido miedo en aquella ocasión! Bah, bobadas, era la placidez de los tiempos franquistas de los que hablaba Oreja Mayor lo que de verdad debería haber sentido, para otros cuarenta añitos. Qu'e majete Davila entrevistando a Tejero en la tele! Con el culete hecho pesicola, que ya sabemos lo que le ponen los espadones con mostacho al malacola.

No preocuparse: con el PP volverá el cheque bebé, también los 426 euros que el Gobierno pretende quitar a los que terminen la prestación, subirán las pensiones un 5%, volverán los 45 días por año trabajado, no se deshauciará a nadie que no pueda pagar su piso al que los bancos dieron el 120% para poner muebles y coche, los que tienen pisos de 2 a 10 millones de euros los compartirán, Cospedal cederá la mitad de su sueldo a Unicef, no habrá emigrantes sin trabajo, ni dopaje, País Vasco y Cataluña pasarán por el aro, Rubalcaba se meterá a monje, el Sr. Camps (desaparecido) cederá parte de su fondo de armario, nadie huirá de la justicia (porque la calle es mía), santificaremos a Franco (César Vidal) no fue tan malo, prohibiremos la prostitución, volverá el crucifijo a las aulas, la copa del mundo a Valencia, de los casos de corrupción todo borrón y cuenta nueva, los controladores ya no volverán a hacer huelga y seremos un país de primer orden como lo fuimos con el Sr. Aznar. Desaparecidos Zapatero, Blanco y Rubalcaba (la maldad personificada) ya no habrá de que preocuparse. Vaya, ya me desperté.

Tienen razón aquellos que conceden al dictador una importante contribución a la configuración del actual estado de derecho. En su tiempo no entendí bien aquella enigmática frase de "todo está atado y bien atado". Ahora lo veo claro, nos los dejó atados para que pudiéramos hacer una transición sin más problemas que el militar. Con el tiempo la cuerda se pudre y ahora están desatados......

La culpa de que exista el dopaje la tiene Rubalcaba, que fue quien lo inventó. Fijo. Como diria Pius Malleus: Puterio y choriceo!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal