Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

14 ene 2011

¡Cuánto estalinista... en el PP!

Por: José María Izquierdo

Ra Andan los chicos del coro muy preocupados por el implacable acoso que sufre la religión católica en nuestro país. Un horror, oigan, que no se puede encontrar una iglesia, ni te dejan asistir a misa, ni los obispos están por todas partes, ni los colegios están llenos de curas, nada, oigan. Perseguidos, están los católicos perseguidos, que uno se asoma al balcón y allí ve a mesnadas de jóvenes desatados corriendo a palos y horcas a los curas viejos por avenidas y calles mayores. Pero también les guardo una sorpresa, que uno de nuestros afamados catedráticos ha descubierto la verdadera ideología política de Rajoy y Cascos.

Estalinistas, dice Maestre.

  
En La Razón, gran foto para un demediado candidato socialista a la Comunidad de Madrid: “El hundimiento del rebelde Gómez”. “Trinidad Rollán, la mano derecha del candidato socialista a la Comunidad de Madrid, condenada a ocho años de inhabilitación por prevaricación”. El PSOE no estará muy contento, no, que la noticia para ellos es mala sin paliativos. Pero a La Razón no le parece que Esperanza Aguirre esté igual de hundida a pesar de tener a once altos cargos de la Comunidad pringados hasta las cejas en la trama Gürtel. Nada quita al caso Rollán –que se lleve lo que le corresponda, estaría bueno- pero a lo mejor convendría tener un poquito más de recato. Estamos contra la corrupción, evidentemente, pero de todos. ¿No les parece? Dentro, Alfonso Ussía saluda la salida de la cárcel, tras treinta años de prisión, de José María Sagarduy Moja, alias ‘Gatza’, el preso más antiguo de ETA. No es fácil discutir con nuestro amigo, pero a lo mejor podíamos indicarle que quizá ahora ya no sea el momento de llamarle “imbécil”, “perverso”, “inteligencia de botijo”, otra vez “perverso” y otra vez “imbécil”, que hoy andaba Ussía poco creativo, para finalizar con un “excremento”.

Y es que esto de la moral y similares está horrible en España. Y todo es por este repugnante relativismo en el que nos mantienen inmersos los socialistas y, muy especialmente, Zapatero. Ya lo decía el cardenal Antonio Cañizares el martes pasado en La Razón, pero hoy nos lo explica, con esa sensibilidad que ha recibido de los dioses, la gran Cristina López Schlichting. Y es que López ha leído que una mujer había asesinado a su bebé en Alemania y hace poco que en Mallorca se había producido un caso similar. Dice López “que cada vez son más frecuentes los casos de mujeres que tiran bebés a la basura o abandonan a sus niños”. Claro que no ofrece ningún dato para demostrar lo que dice y quizá no recuerde los niños que se dejaban en la inclusa o los cientos o miles de bebés que han aparecido en la basura en otros tiempos, como reflejaban los periódicos todos los días. Pero que la realidad no nos quite una buena ensoñación, que, ya digo, son los estragos del relativismo, que nos trae “canibalismo, esclavitud, persecución religiosa”. Final de la columna: “Me dicen que en Albania se sigue vendiendo el virgo de las chicas o traficando con bebés. Algún día ocurrirá esto aquí”. Si lo dice López Schlichting, así será.

Abc quiere sumar razones a la portada que anteayer les ofrecimos, “Fortalecer España”, y hoy dice que “El Gobierno admite disfunciones en el actual modelo autonómico”. ¿Y qué ha dicho el Gobierno sobre el estado de las autonomías para que Abc lleve el caso a portada? Pues nada, absolutamente nada que lo justifique: “Presidencia reconoce que es necesaria una ‘coordinación mejor’ para evitar duplicidades con el Estado”. O sea, lo evidente y lo mismo que se viene diciendo desde hace treinta años. ¿Qué tendrá que ver la mejor coordinación con la ‘redefinición del modelo de Estado’ del que hablaba el periódico de Vocento? Y a vueltas con la religión, que no dejamos el asunto. Esta vez es el editorial, muy enfadado porque se han suspendido las misas en la Universidad de Barcelona. Y uno se pregunta: ¿Y por qué había misas en la Universidad de Barcelona? Respuesta: porque había una capilla. ¿Y por qué había una capilla en la Universidad de Barcelona? Pues porque así lo han querido las autoridades eclesiásticas y académicas. Pero las cosas cambian con el paso de los años y la sociedad evoluciona. Pero Abc, al igual que Cristina López sabe quiénes son los culpables: “En nombre de un sedicente progresismo, las actitudes laicistas se apoderan del espacio público en contra de la Constitución, de la tradición histórica y de la realidad social”. ¿Sabe también el nombre del responsable? Lo sabe: “Rodríguez Zapatero ha creado un ambiente social que refuerza los planteamientos radicales en un terreno que -por fortuna- parecía superado como ámbito de conflicto gracias a la madurez de la sociedad española. Por desgracia, en las circunstancias actuales, parece que vuelven a producirse situaciones intolerables de coacción”. Y no hemos acabado, que aquí llega Hermann Tertsch, indignado porque TVE retiró un programa sobre Israel, en base a la denuncia de “la gacetilla sectaria de los amigos de Zapatero y a 170 de esos muchos miles de chivatos que el zapaterismo nos va a dejar como guardianes de su moral y jenízaros de la cultura de delación”. Tertsch protesta, como ven, con su habitual mesura de la decisión tomada por los dirigentes de RTVE, porque no hace lo mismo “cuando protestan quienes están hartos de insultos a la religión católica o de aquelarres sectarios y revanchistas”. Porque ya se sabe lo que hay en Televisión Española, “donde los toros son la peor obscenidad y todos los curas, fascistas y maricones”. Es lo usual: usted enchufa el telediario de la Primera a las tres de la tarde, y allá que Ana Blanco se pasa los tres cuartos de hora hablando de los curas fascistas y maricones. ¿Que ustedes no lo han oído? Unos sectarios, ustedes son unos sectarios…

A El Mundo estas cosas ni le preocupan, que ellos siguen con títulos tan abstrusos como éste: “Adif dio 6 contratos a Extraco después de un ‘toque’ del PSOE”. Sumarios: “El presidente de la constructora envió en 2009 un ‘email’ a su amigo Cornide para que ‘reforzara’ las gestiones de ‘personas cercanas al partido’ ante la empresa pública/ La compañía de Prada recibió 21 millones en contratos en sólo 16 meses”. Porque imagínense la cantidad de cosas que hay que averiguar después de leer semejantes titulares: ¿Qué es Adif? ¿Qué contratos eran? ¿Qué es Extraco y qué era antes de 2009? ¿Quién del PSOE dio el toque, un militante, un delegado, el secretario general? ¿Quién es Cornide? ¿Y Prada? ¿Son muchos, poco o normales, contratos por 21 millones? Y seguimos como ayer: ¿Qué fue de la denuncia de aquellos contratos que nunca se adjudicaron a los presuntos culpables? No se pierdan el editorial: “¿Por qué el PSOE no ha destituido aún a Cornide?” En el mejor estilo de la casa, y tras reconocer de mala gana que el ministro de Fomento ya envió toda la documentación al Congreso, el acostumbrado párrafo final, que ya deben tener la plantilla de las insidias hecha y basta con cambiar el nombre: “Cada día que pasa y el gerente del PSOE permanece en su cargo es lógico que aumenten las sospechas. ¿Calla el partido porque el asunto esconde una trama de financiación ilegal? ¿Sostienen a un desconocido y más que prescindible Cornide porque sabe demasiado? Cuanto más tarden en llegar las respuestas y las explicaciones, más se agrandarán las sombras de corrupción”. Como palmero de la función, Santiago González, siempre atento a lo que mande la casa, que vuelve a repetir los correos de ayer sobre dos contratos… y a ocultar que no se les concedieron las obras. Un prodigio de rigor. Por si acaso, recuerden: Cor-ni-de. Y no dejemos un solo día sin la tontuna de ETA: “Zapatero conocía el texto de ETA antes de Navidad”. “El presidente redactó en persona las claves de la reacción del PSOE”. Pero, cómo, ¿no habíamos quedado en que Zapatero ya no existía y todo lo manejaba el malvado Rubalcaba? Hay que verlo…

Hoy vamos de fiesta y nos damos un respiro: no les voy a contar ningún insulto dirigido a Zapatero, aunque algo le toca, aunque sea de refilón, sino a Mariano Rajoy. Sí, sí, han leído ustedes bien: RAJOY. Y es que así es la vida. Primero, Federico Jiménez Losantos, que ya saben que el líder del PP no es precisamente su héroe; “maricomplejines”, le llama con frecuencia. Hoy cambia forma, que no fondo, y le denomina “El ‘futurín”. Algún párrafo: “Con casi total seguridad, Mariano Rajoy será presidente del Gobierno. Tendría que hundirse el orbe y resucitar el PSOE para impedirlo; y aunque los socialistas suelen resucitar como Drácula, para morder el gaznate de la derecha pánfila, el orbe no tiene trazas de hundirse. Y si se hundiera, ¿que más nos daría que Rajoy ocupase o no el chaletón de Zapatero, si pereceríamos todos?”. Vamos bien. Otro, tras algunas citas del Apocalipsis, al que tanto queremos y tanto nos quiere. “La gente quiere creer que el poderoso es generoso, al menos con los suyos, y por eso todo candidato se finge bueno aunque en su casa apalee a la esposa, a los niños y al perrito. Pero en su PP, Mariano trata a los que no le adoran como Jehová a los amalecitas; qué digo, comparados con los que no se arrodillaron en Valencia, hasta los filisteos tuvieron suerte”. Pero a lo que íbamos desde un principio, que lo de arriba era solo para despistar: “Preguntado por Cascos, Marianová ha dicho que él ‘está en el futuro’. ¡Y lo decía en un homenaje a Loyola de Palacio, con José María Aznar, Jaime Mayor Oreja y Esperanza Aguirre, el pasado más votado y el presente más votable del PP! Pero el futuro es la nada con trampa, y a la candidata astur del PP la ha llamado Fernández-Espinosa y no Pérez. Y si no sabe su nombre, ¿qué sabrá de sus méritos? En Asturias, donde a los consejeros autonómicos les llaman ministrines, al futuro que dice habitar Marianová le llamarán futurín. Y lo mismo doña Fernández debe cedérselo al pasadote, si se anima a ser presentín”.

Poca cosa ésta, se dijo Agapito Maestre, quien en Libertad Digital descubría la verdadera cara del monstruo. ¡Fuera máscaras, Mariano, que te he descubierto! Ahí va la artillería: “Reconozco que el asunto Álvarez Cascos da un poco de vidilla al actual sistema de desgobierno que vive España. Pero, por otro lado, revela lo más podrido del sistema político. Muestra que el verdadero Rajoy no se entiende sin Zapatero. Uno y otro son intercambiables, porque los dos actúan implacablemente a la hora de eliminar al discrepante. Quien trate de salirse del pacto de las oligarquías entre partidos es eliminado”. Les parece moderado, ¿verdad? Era una broma del catavenenos, que en realidad debería haber empezado este apartado por otro párrafo: “Rajoy incluso se expresa como el político más estalinista entre los estalinistas: sólo se interesa por el futuro”. Sí, ya sé que no lo habían advertido, que gracias a la perspicacia del profesor Maestre hemos desenmascarado al truhán: “La prueba está a la vista en su declaración sobre la cuestión de Álvarez Cascos: ‘Yo, en este asunto, ya estoy en el futuro’. Es lo mismo que contestaba Stalin al campesino: ‘El comunismo está en el futuro’”. ¿Acaso necesitan más pruebas?: “A Rajoy le gusta la expresión sobre el futuro, de lo contrario no la habría dicho. Ay, amigos, el lenguaje siempre nos delata”. Vamos, si es que más claro no puede estar que Rajoy es un bolchevique de los más feroces… Un poquito más de Maestre, que nos gusta cuando habla de Cascos: “Es absolutamente absurdo y cruel prescindir de alguien que llevaba toda la vida en el partido... independientemente de que él aplicara los mismos métodos”.

O sea, que Cascos es otro peligroso bolchevique, en lucha con Rajoy para demostrar quién de los dos es más estalinista.

Saquen el tema con sus amistades el fin de semana y cambien impresiones e incluso apuestas: pues yo creo que es más estalinista Rajoy; yo veo más leninista a Cascos, fíjate; pues no sé yo si Cospedal no será trostkista…

Y así.

 

Hay 206 Comentarios

Recientemente se ha publicado un artículo sobre el tema de la media de edad de los sacerdotes, y las cifras sobre los estudiantes en seminarios y casas religiosas.
Estos números por sí solos, ya deberían hacer pensar a la jerarquía de la Iglesia Católica hacia qué rumbo deben ir pensando en el futuro inmediato.
Los enemigos no son los adelantos, ni la libertad, ni la cultura, ni la laicidad de la sociedad civil.
Quizás el problema radique en la práctica de los valores cristianos y en la autenticidad de una fe espiritual, que para nada debe estar sustentada en el poder económico o en el poder político.
Mucha gente lo ve desde ese punto de vista.

Si almigmon, reconozco que al ser nuevo en esto de los foros o blogs, he pecado de ingenuo muchas veces. Tienes razón, no hay que menospreciar que también se aprende: la templanza que se adquiere al intentar dar una replica sosegada a una barbaridad, incluso sacar humor para darle la vuelta a una mentira, por no hablar de lo que se ilustra uno documentándose con vuestros comentarios y usando adecuadamente el lenguaje. Es un acicate, y la recompensa, ahora me doy cuenta, no esta en que ellos comprendan algo, sino en que nosotros nos afirmemos en unas ideas democráticas y de cultura, que normalmente en la vida diaria tenemos bastante difusas porque no te encuentras tanto cafre a todas horas. No es que no supiera quien soy y lo que quiero, antes de encontrar por casualidad este blog, pero ahora lo entiendo mas conscientemente.

Yo, la verdad, es que no tengo una 'actitud a seguir' decidida con los trollontitos que nos visitan (bueno, a decir verdad yo también visito, el blog es de José María). Normalmente, procuro leer todos los comentarios, aunque no siempre lo consiga, y (de entre los suyos) los que mienten descaradamente o con los que no estoy de acuerdo con la 'opinión' vertida en ellos los contesto.
Mira, con los que no suelo perder el tiempo es con los del multinick, eso es verdad. No le niego el mérito porque lo desconozco.
Y a los único que no suelo contestar es a los que sólo insultan. Francamente, eso sí que me parece perder el tiempo. Aunque alguna vez me hacen tanta gracia (o sea me dan tanta pena) que no puedo por menos que intentar convencerles (fijaos qué locura) de que son ellos los que quedan en evidencia.
En cualquier caso, reconociendo que son menos fructíferos de lo que desearíamos y siendo evidente que muchos resultan de muy mal gusto, yo sí los veo de gran utilidad, ¿cómo decirlo?, complementarios.
Por dos cosas, por un lado nos confirman que lamentablemente (y al menos desde mi punto de vista, sorprendentemente también) a los que nos comenta JMI, en letra más grande y un poco más arriba, hay gente que no sólo los lee si no que los cree a pies juntillas, lo que refuerza aún más si cabe los desvelos y los esfuerzos de nuestro Catavenenos.
Y por otro nos acercan el sentir (el pensar sería mucho decir) del votante medio del ultracentrismo (vale, dejémoslo en simpatizante ultra), qué es lo que les molesta, qué es lo que ven como una amenaza en los de enfrente, cuál es el discurso sobre cada tema (en eso son unos verdaderos expertos), etc.
¿Qué a veces se hacen muy pesados? Sí ¿Qué uno desearía poder debatir con alguien del otro lado de una forma al menos ordenada? También
Pero, exceptuando los que faltan al respeto de forma grosera y frontal, los veo complementarios.
Vendrían a asumir el rol del esbirro del villano de las películas, ese que unas veces es peor que el propio villano, otras veces guarda un bueno en su interior, otras veces es gracioso, otras medio tonto, otras medio listo... Completando el elenco, el Villano sería cualquiera de los cornetas, JMI sería el prota y nosotros sus secundarios.
Pues, ¡hala! contratado el reparto, a pensar en el título que mañana será otro día (o no, ¿quién sabe?)

"El victimismo es una de las tácticas habituales. Es eso de “no hay mejor defensa que un buen ataque”. Ellos parten de las técnicas habituales de hacerse la víctima. A mí me pasa con todos los trolls (internautas que atacan sistemáticamente desde el anonimato) que tengo en el blog, que lo primero que hacen es sentirse víctimas y perseguidos e insultados por todos los otros comentaristas del blog, cuando lo que hacen ellos es entrar en falta, pero quieren hacer ver al árbitro que han sido los agredidos. Pero la patada la dan ellos, no tengas dudas."
 
J.M. Izquierdo
http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=54708

Efectivamente, el artículo de Juan Cruz sobre el insulto en El País de hoy arroja mucha luz sobre la estrategia, muy antigüa, muy clásica, del insultador.

Anoche me sometí al suplicio de ver el ¿debate? de La Noria. Mientras discurría ese penoso espectáculo, reflexionaba sobre qué era lo más vergonzante, lo más indignante, de lo que allí sucedía.

¿Quién insultaba mas y/o mejor?. Resumamos:

Telecinco insulta a la decencia y al periodismo presentando un tema como la posible ampliación de la edad para la jubilación con una ensalada de "datos" de todo a cien (encuesta sin ningún valor demoscópico en su web, opiniones de personas "cazadas" por la calle, etc.).

Un diputado del PSOE insulta a la inteligencia de la audiencia haciendo un ejercicio penoso con dos vasos y una jarra de agua, al estilo Barrio Sésamo, para explicar por qué hay que modificar el dichoso asunto de la edad para la jubilación.

Los tertulianos insultan a la imagen y prestigio de la educación en éste país al gritar y no dejar escuchar las intervenciones de los presentes.

Una tertuliana (Isabel Durán) se permite insultar a los líderes sindicales y cuestionar la función sindical (así, sin venir a cuento).

El ¿moderador? nos insulta a todos dando por concluído el esperpento a la manera de como se pone fin a las peleas de los párvulos en el patio del colegio (además de tener alguna intervención simplemente para echar más gasolina al fuego).

Lss únicas dos pinceladas decentes entre todo este maremagnun: Celia Villalobos (PP) pidiendo respeto para los sindicatos y reconociendo el papel insustituible que tienen en la defensa de los trabajadores, y María Antonia Iglesias haciendo frente a toda la demagogia que se estaba propagando.

Sobre los insultos y los insultadores que aquí nos visitan, el único antídoto es ignorarles. En cualquier caso, si hay que contestarles, lo mejor es hacerlo en tono impersonal, así no se les "da de comer". Además, no insulta quien quiere sino quien puede.

Caso aparte es el provocador (aquí empezó Emilezola, siguieron Herman Munster-Setas No, y ahora nos apaliza Colirio). En otro momento os daré mi opinión sobre nuestro amigo.

la verdad es que es preocupante.
despues de leer vuestras últimas aportaciones, he pasado a ver el blog de Paco Nadal, el viajero, y cuenta que a raiz de una cuestión que planteaba anteriormente ¿pueden las mujeres viajar solas? ha recibido algunos post del tipo de los que aquí llamamos trolls, y dice "perdonadme la digresión, pero estoy francamente preocupado con esta maravillosa herramienta que es internet termine por estropearse por los vándalos, cafres e ignorantes que solo la usan para insultar".
así que hay que pensar que están en todas partes los energúmenos.
no es que sea un consuelo, la verdad, sino todo lo contrario.
pero creo que es inutil intentar razonar, debatir, o dialogar.
creo que lo he dicho ya otra vez, pero por si acaso, lo repito: lo más productivo es no hacer caso, al principio se irritan, pero acaban aburriendose.

muy bueno lo de Juan Cruz.

JL
Hablar de ello ya es darle demasiada importancia, pues hay que tener en cuenta que esta gente nos observa a través de un amplio ventanal que da a un hermoso prado y nosotros tenemos que conformarnos con mirar en su sucio ventanuco con vistas al callejón de la basura. Nunca sacaremos nada en claro, ahí estamos en desigualdad de condiciones. Todo, incluso lo que tu has escrito y este texto, puede ser usado en nuestra contra, sin oportunidad de replica. No enseñan sus verdaderas cartas nunca, pero eso no es lo que me importa. Lo que me da pena y me preocupa es que este grupito de gente pueda parecer a un extraño, una representación de lo que es una mayoría en España. Cualquiera que esté en el mundo y hable por la calle con la gente, se puede dar cuenta que eso no es así. Cada persona tiene sus intereses y sus ideas, y casi nunca coinciden con el total del ideario político de un partido. Y es que esta gente si que parecen panfletos andantes, y no solo por el contenido, sino por la cerrazón de sus argumentos, y por lo carcas que son, mientras que parecen, curiosamente algunos mucho, ser bastante jóvenes.

¡Jo! ¡Cuánto contenido tiene mi comentario! El que acabo de hacerle a Gflorez.

Aparece hoy en el cuadernillo "Domingo" de El pais (pág. 17) una columna de Juan Cruz titulada "Estrategia del insulto" cuya lectura te recomendaría Gflorez. A lo largo del artículo se mencionan algunos consejos de José Luis Cuerda y Emilio Lledó, a mi juicio llenos de sabiduría, sobre cómo debería reaccionarse ante el insultador.
.
A mi es que me tiene obsesionado el tema de los insultadores y la crispación que están consiguiendo, o han conseguido ya. Pero, en fin, luego tenemos buenas contrapartidas, como el contenido del comentario que te dedica JL, cuyo contenido me ha agradado profundamente.

Gflorez, tu único "error" fue creer que estabas entre gente que, amigos (la mayoría) ó no, eran todos decentes. El error lo ha cometido Palojo al utilizar temas personales en el debate. Nunca diría de él que es tonto. Cuando interviene bajo los alias del presidente ó sus ministros está haciendo el payaso de una manera deliberada., no sé cual es su objetivo al hacerlo, molestar molesta poco (la mayoría no creo que lea esos comentarios, yo si) reconozco cierto talento para hacer esas composiciones, otra cosa es la efectividad que tengan, de hecho no se le responde ninguno. Pierde mucho cuando firma como Colirio Palojo, la condescendencia para con estos pobres alienados ó manipulados que pululamos por el blog, revela un ego tan "inflao" que no le cabe en el pecho, sin ser tonto comete el error de pensar que los demás lo son ó al menos que no son tan listos como él. Por ello él sólo, cual moderno Gary Cooper, se enfrenta a todos, incluido el anfitrión. En un sólo comentario ó en dos como mucho, "responde" a todos pero no debate con nadie. Se limita a entresacar, cortar y pegar las frases que cree oportunas y soltar un chascarrillo como respuesta. Jamás ha realizado un sólo comentario con un mínimo de profundidad e inteligencia en los argumentos. Nunca ha pretendido tal cosa. Ignoramos por tanto si se trata de una persona con formación sólida ó de alguien que sólo sabe debatir con chascarrillos, tipo Esperanza Aguirre, la más ignorante de las ministras de cultura que ha tenido este país. Con todo, no utilizaba el insulto explícito (si lo hizo alguna vez lo he olvidado) y eso hacía que se le tuviese algún respeto. Ingenuamente he esperado el fin de semana para ver si recapacitaba y te pedía disculpas (sinceras) pero tras no hacerlo, para mí ha perdido todos los puntos.

Respecto a los trolls, voy a coger tu testigo. Creo que voy a copiar la tecnica de Palojo, en lugar de contestarles puntualmente usaré el corta-pega para dar una respuesta colectiva. Pero....¿respoder qué, si no preguntan nada? ni siquiera las afirmaciones que hacen (cuando las hacen) se sustentan en una argumentación inteligente... En fín, algo se me ocurrirá.

1 2 3 4 5 6 7 ... 20 21 Siguiente »

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal