Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

26 ene 2011

La torpe resurrección de la patraña

Por: José María Izquierdo

S Es de no creer pero ahí lo tienen ustedes, que el PP y El Mundo, el dúo Sacapuntas, vuelven a la carga ¡con que ETA participó en el 11-M! Debe estar Rubalcaba relamiéndose, que nada le puede venir mejor al PSOE que Rajoy vuelva, otra vez, a la martingala aquella que tantas luminosas victorias le proporcionó en su momento. Una risa, la verdad, oír a Javier Arenas, erudito en células islámicas, como todo el mundo sabe, y por eso es candidato a la Junta de Andalucía, echar la moviola atrás para repetir el mismo error. Parece que en los libros de Antropología Social se dice que el hombre del PP es el único animal que tropieza dos veces en el mismo 11-M.

Y ya verán cómo se han puesto alguno de nuestros cornetas, entre ellos el que marca el compás, con la 'ley Sinde'. Que si pudrideros, que si cadáveres. Ya verán. Y tenemos una cosa muy graciosa de Carlos Dávila contra Pedro J. Ramírez.

 
Les decía de la gran traca de El Mundo, que casi siete años después, siete, que se dice pronto, y miles de folios sumariales y de investigaciones policiales vuelve con la matraca, ahora utilizando a político del PP interpuesto, que Javier Arenas lo mismo se presta a romper lo que haga falta que a descoser lo ya cosido. Vean y admiren los recovecos de la mente humana, que ya saben que el cerebro tiene numerosas circunvoluciones cerebrales. Pero se da el caso de que si usted y yo tenemos doscientas, contadas así al bulto, como César Vidal cuenta los muertos del comunismo, Pedro J. Ramírez tiene tal que dos mil. Vamos, mogollón: “Arenas relaciona a los autores intelectuales del 11-M con ETA”. Y lo explica la mar de bien en el sumario: “El dirigente ‘popular’ dice en Veo7 que ‘es casi imposible que un terrorismo foráneo intervenga en un país con terrorismo propio sin tener contacto”. ¿De verdad ese nuevo experto en terrorismo internacional, Javier Arenas Bocanegra, aspirante a gobernar algún día en Andalucía, va a salir al ruedo a defender tales tesis? ¿Es posible que a Mariano Rajoy le interese, cuando su formación lleva tropecientos puntos de ventaja sobre el PSOE, que su vicesecretario de Política Autonómica, ya digo, un experto en células terroristas islámicas, vuelve con la misma monserga que tanto contribuyó a llevarles de cabeza a la derrota aquel 14-M? Pues nada don Mariano, vuelva usted a aquellos 11, 12 y 13 que tanto brillo dieron a su candidatura. Salga en televisión y diga lo que dijo aquel sábado, que su triunfo popular fue arrasador. Insistan, insistan, que nos vamos a morir de la risa… 

Y también en la primera página, otra gracia que tenía que llegar. “Marta Domínguez: ‘Mi tendencia política me ha perjudicado’”. Dentro, se queja de la Guardia Civil: “No entiendo su conducta en este caso”, dice, que nuestros patriotas a los que tanto se les llena la boca en la defensa de policías, guardias con o sin porra, uniformados, abanderados y togados en general, todos ellos pierden su decencia cuando osan tocarles un pelo en las mismas investigaciones que se hacen al común de los mortales: “Soy española y española, me voy a quedar, pero era para decir: ¡ahí os quedáis!”. Pues nada doña Marta, domicilíese en Andorra. Tampoco sería la primera deportista en hacerlo… Hay también alguna cosa del ‘caso Faisán’, faltaría más, con un señor que en es.Radio dijo ayer lo siguiente: “El juez Ruz ha roto la estrategia detestable, ruin y cínica de Rubalcaba”. No es un chico de la fiel infantería, no, que es un respetable diputado del Partido Popular, el de la moderación de Rajoy. Don Ignacio Gil Lázaro dice además que tiene muchas ganas de preguntar a Rubalcaba sobre el caso. Será porque no lo ha hecho: solo en noviembre le asaeteó con ¡270 preguntas! Y aún tiene ganas de más preguntas este fiel discípulo de Mayor Oreja…

Vean qué titulo más raro lleva hoy La Razón, que hay que leerlo dos o tres veces para interpretar qué dice. Y aún así: “Gobierno y sindicatos arreglan que la jubilación a los 65 siga más allá de 2027”. Y es que el verbo “arreglar”, metido a hachazos para intentar hacer ver que se trata de un apaño –nauseabundo, se supone, como todos los que hacen gobierno y sindicatos- destroza la lectura lógica. Pero claro, si “pactan que la jubilación…” podría desprenderse un tinte positivo de que se ha llegado a un consenso. Y eso sí que no, a no ser que podamos explicar el cambalache, y dejemos bien claro que ha habido chorros, maquiavelos y estafaos, contentos y amargaos, barones y dublés: “El Ejecutivo y las centrales ultiman un pacto que ambos puedan vender a sus bases como un triunfo”. Así sí que queda claro. Lo dicho: nauseabundo. También en primera le pegan un pescozón a Bono, que “busca apuntarse el tanto y pide revisar pensiones, incompatibilidades y patrimonio de los parlamentarios”. Recortes que son el tema del editorial, que valora muy positivamente este “cambio de criterio” por el que “los parlamentarios se disponen a revisar sus pensiones de privilegio y a mejorar su transparencia fiscal”.

A Alfonso Ussía, vaya por dios, Rodríguez Zapatero le pareció un mal actor en la entrevista con el vicedirector de El Mundo, Casimiro García Abadillo. Y eso que, generoso, hasta ahora le había parecido que era bueno: “Tan bueno que se ha creído Zapatero, ese personaje de ficción, irreal y tan difícil de interpretar”. Cuidado, no se equivoquen: “El actor que encarnaba a Zapatero se creía todas las majaderías que decía, las ilusiones que manejaba y el benéfico saldo de sus desastres”. Ah, bueno. Y ahora, pasados los años, a Ussía le preocupan, mayormente, lo que él llama “el resto de actores de la compañía” que se ha fijado él en que los socialistas “recelan los unos de los otros y se despedazan” y en que “vuelan los cuchillos figurados y las dagas traicioneras”. Y fino como es, lo expresa de la siguiente forma: “Pero las decenas de traseros que ocupan las poltronas políticas y administrativas estatales, autonómicas y municipales, ¿Dónde sentarán sus culos, sus antifonarios, sus traspuntines…?”, para a continuación, ir a la mejora, que lo suyo es superarse y siempre, siempre, aspirar al premio al más zafio de la clase: “…y en el caso de Leire Pajín, su pompis?”. Lo dicho, un caballero.

En Abc lo han logrado. Organizada que fue la cuadrilla de espeleólogos de la casa, con toda la sección de Economía al frente, adentráronse en oscuras cuevas, inspeccionáronse recónditas grutas y sumergiéronse en profundísimas simas. Pero lo consiguieron, que el trabajo concienzudo siempre da sus frutos, y así pudieron titular la primera página con esta recóndita línea perdida entre el fárrago de un inane informe: “El FMI corta el único brote verde que exhibía Zapatero para 2012”. Seguro que ustedes venga de leer a Lenin, ya ni saben de qué habla Abc. Pues vean: “Coloca a España en el furgón de cola del crecimiento mundial al rebajarle la previsión del próximo año”.  ¿Alguien creerá que le importa a alguien lo que diga el FMI… para 2012?

Titula Martín Ferrand su columna “Manca finezza” y cita una frase de aquel gran descarado cristianodemócrata que fue Amintore Fanfani. Se equivocan si creen que se va a referir a Berlusconi, lo evidente, que el adagio sólo le sirve para hacer una descalificación genérica de los políticos españoles actuales. Bueno. Pero por favor, abran paso, que llega el tronío, la guapeza y la solera y el embrujo de la noche sevillana, a lomos de la gracia cortijera y el trapío de una jaca jerezana. O dicho de otra forma, Antonio Burgos. Basta, por si acaso ustedes están leyendo este minúsculo blog en compañía de menores, que les transcriba el último párrafo. Ahí, que galopa y corta el viento: “¿Y qué es ser progresista, hijo mío? ¿Decir que de los 4 millones de parados tienen la culpa la Banca y el PP? ¿Estar en contra de la pena de muerte... en China, pero a favor del aborto y la eutanasia en España? ¿Decir a cada paso esa imbecilidad de ‘ciudadanos y ciudadanas’? ¿Defender la dictadura de Cuba? ¿Quitar los crucifijos? ¿Prohibir los toros? Ah, y se me olvidaba lo principal: ¿negar la religión... católica, que no el Islam? Porque los progresistas, hijo, decís todos que sois agnósticos o ateos, pero gracias a vuestro carné vivís como Dios”. Serán algunos, que otros lo hacemos como el maharajá de Kapurthala, don Antonio.

Y vamos por fin a la 'ley Sinde', que tenemos sublevados a nuestros gallos liberales, furiosos y hechos unas hidras por un nuevo ataque de este régimen tiránico a la libertad de los ciudadanos. Y, además, porque el PP les ha traicionado y ha pactado con el PSOE. Y es que ya se sabe como es este PP de Rajoy. En alguna ocasión ya les he dicho que varios de nuestros cornetas son tan de derechas que no sólo desprecian a la izquierda, que sería lo suyo, sino también a la derecha, lo que ya tiene más mérito. Al loro. Editorial de Libertad Digital, que sienta doctrina: “Tras terminar la convención del PP, expresábamos nuestra dudas sobre si ese cambio de Gobierno que los populares ven tan cercano implicaría un cambio real respecto a las políticas de Zapatero. Si debemos juzgar por el acuerdo al que ha llegado con el PSOE y CiU sobre la ley Sinde, no cabe sino concluir que un Gobierno de Mariano Rajoy sería más de lo mismo. (…) El rechazo a la ley Sinde resultaba tremendamente atractivo para el PP. Los sectores a los que podía perjudicar que esta norma no fuera aprobada son claramente contrarios al partido de Rajoy, así que nada puede ganar apoyándolos. En cambio, podría lograr votos poniéndose del lado de los internautas. Finalmente seguirá disfrutando de los amables epítetos de los principales espadas de la industria del entretenimiento y perderá los apoyos que podría haber reunido. Pero como llevamos viendo desde unos meses antes del congreso búlgaro de Valencia, al PP sus votantes le traen sin cuidado. Les basta esperar a que caiga el PSOE para hacer sus mismas políticas en casi todo, internet incluido”.

A ver si les suena lo que dice Federico Jiménez Losantos en El Mundo: “Parece que el compañero Lassalle, ese progre del PP que desde su activa participación en el linchamiento de María San Gil (‘¿Pero es que esta tía no se ha enterado de que ha cambiado el PP?’) propugna en El País una derecha ‘simpática’ ha conseguido una hazaña simpatiquísima. Tras resucitar la infame Ley Sinde y a cambio de llevarse bien con la izquierda, tarea con tanto futuro como pasado, o sea, ninguno, ha conseguido que un sector en el que el PP podía captar nuevos votantes entre los internautas, los haya perdido antes de ganarlo”.  Calcado, ¿verdad? Y termina vibrante, que a él le gusta: “Lo que atenta contra la libertad es que una inquisición designada por el Gobierno y los cipayos del PP se convierta en juez y parte, privando del amparo de la Ley a todo el mundo; piratas y decentes, zahoríes de la subvención y gente que se niega a pagar tanto por lo que vale menos. Para una vez que creadores e internautas empezaban a tratarse, van los políticos y se lo cargan. Bien, Lassalle, bien”.

Faltaba Gabriel Albiac, que éste es vibrante desde el inicio: “Debemos -postula el clásico- sufrir más a causa de los muertos que de los vivos. Sinde. Y todo lo que en torno a esas cinco letras se conjuga: un pudridero”.  Tras señalar que hay algunos que se están haciendo ricos porque supieron prevenir la llegada de la Red, la emprende de nuevo: “Al tiempo que los cadáveres del club Sinde sólo producen estiércol con el cual alimentar su cementerio de predadores”. Y la traca final, dos volteretas intelectuales –y sin manos- para que se note que él trasciende del menudeo: “Ocupémonos de cosas serias (…) Si se sale de la crisis alguna vez, será aplicando el principio básico de que la Red hace excedentes a, como poco, las dos terceras partes de los funcionarios políticos. En la administración como en la representación, la Red está en condiciones de poner en manos ciudadanas lo que hasta ella había de ser gestionado por la casta que de esa gestión tomaba sus privilegios. La Red, usada racionalmente, reduciría al mínimo el asfixiante coste -con corrupción o sin ella- de los partidos. Y eso ningún partido va a perdonarlo. Ante la Red son ya muertos en vida. Con cuyos descompuestos cadáveres cargamos”. ¿No notan un olorcillo desagradable, tanto pudridero y tantos cadáveres?

Hdbf El punto final lo ponemos con La Gaceta y la pelea que lleva con El Mundo. Gran título de primera página que abre el periódico: “El taxista de Intereconomía Televisión cuadruplica la audiencia de Zapatero”; “Fenómeno social y mediático: un 3,1% de ‘share’ frente al 0,8%”.

Por echarnos unas risas.

Hay 130 Comentarios

Pobre, pobre, pobre, este Andréééés si que me da lastimita. Que le habran hecho, entre Prisa y Cebrian, para que esté en ese estado.

Andréééés, "lo que resulta más inquietante" es porque entras aquí y que intereses ocultos tienes. No te salgas del surco.

Además, qué coño, con perdón. Os habéis pasado un mes lamentándoos por el cierre de CNN+. Pues qué mejor que coocer los motivos de ese cierre, por boca de su responsable, Cebrián.
En esa entrevista lo explica bastante bien. Lo de los despidos, también: "Prisa ya no es responsable de las decisiones que tome Telecinco".

Me refería a los despidos en CNN+, claro.
Y me da mucha pereza tener que justificarme siempre, amigdom, pero si este blog se creó para hablar de los plumillas de la derecha, ¿por qué no hablar del plumilla por excelencia de Liberty, Juan Luis Cebrián, que tantas alegrías nos ha dado?
(sobre todo a la plantilla de CNN+, claro)

Almigdon, la entrevista de Cebrián me parecía interesante por cómo se lava las manos sobre los despidos: "Respecto a la plantilla, Prisa ya no es responsable de las decisiones que tome Telecinco" (de cuyo consejo de administración es miembro Cebrián, por cierto)..
Aunque ya digo que lo que me resulta más inquietante de la entrevista es que Cebrián amenaza con escribir una nueva novela. Todavía no me he repuesto de "La Rusa"!
Que tío, se ve que no le parece suficiente ser miembro de la Real Academia de la Lengua y ahora quiere el Nobel de Literatura.
Tiembla, Vargas Llosa (ese vil siervo del capitalismo)!

Una de hemeroteca.
A todos aquellos que quieran saber la "verdad" del 11M, les sugiero que le pregunten a su querido Ansar por qué borró todos los archivos informáticos, exceptuando los documentos de carácter administrativo con rango legal, de sus 8 años de estancia en la Moncloa, incluidos los de los días anteriores e inmediatamente posteriores al atentado. A modo de recordatorio :
- The Guardian: "Aznar borró archivos de los atentados de Madrid"
- La Repubblica: "Aznar vació los archivos sobre la masacre"
- The Times: "Aznar, acusado de destruir pruebas de los atentados de Madrid y de engañar al pueblo"
- The Independent: "Aznar depuró todos los documentos de la ocultación de los atentados"
Libération, The New York Times y Frankfurter Allgemaine Zeitung se pronuncian en parecidos términos.

http://3diasdemarzo.blogspot.com/2004/12/el-equipo-de-aznar-borr-los.html#top

¡Ay mísero de mí, y ay infelice! (que hable por mí Segismundo) si apurar, cielos, pretendo, ya que me tratáis así, qué delito cometí contra vosotros naciendo.
Aunque si nací (así tirando a rojillo), ya entiendo qué delito he cometido; bastante causa ha tenido vuestra justicia y rigor, pues el delito mayor del hombre es haber nacido.
Sólo quisiera saber para apurar mis desvelos --dejando a una parte, cielos, el delito del nacer--, ¿qué más os pude ofender, para castigarme más? ¿No nacieron los demás?
Pues si los demás nacieron, ¿qué privilegios tuvieron que no yo gocé jamás? (si es que nada como los clásicos para que hablen por uno) ¿quizás un puesto fijo, un sillón en el senado, acaso un cuñado en Hacienda o algo más?
_
Por cierto, Andrééééés, te voy a dar dos opciones para ver si nos dejas de dar la paliza con Cebrianes y Prisas, porque parece que no lo pillas: Una haces un libro con todos esos datos, lo autoeditas y te vas al mercadillo de tu ciudad a ver cuántos vendes o dos le propones a la Universidad impartir un Máster sobre los chanchullos de Prisa, Cebrián y compañía.

Ramiro, por favor ¿serias tan amable de explicarte con mas claridad y mas datos?. Gracias.

Yo lo que es pobre, pobre, pobre, no lo veo. Lastima no da, si acaso es al revés, se siente uno pequeño a su lado, aprendiendo de el todo lo que pueda, como un turista, como una esponja.


¡Atención! ya llegó Andrés con tilde intentando colarlos su monotema.

Nosotros desde nuestro pedestal provinciano mirándonos el ombligo y comparando con el vecino nuestras roñas y nuestras frustraciones de hoy y de ayer.
Mientras estamos como verduleras sin clientes, a nuestro alrededor el mundo desfila a velocidad de vértigo.
Y ni nos enteramos, entretenidos con nuestras disputas de colegio.
En el patio de atrás ha empezado por lo que parece un baile, que nos pondrá a todos mas derechos que una vela.
Y aquí, en el solar patrio, los vigías del barco perdidos en discusiones bizantinas con la jubilación, el tabaco y los toros a trancas y barrancas.
El desentreno nacional que arrastramos en España en esto de la estrategia de futuro, la economía nacional y la proyección política se nota un montón.
Hoy cualquier hijo de vecino, nos da sopas con honda, nos ve unos pardillos y se queda tan pancho.
Y nosotros ni las vemos venir, como siempre entre quijotes y sanchos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal