Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

24 ene 2011

Repitan: re-ge-ne-ra-cio-nis-mo

Por: José María Izquierdo

Imagen del diario La Gaceta “Éxtasis marianista” titula hoy uno de los comentaristas habituales de La Razón, confundido entre el seudónimo “Cefas”. Y sí, es verdad, hay auténtico fervor ante el líder del PP, estrella que guía los pasos de la derecha en su reconquista de La Moncloa, símbolo de ese poder que nunca debió perder y que les fue arrebatado con malar artes y muchos muertos, al decir de varios de nuestros cornetas. La Convención del PP de Sevilla ha conseguido reunir en el mismo redil a los seguidores de siempre y a los que nunca lo fueron. Aquellos que en su día, la jornada que siguió a las elecciones de 2004 y 2008, echaban pestes de Rajoy y trajinaron por arriba y por abajo para entronizar a Esperanza Aguirre, hoy morigeran sus desencuentros y se suman –más o menos a regañadientes- a las loas al gran Mariano, oh, tú, líder excelso, llévanos a la tierra prometida. (Con Aznar vigilante desde su galaxia, por supuesto). La mesa de ministro, incluso las de secretario de Estado y hasta de director general huelen de una manera especial y sus finos olfatos ya detectan los aromas: hummmm, qué rico, dicen. Los interesados con mala memoria busquen las hemerotecas de los días 15 de marzo y siguientes, así como las del 10 de marzo y siguientes de 2008 de los diarios que más frecuentamos: El Mundo, Abc y La Razón. Ya verán qué risa y cuánto jolgorio. Por no decirles que recuerden las cosas que gritaba en la Cope, entonces estaba a sueldo de los señores obispos, Federico Jiménez Losantos. Y conste que lo de gritar no es peyorativo. Es que grita.

Pero hoy les traigo muchas más cosas, que parezco un tren de mercancías. Podrán observar, con mucho aprovechamiento si prestan la debida atención, qué hay dentro del contenedor de Ussía y sus lecciones de historia, y qué hallaremos en aquel otro de Dávila y sus lecciones de Teoría Política.

Verán cuánto saben.

Larazon La Razón se desmelena, se despepita, se deshace en su propio almíbar, cual melocotón temprano que decían sus comentaristas ante el contorno de alguna ministra. “España tiene sed de urnas”, que ha dicho Rajoy en Sevilla. Sumarios: "Rajoy ofrece un gran proyecto de recuperación nacional en el cierre de la Convención de PP”. ¿Querrá eso decir que explicó cuál será su programa de Gobierno? ¿Qué hará con las pensiones? ¿O con los contratos laborales? ¿Con las Cajas de Ahorro? ¿Con los impuestos? ¿Con la Sanidad? En definitiva, ¿será por ventura que ya ha metido el detalle entre las grandes ideas de recuperación, regeneración y otras grandes y esponjosas nubes que por las alturas navegan? Quiá. Seguimos en las mismas, que manzanas traigo. Segundo sumario: “Llevará esta semana al Congreso la propuesta de quitar los privilegios en las pensiones a los diputados”. ¿Será quizá aquella misma propuesta que Rajoy rechazó hace apenas un mes y que La Razón ha metido en el saco de las cosas que nunca recuerda? ¿Ese modelo de pensiones, cuya reducción es vital para el déficit y la economía mundial, a la que solo se han acogido 70 de los 3.609 parlamentarios, y que se pensó para los parlamentarios que venían del exilio, precisamente para aquellos que la dictadura de la que provienen alguno de los altos cargos del PP había expulsado de su país?

No muy distinta es la portada de Abc: “Recuperar España”, titula, que siempre fue suya, como indica el verbo. (DRAE: Recuperar: "Volver a poseer lo que antes sde tenía"). Sumario: Rajoy reclama elecciones generales y anuncia un proyecto de regeneración nacional que permita salir de la ‘herencia’ que deja el mandato de Zapatero”. El Mundo se apunta a lo mismo, que tampoco el tema da para mucha inventiva: “España no es un caso perdido”, lo que nos parece un título un poco tonto, con perdón, que no recuerdo que nadie haya dicho lo contrario, excepto, si se busca con cuidado, ellos mismos y sus amigos cornetines. También dice eso de la “recuperación nacional” en un sumario. Y en otro dice que "la justicia social no se defiende con bonitas palabras ni con aspavientos… sino llevando bien las cuentas”. Por nosotros que no quede, que aquí estamos todos esperando a que don Francisco Camps, por ejemplo, venga a regenerarnos y a recuperarnos, tal y como ha regenerado o recuperado la economía de la Comunidad Valenciana, que hay que admirar qué buenas cuentas luce.. O… ¿a dónde quieren que nos vayamos para encontrar esa extraordinaria regeneración: Galicia, Murcia, Madrid?

No es que esté vago, no, es que no quiero cansarles, que leído uno, leídos todos. Vean los titulares y sumarios de los editoriales y de algunos de los comentaristas consuetudinarios. Seguro que les basta. La Razón: “Liderazgo nacional”; “El discurso regeneracionista de Rajoy cala en una sociedad sometida a un Gobierno resignado”. Abc: “Por la recuperación nacional”; “Rajoy cerró la Convención de Sevilla con un discurso que se sustenta en la unidad de un partido nacional que es la única alternativa al PSOE”. El Mundo está un  poquito rebelde, que ya se sabe que hay que mantener en alto el pabellón de nosotros somos más difíciles: La música suena bien, ahora hay que ponerle letra”. ¿Quizá La Gaceta, siempre más suelta, elige senda alternativa? De eso nada, que con las cosas de comer no se juega: “Rajoy convoca a la regeneración nacional”. Y por destacar algo, a lo suyo: “Defiende la recuperación del ‘valor de la familia’ para devolverle la importancia que le corresponde”, como si alguien hubiera hecho algo en contra desea sacrosanta tradición. ¿Se prohíben los matrimonios? ¿A lo mejor tener hijos? ¿O suegras, o cuñados, o primos segundos?

Abc Algunos comentaristas, que luego alguno de ustedes no me cree. Galería de Abc. Félix Madero: “Sed de normalidad”; "Zapatero sólo quiere llegar a 2012. A esto, señoras y señores, le llaman democracia. Que no cuenten conmigo”. ¿Alguien contaba para algo con Madero? Juan Manuel de Prada: “Recuperar la verdad”; “Sólo una regeneración moral que restablezca la verdad humana puede disolver este gran trampantojo”, auténtico cántico en loor y alabanza de esa mente preclara, “voz en el desierto” que dice Prada, que es Jaime Mayor Oreja y que ha con tanta energía ha apostado por “recuperar la verdad”, cualquiera que sea el significado de ese mantra. Ignacio Camacho, hoy más suave: Perfume de alternativa”; “Abrigado por un clima aclamatorio, de tentación eufórica, Rajoy pronunció un llamamiento regeneracionista”. Y digo más suave porque ayer estaba un tanto respondón, y advertía que “el vuelco se puede aminorar si Zapatero decide irse por sí solo y la izquierda se moviliza”, que para Camacho “Rajoy no es un líder capaz de entusiasmar ni a los más próximos” por su estilo “cachazudo, rígido y algo rancio”. Vaya. Lo que se dice un líder carismático…

El Mundo ¿Y no tenemos más que llevarnos a la boca? ¿Sólo Rajoy y regeneracionismo, que ahora que lo escribo por vigésima vez ya no sé ni lo que significa? Repitan y verán: regeneracionismo, regeneracionismo, regeneracionismo, regeneracionismo… Pues sí, alguna cosa más hay, que se la busco yo a ustedes de entre las piedras para que no se me queden con esa cara de frustración. Jiménez Losantos, por ejemplo, sigue con “Rubalcaba o el 11-M”, que para qué vamos a cambiar de melopea, máxime cuando tendríamos que pronunciarnos sobre aquel maricomplejines que nunca será nada. Pero Losantos es inasequible en la infamia y nada le pone freno. Arranque del artículo: “EL 11-M no es sólo la mayor masacre terrorista de Europa Occidental, perpetrada con el objeto de cambiar el signo político del Gobierno de España. Es también una cascada de prevaricaciones y ocultaciones, de mentiras y medias verdades, de fechorías de fiscales, abdicaciones de jueces y manipulaciones policiales, una sucesión de errores, adulteraciones y corrupciones a todos los niveles de la Administración de Justicia cuya vista produce repugnancia a quien se acerque a ver los hechos”. Y fin: “Y sobre la inmensa tumba silenciosa parece oírse la risa fantasmal de Rubalcaba”. Esto es lo que el preclaro juez García de Paredes califica de legítima “rabia periodística”. Un tío, García de Paredes. También Sánchez Dragó dice algunas tontunas en una columna más bien prescindible: por chocarrera y payasa. Habla de gays, lesbianas y transexuales, o, como a él le gusta, “de bolleras, marimachos, maricas, ambidiestros y cosas así”. También dice que él es “pansexual (a mucha honra)”. Menos mal que lo ha dicho, que este catavenenos no podía dormir por la curiosidad que le mataba: ¿qué será Sánchez Dragó, se preguntaba, angustiado en sus largas noches de insomnio?

Pero no se crean que ahora ya todo es regeneracionismo y otras cosas así. De eso nada, que aún tenemos la derecha-derecha, que es algo así como el hombre-hombre, la gamba-gamba, el txangurro-txangurrro o el cocido-cocido, como la pareja que forman Julio Ariza y Carlos Dávila, editor y director de La Gaceta. Si ya solo uno es tela, la suma puede alterar el poco equilibrio físico y mental que aún conserven ustedes si han sido capaces de llegar hasta aquí. Lean en su totalidad, si se consideran preparados para ello, que no es alimento para noveles, pero en este blog, como siempre, se les enseña alguna perla, para que caten el producto. Antes pueden contemplar el magnífico friso que acompaña el texto del primero, “La tentación totalitaria”, y que casi exime de su lectura. Ahí, tienen, como compenetrado quinteto, a Marx, Engels, Lenin, Stalin… y Zapatero. La pregunta habitual en estos casos: ¿se puede ser tan ignorante como para creer que todos ellos proponen o han hecho la misma política o tienen la misma ideología? No, claro, que no. Pero la escandalosa y ridícula mentira sirve para endosarle a la ideología de Zapatero los gulags. Tal cual. Y si el promotor de la falaz maniobra tiene lo suyo, nada quiero decir de quienes se tragan tal desatino con convicción. Ariza, el empleador : “Hace poco hemos asistido a uno de los más espeluznantes intentos de ingeniería social –y de los más genuinamente izquierdistas– por parte del Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, la Ley contra la Discriminación en el Trato. En ella está encapsulada toda la aversión a la libertad personal, a la individualidad, al Estado de Derecho; toda la fe en el cambio de naturaleza por imposición, todo el anhelo de ajustar las personas a las ideas y todo, en fin, el totalitarismo al que tiende irremediablemente la izquierda, incluso cuando aún no puede prescindir de urnas y parlamentos”. ¿Y por qué será ese afán maligno?: “Los ideólogos de la izquierda nos quiere justos y benéficos por ley, felices por decreto. Aunque para ello tengan que preparar el gulag. No son capaces de asumir algo que tienen en el fondo del corazón, fruto de su humana condición: que un hombre sin Dios es un ser sediento y angustiado, incapaz de ser feliz y de dar la felicidad a los demás. Incapaces de reconocer que una sociedad sin Dios no puede encontrar la paz, no es, como les gusta decir a ellos, sostenible. El vacío de trascendencia es llenado con placeres de regusto a acíbar, donde el odio encuentra fácilmente un hueco de destrucción y desunión”.

¿Les queda resquicio en el estómago? Dávila, el empleado, se marcha en otra dirección pero para llegar al mismo sitio. Primero, se hace un aserto falso de toda falsedad y se le recubre de verdad absoluta. Ejemplo: “Los burros vuelan, y cuando digo vuelan, es que vuelan”. Sentada la burda jácara, cualquier cosa sirve, claro, que si aceptas la mayor porque rechazar la minucia. Esto dice Dávila : “La derecha liberal o democristiana nunca, y cuando digo nunca es nunca, ha tenido la tentación de sumarse a la ultraderecha fascista; la izquierda aún no se ha desmarcado, por ejemplo, de criminales como Stalin”. Por no perder mucho el tiempo, que tampoco lo amerita, le citaremos aquí al historiador algún ejemplo: ¿qué tal le parece a Dávila la actuación de los liberales chilenos, tan estrictos seguidores de Milton Friedman y católicos a machamartillo y su amigo Augusto Pinochet? ¿Se olvida Dávila de los democratacristianos franquistas por alguna amnesia localizada? ¿Tiene Dávila un par de ojos bien abiertos para leer las cosas que dicen y escriben sus amigos y correligionarios liberales que tanto nos gustan y tanto trabajo nos dan? Es  más: ¿se lee Dávila a sí mismo?

Pero puestos a lecciones de historia, hoy vamos a dejar descansar a los eruditos catedráticos Federico Jiménez Losantos y César Vidal, un poco heterodoxos ante el eximio Pío Moa, al que también le procuramos libranza, para ceder el testigo del rigor histórico… a Alfonso Ussía. No les quiero ver a ustedes sin tomar apuntes, que estamos en un primerísimo nivel. In extenso: "La Segunda República constituyó un régimen en un principio decepcionante y en un final vindicativo y sangriento. La España intelectual y pensante que contribuyó a su implantación, detestó a la República apenas un año después de su establecimiento. En 1934, perdió toda su legitimidad. Las izquierdas no reconocieron el triunfo de las derechas en las urnas. La Segunda República convirtió a España en una colonia aterrorizada de la Unión Soviética, y prueba de ello es que el grito patriótico de los republicanos del Frente Popular no era otro que ‘¡Viva Rusia!’. Fueron quemados conventos e iglesias, y la seguridad de los ciudadanos insatisfechos con el régimen dejó de ser una obligación de los gobernantes. Largo Caballero y Casares Quiroga fueron cómplices de los crímenes y las checas. Azaña, un inútil y fracasado desastre que terminó pidiendo paz y perdón al tiempo que huía a Francia”. Así que pasó lo inevitable: “La Guerra Civil fue consecuencia directa de la perversidad de una República abandonada por la inteligencia y el patriotismo y sometida a la brutalidad (…) Una de las mayores bobadas de los empecinados defensores de aquel período trágico es la de intentar convencernos de que los malvados militares de derechas se alzaron contra un idílico régimen que era depositario de la libertad y la cultura”. ¡Y todo ello porque TVE va a estrenar una serie sobre la República, que ya veremos que lleva dentro! Y lean la recomendación final de Alfonso Ussía, siempre en pro de la cultura de los españoles: “Dejen de manipular pasados oscuros y dedíquense a las series venezolanas”. Ahí que nos vemos, sí señor, en los culebrones.

Para postre, algunas circonitas: José Luis Martín Prieto, La Razón: “El 99% de los asesinatos y vandalismos políticos en el postfranquismo han sido cometidos por la ultraizquierda”. Pedro J. Ramírez, graciosísimo: “Ha ocurrido como en el chiste en el que entra un negro, perdón un hombre de color, con un loro en un bar y dice el camarero: ‘¿De dónde lo has sacado?’ Y el loro contesta: ‘Del Congo, los hay a montones”. Repito: Pedro J. Ramírez, que no Antonio Burgos… Que sí es el autor de esta otra gracia: “Cuando escucho la indignación general por los pinganillos del Senado, como lo de pinganillo me suena fatal, al ya-me-entiendes (…) Mas por mucho que nos hayan costado, lo de pinganillo me sigue sonando fatal. Por algo la voz no está en el DRAE con este significado (…) en otra acepción, pinganillo es ‘lo que cuelga’, lo que pinga, pues el verbo pingar viene directamente del ‘pendere’ latino, a través de ‘pendicare’. O sea, que pinganillo es voz completamente fláccida y pendulona, salvo cuando se erige en la plenitud de su gloria”. Ea.

Y ya. Ahítos estamos.

Hay 86 Comentarios

spicesgrill | 24/01/2011 9:22:01

Por más que delates ("Delaten, no se priven") a Javier Marias, el tribunal de orden público, no lo va a confundir con los cornetas, los cometas o los de la fiel infantería. Que Zapatero haya mentido o esté bailando al son de Leire Pajín y de la igualdad, (sic J. Marias art. citado) no hace cambiar de catálogo, de bando, sino que acrecienta y enaltece si cabe, el oficio de catavenenos, que no solo distingue los de los unos sino también los de los otros. No por ladrar al dueño todos los perros tienen la misma rabia.

Verdaderamente, el problema de la izquierda en España es que nunca ha producido ni un pensador de fuste, como dice Pío Moa. Solo lee panfletillos de tres al cuarto y eso basta a sus cabecitas de pajarillo. ¡Lean a Moa, hombre! A ver si aprenden a razonar un poco

Nuestro catavenenos ha tenido hoy un pequeño despiste con las 'negritas' en el trozo de pastel del Dávila. No es que cueste mucho darse cuenta pero según se avanza en dicha lectura no hay quien nos quiete un gesto de asombro hasta que se da uno cuenta de la falta de cambio de color.

JMI, deberías hacer breves apuntes sobre vida y obra de estos matarifes informativos, de cuando en cuando, para mensurar aún mejor la calidad de sus deposiciones.
Por ejemplo, de este Félix Madero. No sé si su apellido denota su capacidad intelectual, pero el razonamiento que extractas aquí es tan absurdo que no hay por donde cogerlo. Si no quiere democracia, podría ahorrarse las frases previas.
Y otra cosa que me intriga: ¿es o no (pregunto por si hay algún abogado en la sala) querellable la última frase de Jiménez Losantos?, ¿hemos llegado ya a un punto de insulto o infamia tal, que se pueden escribir semejantes barbaridades sin consecuencias para el autor?

La gente que vivimos en España llevamos esperando cientos de años una gestión pública medianamente decente.
No pedimos lumbreras, ni genios científicos. La gente solo pide responsabilidad, corrección, sentido común, y respeto por el compromiso con la ciudadanía.
Dignidad y conocimiento. No podemos aceptar el tener que convivir y sufragar las malversaciones, los pelotazos urbanísticos y las meteduras de pata de políticos, que siempre se escudan detrás de excusas ideológicas, o morales para confundir a la gente que paga.
Ya no aceptamos la patochada como gracia, ni los idealismos de pacotilla para justificar impunidades o delitos de juzgado de guardia.

¡¡Que bueno eres, Currante!!

Mira que si al final está Dios, ahí esperando, a que los gacetilleros y demás ralea vayan a rendir cuentas de sus actos!
Como a Dios no le hará falta hemeroteca ni ná, no sé cómo no les da miedo tener que rendir cuentas al Todopoderoso,con la mala leche que tiene.
Yo, si creyera en el que me enseñaron de pequeño, estaría acongojado porque si no te arrepientes vas directo al agujero y estos piriodistas, o lo que sean, tienen todas las papeletas para pasarse el resto de la eternedidad haciendo piriodismo.
Hoy no llego.

Admiro su trabajo, catavenenos. Porque yo sería incapaz de aguantar esa recopilación diaria de idioteces, mentiras y calumnias que nos vomita el ejército mediático de la extrema derecha española. Y es necesario que alguien con suficiente ingenio, aguante y brío les ponga en evidencia. Servirá al menos para que futuras generaciones, más cultas que las nuestras, juzguen por sí mismas la catadura moral de la derecha española, que sigue siendo casi igual de fanática, ignorante y agresiva que durante el franquismo..

Yo creo que la mejor estrategia para que al PP no se le "escapen" las elecciones sería que presentaran a las generales al muñeco de "las Noticias del Guiñol" de Mariano Rajoy.

Pros del muñeco [de "el Guiñol", aclaro]:
-no le puso Ánsar a dedo
-aún no ha perdido unas elecciones
-no fuma (siempre viene bien)
-no se inventó lo de la Niña de Rajoy
-Espe no puede envenenarle
-más resistente a los accidentes de helicóptero

Contras:
-es un poco más evidente que tiene dentro una mano manejándolo

Pero ... a ver si me aclaro: atendamos a nuestro Diccionario (sí el de la Real Academia, no el escolar): "convención: 5. f. Reunión general de un partido político o de una agrupación de otro carácter, para fijar programas, elegir candidatos o resolver otros asuntos." Si los del Partido Populista no han elegido candidatos ¿qué programa han fijado o que asuntos han resuelto? ¿El de las pensiones de los diputados? Pero si cualquiera que haya leído la información publicada ayer por El País o ¡incluso la de El Mundo! se da cuenta de que, aparte de la incoherencia de oponerse a eso mismo hace un mes, eso supondría ... ¿cuánto dinero? (Por favor, que alguien haga el cálculo y reparta entre todos, como hizo con los pinganillos; yo es que soy de letras y ando torpe con la aritmética...) ¿"Sed de urnas"? Sed la suya que ya llevan ocho años atravesando el desierto y ¡claro! hay que meter algo de prisa no vaya a ser que la cosa (palabreja ésta que tanto les gusta usar) empiece a remontar y les coja sin programa, sin asuntos resueltos y con el paso cambiado... ¿"Regeneración", "re..."? ¿Que tal si re-generamos el Estado autonómico? ¡Es verdad! También se podría re-vitalizar la economía re-tornando a aquella situación en la que los jóvenes abandonaban sus estudios para trabajar entre grúas y ladrillos para poder comprarse un bemeuve... ¿Y qué me dicen de lo bien que han resuelto esa "cultura de la muerte" a la que estamos abrazos unos cuantos? (en letras de molde habría que poner la frasecita) ... En fin, que don Mariano y los populistas no se enteran: ¡¡que para gobernar hay que tener un programa!! ¡¡que no basta con decir "que las cosas cambien"!! ¡¡que hay que precisar las propuestas que se hagan!! Y después, someterse a las urnas (cuando toque, claro; no cuando quiera el ¿líder? del principal partido de la oposición).
Por cierto, no quedamos en que daba igual que el contrincante fuese Zapatero o Rubalcaba o ... "la Chacón" (Mariano dixit) y que se despreocupaba de esta tontería del candidato adversario? ¡¡Hasta a don José María le hace tilín el asunto!!
De los demás ¡¿qué decir?! Se les quita las minucias de los pinganillos y vuelven a las andadas de lo profundo: Stalin, la República, el totalitarismo izquierdista,... ¿para qué seguir si ya cansan?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal