Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

07 feb 2011

Merkel, el lametón y la gallinácea

Por: José María Izquierdo

Iz Como aquí es siempre fiesta, alegría y jolgorio, no más se nos pasa una matraca volvemos con otra. Así que dejamos morir poco a poco la tabarra que nos ha tenido ocupados durante días, en un lento y lánguido atardecer, para saludar al nuevo día con vibrantes notas de la corneta. Tararí, tararí, que ya tenemos nuevas murgas a  caballo de las anteriores, que son las que más nos gustan. A saber, Merkel, la vigilancia europea y el nuevo mantra económico que menuda la que nos van a dar: No hay que ligar los salarios a la inflación. A ver, mil, dos mil, tres mil veces en la pizarra: No-hay-que-ligar-los-salarios-a-la-inflación. Usted hace eso y oiga, la economía se pone a marchar como un tiro y los empresarios no ven el momento de contratar a millares de los jóvenes en paro a causa de que se ligaban los salarios a la inflación. Está bien. Así nos van tomando el pelo de tontería en tontería hasta que ya no quede ninguna tontería viva: para qué convenios, para qué sindicatos, para qué contratos. Unos eurillos en mano, tampoco muchos, que se los gastan en cochazos y villas en las costas, y a correr. Ése es el primero de los tostones que nos espera. El segundo, las formaciones abertzales, una, dos o todas las que se presenten, que cabalga a lomos de la desvergüenza de la negociación de Zapatero con ETA y del chivatazo de Rubalcaba en el caso de la conocida gallinácea. Para evitar su legalización de las batasunas variadas, lo mismo echamos a la calle a las víctimas que mentimos tantas veces como sea necesario. Ya nos apoyará Mayor Oreja. Vamos a verlo.

Y pongan ustedes la doble "equis" a la columna de Juan Manuel de Prada que les vamos a contar. Y, sobre todo, no se la enseñen a sus hijos, por dios.

Les voy a dar el título de primera de El Mundo, que es muy gracioso: “La mayoría ve a Rajoy como un ‘moderado’ no ‘resolutivo’”, que digo yo que para alguien que aspira a ser el presidente de la nación, esto es, obligado a tomar decisiones trascendentales cada dos minutos, es como para agarrarse una llantina y no parar de llorar hasta el 2012. No debe preocuparse en exceso don Mariano, sin embargo, que lo que El Mundo está haciendo es pedirle –o exigirle, que es lo que le gusta a Pedro J.- que muerda y arranque brazos y piernas de la dentellada. O sea, que se olvide de ser “moderado”, que hay que verlo para creerlo, pero que puede ser cierto si se elige a los mariachis de la fiel infantería como referencia y que sea "resolutivo".  Él sabrá.

Pero trae también la primera página una reproducción de la entrevista en su tele, Veo7, que debe ser como una salita de espera con foto matón del periódico, al nuevo patrón de los patrones, Joan Rosell. ¿Qué qué dice? No se lo van a creer: “Hay que ligar los salarios a la competitividad, no a la inflación”. Ahí estamos, sí señor, que además lo apoyamos con un editorialillo que nos sirve, además, para avisar al respetable: “El nuevo presidente de la CEOE, en línea con las tesis de la canciller Angela Merkel, aseguró ayer en Veo7 que ‘los salarios tienen que estar ligados a la competitividad y productividad de la empresa, no a la inflación’. Aunque podría considerarse una obviedad que el empresariado defienda esta postura, la declaración es relevante porque la semana pasada uno de los vicepresidentes de la CEOE extendió algunas dudas (…) El debate está llamado a ser el caballo de batalla de la negociación sobre los convenios colectivos que deben abordar sindicatos y empresarios en los próximos días". ¿Cuántos caballos de batalla llevamos, vitales todos ellos para la economía patria, incluidas las pensiones o la edad de jubilación, y que una vez aprobadas se convierten por los mismos que tanta importancia les daban, en papeles sin valor, en gestos para la galería que nada solucionan? Pues nada, amiguitos, aquí tenemos ahora otro macguffin, que decía Hithcock. A disfrutar. Y a recortar, que es el momento.

Vamos a hacer como la yenka, y ustedes disculpen, pero es por seguir en El Mundo, que Federico Jiménez Losantos, la noble rabia de la santa justicia siempre en su pluma, nos va a situar en toda su intensidad en la segunda de las pesadillas que nos esperan: “Hoy presenta esa cosa que, con el nombre de Batasuna, el Supremo prohibió como parte de ETA, la enésima marca blanca electoral. Aunque deberíamos añadir que la respalda el Colectivo Faisán, tinglado del Gobierno, la policía y los jueces que viene manteniendo una línea de actuación subterránea para garantizar cierta impunidad controlada de ETA S.A. Y que no ha vacilado en cometer delitos de colaboración con banda armada tan escandalosos como el del caso Faisán, en el que el propio Ministerio del Interior, con Rubalcaba al frente, avisó a ETA de que la policía iba a detener a su aparato de extorsión. Gracias a esa delación, el chantaje terrorista no ha dejado de pagarse”. Como vamos a repetir hasta el aburrimiento esta afirmación de la gallinácea, convendrá recordar que en nuestra ausencia el otrora –hace menos de una semana- inigualable y arrojado juez Ruz, se nos ha vuelto un vendido a la política, que dicen ellos, y ha desestimado llamar a declarar al segundo de Rubalcaba, por tres motivos que a lo mejor les suenan a los lectores de este modestísimo blog y que resumía con el rigor acostumbrado José Yoldi en El País: “El primero, que ‘resulta lógico y razonable que dos responsables de Interior con relación jerárquica entre ellos y subordinación directa hablen cada día’. El segundo, que ‘las comunicaciones matinales se generan de forma regular apreciándose que tienen lugar ambos días y en horarios similares’. Por último, el juez dice que dichas llamadas ‘en ningún caso están interrelacionadas temporalmente con los hechos y acontecimientos que se investigaron, concluyéndose que se tratan de llamadas fuera de contexto y sin relación de causalidad’”. ¿Sirve de algo? Para nada. Ya han leído a Losantos.

Y ahora háganlo con Carlos Dávila, en La Gaceta, que ni leer el auto ha hecho: “Ni siquiera con Antonio Camacho hay que recurrir al insulto. Así que a ver cómo me las arreglo para decir, sin agravios, qué consideración me merece este personaje que, cogido en un presunto delito nada menos que de colaboración con banda armada (el chivatazo del Faisán), tiene el papo de asegurar que es que su teléfono, nada menos que el del jefe de la Seguridad Nacional, lo usaba mucha gente (…) Me irrita hasta la arcada que nos tomen por imbéciles, que con nuestro dinero nos toreen de esta manera. La cosa es ya  de higiene nacional; por favor, ¡váyanse!, queremos recuperar la dignidad”. Eso era el sábado, que ayer íbamos un poquito más allá: “El descubrimiento de que nada menos que el jefe de la Seguridad Nacional, el secretario de Estado Antonio Camacho, era y es el dueño del móvil desde el que se alertó a los terroristas para que huyeran de los policías que les iban a detener”. ¿Lo ha comprobado Dávila mejor que Ruz? No son los únicos. Editorial de Libertad Digital: “Resulta difícil de entender el auto del sustituto de Garzón en la Audiencia Nacional, el juez Pablo Ruz (...) Parece más una renuncia a investigar de dónde provinieron las órdenes que una decisión que corresponda a la lógica procesal. Resulta congruente, por tanto, la reacción de la asociación Dignidad y Justicia –cuyo esfuerzo por aclarar los hechos es muy de agradecer–, al sospechar que ‘la política ha metido sus garras dentro de la Justicia’”. Ruz, ya ven, de héroe a villano en tres días. Y Martín Prieto, en La Razón, también lo tenía claro ayer: “Desde la cúpula de Interior se previno a la banda para que no se enojaran los asesinos que van a convertirse en mansos corderos”. Bastante me importan a mí, dirá el bizarro comentarista, los autos de la Audiencia…

A La Razón ya saben ustedes que les gustan las predicciones, el conocido científicamente como ‘síndrome de Rappel’: El Gobierno confía en una tregua ‘irreversible’ antes del 22-M”. Y en el editorial, como siempre, la advertencia al Gobierno para que no ceda ante el mundo abertzale y no autorice su formación.  Lleva también una encuesta de NC Report, buenos días, amigos, que ratifica una de las tesis preferidas de nuestros chicos: “La mayoría cree que mantener 17 autonomías propicia el derroche y potencia la desigualdad”. Les voy a dar el dato que dan ellos mismos, para que vean que la cosa es así, pero con menos humos, Marhuenda: El 49,2 dice que sí, pero el 43,5 que no. No es tanto, no es tanto… De dar jabón a los sindicatos alemanes se encarga José María Marco, hay que verlo, pero para poder atizar más fuerte a los españoles.

Pero de Merkel y la cosa de los salarios y la inflación nos ha gustado extraordinariamente Ángela Vallvey en La Razón, que desde que se nos ha reconvertido en gran y sapientísima analista política no hace más que desasnarnos, cuánto esfuerzo para tan escasa acogida. A ver, tomen nota: “España adora el espíritu colectivo. La individualidad nos parece cosa de prepotentes, de ‘trepas’ altivos, de repugnantes codiciosos. Lo que está muy mal visto por aquí. Franco nos enseñó que eso está muy feo. Tener ambición y aspiraciones: odioso. Que lo bueno es la manada en el redil, no la vaca sin cencerro que se tira por su cuenta al monte. Por eso no somos, en general, emprendedores. Tendemos a refugiarnos en el chiquero, en el corral o en el aprisco. O en el convenio colectivo. El francomarxismo español (aleación lógica de franquismo sociológico y marxismo sesentayochista), que tan hondo ha calado en la mentalidad colectiva (¡!) nos cercena las alas desde que nacemos por tierra, mar y aire; o sea: a través de la familia, la tele, la educación y las relaciones sociales”. Profundo a la par que elegante… Casi tanto como ayer Luis María Anson en El Mundo, por cierto: “Ah, y no sabemos cuáles son las nuevas exigencias que has impuesto en Madrid a nuestro líder socialista. Se ha publicado que quieres cortar por lo sano los salarios españoles que suben concordes a la inflación y regularlos por la productividad. Pero son muchos los que piensan que has impuesto a tu nuevo discípulo exigencias de mayor alcance. El tiempo las desvelará. Así es, mi admirada canciller, mi querida Ángela Dorothea, la idolatrada Angie de tantos y tantos alemanes, que en tu viaje fugaz a Madrid has podido decir de tu victoria en el Ponto español, lo mismo que César tras poner de hinojos a Farnace: veni, vidi, vici”. Profundo y elegante. Y cursi hasta reventar.

Ustedes entienden que las entradas de este blog no pueden ser desaforadamente largas. Amigos tengo que ya echan pestes de su desmedido tamaño, como para desoírles y hacerlos aún más largos. Les digo, y les pido que me crean, que en Abc no hay hoy grandes cosas –portada y editorial van de Mas y el endeudamiento catalán- y permítanme que aproveche su espacio habitual para dar pista a uno de sus comentaristas, Juan Manuel de Prada, que ya saben que es uno de mis cornetas preferidos. Tuvo mi amigo y admirado vecino de blog, Juan Cruz,  el detalle de citar –amablemente, como lo hace con cierta frecuencia e inusual muestra de camaradería- este blog cuando de pronto se vio asaltado por un párrafo del artículo del sábado de Juan Manuel de Prada. Se lo reproduzco, que no quiero yo privarles a ustedes de nada: “España va ‘por muy buen camino’, nos ha dicho una teutona que parece una alegoría andante del bromuro de potasio; y Botín, en un alarde de humorismo cruel, saluda con alborozo las ‘magníficas’ medidas acometidas por Zapatero, convertido en estos días en sonriente perro caniche a quien los poderosos del mundo pasan la mano por el lomo, agradecidos de que les haya lustrado las botas a lametazos. Junto al perro caniche comparecían el otro día los gozquecillos de la patronal y los sindicatos en la famosa foto del ‘pacto social’, todos igual de risueños y meneando el rabo”. ¿Fuerte? Ja (de risa; no de sí en alemán). Voy a referirles con cierta prolijidad, que de antemano sé que cuento con su perdón, la columna de hoy del piadoso Prada, alabado sea el santísimo. Y desde ahora le pido al amigo Cruz que también lo lea. Vamos, que se van a enterar de lo que vale un peine.

“Fue el Arcipreste de Hita el introductor en nuestra literatura de las serranas, esas galanas mozas sin pelos en la lengua (aunque repartidos profusamente por todo el resto del cuerpo), que asaltaban al viajero en mitad del camino y lo dejaban, tras la coyunda, molido como cibera. A estas ‘fermosas damas’, de ‘so-brecejas anchas y más negras que tordos’, ‘orejas mayores que añal borrico’, ‘pescuezo negro, ancho, velloso, chico’, ‘narices muy gordas, luengas, de zarapito’ y otros primores que no cuento por no aburrir al lector dedicó el Arcipreste muy amorosas y burlescas cantigas”. ¿Y? se dirán ustedes ¿A qué esta excursión? ¿Ha enloquecido ya el catavenenos de tanto y tanto tósigo? De eso nasti, monasti. Que es que de Prada sigue la linde: “Menos protegidos que nuestro cachondo Arcipreste deben de andar los zagales de la Dirección General de Tráfico, a quienes pastorea una garrida hembra llamada doña Aurora Cedenilla, que en sus proezas deja chiquitas a todas las serranas del Arcipreste…”. Dice de Prada que la susodicha ha enviado una felicitación de navidad que reza así: "Me gusta que la felicitación sea en verso, por eso de elevar la calidad epistolar (¡ejem!). En 2010 la rima era fácil (¡FELIZ 2010… PO EL CULO TE LA HINCO OTRA VEZ!, copiando la de: ¡2005, por el culo te la hinco!), pero, para mi consternación no daba con una adecuada para 2011... ¿O sí? A todos vosotros, con mi cariño, os deseo: ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO... y CHÚPAME UN HUEVO!!!'". Ya comprenderán mis educados lectores que les transcribo este horror muy a pesar y con un exclusivo afán científico, sin poder certificar la certeza de tal felicitación, como tampoco de la destitución que a continuación denuncia nuestro corneta, cosa que mañana, a una hora decente, intentaré. ¿Así que burda Cedenilla, dicen?  De Prada se sube al carro y hace de carretero, que ya me dirán de persona tan religiosa y espiritual: “Pues resulta que a tan dulcísima serrana un melindroso zagal, jefe provincial de Trafico de Palencia para más señas, se ha atrevido a censurarle el tono de la felicitación, utilizando para ello la misma vía del correo electrónico que antes había empleado doña Aurora ¿Habráse visto atrevimiento tamaño? En un santiamén, el desvergonzado ha sido destituido y señalado con oprobio, como no podía ser de otro modo, pues ante una serrana que para estrenar el año quiere hincártela y demanda que le chupes sus vellosas partes pudendas obligación de todo zagal es consentir sin mojigatería y transigir sin melindre”. Mero introito al cogollo, que con él aquí les dejo: “Aunque huela a chotuno y sea una villana harta de ajos, aunque tenga prietas barbas y miembros de gran yegua caballar, ante una lozana serrana sólo cabe —como nos enseña el Arcipreste— una respuesta cabal que es humillarse y sonreír, sonreír agradecido, aunque duelan los esfínteres y la lengua, después del lametón, se nos llene de pelos”.

¿Merecía o no merecía la pena la extensión?

Por volver a lo nuestro. Pío Moa lo repite mil veces y este catavenenos le hace el eco para que ustedes nunca olviden lo que repite mil veces Pío Moa. La última, ayer, en el suplemento Época de La Gaceta: “ETA y el Gobierno son afines ideológicamente: socialistas, feroces antifranquistas, feministas, partidarios de las dictaduras progresistas… y antiespañoles: ETA ataca la unidad de España y el PSOE es indiferente a ella y al estado de derecho”.

Hay 78 Comentarios

Cuando De Prada cita a Juan Ruiz uno tiene la impresión de estar escuchando un fragmento de Mozart ejecutado por Georgie Dan.

Anda cantaverdades,que se te ve el plumero:Eres Pio Trola disfrazao!! ja ja ja.Un consejo,vete a publicitar tus tontadas a otro sitio,me temo que aqui,poca clientela vas a encontrar.y ya de paso,habrá que pasar la escoba,se nos pone esto perdidito de trolls.No entiendo el motivo,si no es que este blog les pone muy muy muy nerviosos,casi tanto como Rubalcaba ( que cada dia me cae mejor entre otras cosas,por esa)

He leído algo que me ha llamado la atención:

http://www.publico.es/espana/360062/gonzalez-mayor-oreja-tiene-un-problema-freudiano-con-eta

En una entrevista que le ha hecho Carles Francino en la SER a Felipe González, entre otras muchas cosas, este asegura que HA RENUNCIADO A SU PENSION DE JUBILACION tras su empleo como consejero de Gas Natural, pero no a la que percibe del Estado en su condición de ex presidente, pues esta destinada al mantenimiento de su oficina(de expresidente) y de las personas que tiene empleadas.

Me gustaría saber ahora si el expresidente Aznar habrá hecho lo mismo o todo lo suyo va a ir "a la saca".

Yo estoy de acuerdo con la vinculación del salario a los rendimientos de la empresa, si soy trabajador del sr. Botin un sueldo medio de 3.600 euros por 18 pagas anualmente y si trabajo en otras ramas,peón,chofer,vigilante,policia, nacional,medico de Sanidad,ATS, profesores que no dan beneficios(Economicos claro) a 1000 euros al mes prorrateadas, ah y si soy politico 7.000 euros al mes por 30, son las comisiones, anda y que les den.

"Siempre que el Gobierno mantenga la política antiterrorista y que Batasuna no pueda presentarse a las elecciones, el PP apoyará al Ejecutivo" dice Cospedal. Bonita forma de entender el estado de derecho. Y yo que pensaba, ingenua de mí, que declarar ilegal a un partido político era prerrogativa de la Justicia, no de los gobiernos.
En la lisergia siguen a lo suyo: "Nueva burla de Batasuna: rechaza la violencia incluyendo la de ETA". ¿Pero no era esa "burla" el objetivo perseguido durante tantos años?. Quien los entienda que los compre.
pd.¿ Se sabe algo del verdadero culpable de la agresión al consejero de cultura de Murcia ?

Son los preferidos por los religiosos pederastas, gorditos,rollizos,rosaditos y a el no se le quita su amor por su religioso, he ahi su amor por lo religioso del Sr.José Manuel de Prada, es pio,santo, es que esas cosas se la metieron por..., bueno no voy a ser tan mal hablado como este periodista catolico apostolico romano.

Asociar la subida de la productividad a que los salarios no suban el IPC y los productos que venden las empresas sí (por eso sube el IPC, of course) es una estafa. Subes la productividad, porque el dividendo de la división ha bajado, pero en realidad, lo que se está produciendo es exactamente lo mismo. Lo que hay que hacer es vender más, no bajar los sueldos.

Y si realmente se quiere hacer ese enjuague contable, los primeros que bajan la productividad en base a sus salarios son los altos ejecutivos y los dueños de las empresas que no reinvierten los beneficios en el negocio sino que se lo gastan en yates.

Por otra parte, qué narices es eso de las "imposiciones" de Merkel y Sarkozy. Estamos en Europa, en el euro, si aquí lo que ha pasado es que no se ha reaccionado rápidamente porque no hay mecanismos comunitarios para lanzar políticas de obligado cumplimiento para estos casos.

Europa impone porque nosotros lo decidimos así al entrar en la comunidad económica. Y bien que nos ha ido. Y bien que le va a Alemania, que si hubiera tenido que revalorizar su moneda le habría comprado sus productos en estos momentos su señor padre. Europa manda a Zapatero, a Rajoy y al sum sum corda. Pero es que es así como tiene que ser.

Por tanto los pperos, a otro perro con ese hueso.

Y muy bien los sindicatos. Lo han hecho muy bien. Han pensado en casi todo y lo han dejado bastante bien atado.

Parece como si Peridis y Forges se hubieran puesto de acuerdo. ¡Qué bien refleja Peridis las ansias de urnas que tiene el PP! "España sólo tiene sed de urnas, ¡Urnas grandes y libres!" Dice don Mariano, según Peridis. ¿Para qué? me pregunto yo. Para, entre otras cosas, lo que refleja Forges tan estupendamente en su viñeta sin palabras. ¡Ja, ja, ja, ja...! (págs. 14 y 25 de El Pais). Ya sé que a algunos les hará poca gracia, pero yo es que me mondo. Lo del siempre genial El Roto me quedo pensándolo.
Bienvenido, señor Almigmon. Se le ha echado a usted en falta este finde.

¡¡Hoy estamos todos un poco densos ¿no?!! Bueno, hay algunos comentarios jocosos, es cierto, ¡¡que no pueden con nosotros!!
Y es que esto no se puede hacer, don José María. Los lunes hay que empezarlos con algo suave, pero claro nos mete usted esa prosa de la Vallvey y ese lirismo de Prada (por cierto ¿quién le ha dicho a él que esas galanas mozas no tenían pelos en la lengua? ¡A saber, Juan Manuel, querido! ¡A saber!) ... que, ya, ya, cualquiera los digiere sin haber tomado café.
Porque de los cantamañanas estos con los que usted se desayuna todos los días (¿cómo le va, catavenenos), pues como que ya cansan de tanta sandez; un poner: ¿usted cree, don José María, que este Pío Pío es digno de ser leído? Menos mal que lo hace por nosotros ... que si no...

Buenas, como muchos españoles, he tenido familiares trabajando en Alemania y me gustaría hacer un par de precisiones.
1) En Alemania, te pagan hasta el último minuto del último segundo de las horas extra, y a un coste bastante más alto que en España.
2) Te pagan rigurosamente domingos y festivos.
3) Te pagan, sin rechistar, las nocturnidades y otra serie de conceptos que, en España, aunque estén en el Estatuto de los Trabajadores, aquí, ni olerlas.
4) Los horarios de trabajo se cumplen a rajatabla.
Y muchas cosas más. Lo digo porque, a mi, en mi empresa, si me pagasen todo eso que sí percibe un trabajador alemán, con mi misma formación y categoría, el sueldo me iba a pegar un subidón de tal calibre que me iba a dar igual el IPC.
Ya sé que todas las comparaciones son odiosas. Pero más odiosa me parece la costumbre hispánica de las 'chocotajás', esto es, cojo lo que me conviene y paso de lo que no. Hablo del IPC y los salarios, y paso del resto. Ya me gustaría a mí que en España hubiese la cultura empresarial, laboral, sindical o económica, que otro gallo nos iba a cantar.
Pero eso no interesa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal