Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

09 feb 2011

Qué lío, con tanto malo

Por: José María Izquierdo

Primera página de El Mundo de hoy ¿Cómo se les dan a ustedes las películas de espías? Las de verdad, no las de James Bond ¿Recuerdan en el minuto quince que el rubio de la camisa de flores era el mismo ruso que avisó a Boris, el moreno de la chaqueta azul que salía junto a Jack, el de las gafas que era agente de la CIA y que se estaba haciendo pasar por agente corrupto, pero que en realidad es un tipo de absoluta integridad, lo que ya sabe Silver, que también es rubio y que de espaldas es clavado al ruso de la camisa de flores, pero que no es el de la camisa de flores, sino el que salía con Emma, la rubia despampanante, malísima, que intenta ocultar que es el enlace de Jack con Langley y que no hay que confundir con Dorothy, que era la morena que trajinaba a Silver? Pues si es usted esa mujer, o ese hombre, quizá pueda desentrañar la portada de hoy de El Mundo.
Un reto.

Ussía viene de dulce y con los calzoncillos a medida. Lo contó él, que conste.

Lean con cuidado, que Le Carré apenas si es un becario al lado de Pedro J.: “Guerra sucia contra el policía que ligó a Interior con el Faisán”, dice El Mundo. Ya es cosa que el titular no nos dé algún dato más, pero bueno, se dice uno, vendrá en los sumarios, que son tres y llenos de letras. Veamos: “El comisario Cabanillas acusa ahora al investigador Carlos G. de haber intentado destruir la prueba clave del chivatazo”. Aquí es cuando Cabanillas recuerda al rubio de la camisa de flores y Carlos G. lo mismo es el moreno. ¿Han entendido algo? A por el segundo sumario: “Cabanillas dice que Carlos G. quiso borrar la conversación en la que el dueño del Faisán reconocía el aviso de la Policía”. Sigue difícil saber quién es el bueno y quién el malo, ¿eh? ¿Será Jack, será Boris, será Silver?  El tercero ya da todas las claves: “Se trata de un comisario afín al PSOE que elaboró como jefe de la UCI los informes clave del sumario del 11-M”. Cabanillas, cazado: es afín al PSOE, y por si no fuera suficiente con ese dato abrumador, estuvo relacionado con el 11-M. Vamos, blanco y en botella. Ninguna importancia debe tener, pero me gusta comentarlo, que José Cabanillas fue jefe de la UCI (Unidad Central de Investigación), sí, pero a las órdenes del mentiroso Agustín Díaz de Mera, director general de la policía, abulense como su amigo, el ministro Ángel Acebes. Esto es, no era la policía de Rubalcaba y Zapatero, no, que era la policía de Acebes y Aznar. Vamos, por aquello del rigor en las fechas.

¿Me permiten ustedes que les diga la opinión que me merece toda esta novelucha de tres al cuarto sobre unos hechos de hace casi cinco años? Pues que es pura bazofia. Se sigue la técnica, tan utilizada por los conspiranoicos del 11-M, con Pedro J. a la cabeza, de intentar elevar a categoría hechos absolutamente nimios, insignificantes e irrelevantes, pero que expuestos en grandes letras de molde parecen ganar peso, consistencia y, sobre todo, misterio para engordar la gran trola. Es la táctica del ácido bórico o del trinitrotolueno, de la tela de la mochila o de la declaración de un guardia que dijo un día que creía que el coche era azul oscuro y luego resultó que era negro. Son hechos que en sí mismo nada aportan a la investigación verdadera, pero que adorna este periodismo repugnante en el que la almendra consiste en llenar de falsos enigmas cualquier caso que nos ocupe. Es la manera, falaz y tramposa, de siempre dejar abierta la puerta para seguir preguntando hasta el infinito: ¿qué nos quieren ocultar? ¿Por qué el rubio de la camisa de flores no se puso una chaqueta azul? ¿Por qué no nos dicen la verdad sobe la camisa de flores? Vamos, es que ni El Mundo sabe qué quiere decir esa tontería. En el editorial lo reconocen: “Aunque no sepamos aún la verdadera motivación de su memoria recuperada…”, lo que no empece para que abramos el periódico a varias columnas con esta  paparrucha.

Pues sí, es verdad, me he quedado bastante bien, sí.

El Mundo trae otras cosas. Les eximo, que ya se las saben, desde el editorial “La nueva Batasuna es la Batasuna de toda la vida”, al ingenioso “Nos basta su palabra” de Santiago González. Hay también notable columna de Jiménez Losantos, pero puestos a elegir denuestos, los preferimos radiados. Se lo contaré después.

Primera página de La Razon En La Razón también con la matraca de la gallinácea, pero aquí el protagonista es otro: "La ‘operacion Faisán’ se abortó tras una llamada de Garzón”. Abunda en lo del ya famoso policía Cabanillas, pero la tontuna ésta aún se complica más. Presten atención a los sumarios, que no tienen desperdicio. Primero: "Cabanillas, ex jefe de la Unidad Central de Inteligencia, declara que Carlos G., encargado de las detenciones, habló con el juez en el despacho de Marlaska”. ¿Advierten la enormidad de los hechos, la gravedad de tal conducta? Resulta que el encargado de las detenciones habla con el juez en su despacho. Una vergüenza, un bochorno, un indecencia. Intolerable, vamos, sencillamente intolerable: hablar con el juez en el despacho… Esperen, que llega el segundo sumario: “Ratifica que había motivos políticos y que Carlos G. quiso borrar una conversación en la que Elosúa admitía el ‘chivatazo’”. A ver, a ver, ¿pero el tal Cabanillas no era el del PSOE, esbirro de Rubalcaba, por tanto? Ya digo, el de la camisa de flores. Por cierto, que dice el CIS que el único que aprueba es Rubalcaba, y al presidente Zapatero y a Rajoy hay que buscarles en las zonas profundas de los suspensos, que en el presidente de la crisis se espera, pero hay que verlo en el presidente in pectore de la nación, en pleno tsunami de voto popular. Un lujo de liderazgo, vamos.

Y hoy toca el editorial que habíamos aplazado, pero tampoco es cosa de tardar demasiado, que la consigna era seria: “Salario y productividad”, se titula. Ahí lo tienen, sí señor, que el mantra hay que cuidarlo y darle el biberón constantemente hasta que de mayor se haga dragón, eche fuego por la boca y ya esté en condiciones de zamparse para desayunar a unos cuantos sindicalistas de astilleros o similar que piden, hay que verlo, que se les suba el sueldo tal que un 2%,  la ruina del Estado, y que nunca se han negado -¿conocen a alguien que lo haya hecho?- a incluir en las cláusulas pertinentes la mejora de la productividad. Y ojo, que hoy tenemos Alfonso Ussía por partida doble. En su columna habitual, su habitual elegancia en la expresión, tras el placentero paseo de ayer por el palacio de Buckinham. Y como llega tarde, doble furia. La cosa va de Batasuna y se titula, para dar alguna pista, “Fealdad perversa”. A trozos: “Ahí estaban los grandes canallas haciéndose los buenos (…) Las mismas expresiones de o dio y placer por la sangre derramada (…) En su mirada fea se resumían las imágenes de las nucas destrozadas, de los niños calcinados por las bombas, de las nubes irrespirables de sangre, pólvora y metralla. Del paseante que se topa con la ráfaga de su último segundo de vida. De la tortura de los secuestrados. De la destrucción de la misericordia…” Y tras la poesía, la tralla. Contra el gobierno, los fiscales o todo lo que se mueve, que de qué nos sirve un Estado de derecho: “Están seguros de que van a poder presentarse. Esa seguridad sólo puede garantizarla un Gobierno que habla por las trastiendas, que envía a sus cónsules a tomar vinos con los terroristas, que hace cálculos electorales mientras pisotea mil tumbas de inocentes y ríos de lágrimas”. Y, por fin: “Si algún día volvieran a sentarse esta manada de indeseables en los escaños municipales o de los distintos parlamentos, se debería, sin duda, a una traición. Traición a los muertos de todos, a los heridos de todos, a los afligidos de todos, a los huérfanos de todos, a los padres de los niños asesinados, que somos todos. Traición de gobernantes, o de algunos fiscales, o de algunos jueces. Y el futuro de España sería de fango y de cloaca”. El columnista de al lado, Cefas, hace una artículo muy, pero que muy gracioso, para contarnos que Ussía dijo ayer en Onda Cero "que se hace los calzoncillos a medida en Morgan & Frost”. Es todo de mucha risa, lo del fango y lo de los zahones del señorito.

En Abc se van por “El PSOE, en caída libre”. Para ello juntan el último CIS, que esta cosa de los sondeos les vuelve locos a la fiel infantería. Siempre y cuando salgan así, claro: "El PP aumenta hasta un 10% su ventaja sobre los socialistas. Zapatero se hunde entre sus votantes y el paro es el principal problema para los españoles”. Y para justificar el título, se añaden un par de adornos que desmerecen el conjunto: el permiso a las autonomías para endeudarse, y algo de la lista por Madrid, que ya me contarán. En el editorial, más leña para el PSOE a propósito del CIS. Ya saben que la valoración de Zapatero ha bajado a un 3,3, pero es que la de Rajoy, ya les decíamos más arriba, es todavía peor: un 3,25. Tela. Pero el editorial de Abc, vaya por dios, no ha visto este dato, pero sí otros: “Las percepciones directas sobre Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy también están cambiando a favor del líder popular. El presidente del Gobierno inspira poca o ninguna confianza en porcentaje superior (80,7 por ciento) al de Rajoy (78.8 por ciento); y la gestión de su Gobierno es peor valorada (58.8 por ciento) que la de la oposición popular. Incluso, Rajoy cuenta con más respaldo ciudadano en cuanto a capacidad para gobernar mejor que Zapatero”. Si así cumple Abc con quien tengan que cumplir…

De los comentaristas habituales, dos filigranas para el museíllo. Gabriel Albiac se encocora porque “la farándula” va a mandar otra flotilla a Gaza. Y nos regala la inmundicia: “El objeto de la anterior ‘flotilla’ no fue donar nada. Fue buscar un choque que produjera muertos. El objeto de la nueva flotilla no puede sino ser el mismo”. Antonio Burgos, ya saben cómo nos reímos con sus ocurrencias, nos mata a carcajadas con este fino apunte político: “En cuanto a las prohibiciones, sostengo que ahora se prohíben siete mil millones de cosas más que cuando la dictadura. Franco era un permisivo al lado de estos tíos que no te dejan fumar y te hacen coger unas pulmonías dobles horrorosas cuando sales del bar a echar el cigarrito en la calle, y te obligan a ir al híper con la bolsa puesta”. Para troncharse, lo permisivo que era el Caudillo…

Pero les contaba antes que he preferido al Jiménez Losantos radiofónico de es.Radio que al columnista de El Mundo. Oigan si quieren su intervención, pero por si acaso se la transcribo en su integridad: “Era de esperar que la SER, después de tener a Carrillo, marqués de Paracuellos, como comentarista de ética pues tuviera como comentarista político a un tío como Rufino Etxebarría, dos veces condenado por su pertenencia a la banda terrorista ETA. Hoy ha sido la estrella del programa de Francino, qué menos, Carles, y naturalmente ha dicho lo que cabe esperar de un tío que hizo en los noventa una ponencia que se llamaba socializar el sufrimiento, es decir a matar en mansalva en todas las direcciones. Este es el político Rufino Etxebarría que tanto le gusta a la SER. Yo preferiría que se presentaran directamente los de la SER, engañan lo mismo pero al menos son vegetarianos, es que este tío con este curriculum, vete tú a saber qué hace con las urnas. En fin Rubalcaba, enhorabuena por su programa”. Ufffff.

Terminamos con una pequeña muestra de La Gaceta, que hoy ya llevamos buen empacho. Sólo les digo que entre basurilla y basurilla, dan una entrevista con ¡José Amedo! ¿Y qué dice a estas alturas el gran amigo de Pedro J. y Álvarez Cascos? Pues esto: “Ahora voy a llegar hasta Felipe González”.

Todos atentos, pues, que va a hablar el que nunca habló.

Gratis, será gratis. 

Y le siguen haciendo caso…

Hay 139 Comentarios

¿Y hemos llegado a esta crisis económica por culpa del más listo del PP? ¿Pues qué será cuando nos gobierne el más tonto?

Aunque por supuesto lo de tocar la zambomba es mucho más divertido...
(y sí, ya se que lo de Liberty ha sido un golpe bajo, ya advertía antes que me estaba muriendo de aburrimiento. Creo que ahora sí voy a enchufar la Wii..)

Bartolo tenía una flauta, con un agujero solo, y su madre le decía: TOCA LA FLAUTA BARTOOOOLO.
Cuanto RATO, que llevamos destornillandonos. verdad ANDRÉS Y TU MATILDE?

jajaja, ahora me voy al blog de al lado, a comentar algo de política con Mikel Iturriaga.
:-)
ya lo siento, ustedes me sabrán disculpar.
Salud y enhorabuena, que veo que PiYei se ha sacado otra historia truculenta de la manga para seguir vendiendo "piriódicos" y teniendo entretenido al viceperiodista de himbestigación, se lo van a pasar ustedes como los Romanos en el circo (no sé si los de antes o los de ahora).
Besos y abrazos, también al tron con tilde que está muy falto de cariño.

Hola Mikel,
Enhorabuena por el blog!
Quizá te interese el proyecto River Cottage en Dorset (Reino Unido), si no lo conoces ya:
http://www.rivercottage.net/

Debe ser cierto que hemos caído en manos del capitalismo más descarnado (será culpa de Rato?).
Me parece especialmente cruel eso de que "Liberty está encantado de vender la SER, de venderlo todo y cuanto antes.
Juan Luis Cebrián ha tenido que salir a la palestra para asegurar que él no se va y que PRISA no está en disolución.
Han vendido hasta la camisa sí, se han salvado gracias a meter a la zorra en el gallinero, a Liberty, un depredador que está desguazando el grupo, pero Janli, autor de la hazaña, no puede pasar a la historia como el liquidador del Imperio Polanco".
Cuánta maldad!

Ya se imagina uno por qué el señor Rato salió del FMI como alma que lleva el diablo.
Leed la autocrítica que se ha hecho ese organismo y veréis a quien le echan la culpa de la crisis tan hermosa que nos está jeringando.
Y según dicen ya hay gente que nos lo pone como futuro ministro de economía.
Que dios nos pille confesados!!!

Lumigán habrás visto que llevo tiempo sin decirte ni mu. Eres muy repetitivo, te estás poniendo pesado, siempre lo mismo erre que errre. Le pareces al cansino histórico de Mota.
Cambia el chip, que te veo de piñón fijo y eso te hace ser un jodido cascarrabias.

Por supuesto yo también me río un RATO, incluso dos, leyendo estas cosas.
Pero lo de vender la Ser a Berlusconi, ese señor tan pintoresco que invita a otros primeros ministros a sus orgías, ya es de traca.
¿Todavía estamos en esas? ¿Vendiendo las joyas de la abuela?

Ah, sacrilegio, os atrevéis a insultar a Rato, el gran maestro de economía. Consiguió llevar hasta cotas artísticas nunca logradas lo que en términos técnicos se denomina "contabilidad creativa" (como hemos podido comprobar ya no sólo en España). Además, es un gran heredero de Houdini: siempre se escapa a tiempo del barco que él mismo ha hundido. Fantástico, y fantástico porvenir les espera a los futuros accionistas y a los clientes de Caja Madrid. Tonto el último!!
__________________
Y ahora me voy a ver a Wyoming, a que me diga lo que tengo que pensar. [de nuevo admito apuestas :-D ]
P.D. ¿Nadie se ha fijado que el único programa que hay en InterEconomía de humor (Los Clones) es que menos gracia hace de toda su parrilla, que los payasos están más bien en los de debate. Asombroso. Y que alguno diga que el Sr. Carnicero es "raro", madredelamorhermoso!!!

Aunque Rato no me parece, ni mucho menos, que haya sido el peor ministro de economía, el informe crítico del FMI me parece curioso sobre todo por la falta de libertad que, según manifiesta, se respiraba en su seno. Básicamente la cosa debía ser así:
"Eres libre para decir lo que yo quiero escuchar, de lo contrario te expones a que tu carrera se vea seriamente comprometida". ¡Viva el (neo)liberalismo!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal