Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

17 feb 2011

¿Y por qué lo llaman periodismo?

Por: José María Izquierdo

Mundo053 La Razón esconde un almacén secreto de dónde saca cintas y más cintas del bar Faisán, lo que nos lleva a no pocas reflexiones. Una, que aquella operación fue más rodada que Doctor Zivago, que tanto gustó a su distinguido columnista Cefas; dos, que la policía se gasta a manos llenas el presupuesto en cintas de VHS, si bien esperamos que se adquieran al por mayor en cualquier tienda de chinos de todo a un euro; tantos policías ocupados en grabar, unos, revisar, otros, borrar los más malos y esconderlas los peores, ni tiempo tienen de detener a quienes deben detener y, por último, una pregunta: ¿de todas las operaciones llevadas a cabo contra ETA y sus colaboradores hay tantos centenares de cintas, tantos miles de vídeos que nadie se ha molestado en revisar, a ver cómo se llevaron a cabo aquellas operaciones y qué pasó en ellas, o por el contrario sólo se tomaron tantas tomas del bar Faisán?

En un día de asco de periodismo -¿es periodismo?- patrio –¿es patriota?-, el premio del I Aniversario del Ojo Izquierdo que acabo de convocar en este momento, ha recaído, por unanimidad de mí mismo en mi misma mismidad, y en una única votación, ¡en la portada de El Mundo! Ya se lo he entregado.

Dice La Razón: “La policía desvela que hay 9 cintas más del ‘Faisán’ y 4 con cortes”. Vamos a ver si somos capaces de entender un poco esta locura, o al menos de arrojarles a ustedes un poco de luz para que no vivan atormentados por estas minucias. No es que la policía de Rubalcaba, por muy corrupta que sea, graba sus actuaciones como Sam Peckinpah, con varias cámaras para trabajar después en el montaje, no. Es que son cintas de días anteriores… y posteriores. Tienen cortes, claro, que no van a estar rodando veinticuatro horas una puerta vacía. Pero ahora, a estas alturas del caso, ¿qué estábamos buscando? ¿Cuál era el momento cumbre que dolosamente nos estaban ocultando? ¿Quizá las 11.23 del 4 de mayo de 2006, momento en el que todos –y por todos ya saben lo que digo- han fijado el minuto exacto del chivatazo? Acreditados que los famosos cortes se produjeron con anterioridad a ese momento, ¿qué buscamos ahora en las cintas anteriores? ¿Y en las posteriores? ¿Y si no sirven de nada, para qué tanta matraca y tanto acumular cintas, cámaras y teléfonos sin nada que aportar a la historia, excepto llenarla de más y más fanfarria para engordar las elucubraciones de los ridículos peones negros y otras hermandades del esoterismo?

Tampoco está mal en La Razón una careta que dice lo siguiente: “España perderá 6.500 millones por la política antitabaco del Gobierno”. Lleva un sesudo editorial que exige una reforma urgente de la Ley por su “negativo impacto económico”, como demuestra “el estudio que hoy recoge La Razón”. Entonces, uno, que está acostumbrado a comprobar la fiabilidad de tantos y tantos estudios, va a la información correspondiente y busca quién ha realizado este implacable estudio. ¿Quizá una Universidad, pública, privada o mediopensionista? ¿Una Fundación? ¿La patronal de los hosteleros? Nada de eso: “Un grupo de economistas”. ¿Tiene nombre el equipo? No ¿Y alguno de los integrantes de la partida? Tampoco. Pues nada, que así es como se hacen ahora las primeras páginas, los grandes editoriales y las informaciones. O al menos en La Razón. Con ese rigor.

Por cierto y volviendo al Faisán con El Mundo, ¿no estaba claro desde ayer, véase la entrada del blog, que fue el policía Ballesteros quien salió 40 segundos después del chivatazo? ¿No era, pues, la prueba que se buscaba? Pues ya les digo que algo debe de fallar en la historia porque hoy no aparece el nombre de Ballesteros en ningún lado de El Mundo. Silencio absoluto, borrado con electroimán, como las cintas. ¿No es sorprendente?

Pero Pedro J. ha encontrado solaz y profesionalidad –ya saben, informar deleitando- en la elaboración de la foto de portada. Ya la ven aquí al lado y les transcribo el pie de foto por si acaso: “Camacho: Muy cerca del Faisán”, titula. Texto: “Que el caso Faisán está muy presente en Interior no se le escapa a nadie, pero pocos podían imaginar que un bar cercano a la sede del Departamento que dirige Rubalcaba se rebautizaría con el nombre que tantos quebraderos de cabeza les da. El propio Antonio Camacho, secretario de Estado de Seguridad, pasó ayer cerca del cartel con el que el dueño del bar quiso gastar una broma en connivencia con un cliente. Eso sí, pronto lo retiró temeroso de que, lo que pretendía fuese un chiste inocente, trajese consecuencias negativas a su negocio”. Ni a usted ni a mí se nos ocurrirá pensar quién era ese cliente del bar, ni cuál su relación con la foto. Usted y yo somos tontos de capirote, acostumbramos a chuparnos el dedo y así vamos a seguir. Por lo menos mientras esta forma de hacer periodismo se sume a la de La Razón. Casi tan deleznable como la del profesor Arcadi Espada, asunto que habrán podido seguir en las páginas regulares de El País. Hoy le da Pedro J. al profesor Espada hasta una página entera, que entre amigos y compañeros de bares faisanes estamos para ayudarnos en lo que estamos.

¿Algo más del faisán? Pues sí, que hace tiempo que no traemos aquí a Eduardo García Serrano, uno de mis infantes –de marina- preferidos. Ahora presenta, con Pilar García de la Granja y José Javier Esparza -¡firmes!- un telediario en Intereconomía que ya les digo. Acostumbra García Serrano –alternándose con Esparza- a lanzar unos editoriales apocalípticos que hay que estar bien sentado para que no te arrastren hasta la cocina –o más allá- los sapos, culebras, rayos y centellas que salen del televisor. Por ejemplo, esto dice García Serrano -¡presenten armas!- del tema que nos ocupa: “Los romanos leían en interpretaban el destino observando el vuelo de las águilas sobre el Aventino. El destino del PSOE, del Gobierno, de Rubalcaba, de sus policías pata negra y de algún juez del star-system de la AN, lo está escribiendo un Faisán. Los romanos cifraban su destino en un ave regia y heráldica como el águila, el PSOE en un ave gallinácea como el Faisán cuyos excrementos sobrepasan los rebosaderos de las alcantarillas del Estado convirtiendo el palacio presidencial español en la Moncloaca de ZP y de Rubalcaba”. Y este glorioso final: “Por esa está tan nervioso Rubalcaba (…) porque a lo mejor el Faisán tira del 11-M y entonces... pero dejemos trabajar al juez Ruz mientras Rubalcaba insulta”. Hay más entre medias, pero vamos, para que se hagan una idea…

A Abc, y también a La Razón, que no lo dijimos antes, y a La Gaceta, que lo decimos ahora, les inquieta mucho una entrevista que tuvieron ayer Zapatero y Bono en el Congreso. Debió ser muy discreta, porque se enteró toda la humanidad que por allí estaba: diputados, ujieres, periodistas… ¿Alguien sabe de qué hablaron? Ya les digo que yo no lo sé, la verdad. En Abc, tampoco. Y hay poquito de interés en los columnistas habituales, que los jueves libran los que libran y el papel de Vocento parece incluso un periódico.

Así que aprovecho y les cuento algunas cosillas variadas. Como lo complicado que es esto de las lenguas. Acuérdense del pinganillo, causa, como saben, de nuestra deuda exterior. Hoy se pone de uñas Isabel San Sebastián, que tampoco es una figura que extrañe, la verdad, porque las provincias vascas se van a llamar Araba/Álava, Gipuzkoa y Bizkaia. Vamos, que con la excepción de esa incomodísima doble denominación de la primera, el resto sigue el criterio de Alacant, Ourense, Coruña, Girona o Lleida. No saben cómo se ha puesto San Sebastián, que primero nos cuenta, literalmente, su vida: “Mi padre, nacido en Bilbao y políglota, nos hablaba en español. Su padre, igualmente originario del Bocho y de progenitores vascos, usaba el mismo idioma para comunicarse con sus hijos y con sus pacientes, pues era cirujano. Mi bisabuela María, oriunda de un caserío ubicado en el valle de Arratia, adoptó el castellano como lengua familiar al casarse con mi bisabuelo, funcionario del puerto de la capital vizcaína y persona de mayor cultura que su cónyuge…” Y así. Pero luego entra al hueso y nos anuncia que a ella esto de las leyes, como al mesonero marbellí, que por cierto va a reabrir sin dejar fumar y con toda la publicidad ya hecha, esto de las leyes le parece cosa superflua y que les atañerá a quien sea, pero no a los que tienen un árbol genealógico como el suyo: “Es tan ridícula la imposición de la denominación euskérica para nombrar a tres provincias de raíz, cultura, historia y tradición indiscutiblemente españolas; tan miserable la rendición de los diputados socialistas a la exigencia excluyente de un PNV desleal no sólo a la Constitución, sino a muchos de sus propios votantes que no conocen ni manejan otro idioma que el común a todos los españoles; tan ruin el cambalache mediante el cual el presidente del Gobierno se ha garantizado la permanencia en el puesto, previa aprobación de unos presupuestos infumables, a costa de vender a los nacionalistas un patrimonio toponímico que no les pertenece, que no hay otra respuesta que la insumisión abierta. Yo seguiré diciendo y escribiendo Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, ahora siempre, porque soy vasca en español y española a fuer de vasca”. Les dejo decir olé, pero solo una vez.

Claro que a nuestro becario Juan Morote todavía le sulfuran más las cosas de los nacionalistas y así nos lo cuenta en Libertad Digital: “Setenta años después del inicio de la Segunda Guerra Mundial, y noventa años transcurridos desde el ascenso de Hitler al liderato del Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores, aún quedan nacionalistas que siguen su ejemplo. Han trocado algunos elementos para adaptarse a los tiempos, pero la esencia se mantiene. Si Hitler predicó la degradación humana de las razas judía y gitana, los nacionalistas ligeramente más sutiles han empezado por denigrar la cultura y las tradiciones españolas”. Y nos explica el porqué, que me había pillado un poco a contrapié y les confieso que no sabía de qué hablaba: “De esta guisa han obrado los representantes de un colegio en Sitges que han colocado un llamativo distintivo rojo en las notas de un niño por no utilizar en sus conversaciones la lengua vehicular del centro. Los nazis colocaron un brazalete a todos los niños judíos de Cracovia tras la invasión”. Un calco, oigan, un calco.

Y dejo para el final a César Vidal, que hoy escribe sobre el tremendo caso de la última víctima de violencia de género en Málaga. Un trágico suceso a estudiar con atención para que no se repiten tantos fallos en cadena, seguramente, pero que admite muy mal la demagogia repugnante: “La vida de esta desdichada mujer -como la de tantas- ha sido sesgada por un delincuente repugnante, pero la culpa de que no haya recibido la protección adecuada recae sobre las Bibianas, las Leires y las miembras que difunden una ideología de resultados criminales, ésa que cree que se puede reformar a un asesino potencial mediante un curso de igualdad”.

También en La Razón, claro.

Hay 185 Comentarios

Es periodismo porque está dando detalles de un proceso de "colaboración con banda armada" por parte de personas del ministerio del Interior. Eso es periodismo, explicar a la gente lo que es un delito. Érase una vez un Mercado de Sevilla lleno de expedientes de regulación de empleo, en ese mercado e vendían miles de caballos para un señor amigo del pocero llamado Bonoy salió una partida de pescaíto con patatas para un bar de Irún llamado Faisán, donde unos terroristas comían, mientras recibían una llamada del ministerio del interior "resérvanos una mesa, ah! por cierto, echad a correr que viene la pasma". Y colorín colorado, este cuento con subvención de 10 millones a una empresa que está una hija "porque sí" se ha acabado.
Izquierdo, a ver si has sido tú el que ha inverido en las empresas de Rumasa y por eso se están yendo al garete, porque empresa que tocas, la hundes.

palenqueator, ah y tu riqueza. Por qué piensas que es TU riqueza, almacántaro? Tú si que eres un desgraciado, lo que ocurre es que eso que dices amparado por el anonimato, habría que verlo cara a cara con esos que tú describes como indeseables y "traidores". Traidores a quién, acémila de los cojones? Qué mierda se creen los tipos como tú? Zánganos, sin imaginación ni ideas. Y encima el imbécil dice que es brillante...y feliz. Habrá cretinos
Ea, va, un saludo desde la nieve.

Polanqueator 23:09:39
Tengo más años que tú, no me interesa ser nada brillante, suelo ser feliz, rico porque mis deseos casi están a la par de mis necesidades, viajo, en turista of course, y seguro que me lo paso mejor que tú pero pagando menos, GILIPOLLAS

Ah, EcoEcoooo, pero ¿este país se llama España?
No sabía nada...
Y, por cierto, ¿cómo se te puede pasar siquiera por la cabeza que yo haya votado y que mi intención sea volver a votar al innombrale? ¿de dónde te lo sacas? ¿cómo puedes creer que estando dentro de ese 90% voy yo a votar al innombrable?
Lo que ya no me queda tan claro es como es posible que viniendo de donde vienes llames innombrable a Rajoy...
En fin, tú sabrás...
Por cierto, que al que te manda a estas horas recuérdale que se suba el sueldo porque es un figura, eso sí que es reventar un blog, con dos coj****
Yo me voy a la cama, tú quédate hasta que quieras que para una vez que respiras la libertad... Eso sí, cuando te vayas apaga la luz y cierra la puerta que lo demás ya lo recogemos nosotros.
Un beso en la frente, jabato.

Y no se pierda al del cucurucho, es la monda.

A este último le preocupan tanto el 90% de familias españolas que está dispuesto a apoyar al innombrable una vez más.
Ni siquiera las reconoce como familias españolas, como si le diera urticaria pronunciarlo.

¡Bueno, ya esta bien! ¡Que vergüenza, que dirán vuestros padres!¡A la cama ahora mismo, hombre! Estos niños...

¡Coño, no sabía yo que a los del pabellón de los recuperables del Psiqui les dejaban escribir en internet! Sabía de la maravillosa iniciativa de Radio Nicosia, interesantísima y riquísima para todos los que la escuchamos y apoyamos aunque sea sólo con la escucha, pero de que dejaran escribir en internet a los pacientes agresivos de ese ala no tenía ni idea la verdad
....
Claro, que si efectivamente estuvieras catalogado como paciente de Psiquiatría -como debería estarlo ese hijo de la gran p*** que maltrata y mata cachorros de perro para colgarlo en su blog porque no le gustan los animales- tendrías una medicación, una terapia y/o un tratamiento médico que te impidiera actuar y hablar con tanto odio y tan a lo Napoleón de pasillo con barrotes en las ventanas, Polanqueator.
....
En fin, por el bien de la Sociedad espero que psicópatas como el valiente que masacra cachorros de perro y como tú, capaz de hablar así del ¿90%? de las familias de este país aprovechando, como el otro desgr******, el anonimato de internet, seáis pronto apartados de la circulación, sea vía cárcel o vía psiquiátrico, lo que más os tenga aislados de nosotros.
....
PD: Capiroba, El Currante y demás familia, que gozada de conversación os habéis marcado esta tarde... ¡Qué gozada! ¿Os imagináis lo que sería este blog sin trolls malsanos como este sujeto?

Y le digo más, la mayoría presumen de entrar aquí a "aprender", son la pera.


Joder Polanqueator, pues no conoce usted a la ameba Macgregor, o al que se pasea con un cucurucho en la cabeza, el tal Gflorez

1 2 3 4 5 6 7 ... 18 19 Siguiente »

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal