Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

27 abr 2011

Repitan: ex-tre-ma-de-re-cha

Por: José María Izquierdo

Gr Tenemos varios líos. Por un lado, no sabemos si Troitiño está en un piso o en un transatlántico. Lo que dificulta, ya se hacen una idea, su detención. El otro lio es más conceptual, que aquí nos insisten todos los de extrema derecha, cornetas de extrema derecha incluidos, en que no hay una extrema derecha. Claro, la cosa tiene su aquel, porque usted mira en derredor y se harta de ver a tipos de extrema derecha. Y ya se sabe que si hablan como si fuera de extrema derecha, escriben como hacen los de extrema derecha, y se comportan como los de extrema derecha, lo más probable es que sean de extrema derecha. Pues no. Se resisten. Así que ayúdenme, ¿cómo llamamos a estos tipos de extrema derecha que quieren, como siempre, agarrarnos del cuello?

Yo les propongo decir que son de extrema derecha. Por no liarnos, vaya

Pues no. El etarra Antonio Troitiño no embarcó en un barco en Holanda y en estos momentos no se halla en plena travesía, rumbo a Venezuela. Las Fuerzas de Seguridad, dice hoy La Razón, desmienten a El Mundo o a la fuente de El Mundo, según decían ayer ellos mismos, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). La Razón afirma que “Troitiño se oculta en un piso en España o Francia para contactar con ETA”. Añaden que “Las Fuerzas de Seguridad creen que el terrorista no se moverá hasta que la banda le entregue documentación falsa”, y nos informa de que “El criminal ya estuvo ‘txapado’ (escondido) desde el 84 al 86 en varios pisos de la banda en suelo galo”. Ya les digo que la cosa pinta mal. Que barcos entre Holanda y Venezuela habrá unos cuantos, que no digo yo que no, pero pisos en España y Francia ni me atrevo a calcularlos. En cualquier caso, se le agradecen las informaciones a La Razón. Primero, saber que Troitiño está en un piso. O sea, que podemos descartar palacetes y chabolas. Un avance. Y en cuanto a que ya estuvo así en el 84 y 86, pues también muchas gracias, sí, que no sabíamos que los etarras en la clandestinidad se ocultaban en pisos, que hay quien creía que se escondían en establos y pocilgas o bien en quintas de recreo, con estanques con nenúfares.

Dice Carlos Alsina que “Vuelven a llamarle Pepiño”. Se refiere, claro, al ministro de Fomento, José Blanco. Dice Alsina de él que “es un formidable creador de eslóganes, de expresiones ocurrentes y latiguillos contagiosos”. Por eso, viene  a decir, vuelven a intentar minusvalorarle con ese Pepiño. Será así, pero en cualquier caso habrá que recordar que quien le ha llamado de esa forma ha sido Javierito. ¿Qué quién es Javierito? Pues Javier Arenas Bocanegra, aspirante a presidir la Junta de Andalucía, que también es muy ocurrente. Así que si Pepiño, Javierito.

¿Es grande Alfonso Ussía? Enorme, diría yo, que después de la obra de arte que ayer tuvo a bien regalarnos -véase el Ojo correspondiente- hoy ha vuelto a bucear en sus 50.000 libros, ha sumergido el cubo de su fina creatividad en el pozo de su sensibilidad -inagotable iba a decir, no: infinito- y casi me atrevería a decir, si posible fuera, que ha logrado extraer un néctar con tal ambrosía que ha mejorado su pequeña pero valiosísima joya de ayer. Hoy dirige una carta de agradecimiento al embajador de Francia por esa consideración de ‘bien cultural’ que han otorgado en París a los toros. Rendido, dice así nuestro vate: “Usted, señor embajador, se ha emborrachado del arte, del milagro, de la singularidad, de la literatura, la pintura, la poesía, la música que ha nacido en todo el mundo gracias a la Fiesta de los Toros". Y, torero, como exigía la pieza, borda un elegante remate final: “Permítame que me descubra y dibuje con todo respeto el vuelo de mi chambergo ante lo que usted representa”. ¿Verdad que ese olé que les estoy oyendo a todos ustedes les ha salido de los adentros, arrancado de su almario por la prosa arrebatadora de nuestro clavileño Alfonso Ussía?

Cefas tiene hoy su gracia, que para qué les digo cómo se pone de sublime cuando habla como fino analista político. Lean: “España y Portugal son dos países en los que no hay formaciones de ultraderecha con representación parlamentaria. Creo que la razón es que estamos ‘vacunados’ tras sufrir, respectivamente, las dictaduras de Franco y Salazar. A la izquierda le gustaría que hubiera un partido ultra, pero no lo hay”. Ésa es una interpretación, desde luego, pero tampoco habría que descartar la evidente: que la extrema derecha se encuentra muy bien representada en un partido que defiende todos y cada uno de los presupuestos de, por ejemplo, la extrema derecha estadounidense. Incluso se ve más que defendida por unos medios de comunicación que… ¿Qué quieren que les diga este modesto catavenenos de los chicos de la fiel infantería?

Abc lleva hoy una Tercera Página que me gusta recomendarles. Las tortas del Casar deben ser cremosas, la fabada debe llevar su compango y los artículos de Abc han de ser monárquicos: “Vigencia de la Monarquía”, se titula. Y hagan el favor de ponerse corbata o lazo en el caso de los señores, y atuendo pertinente en el caso de las señoras, para leer firma y cargo del autor de la cosa: “Lord [Tristan] Garel-Jones fue ministro de Asuntos Europeos y vicechambelán de la Corte, tesorero real y controlador de la Casa de Su Majestad Británica”. ¿Qué, les ha parecido poca cosa? En el editorial  andaban hoy faltos de temas, o de ideas, quién sabe, y optan por lo complicado: atizar al Gobierno. Y esta vez por qué, se preguntarán ustedes. Pues por eso, porque están en el gobierno. Y hasta que no se vayan –les echemos, mejor- pues vamos a seguir en las mismas. Un aburrimiento.

Manuel Martín Ferrand dice que “Falta fineza”. No seré yo quien le contradiga, aunque él lo dice por otra cosa. Verán: “Para bien o para mal, en entendimiento entre el PP y el FAC resultará inevitable para uno de los dos”. Sorpresa de los lectores: FAC. ¿Y qué es el FAC? Se lo explico porque Ferrand, en la penúltima línea de la columna, lo cuenta: “Para bien o para mal, entre el entendimiento entre el PP y FAC –iniciales del líder y sigla de su partido- resultará inevitable para uno de los dos”. ¡Tate! Si se refería a Francisco Álvarez Cascos y su Foro Asturias, o sea, FA. ¿Y la C? Pues qué va a ser la C: Cascos. Pá que andarnos con finezas, se dirá el viril astur. Antonio Burgos dice cosas del fútbol y los toros –también de Francia, sí, que hoy tenemos el día- y acaba su pieza de la siguiente manera: “…que el Real Madrid nos brinde esta noche por lo menos cinco goles como cinco olés a los que seguimos creyendo que Cataluña es España”. Pues nada.

En El Mundo, un popurrí: Una conversación grabada de Arnaldo Otegi con su esposa, en la que se demuestra que Otegi ha dicho –refiriéndose a Bildu- lo siguiente: “Podemos coger la Alcaldía ¡A triunfar!”. ¿Cree El Mundo que se demuestra alguna cosa con esta tontuna?  Políticamente no hay que ser de Elgoibar para saber que Bildu es de los suyos. Pues claro, no van a ser del PP. Y no quiero decirles el peso de tal frase en una sala de justicia. Para no parar de reír. Lo que en estos días se trata no es si los integrantes de Bildu son o no abertzales. Que lo son, claro. ¿Pasa algo? ¿Hay algún inconveniente? ¿O es que no se puede ser, un suponer, independentista en el País Vasco, o tal que en Murcia? Que es otra cosa la que se está tratando. Pero en fin, no gastemos palabras que El Mundo bien lo sabe aunque haga como si. Ya saben que el dueño del bar Faisán negó ayer al juez que fuera el inspector Ballesteros quien le dio el teléfono: “Te lo juro, soy católico, éste no es el hombre”. Titular de El Mundo: “El dueño del Faisán avala los aspectos cruciales del informe policial”. Editorial: “Aunque Elosua dijo ayer que no reconocía a Ballesteros como la persona que entró en su bar el día de autos -es lógico que no quiera señalar a quien le ayudó-, le identificó indirectamente. Primero, certificó la hora en la que se produjo el chivatazo, que coincide con la reflejada por los investigadores. Después aseguró que quien le dio el teléfono era la única persona de las que había en el establecimiento a la que no conocía. Dado que las fotos confirman que Ballesteros estaba en ese momento en el local y nunca antes había entrado allí, el asunto está claro. Hoy estamos más cerca de conocer una verdad que tanto incomoda al Gobierno”. Clarísimo, que tiene guasa la cosa… También lleva en portada más datos de la encuesta-chicle: “El PSOE perderá Barcelona, Sevilla y Palma de Mallorca”.

Pero hoy está muy bien Federico Jiménez Losantos en su columna de El Mundo, que cuando uno de los cornetas –y qué corneta- está bien, pero bien, bien, hay que reconocérselo. Se titula “La extrema cloaca”. Por ejemplo: “Además de una ruina, el PSOE es un muermo. Por lo común no es tan aburrido como el PP, que con Rajoy alcanza dimensiones olímpicas dentro del género opiáceo, pero en campaña electoral los sociatas se abonan al pestiño con porfía de mula”. Bien. Seguimos: “Como además el nivel intelectual del partido no ha dejado de bajar desde el primer Gobierno de González repiten como loritos las gansadas de hace tres décadas contra la derecha (…) Pero lo que en Guerra era malicia de piraña, en Marcelino Iglesias es porfía de besugo o empeño de pulpo, al que no le basta meter la pata: necesita hundir en el fango marino media docena de pseudópodos”. Todo viene porque Iglesias ha hablado del PP y la extrema derecha. Cuidadito, cuidadito, que aquí no hay nadie de la extrema derecha, o de la derecha extrema, como ya hemos visto antes. Y si la hubiera estaría, como todo el mundo sabe, en el PSOE. Losantos: “Si con algo se asoció a la extrema derecha en la Transición -que es cuando existió- fue con los aparatos policiales desmandados y violentos, abonados a la ilegalidad. Y nadie los ha cuidado tanto como el PSOE del Faisán. Desde el GAL, o sea, prácticamente desde su llegada al poder en 1982, los sociatas se han identificado de forma obscena e innecesaria con las alcantarillas o cloacas del Estado. Y entre la extrema derecha y la extrema cloaca, llegado mayo, hay que evitar el mal olor”.  Pues estamos listos si demuesttran que no hay extrema derecha en España. ¿Ya no puedo decir entonces que Federico Jiménez Losantos es de extrema derecha? ¿Dónde, pues, lo pongo?

Les veo un poco tristes. ¿Quizá porque hoy no hemos insultado a Rubalcaba cómo se merece? Pues ni un segundo más les quiero ver con esa cara de ajo pocho, que aquí les dejo con nuestro asiduo Juan Morote, de Libertad Digital: “Cuando alguien, sea quien sea, y prescindiendo del motivo, se ve acorralado, sale lo que de verdad lleva dentro (…) Y de esta guisa ha salido hoy el liberticida Rubalcaba, señor de Sitel, amo del CNI, barón de la gendarmería y marqués de lo que no sabemos. Lo que sí hemos conocido es que cuando está pinzado, como ahora entre Troitiño y el Faisán, le sale la vena intransigente, el más genuino de los ramalazos sociatas: ‘es intolerable que se critique la actuación de la Audiencia’, Alfredo dixit. Claro que a Rubalcaba le gustaría que literalmente fuese intolerable (…) De esta forma, podría perseguirnos al más puro estilo de Hugo Chávez”.

Que no les quiero ver así como apagados. Hombros arriba, mentón y pecho fuera, vista al frente.

Al menos, que nos arrasen en una posición digna.

Hay 176 Comentarios

Bueno, obviando lo obviable, pasemos a lo que nos trae Don José María y a lo que nos comenta Colirín.
 
Repitan: ex-tre-ma-de-re-cha
Mira, Colirín, la distancia ideológica entre la derecha y la izquierda (las de verdad, las democráticas, de las otras no hablo, no sé, no contesto) en España es de una proporcionalidad constante, ¿no te he contado ya lo de la teoría de la balsa? Resumo, si vemos la política como una balsa en la que navegamos todos los demócratas, cuanto más se vayan hacia la derecha unos, más a la izquierda se van otros para que la embarcación no zozobre. Lo mismo vale para el movimiento contrario. Y lo mismo vale para asegurar la estabilidad de la balsa si ambas partes se quedan cerca del centro.
 
¿Ejemplos? Miles. En clave nacionalista, por ejemplo, la excesiva tendencia hacia el nacionalismo español exhibida por el PP en su segunda legislatura, cuando gobernaba con mayoría absoluta y se olvidó de que hablaba catalán en la intimidad, generó un ascenso sin precedentes del BNG, de ERC y la aparición del Plan Ibarretxe (lo que de forma indirecta, generó una medida de lo que se denomina habitualmente Alta Política y que tan poco nos gustan a los demócratas convencidos como la legalización del PCTV para evitar males mayores)
 
Otra cosa, no debería extrañarte que haya más extrema izquierda que extrema derecha 'declarada'. Si incluso al principal partido de la derecha democrática de este país le cuesta tanto admitir que son de derechas como para incluir en su definición ideológica el término 'centro reformista', ¿cómo va a osar nadie considerarse de extrema derecha? Es más, si lo que dice habitualmente Aznar, Mayor Oreja, Pons, Cospedal (incluido el papelón de ayer y posteriores argumentaciones del aparato en TVE), etc, es el centro reformista, si estoy a la derecha de estos, ¿dónde me quedo? En la derecha porque ellos son el centro.
 
Otra más, mientras ese mismo 'centro' del que te hablo declaraba, no hace tanto, por boca del fundador del partido "a mi derecha, nadie", el PSOE trataba y trata de representar los valores de la Izquierda pura.
Si un partido que se considera de izquierdas es capaz de acometer reformas como las privatizaciones y el contrato basura de Felipe o reformas como la de la edad de jubilación o la del crédito 'masivo' a los bancos de ZP, ¿no crees que hay gente que se puede considerar más a la izquierda de este partido? Si el PSOE es la Izquierda y yo estoy más a la izquierda, ¿qué me puedo considerar? Pues extrema izquierda, no hay otra.
 
Todo esto, sin desestimar la otra analogía que se me viene a la cabeza, la de la Bandera Española. Ésta, que tampoco es mía, está más pillada por los pelos y es, ¿cómo decirlo?, más panfletera. Pero te la voy a explicar porque algo de razón tiene, ya me dirás qué te parece.
 
De donde viene esta analogía, a los que según vosotros (aunque no fue exactamente así) el Pitufo (según la lider-esa) les llamó 'tontosloscoj****', es decir, a los trabajadores que votan a la derecha, se les asimila con los obreros 'amarillos' que no eran sino los esquiroles que trabajaban en lugar de los que estaban en huelga. No que no hacían huelga, no, sino los que trabajaban en el puesto de los que sí hacían huelga.
 
A los trabajadores que votan izquierda, se les considera, obviamente, rojos.
 
Vale, pues hechas las presentaciones, la alegoría a la bandera 'patria' es la siguiente: Los trabajadores de un país, por su número, son los que deciden quién gobierna y quién no con sus votos, ya que los 'ricos empresarios' son minoría.
 
Según esta alegoría, la realidad española está pues dividida entre los del 'bando' rojo y los del 'bando' amarillo (o gualda que igual da). Los del bando rojo son mayoría, pero están divididos, mientras que los del bando amarillo, a pesar de ser menos, están todos juntos en un mismo partido el PP.
 
Esta analogía les permiten lanzar consignas del tipo 'somos más, somos mejores, ¿por qué no nos unimos?' y tal y cual. Yo la traigo porque, si admitimos esta división social (obviando los términos peyorativos), también me sirve para mi fin, que es demostrarte que la derecha es tan de derechas (no más) como de izquierdas pueda ser la izquierda y que si los datos de los que se consideran de extrema izquierda son mayores es porque el partido importante del centroizquierda se considera de izquierdas, mientras que el partido de derechas (yo al menos, no le veo el centro por ninguna parte, sólo medidas aisladas y cuando gobiernan) se considera centro.
 
En realidad de lo que habla hoy José María es de la derechización de la derecha, es decir, que el discurso de la derecha se está alejando de las 'posturas' argumentales del centro derecha para hacer un guiño a esa derecha de derechas que también el PP acoje en su seno, además de la ambigüedad lingüística con la que se define la derecha, pero como me extendido más de la cuenta ya lo retomaré más adelante.

No recuerdo que se haya hablado de ello aquí, porque tengo la cabeza como un bombo de tanto leer. Me refiero al rifirrafe entre Ana Pastor, brillante periodísta, y la señora Cospedal, que, si no fuera por la cara de granito que tiene, podría resultar una agradable portavoz. Fue en los desayunos de TVE de ayer. Bueno, pues la señora Cospedal vino a poner en duda la imparcialidad de TVE y Ana le replicó que es un orgullo para los periodistas de TVE trabajar "en esta etapa de libertad". (Me está dando vergüenza hablar de esto cuando seguramente están todos ustedes enterados de la noticia) Bueno, pues alguien vino a decir que doña Cospedal "echa de menos los tiempos de Urdaci, la deuda y la manipulación". Yo no vi el programa, pero he leído la reseña que se hace en El País de hoy, en su página 53.
.
A lo que iba, que hay que tenerla, como la tiene nuestra dama, de granito para preferir la TVE de entonces porque ésta, la actual, no es imparcial. Y, al parecer, se quedó impertérrita (que no sé si se dice así).

Señor Catavenenos: ¿No se siente un poco ávergonzado, aunque sólo sea un poco, por las soflamas guerrilleras que le dirigió usted al entrenador del Real Madrid estos días? Con harto dolor de mi corazón se lo digo: ha copiado usted estilo de ésos a quien tan donosa como justificadamente critica cada día.

CURRANTE, pues anda que yo. Pasé hace poco por tu tierra y pese a que con las prisas la gente con la iba me miraba como si me hubiera vuelto majara, tanto me empeñé, que si es un capricho, que si me ha dado por ahí, en fin, que al final conseguí que pararamos en un bar y en tu honor ¡¡me desayuné un café con churros!!. jeje, no se como me aguantan.
Nómada Jaime, no te pongas mimosón :-)

¡Nómada Jaime | 27/04/2011 17:45:55, bienvenido de nuevo, ¿como estás?, me alegro de leerte de nuevo!!!!,
Ea yastá.

“Además de una ruina, el PSOE es un muermo. Por lo común no es tan aburrido como el PP, que con Rajoy alcanza dimensiones olímpicas dentro del género opiáceo, pero en campaña electoral los sociatas se abonan al pestiño con porfía de mula” Losantos dixit.
¡¡Pero hombre de Dios, decir que el PP es aburrido!!
Si no hay día que pase que no nos den una nueva lección de cinismo, o de "derecho para mi bolsillo", o de "los demás son los malos yo no he hecho nada", o de ruedas de prensa sin preguntas, o de "ayer dije esto y hoy digo lo otro".
Aburrido no, mas bien patético.

Por cierto es impresión mía o desde que me cambié el nick no me hacéis ni puñetero caso? (Es broooooma) :-P

Capiroba, he estado a punto de pedirte permiso para apuntarme al dominó, pero después lo he pensado mejor y me he contenido, mas que nada por el peligro de que cuando estemos jugando se nos siente enmedio de la mesa algún ignaciano y nos pegue la bronca por jugar tan mal, y además (¡que leches!) que yo juego fatal al dominó.

y usted de donde es?
de la extrema izquierda?
primer y ultimo comentario en este penoso blog

amorgar, calla, calla, a mí no me metas, no vayas a atraer sobre mi nick huracanes, tempestades y cataclismos ;-]
Por cierto, ahora que has vuelto de tus recaos, qué, ¿nos echamos un dominó?.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal