Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

01 jun 2011

¿El pepino y Rubalcaba? También

Por: José María Izquierdo

Pepinos en un invernadero de Almería (Foto: EFE)
Esto del pepino es que estaba tan tranquilo en una mata, vino no se sabe quién de Alemania y se lió. Pero la culpa, lo dicen Abc, El MundoLa Razón, etc., la tiene el Gobierno de Zapatero y si uno se fija bien, más concretamente Rubalcaba, conocido a partir de hoy como el asesino del pepino, que él solo se ha encargado de arruinar a toda la agricultura española. Dos días en el machito y, zas, todo el campo hispano hundido, postrado, despeñándose por el terraplén de la catástrofe… Les cuento, pura coincidencia, ya sé, lo que ayer denunciaba el PSOE en un tuit del partido, en el que contaba que había tenido acceso a un argumentario del PP que aleccionaba a sus muchachos de lo que había que decir. ¿Y escribir? Esto era lo que recomendaba el aparato de propaganda de Génova en un papelín que se titulaba La debilidad del gobierno socialista deja a los agricultores indefensos en la crisis de los pepinos”.  Ahí van algunas frases: “La irresponsabilidad del gobierno socialista nos ha situado en una posición de debilidad en Europa” o “el gobierno socialista vuelve a llegar tarde y mal a defender los intereses españoles”.

¿Por qué me habré acordado de este argumentario al leer a nuestros airosos chicos de la fiel infantería?

Tiene unas cosas de sorprendentes el magín de los humanos…

La Razón nos trae una gran primicia: “El juez Ruz procesará a los policías imputados en el caso ‘Faisán’”. Dice que “se trata del ex director de la Policía, García Hidalgo; el jefe superior del País Vasco, Pamiés; y el comisario Ballesteros”; “Si se mantiene la acusación de colaborar con ETA los juzgará un tribunal presidido por el juez que liberó a Troitiño”, y por último, “Rubalcaba confía en que el caso ‘estalle’ después de las elecciones y que no enturbie su campaña”. Importante y palpitante asunto éste que La Razón nos brinda en un brillante trabajo ante el que no cabe más que rendirse. Así que ante la magnitud de la exclusiva, ustedes me permitirán que me demore en ella. Que menuda noticia es. Y precisamente ahora, cuando Alfredo Pérez Rubalcaba ha sido etc., etc. Vamos pues a una lectura sosegada de la información.

Señala La Razón en su portada que la información va en la página 18 del diario y cubre también la 19. Y uno, ávido de apurar la primicia, se sumerge en la lectura. Primer párrafo: “El ‘caso Faisán’ (…) entra en un momento decisivo. A la espera de resolver algunos de las defensas y práctica de determinadas diligencias, la instrucción de la causa por el juez Pablo Ruz no puede, al menos en teoría, demorarse mucho tiempo más”. Pero, cómo, ¿no está ya cerrada del todo, cómo indica el titular de primera página? La cosa sorprende un poco, que no encontramos el meollo de la información tan anunciado en el titular. Segundo párrafo: “Al tramitarse por el procedimiento de sumario, sólo puede concluir con auto de procesamiento o sin procesamiento, pero sin que el juez pueda acordar el sobreseimiento, ya que este -tanto si es libre como provisional- sólo puede acordarlo la Sala de enjuiciamiento. En este sentido, todas las fuentes jurídicas consultadas coincidieron en señalar que la instrucción acabará con el procesamiento de los tres imputados”. Relean el final del párrafo, porque esto es todo lo que van a encontrar en la página que se parezca a algo así como una justificación del titular. ¿"Fuentes jurídicas consultadas", de las que ningún nombre sabemos, claro, “coincidieron en señalar que la instrucción acabará” es igual que “El juez procesará a los policías”? ¿Pero qué tipo de periodismo es éste que convierte un deseo, por muy ferviente que sea, en noticia de primera página ¿En qué Escuela, Facultad o Máster adquirió Francisco Marhuenda conceptos de ética periodística? ¿O quizá es que los perdió a su paso por los múltiples gabinetes de prensa del multiministro Mariano Rajoy? Conste que no tengo ni idea de qué hará el juez Ruz y ni si procesará o dejará de procesar a los policías. Pero La Razón, tampoco. Aunque abra el periódico con ello. Que ya es tela.

El editorial grande va dedicado al pepino, que se le atraganta a “una irresponsable ministra alemana”, pero ya que pasábamos por allí nunca sobra un sopapo al Gobierno: “La crisis del pepino ha puesto de manifiesto la falta de pulso del Gobierno y su insuficiente peso en la UE”, primero, para llegar al final a aquello de “la falta de diligencia del Gobierno”. Español, claro. ¡Ah, esa gaviota mensajera! Se esmera también en los pequeños editoriales, que siempre conviene saber con quién nos jugamos los cuartos: “Acierto de la CEOE al vetar una falsa reforma”, dice uno, que ya es ver con buenos ojos la última maniobra de la patronal, y “El debate artificial de una izquierda perdida”. ¿Y de qué va este suelto cuyo título parece sacado del Arriba de los años cincuenta? Pues lean: “El escandalillo montado por la izquierda radical a propósito del Diccionario Biográfico de la Academia de la Historia es un mero artificio de una izquierda que ha sido barrida en las urnas y cuya propuesta de futuro más seductora acampa en la Puerta del Sol. Incapaz de mejorar el futuro, esta izquierda se apoya en los muertos y se refugia en un pasado mitificado”. Tan conforme está con lo que se dice de Franco en el citado Diccionario que hasta gran entrevista nos ofrece con Luis Suárez, el eminente autor de la entrada. Incluso hay artículo de Cefas: “Durante muchos años, demasiados, hemos sufrido la versión manipulada y politizada de la historia escrita por la izquierda. Los historiadores marxistas se erigieron en los ‘sumos sacerdotes’ de la verdad. Ellos decidían lo que era o no políticamente correcto a la vez que ocupaban con total desfachatez las cátedras y titularidades en la universidad con profesores con tesis doctorales y libros de escasa calidad (…) Hay que felicitar a la Academia de la Historia por la extraordinaria aportación de su diccionario, que ha generado una polémica tan artificial como inconsistente. Los ataques contra el académico Luis Suárez, uno de los más grandes historiadores, son una indignidad. Suárez es un genial medievalista así como un auténtico experto en la España contemporánea. El problema es que la verdad molesta tanto a los historiadores de origen marxista como a algunos políticos de izquierdas”. Me van a permitir que a partir de hoy, y cuando me peta, que también a un servidor de ustedes le petan cosas, llamaré franquista a La Razón. Más ajustado a la verdad que lo del juez Ruz ya es. ¿O no?

Y Alfonso Ussía dedica hoy su columna a Bildu, que no es que haya pasado algo especial, no, es que desde el día 22 hasta hoy ha estado muy ocupado con otras cosas. Prisa tampoco hay. Hoy habla de la difícil situación, y lo es, sin duda, del concejal del PP Carlos García, de Elorrio: “Las serpientes han matado a mil inocentes y volverán a hacerlo cuando les llegue el dinero de los municipios y las diputaciones. De ser justos, que no lo son, los seis magistrados del Tribunal Constitucional que han abierto las cajas de las víboras enroscadas en el hacha, harían bien en prescindir cada uno de un escolta y encomendarles la seguridad de Carlos García. Aquí en Madrid, y después del favor concedido, ellos no necesitan que los cuiden”. La indignidad la remata así Ussía: “De ello se encargan sus favorecidos”. ¿Suficientemente repugnante?

Pero El Mundo tampoco va a perder la oportunidad de atizarle al Gobierno, que como el payaso tonto, para eso está en la pista: “El campo culpa al Gobierno por la gestión de la crisis del pepino”. Y editorial: “Los pepinos y la incapacidad del Gobierno”, que ya da alguna información. Pero nada me cuesta, excepto trabajo, y eso qué es, contarle algunos de sus argumentos. Por ejemplo: “Pero si hay razones para estar enojados con Alemania y con la UE, con más motivo hay que criticar la incapacidad del Gobierno. Así lo hicieron ayer los agricultores, que le acusaron de haber actuado tarde y de forma poco ‘contundente’, y exigieron la implicación de Zapatero”. Más: “Los datos son incontestables. Faltaron reflejos, nunca se calibró el alcance del problema y las protestas oficiales no sirvieron para que Alemania moviera un dedo. Al final ha quedado en evidencia el escaso peso de España en la UE”. ¿Les suena?

Pero la cosa la utiliza con suma diligencia Pedro José Ramírez Codina, siempre atento a acariciarle la cara a Rubalcaba: “Lo lógico es que el vicepresidente político hubiera creado de inmediato una célula de crisis en La Moncloa -como solía hacer De la Vega- para coordinar las acciones de los departamentos implicados, incluido el de Exteriores. Sin embargo, nada de eso se hizo. Rubalcaba estaba más ocupado en su candidatura del PSOE. Mientras la crisis del pepino crecía, las ministras Trinidad Jiménez y Pajín le aplaudían en el Comité Federal. Estamos así ante la primera demostración de cómo la pretensión de Rubalcaba de compatibilizar las tareas del Gobierno y del partido ha creado un gravísimo perjuicio al país. Y lo que es el colmo es que, casi una semana después, cuando Alemania ha retirado la acusación contra nuestras hortalizas y el problema entra, por sí solo, en vías de solución, Rubalcaba viaje a Almería para reunirse con los agricultores”. Si te mueves porque te mueves, si te estás quieto porque te estás quieto.

Aunque lo mejor lo apunta Jiménez Losantos en su columna: “Los agricultores españoles están comprobando desde hace dos semanas lo cara que puede resultar una estricta gobernanta alemana, la Groasen Deustchland, aunque estoy convencido de que nunca les habrían hecho lo mismo a los feroces agricultores franceses y de que con Aznar en La Moncloa y Loyola de Palacio en Bruselas jamás habrían empezado a cantarnos el himno del pepino”. En fin…

¿Distinto en Abc? “La parálisis del Gobierno provoca que el sector hortofrutícola español sufra un injusto castigo durante cinco días…”, en primera página, mientras el editorial centra el asunto: “Los pepinos y el desgobierno”. Español, insisto, no alemán. ¿Se acuerdan de Jeremías, el que tanto se lamentaba? Algún párrafo del editorial: “España es el primer exportador mundial de pepinos y de otras frutas y hortalizas, de manera que no es lícito poner en duda -con notable ligereza- la calidad de unos productos acreditados desde hace mucho tiempo. Por eso, el propio Rodríguez Zapatero tendría que haber intervenido al más alto nivel para frenar una campaña que, según reconocen ya desde Hamburgo, carece de bases científicas. Aunque sea particularmente grave, esta crisis es solamente un ejemplo de las consecuencias lamentables para el interés público del desgobierno por la falta de impulso de un Ejecutivo políticamente agotado”. Que ya hay que tener cara dura para invocar ahora a Zapatero cuando llevamos días diciendo que no pinta absolutamente nada.

De pepinos –y tomates- escribe también, y cómo, José Antonio Martínez Abarca en Libertad Digital. "Por eso el temor a los pepinos se ha extendido a cualquier cosa procedente de nuestro país... cuando se deja entrar a Europa, en ventajosísimas condiciones, el harto más sospechoso tomate marroquí, cuyo mayor control higiénico debe ser algún miembro del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate que los va limpiando uno a uno con la barba". El moro, guarro.

Pero puestos a hablar de la hortaliza pepiniforme, Antonio Burgos es quien lo hace con mayor donosura, que ya sabemos qué elegancia y sentido del humor imprime a todas sus cosas uno de nuestros cornetas favoritos. Juzguen ustedes. Por si no me creen: “La verdad es que se puede comer pepino para demostrar a los alemanes que no matan, como Fraga se bañó en Palomares tras la bomba, pero la consejera de Agricultura de Andalucía es que devoraba el pepino, qué ansia comiéndose el pepino, con lo feo que suena eso, Dios mío de mi alma…”.

Tiene escrito este catavenenos en algún sitio que es cierto que Antonio Burgos tiene una gracia que no se puede aguantar.

Literalmente.

Hay 108 Comentarios

CEOE: SINDICATO DEL PP. ¡PERO ESTE “SINDICATO” SÍ ES “WAY”! NO LOS “PESEBREROS”, AUNQUE TAMBIÉN RECONOCIDOS POR LA CONSTITUCIÓN DE 1978.

“Acierto de la CEOE al vetar una falsa reforma”. Si no hay acuerdo sobre negociación colectiva, ya sabemos de quién es la culpa. Jamás de los que llamaron “cojonuda” a la condesa Aguirre, y que cualquier regulación gubernamental la tachan de intervención ilegítima en la “sociedad de mercado libre”. Como no tienen vergüenza, ya han olvidado qué ideología nos ha traído la peor crisis desde 1929. Es igual, ellos siempre actúan con su “libre conciencia”, que, además, su iglesia les perdona.

La incompetencia del Gobierno sobre la crisis del pepino (aquí su Merkel ha estado genial, ¿no?)
Ay, ministra Pajín, como subas el 100% las cajetillas del tabaco, la que te va a caer, aunque salves más de 3000 vidas al año y ahorres en Sanidad el gasto de 60.000 enfermos crónicos.

Una sugerencia para los “trompetas”: que a partir de ahora nos llamen a los “progres” MASOCAS, ANARCOIDES, CAMICAZES, etc., por tomar medidas impopulares que sólo benefician al INTERÉS GENERAL y perjudican al electorado de izquierdas, especialmente al PSOE.

´pijines de la izquierda | 01/06/2011 12:09:46

Ya llevas varios días entrando a decir paridas de resentido. Te reconozco porque siempre esta tu nick mutante en azul con una URL vacia como http://./.
 
Cada cual se gasta el dinero que ha ganado honradamente en lo que quiere. Me parece que tu eres de esos comunistas que cuando no tienen critican hasta el mas pequeño lujo en los demás, pero que en cuanto están situados son de derechas de toda la vida.

Mientras los gobiernos de España y Andalucía se entretienen en luchas de partido, dejan que también se derrumbe uno de los sectores exportadores que no iban del todo mal y que no sabemos cuándo se va a recuperar de la difamación por parte de una ministra hamburguesa del partido socialdemócrata. Y es que hay que ver qué facha soy por decirlo.

Publicado por: mfs | 01/06/2011 10:02:02
Yo también he tenido que leerlo un par de veces y aún no me lo creo...
No me creo que este país pueda ir a ningún sitio mientras haya gente que diga esta y otras clases de mentiras con toda impunidad y no pase nada, más allá de que hayan un par de protestas más o menos "enérgicas", en vez de llevar a toda esta gentuza a los tribunales y hacerles responder por ello. Pero claro, con los jueces que tenemos (o al menos, una parte de ellos) que se puede esperar...con un poco de mala suerte igual te empapelan a tí y encima se ríen en tu cara.
Me parece que fué ayer, que el amigo Branco desde Portugal comentaba algo acerca de cómo algo así también sucede allí en relación al trato que recibe el gobierno por parte de la oposición, hasta que el presidente ha empezado a utilizar el mismo "lenguaje" que ellos y parece que los van poniendo en su sitio.
El psoe se lo tiene que hacer mirar y nosotros, en general, también. Estamos siendo demasiado permisivos en temas cómo estos y estos fascinerosos de siempre se ríen en nuestra cara a plena luz del día alegando la sempiterna libertad de expresión para "re-lavarnos" el cerebro, o al menos, intentarlo.
¡Que asco de gente!

Publicado por: ´pijines de la izquierda | 01/06/2011 12:09:46
-
La falacia de suponer que los sociaoldemócratas estamos en contra de que la gente gane dinero y que por tanto todo aquel que no vote al PP y tenga para comprarse algo mejor que pan y chopped es un hipócrita debe de tener un nombre ¿verdad? Así a bote pronto diría que es la del hombre de paja pero no sé si habrá otra aún más ajustada.

Hola Don José María. Aquí G.A.N. de A. y S.,el Consideraciones. Iba a decir algo del asunto de los pepinos, que yo es decir pepino y enseguida me imagino una ensalada de lo más variopinta cuando me ha saltado a la cara esa muestra de la profesionalidad, la imparcialidad y el buen hacer de algunos de nuestros historiadores. Y me he quedado como en trance con el café y el cognac que me acababa de traer Rodolfo. Y le he dicho,¿a ti que te parece?, y el me ha dicho, ¡si yo pudiera!, y yo le he dicho, ¡tu puedes!, y entonces se ha puesto a largar. Transcribo.
Las reales academias de este país tienen la fama que se merecen porque desde siempre se han dedicado a su labor investigadora y educativa desde el más estricto de los mangoneos y los amiguismos. Sé que en las academias hay miembros honorables y sabios que hacen lo que pueden y más para que su trabajo tenga provecho para las personas estudiosas y dedicadas a cada una de las disciplinas que representan. Lo sé y me congratulo. Pero desde siempre los escándalos en los que se ven inmersas han sido muy relevantes, no porque seamos proclives al critiqueo y el quítate que me pongo yo, aunque ese yo sea un cretino redomado, que la sapiencia en este país tiene el valor de una anécdota, que lo somos, si no porque los escándalos son de órdago y muy señor mío.
Este de ahora del diccionario biográfico de la real academia de la historia es incalificable, vergonzoso y humillante para todos los españoles y especialmente para todos los que se dedican a la historia con entrega y profesionalidad. Desde todos los estamentos públicos de este país y especialmente desde aquellos que tienen que ver con la docencia deberían exigirse no sólo rectificaciones si no disculpas por el intento de escarnio y engaño por un grupillo de resentidos, ignorantes y tergiversadores de la más evidente historia de nuestro país. Da asco ver como es tratada la figura de Franco, con cariño y comprensión, después de todas las pruebas que hay de lo que fue su régimen y la contundencia en la condena a Santiago Carrillo por unos hechos sobre los cuales no hay ni la centésima cantidad de pruebas que en el caso de las injusticias y los crímenes de Franco. Me cago en los muertos de todos los académicos inútiles.
Aquí dejo de transcribir y le llamo la atención. ¡Esto no son maneras Rodolfo!. ¡Has de rectificar!. Me dice, ¡bueno, vale!. Le digo,¡a ver!. El dice.¡me meo directamente en los académicos inútiles y tendencioso!. Le digo, ¿seguro?. Me dice, ¡isimo!. Lo siento por mi conocido, que no amigo, Don Luis María Ansón. Aunque bien pensado igual él no entra en el gremio de los académicos falsarios y tergiversadores más ignorantes que decentes que desde que deje de asistir a los concursos de mises debido a la perdida de baba no le sigo.
Y dime Rodolfo como es que sin tener el graduado escolar eres capaz de armar estas diatribas contra los estafadores. Se enfada,¿graduado escolar?, perdone Don G.A.N., no se atreve a llamarme Consideraciones a la cara, pero yo soy ingeniero de telecomunicaciones y en mis ratos libres estudie Filología Hispánica. Le digo, ¿y estás de camarero?. Me dice,¡a ver!. Le digo, ¡es que en mis tiempos los camareros eran los que no estudiaban!. Me dice,¿y dónde están esos tiempos, que los quiero ver yo?.
Después hemos estado platicando de cosas ya menos trascendentes y hemos decidido que no estaría mal meterle a los académicos falsarios e ignorantes unos cuantos pepinos por el culo, que hemos visto por la tele que tiene el tamaño necesario para llegarles al cerebro, a ver si se arregla algo.
Y que si hay alguien sospechoso de sabotear esto de los pepinos que seguro que no es Alberto de Mónaco que anda más que liado con su pepino pero que sí es posible que sea culpa de Mohamed VI que tiene toda una red de espías por los invernaderos españoles, y que probablemente Don Alberto Pérez Rubalcaba no tenga nada que ver con el asunto, nos parece aunque no aseguramos nada.
También le he dicho que si de vez en cuando quiere entrar en la tertulia que no habrá problema pero que tendrá que ser más respetuoso. Que si alguien es presentado en cualquier lugar por Don G.A.N. de A. y S., ese alguien tiene que mesurarse y estar a la altura de lo que viene a ser más o menos un metro ochenta. Que hoy ha estado un poco bajo y rastrero. Así se lo he dicho. Tal cual. Ha recogido y se ha ido sin contestarme.¡Que juventud!.
Llaman a la puerta.¿Qué se habrá olvidado?.
Hasta mañana, Don José María y tertulianos. Si comen ensaladas díganle a la cocinera que no ponga pepinos hasta más ver. Si es que tienen cocinera, que algunos de ustedes aunque plebeyos seguro que tienen buenas rentas. Si no de qué todo el día en el casino.

sr. izquierdo, en realidad es derecho pero en fín , dígame , en su casa el servicio lleva uniforme? me encantaría saber cuánto pagan y en que condiciones están en las casas de pedrojotas, gabilondos, anasosas, casa de los príncipes de asturias, bono y sobre todo cómo es el diseño del uniforme del servizio de la mansión de pedrojota y agatita ruiz de la prada?

Acabarán diciendo que la Guerra Civil la perdió Franco, porque la contienda se prolongó hasta la Gran Victoria Popular de 2012, con el ínterin del Gobierno en el exilio (en la Azores y en un racho texano) del gran estadista José María Aznar...

Vota PSOE. Por el pleno empleo. Motivos para creer.

Se me ocurren infinidad de chistes sobre el pepino, pero leerse lo que dicen esos paletos sobre la hortaliza....
Usted que es un santo; esto es una culebrilla de verano hombre, lo verdaderamente importante suele estar casi siempre en otra parte. Islas Caimaaan...y sitios así..

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal