Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

21 dic 2011

Disfruten, disfruten, es su día...

Por: José María Izquierdo

Felicitaciones¿Les parece a ustedes que este catavenenos ha sido un desconsiderado con Mariano Rajoy y sus mariachis mediáticos? ¿Poco atento a sus bondades y excesivo en la exigencia? He releído el blog de ayer y quizá tengan razón. Así que hoy voy a cambiar el chip, que éste va a ser un gran día para Rajoy y es lógico y natural que quienes tanta vida han dado por él –incluso los que ni siquiera dieron no ya la vida, es que ni un chavo, como ustedes han comprobado en este blog- es lógico que celebren la buena nueva. Seamos justos, pues, si ustedes me lo perdonan por un día, que no es esa mi mejor cara, y limitémonos a reproducir halagos, lisonjas y arrumacos. Que hay algunos, ya verán, que dan un poquito de grima. Pero es que son así. Qué le vamos a hacer.

Cuando menos, hoy sabremos los ministros. Y les cuento alguna interioridad de este blog.


LarazonTal que La Razón. A ver, por orden. Primera página: “Confianza en el presidente”. “Los mercados: el Tesoro coloca más deuda de lo previsto y paga la mitad que en noviembre por Letras a 3 y 6 meses". (Da un cuadrito, aunque sin texto, en el que se ve que la Bolsa subió también ayer –gran éxito de Rajoy- un 2,44%. No les diremos que lo hizo menos que París, Londres, Fráncfort o Milán). Y lleva encuesta exprés de NC Report, que si sabemos cómo son las sosegadas, ya me dirán de las hechas con prisas: “Un 70,8% aplaude su actitud dialogante”, y “Más de la mitad valora positivamente las medidas anticrisis anunciadas”. Ese más de la mitad es que es un 51,6%, que para ser así como el amigo que viene todos los domingos a casa a jugar al pádel es un porcentaje para echarse a temblar. En cualquier caso, qué ganas de gastar dinero, la verdad, porque en La Razón deberían acordarse de que es el mismo Rajoy que ganó las elecciones el 20-N con mayoría absoluta. ¿Para qué, entonces, estas fastuosas encuestas?

Editorial: “Rajoy, presidente”, que es un título así como de que ahora sí se lo creen. Pues todavía no lo es, que no ha jurado, y lo mismo mañana llega a la Zarzuela, se enfurruña con el portero por un mal gesto y se vuelve a casa sin jurar. Pero bueno, demos por hecho que sí, que jura. Bien. Dos apuntes: “ETA se enteró en el Congreso de que el nuevo Gobierno aplicará la Ley hasta su derrota”. Y el otro: “Con el presidente Rajoy arranca el cambio imprescindible y una etapa de sacrificios y exigencias, pero también de certidumbres, de confianza y de esperanza, de la que ayer tuvimos un primer síntoma en la respuesta de los mercados y en la prima de riesgo. España tiene por delante años difíciles, pero Rajoy ha trazado el rumbo correcto para conducir al país a la regeneración que demanda”. Lo dicho: es su día.

Les dije ayer que hoy nos visitaría Alfonso Ussía. Sin prisas. Y aquí le tienen. “La elegancia”, se llama su columna referida, claro está, a Rajoy. Primer párrafo, y basta, que una cosa es ser bueno y otra excesivo en el unte. Atentos al arranque. Sublime: “De todas las virtudes demostradas por Mariano Rajoy en el Debate de Investidura, destacaría la elegancia. Ha sido contundente, efectivo, sincero y un dominador seguro del tinglado. Nos ha anunciado tiempos difíciles pero no ha considerado conveniente asustarnos en demasía. Ha lidiado al toro con maestría rondeña o sevillana sin estirarse excesivamente. No le ha hecho falta. Ha hablado a los españoles, no a los ciudadanos, y las tres sílabas odiadas por el retroprogresismo que conforman no sólo una bellísima voz sino un sentimiento casi común, España, no se ha caído de su boca. La verdad es que pareció, por la naturalidad, que Rajoy lleva gobernando algunos meses”. Gobernando, no, pero entrenándose…

AbcAbc: “Rajoy, presidente”. Y les ha parecido soberbia la frase dedicada a Amaiur, también destacada por La Razón, que reprodducen en primera: “Ni yo ni los españoles les debemos absolutamente nada”. Que no está mal, no, pero hombre, que tampoco es para tanto… Editorial: “Rajoy se gana la confianza”. Sumario: “Si Rajoy cumple sus compromisos –y no hay motivos para dudar de que lo haga-, al final de su mandato habrá pocas cosas que se parezcan a las actuales en el funcionamiento del Estado”. Y claro, dicho así, da como un repelús, que se acentúa con este párrafo: “Poco o nada del sistema social y económico quedará sin tocar en este nuevo mandato. Ni el sistema financiero, ni el mercado laboral, ni la solvencia del Estado de bienestar. Rajoy se ha manifestado sobre estos aspectos como un político pragmático, sin estridencias y sin condescendencias. Pero también ha exhibido la ideología reformista que caracteriza al PP desde su refundación en 1989, manifestada en una política de cambios sin rupturas, de avances sin convulsiones. La crisis ha desvelado el peligro de mantener los tabúes que han impedido a este país adaptarse a tiempo a las circunstancias. Y este propósito reformista debe entrar de lleno, además, en la educación, la Justicia, la regeneración democrática y la lucha contra la corrupción”. ¿También a ustedes les recorre la espalda un hilillo de sudor no ya frío, no, helado?

Jaime González: “Nada más coronar la cima más alta de sus sueños, Mariano Rajoy debió de estallar por dentro. Tan lógica explosión de afectos sería una evidencia en cualquiera que acabara de ser investido presidente del Gobierno, pero en su afán de tomar distancia de sí mismo Mariano Rajoy parecía ayer uno de esos monjes tibetanos entregados al bhavana, como si buscara conocer la verdadera realidad y aumentar la sabiduría a través del cultivo de la mente. Mientras era aclamado por los suyos, se dejaba llevar por la calma (samatha) y la intuición (vipassana), los dos elementos claves de la meditación budista, hasta el punto elevar su pulcritud ascética por encima de su triunfo personal”. Tranquilos. Como el líder. Al bhavana. Gabriel Albiac se va de payasos, pero ni así. “Fin de circo” se titula su columna, pero éste es el sumario: “Épica, en tiempos como éstos, es sinónimo milimétrico de suicidio. Allá cada cual con el suyo”. Es que no hacemos carrera con él, que si no hay un cadáver purulento hay un suicidado. Martín Ferrand estira un poco más la alfombra, para que alcance al nuevo portavoz: “Alonso, como les exigía Napoleón a sus soldados, lleva en las mochila el bastón de mariscal”. ¿Suficiente?

ElmundoA El Mundo. “Del talante a la ‘sensatez’”. Sumarios: “Rajoy promete gobernar desde el sentido común tras ser investido presidente con 187 votos”; “Frenó a Amaiur que le pidió nuevos ‘pasos’: ‘Yo a usted no le debo absolutamente nada’”. En un día normal les preguntaríamos, muy serios, que cómo se gobierna con sentido común. ¿Se rebaja el paro con sentido común? ¿Se baja la deuda exterior con sentido común? ¿Se juega al fútbol con sentido común? ¿Se escribe literatura con sentido común? ¿Se pintan cuadros con sentido común? Pero como es un día especial, ni pregunto ni nada. ¿Quieren indignarse un poquito, tal y como me ha pasado a mí? No hay problema: Federico Jiménez Losantos. Y esta comparación: “De hecho, la apropiación de la Administración de Justicia por parte de la casta política es la raíz de la división del Estado de Derecho español en 17 ‘diminutas ferocidades’, como llamó Miguel Hernández en las Nanas de la Cebolla a los dientes que le salían a su criatura mientras él moría en la cárcel”. ¿Por qué utiliza Losantos el nombre de Miguel Hernández en vano? ¿Qué tienen que ver una cosa y otra? Por favor, don Federico, aparte sus sucias manos de Miguel Hernández…

Editorial: “Rajoy culmina una difícil y larga travesía”. Dice El Mundo que esa epopeya “comenzó a finales de 2003 cuando Aznar decidió nombrarle su sucesor frente a Rodrigo Rato, que parecía entonces favorito”. Y de ahí nos vamos a 2008: “Rajoy volvió a perder en 2008, justo en el momento en el que comenzaba la crisis. Frustrado por esa derrota ante Zapatero, él mismo sugirió que tiraba la toalla desde el balcón de Génova la misma noche electoral. Pero decidió continuar contra el criterio de un sector de su partido y los barones del PP cerraron filas en torno a él en el Congreso de Valencia”. ¿Quizá aprovecha este párrafo Pedro José Ramírez Codina para explicar cuál era entonces su opinión sobre el gran líder que nos ocupa, e incluso pedirle alguna disculpa?  ¿Bastará con remitir al lector de este blog, por si no lo recuerda, a las entradas del 14 y 15 de noviembre? Hubiera sido elegante, pero claro, qué tontería… Como Santiago González, frente a las felicitaciones de su banca al líder: “No se había visto besahuevos semejante desde el final de la primera parte de El Padrino, cuando tras la muerte de Don Vito, todos los miembros de la familia acuden a ofrecer su respeto a Michael Corleone”. Una tontuna, la verdad, que no pasó más que en cualquier otra votación de investidura. Comedimiento es esto, que fíjense cómo celebran un gol contra la Ponferradina… ¿Y es obligatorio contarles lo que dice Salvador Sostres sobre Cataluña? Bueno, venga, el último párrafo: “El problema de Cataluña no es España, es Cataluña. Cada pueblo es lo que su gente está dispuesta a sacrificar y a luchar. Las agallas y el honor de los catalanes dan para una región moderniqui y arregladita, con folclore reivindicativo para las noches de copas y los fines de semana”. Él sabrá qué quiere decir. Y por mí no se preocupen, que no saberlo no me quita el sueño…

De Libertad Digital solo el editorial. “Ahora, la ilegalización”. Texto. “Confiemos en que el compromiso de Rajoy de dar ‘mayores garantías de independencia en lo que afecta al órgano de los jueces, como del Tribunal Constitucional’ permita, en un futuro lo más próximo posible, instar la ilegalización de quienes insisten en no condenar los crímenes de ETA y mantenerse como voceros de una organización terrorista que se niega a desaparecer. (…) De no dar esos pasos –pasos que Rajoy sí debe, no solo a sus votantes, sino a todos los españoles, empezando por las víctimas del terrorismo– deduciremos que sigue tan orgulloso de calificar de ‘buena noticia’ el chantajista comunicado de ETA como de decir que ‘no ha habido concesiones políticas’, tal y como también dijo en esa ocasión”.

Ya para terminar, también de Libertad Digital, esta noticia de nuestra gran conocida, la juez Coro Cillán (véase la entrada del día 9 de este mes): “Fuentes del órgano de gobierno de los jueces han informado a Efe de la apertura del expediente disciplinario por la presunta comisión de tres faltas muy graves y una más de carácter grave en el ejercicio de sus funciones. Las mismas fuentes han señalado que la incoación del expediente a la magistrada tiene su origen en distintas decisiones adoptadas por ésta en relación con la administración judicial de la discoteca Moma, situada en la calle de José Abascal de Madrid”.

Nada, sólo por actualizar biografía.

Y conste que todos llevan también la plataforma de socialistas en la que están Carme Chacón, Josep Borrell, López Aguilar o Cristina Narbona. Pero el día iba a lo que iba. Tiempo habrá. Hoy estábamos a setas.

____________________

Ayer se produjeron algunas incidencias en los comentarios que ustedes, tan amablemente, tienen a bien enviar a este blog. Unos desaparecieron, otros sufrieron algún tipo de cortes. Bien. Era un bloqueador de palabras malsonantes. El problema se solucionó pronto y este blog se regirá por las mismas normas que hasta ahora.

Me atrevo a pedirles un margen de confianza. El Ojo Izquierdo nació en febrero de  2010 y excepto en muy contadas ocasiones que conocen bien los habituales, y que superaban el límite de cualquier raciocinio, he mantenido viva una absoluta libertad de expresión.

¿Me exigen explicaciones por una hora con una virulencia más propia del blog de Pío Moa?


Un poco de calma, bhavana, por favor. Solucionado el problema. Ya. Disculpas. Y gracias a todos.

Hay 192 Comentarios

Que el señorito izquierdo viva de sus escritos, tiene un enorme mérito.............de quien le paga.

Cuesta no imaginarse a 20 N con un embudo en la cabeza y creyendose napoleón leyendole esos manifiestos paranóicos.

Para Publicado por: E.C. | 21/12/2011 13:17:0


__ No te preocupes, te lo repetimos a ver qué es lo que no coges.


__ Por la lista de libros que citas, hablamos del mismo autor (Žižek).


__ Una cosa es la pose que adopta Žižek como estrella pop en ciertos círculos pseudointelectuales burgueses y otra sus acciones y decisiones políticas concretas, que exteriorizan su verdadera postura procapitalista.


__ Te hemos citado, como muestra, su defensa de las "intervenciones" de la OTAN y su apoyo a la construcción y consolidación del la Unión Europea capitalista.


__ Él sabe perfectamente en qué consiste el capitalismo, y por tanto sabe que el trabajador nunca podrá ser libre bajo el capitalismo, un sistema en el que ni siquiera tiene la condición de ser humano.


__ ¿No debemos entender que si Žižek, sabiendo lo que es el capitalismo, apoya expresamente las acciones del ejército regular del capitalismo y la construcción de una Europa capitalista, es procapitalista y consciente de ello?

Pepito: Cuando pase la media hora que tienes que estar de cara a la pared con las orejas de burro puestas, mira lo que dice la RAE sobre el verbo "inferir":
.
(Del lat. inferre, llevar a).
1. tr. Sacar una consecuencia o deducir algo de otra cosa. U. t. c. prnl.
2. tr. Llevar consigo, ocasionar, conducir a un resultado.
3. tr. Producir o causar ofensas, agravios, heridas, etc."
.
Te lo digo para que hagas el favor de volver a tu comentario de las 15:27:04 y medites sobre si has empleado bien o no el "infieren" que nos has colocado con tanto salero.

Almignon, si estamos de acuerdo incluso en el estupor que nos provoca ver a la masa obrera votando a la derecha... Perich definió perfectamente a los obreros de derechas. Aún así, sigo pensando que la única alternativa para el proletario concienciado era no votar

Publicado por: Castropol Newman | 21/12/2011 15:51:41

Ni es una arenga, ni pretende ser encendida, más bien todo lo contrario. Más bien es un "te lo dije" (no a ti, digo al votante medio pepero o a aquel que considerándose de izquierdas se quedó en casa o tiro su voto, esos de la Izquierda Exquisita de la que hablaba Tom Wolfe) ante las ordas de "devuélvameustélvoto" que se nos avecina de aquí a primavera y un "yo sigo estando en el mismo sitio" que espero no sea gratuito. Claro que lleva uno acumulado tantos "te lo dije" que...

Pepón el troll | 21/12/2011 15:27:04
-
Mira, lo que tienes que hacer es montar un negocio con esa idea. Te forrarías. Pídele a papa Mariano que te meta en la lista de los emprendedores chachis, montas una empresa de reeducar ex-progres que quieran medrar en la derecha y les sacas la pasta. Lo bueno es que ese tipo de trepas son tan lerdos que nunca iban a mejorar, y así tendrías éxito para años. A los demás progres déjanos tranquilos en nuestro lodazal, que es nuestro hábitat natural.

Pepito, mira que sois amigos de sacar a relucir a los familiares de las personas a las que deseais dar un repaso. Os parecéis a Antonio Burgos "el gracioso". Eso está muy feo, que lo sepas. Así que deja en paz a las hijas de Zapatero, que no te han hecho nada, ponte las orejas de burro, si es que no las llevas permanentemente puestas, y de cara a la pared media hora. ¡Vamos!

Publicado por: almigmon | 21/12/2011 14:24:13

Almignon, no quiero ser pedante ni hacerme el gracioso, pero tu encendida arenga recuerda al berrinche de una criatura que llama "malo" al adoquín con el que acaba de tropezar o al gato maula que juega con el misero ratón. Como os gusta tanto Kant, convendra recordar que la derecha entiende que esta la manera de hacer el bién: perpetuar los privilegios. Para eso los voto este pueblo imbecil (no es mio, lo decia Danton Pirulero, pero lo subscribo totalmente) y no sere yo el que quiera enmerdarle la plana a la naturaleza pretendiendo que el lobo habite con el cordero. está claro que la derecha nos va a colocar entre la espalda y la pared en este funeral de corpore en su punto.

EL MEJOR TRAFICANTE DE ARMAS ABANDONA LA MONCLOA
Antes de que usted comience a fortificar una agenda de contactos que le permita fortalecer su cuenta corriente le quiero hacer una proposición muy honesta, señor presidente del gobierno español. Le propongo que me acompañe a visitar algunos de los países en guerra o con conflictos internos o vecinales a los que su gobierno ha vendido armas en los últimos años, violando la ley de control de armas aprobada por el parlamento español en diciembre de 2007.

Incluso la invitación la hago extensible a su esposa y a sus dos hijas. Señor presidente,
quiero ver su cara cuando le explique a su familia las razones por las que se ha convertido en el mejor traficante de armas de la historia de la democracia española. Sobre todo quiero ver su cara y las caras de sus seres queridos en alguna de las ciudades libias destruidas, en algunos de los barrios colombianos repletos de desplazados por los combates o en el guetto de Gaza.

Eso sí, señor presidente, usted paga los gastos y yo no le cobro honorarios. Lo hago con la esperanza de que usted realice una especie de examen laico de conciencia y se pregunte si era necesario que triplicase la venta de armas españolas desde que llegó a la jefatura del gobierno, convirtiendo a nuestro triste y desamparado país en la sexta potencia mundial en exportaciones armamentísticas.

Perdone, quizá debería decir que estas ventas se han cuadriplicado, quintuplicado
o sextuplicado porque sus colaboradores del Ministerio de Industria, Comercio y
Turismo intentaron maquillar las cantidades vendidas en el año 2010. De esa
manera no quedaron contabilizados contratos pendientes con Brasil por 480
millones de euros, Noruega por 400 millones y Australia por 305 euros. Si se sumasen estos 1.585 millones de euros al total vendido y reconocido (1.128 millones de euros) estaríamos hablando de 2.713 millones de euros en 2010, es decir más de seis veces la
cantidad vendida en 2004, fecha en la que usted ganó las elecciones con un discurso
pacifista.
Durante todos estos años usted ha conseguido algo loable: que nadie le
preguntase por estas vergonzosas cantidades en las múltiples entrevistas
pactadas que le han hecho los periodistas de medios de comunicación amigos o
cercanos. Hubiese estado muy bien saber la opinión del más pacifista de los
gobernantes españoles sobre sus vinculaciones con la venta de armas.

Sólo el traductor Rafael Lafuente Blanco, de 29 años, le sacó los colores el 26 de enero de 2009 en el programa Tengo una pregunta para usted ante una audiencia de seis millones de televidentes. ¿Se acuerda, señor presidente, del comentario de aquel joven? “A mi me parece muy hipócrita que un gobierno que habla de derechos
humanos, de compromiso por la paz, de alianza de civilizaciones, se dedique a
vender guerra, muerte y destrucción”, le espetó y tuvo las agallas para recordarle que “es incongruente” que vayamos por el mundo publicitando un discurso pacifista y, al mismo tiempo, seamos una de las principales potencias armamentísticas del mundo.

Usted ha vendido armas a Libia, Egipto, Argelia, Marruecos, Túnez, Arabia Saudita,
Bahrein, Israel y otros países que violan sistemáticamente los derechos humanos. Su gobierno tuvo la desfachatez de revocar las dos últimas licencias en vigor de exportación de armas a Libia cuando sólo faltaba por ejecutar el 0,36% del contrato. Es decir, inundaron Libia de armas que el gobierno de Muamar el Gadafi utilizó contra sus ciudadanos y después volvieron a aparecer como los paladines de la no violencia.
Amnistía Internacional, Intermón Oxfam, Greenpeace y Fundació per la
Pau, cuatro organizaciones humanitarias no gubernamentales muy prestigiosas,
han presentado informes exhaustivos desde la entrada en vigor de la Ley de Comercio Exterior de Material de Defensa y Doble Uso (ley 53/2007) en diciembre de 2007 en los que se remarcan “las transferencias a destinos preocupantes sin que se conozcan los criterios que han permitido estas exportaciones, según lo establecido por la ley”

Esa ley afirma que no deben venderse armas “cuando existan indicios racionales de que puedan ser empleadas en acciones que perturben la paz, puedan exacerbar tensiones o conflictos latentes, puedan ser utilizados de manera contraria al respeto
debido y la dignidad inherente al ser humano, con fines de represión interna o
en situaciones de violación de derechos humanos, tengan como destino países con
evidencia de desvíos de materiales transferidos o puedan vulnerar los compromisos internacionales contraídos por España”.

En los últimos años su gobierno también ha mantenido estrechas relaciones con Kazajstán, Uzbekistán, Turkmenistán, Guinea Ecuatorial o Libia. Ministros de Asuntos
Exteriores como Miguel Ángel Moratinos han recorrido estos países, con grandes
reservas petrolíferas y de gas, firmando acuerdos bilaterales y elogiando a
regímenes y gobiernos que violan sistemáticamente los derechos humanos.

Creo que hubiese sido menos cínico nombrar ministro a Antonio Brufau, presidente Repsol, porque él ha sido el verdadero gestor de nuestra política exterior. Usted, baluarte del izquierdismo de salón, se ha dedicado a promocionar con descaro y proselitismo a gobiernos infectos que mantienen subyugados a sus ciudadanos.

Gobernantes como Teodoro Obiang, por recordar al más usurero de nuestros amiguetes africanos, utilizan el dinero de los contratos para seguir enriqueciéndose mientras en Guinea Ecuatorial mueren más niños antes de cumplir cinco años que en Afganistán, una país entre tinieblas bélicas desde hace tres décadas.

Hace unos meses felicité a la corporación municipal de Córdoba por bautizar dos plazas de la ciudad con los nombres de Julio Anguita Parrado y de José Couso. Les dije que con esta decisión habían honrado a sus familias y habían dignificado el mandato
electoral.

Qué diferencia de actitud si la comparamos con la de su gobierno, la fiscalía general del Estado o la fiscalía de la Audiencia Nacional. Entre bastidores, usted y algunos altos representantes políticos y judiciales, han luchado “con uñas y dientes para hacer desaparecer los cargos contra los tres militares”, implicados en la muerte de José Couso mientras mentían a sus familiares. Lo hemos leído en los papeles del Departamento de Estado de Estados Unidos filtrados por Wikileaks.

Usted queda moralmente desnudo, señor presidente, igual que su ex vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, sus ex ministros de Justicia, Juan Fernández López Aguilar y de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido y el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza.

Todos ustedes conspiraron para sepultar el caso Couso bajo un manto de silencio. Se me ocurren palabras muy duras para denominar estos comportamientos. Pero la sobriedad sólo me permite llamarles cobardes. Eso sí, COBARDES con mayúsculas.

Señor presidente, su barco electoral se ha hundido y, como suele ocurrir, hace tiempo que algunas ratas saltaron antes de ahogarse. No pertenezco a ese grupúsculo que le critica ahora que ya es usted un cadáver político. Ni escribo editoriales oportunistas
criticándole después de realizarle decenas de entrevistas pactadas.

Simplemente soy un ciudadano indignado (mi indignación tampoco empezó el 15 de mayo sino hace muchos años) y me presento ante usted con una oferta original: pasearle por este mundo inestable para que vea con sus propios ojos y no con los ojos de empresarios codiciosos, periodistas que escriben al dictado o asesores remilgosos y pelotas para qué sirve la política militarista que usted ha liderado durante los últimos años.

Gervasio Sanchez

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal