Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

19 ene 2012

Tiemblen, que llega Montoro

Por: José María Izquierdo

Como ya me aprendí el cargo de Cristóbal Montoro Romero, que no es ministro de Economía, no, que lo es de Hacienda y (además) de Administraciones Públicas, vamos a tener un detalle con él y le dedicaremos buena parte de la entrada de hoy. Transmutado en airoso matasiete, gestito amenazante, el ministro dijo ayer que el Gobierno está dispuesto a exigir responsabilidades penales a los gestores públicos que gasten por encima de lo que marca el presupuesto. De siempre ha tenido Montoro el seso confuso y la lengua desenvuelta, pero este nuevo papel que le ha asignado Rajoy de gran prohombre parece como si le hubiera desequilibrado un poquito más de lo habitual. Picado además por tener que demostrar que manda más que Luis de Guindos, tarea que se antoja ciclópea para los méritos y capacidades del voluntarioso Montoro, aquel resto de cordura se ha revuelto más de lo preciso y la húmeda, fresca que era, ha echado a correr para caer en el disparate. ¿O mejor será decir en la ocurrencia, aquel defecto que tanto achacaron –y no será el catavenenos quien ponga en duda el acierto en la definición- al ya ido Zapatero?

Montoro

Y seguimos con Garzón, naturalmente. Gracias a este juicio, El Mundo, por ejemplo, se ha enterado, y así nos lo cuenta, de que “las escuchas de Garzón sirvieron para investigar” a la trama Gürtel. Una aberración, claro.


Incluso algún periódico o similar, tipo La Razón o La Gaceta, hasta se toman en serio el chiste del ministro farfantón, llevan el tema a primera y hasta hacen editoriales. Lástima de tiempo perdido, que tal bobería tiene justo el recorrido que ha tenido hasta hoy. Ya. Se acabó. Que cuando tal esperpento jurídico, engendro sin pies ni cabeza, absoluto disparate -¿o hemos quedado en que era una ocurrencia?- llegue a cualquier miembro del Gobierno con dos dedos de frente, que los hay, va a hacer como que no ha oído nada y hablará, por ejemplo, del frío de estos días o, si es del Barcelona, de la ternura que define al gran Pepe, jugador que es del Madrid.

¿Se imaginan ustedes al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, que es a quien le corresponde hacer estas cosas, teniendo que elaborar un texto para tal ciempiés, pensando, además, en que tiene que defender ese articulado en el Congreso? Porque, vayamos un poco al detalle, que nos divertiremos un ratito. Poco, que no son horas. Lo primero que hará el ministro de Justicia, por ejemplo, será preguntar a sus colaboradores: ¿qué es un manirroto, un derrochador, un malgastador? Y a lo mejor, quién sabe qué hacen los ministros en la intimidad, él mismo piensa a quién aplicar el adjetivo y, quizá, solo quizá, podría llegar a la conclusión de que gastador y perdigón es aquél que ha dejado una deuda de 7.000 millones de euros –repitan despacito: 7.000 millones- en un cargo público. Que, por casualidad, es justo la deuda que ahora mismo tiene el Ayuntamiento de Madrid. ¿Recuerdan cómo su alcalde -¡anda, si era el mismo Ruiz-Gallardón!- hace bien pocos meses abordaba en un acto público al presidente del Gobierno para rogarle que le sacara del embrollo?

O a lo mejor el sastrecillo valiente, hombre de arrebatos, se refería a que había que meter en cintura a los gestores políticos de la Comunidad Valenciana, señores honradísimos –y señoras, que algunas, y rumbosas, ya las hay- y administradores de eficacia comprobada, a los que ha habido que soltar millones y más millones para evitar la quiebra de una Comunidad con un déficit estratosférico y unas deudas que jamás podrán pagar. Así que bueno, si yo fuera tal que Francisco Camps -jesús, jesús, qué sofoco- tendría mucho miedo a que Rajoy pusiera en marcha lo que le dice La Razón que haga: “Se deben penalizar los abusos de una gestión que lastra la imagen de España”. Ahí le duele.

Y esta ocurrencia la dijo el ministro baladrón cuando horas antes tuvo que poner punto final a una reunión con los consejeros autonómicos de Economía, en la que no logró, y a los papeles me remito, que ahí tienen ustedes Abc, La Razón, El Mundo, La Gaceta y todos los que se les ocurran, para no dejarme como mentiroso, concretar y poner números a ni una sola medida. Ni se fijó techo de gasto, ni se dijo cómo sería la línea del ICO, ni cuánto, ni dónde, ni cómo, etcétera, etcétera. Un conjunto de generalidades que aterra. Porque vamos a ver, si sabían que iban a gobernar desde hace meses y meses, si sabían las deudas  de sus comunidades –cuando menos- al dedillo, y peor si lo ignoraban, si sabían que Cristóbal Montoro, alias aquí el más chulo y para pegarse mi primo, iba a ser el ministro de la cosa, ¿no podían haber pensado algo para este momento? ¿Quizá tener algún plan? ¿O nos vamos a dedicar a las ocurrencias y al a mí no me levante la voz que no sabe usted con quien está hablando?

LAS FACHADAS

Negrura en Abc: “Por motivos editoriales…” ¿Qué será, será, esa gran exclusiva que se reserva el periódico de Vocento? ¿Quizá vamos a seguir con el chófer verborreico? En La Razón y en La Gaceta ya les he dicho que se toman muy en serio lo de las responsabilidades penales. Una risa. Casi tanta como el exótico título de El Mundo, que ya me dirán para qué creían en casa Ramírez que se hacían las escuchas ordenadas por Garzón, si no era para investigar a quiénes estaban implicados en la trama corrupta de Gürtel. Por eso, precisamente por eso, por investigar a los corruptos, Garzón se sienta en el banquillo. Lo sabíamos todos. Menos El Mundo. Hasta hoy. Por fin.

PortadasAA

PORTADAS


NON PLUS ULTRA

Les decía de Garzón. Editorialillo de El Mundo, que se corresponde con la portada que han visto, y, en definitiva, con lo que le pete a Ramírez Codina, que para eso es el caporal y la finca es suya: “Las escuchas de Garzón sirvieron para investigar”. Hoy estoy exquisito y no hago ni caso a Luis María Anson –"Mariano Rajoy ante el Príncipe de los Creyentes”- y ni siquiera les entresaco algún párrafo de la columna de Salvador Sostres, que va de un padre empresario que manda a su hijo a echar del trabajo a una pobre mujer, obra literaria solo apta para drogadictos de los culebrones latinoamericanos. En La Razón destellan con luz propia los apoyos al ministro gallito. Editorial: “Responsabilidad pública”, con el destacado que antes les he citado o José Antonio Vera: “Sanciones, por supuesto”.  De Alfonso Ussía bastará para calibrar a qué nos enfrentamos si les digo que comienza así: “Me contó Antonio Burgos mientras navegábamos de Lisboa a la isla de Guadalupe…”. Tela. Que así a ojo de gaviota –con perdón- son unos 7.000 kilómetros. Con Ussía y Burgos haciendo gracias. ¿Recuerdan La naranja mecánica? Pues más o menos. De Abc, ya han visto, nada puedo decirles. Los recuperaremos mañana, si fuera preciso.
Traigo un párrafo de El Trasgo, de La Gaceta, a raíz del juicio a Garzón. Lean: “La izquierda es el regreso de los bárbaros. Literalmente. Ya saben: el poder sale del cañón de un revólver. Occidente se ha pasado siglos construyendo pacientemente, con muchos tropiezos y dificultades, una doctrina para que esto no sea así, para que haya garantías, para que la Ley sea ciega y los acusados tengan derechos y la certeza de un juicio justo. Nada de esto interesa a la izquierda, que parte del sencillo universo de los bárbaros, donde lo bueno es lo que favorece a mi tribu y al ‘enemigo’, ni agua. La Ley es sólo un irritante formalismo burgués”.

¿Se reconocen? Pues lo dice por ustedes…

EL AFAMADO MUSEO EL OJO IZQUIERDO
(Documentos y testimonios de la vida en las cavernas)

“Madrid quiere que Fraga tenga una calle o plaza en la capital”
La Gaceta, 17 enero 2012.

(Exige más lectura, que no deja de ser asombroso saber qué quiere Madrid, así personalizado, como si Madrid fuera un ingeniero de caminos o una doctora especializada en Obstetricia. Comienzo –lead- de la noticia: “La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha adelantado que su partido propondrá en el próximo Pleno municipal que una calle o plaza en la ciudad lleve el nombre del que fuera fundador del PP, Manuel Fraga”. Que no es lo mismo.)

Hay 135 Comentarios

"El problema sigue siendo el mismo de siempre, que oculto bajo la necesidad de control del gasto, lo que se esta escondiendo es el mensaje de la reducción del déficit por encima de cualquier otra opción, por que es la instrucción de los mercados.
Volvemos de nuevo a los mensajes que ante el fracaso de la recuperación de la crisis por este proceso se han podido abrir paso últimamente. Entre ellos de dos premios novel de economía, Stiglitz y Krugman, o expertos como Antón Costas Catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona o Vicenç Navarro que también lo fue, quienes sostienen que este es un camino que, en contra de las demostraciones de Keynes, nos lleva a la recesión."
Curioso contraste entre este apego a la realidad y el discursete simbolico:

"De lo que estamos hablando, por tanto, es de que en nuestra postura de sujetos (en el discurso con el que nos identificamos), lo que defendemos y atacamos es una postura común de dos grupos antagónicos sostenidos por una ideología que es aquella del Keynesianismo y la de Friedman. Por más que se quiera decorar con Rato, con crear empleo, con controlar el deficit. lo que se defiende es aquella ideología y lo que se ataca es aquella ideología, que incapaces de afrontarla toma forma de síntoma y necesita de eufemismos para presentarse (liberalismo, derecha moderada, Aznar, o cualquier otra percha que abre un debate que se repite a diario entre cornetas y no cornetas). El fondo es el que es, pero mientras no entendamos que tanta carga no es causa de los hechos sino del contenido oculto no podremos asimilarlo. Hasta el ejemplo de que Camps no esta sentado en el banquillo por el motivo que se alega sino, entre otras cosas, por la carencia que impide superar el problema: Alguien (colectivo) lo pone ahí por que no soporta que remuevan su identidad.

Para Utielyague.
Mire si era un visionario el ilustre Berlanga que al protagonista del "El verdugo" lo llamó José Luis Rodríguez.
Todo un Nostradamus.

Por algo se le llama a la economia "la ciencia lugubre", currante

Utielyague, es cualidad acendrada en uestra piel de toro la legislorrea, hacer una ley para cada situacion y despues, no aplicarla. De hecho, la prevaricacion el nepotismo y el cohecho ya están penados por la ley y eso no arredra a nuestro bizarros prohombres para candidatarse a cualquier cargo y, una vez electos, dedicarse con empeño a alguna (o a todas) de esas enriquecedoras empresas. Ejemplo de entrega, Costa, que no satisfecho con los riesgos legales inherentes a su puesto y a su desempeño, con un espiritu de sacrificio casi sobrehumano, se ofrecia voluntario para ocupar un cargo todavia mas expuesto. Raza de heroes

Ese es también otro chiste malo: el Capitalismo cuando no tiene dinero tiene que gastárselo para poner la economía en marcha y cuando lo tiene no debe gastárselo para no producir inflación, o sea que el dinero es al capitalismo como la droga al dependiente, ni con ella ni sin el.

A ver si lo entiendo, la pena de inhabilitacion para un alcalde (maxima autoridad municipal, presidente de la corporación, con poder omnimodo para decidir sobre los destinos de su comunidad), por aceptar un soborno de 120 00 eurazos es de UN año??? pues va a tener razon la derrocha, que tenemos que ir pensando en endurecer las leyes

Estos señores..con perdón..., me refiero a los del PP y a sus medios afines, como El Debate, ..huy, perdón de nuevo.. quería decir el Mundo, Abc, la Razón (Vaya nombre), están llevando las cosas demasiado lejos al querer penalizar el endeudamiento por vías penales, pues puede que cometan el peor de los pecados en Democracia, como es, desmontar la propia Democracia. Sí, ésto puede ocurrir, ya que con su ocurrencia van a provocar un déficit mayor, el de candidatos a los poderes Públicos...Alcaldía. Diputaciones, etc .... pues , ya me dirán ustedes con ese panorama...posibilidad de ir a la cárcel...quien será el guapo que se presenta al cargo. Ya teníamos un " la calle es mía" , del fallecido Fraga, al que ahora debemos añadir gracias a Montoro, "todos a la cárcel", aunque ésto último ya nos adelanto el insigne García Berlanga, que para estás cosas y otras muchas era un visionario.

Ayer, haciendo zapping, me encontré con la mujer del nobel Cela, la tal Marina Castaño la muy cínica se dedicó a poner a parir a Garzón, le llamaba de todo menos bonito, para rematar decía que tenía que ser juzgado y condenado por "prepotente", esos eran los argumentos de esta tipa, que se llama periodisa y que se casó con Cela por amor....al arte,...Las tertulias fachorras están que no caben en si de gozo, si iban a tener que plegar, con el juicio a Garzón están subiendo los indices de audiencia y al final tendrán beneficios.....Al tiempo.

La disciplina presupuestaria, un excelente negocio para los bancos


Poco antes de Navidades, los bancos se encontraron con el “ahora te toca a tí”: el Banco Central Europeo (BCE) ha ofrecido un marco crediticio completamente nuevo: la gigantesca suma de casi medio billón de euros, a tres años y un interés tan bajo –un uno por ciento, el actual tipo de interés oficial del banco central–, que parece sacado de un cuento de hadas. Y los clientes se sirven ávidos, entre otras cosas porque el BCE acepta prácticamente todos los empréstitos de los países de la eurozona como garantías. Los negocios bancarios son fluidos, pero eso ayuda poco. El comercio interbancario sigue estancándose porque los bancos no se fían los unos de los otros mientras avanzan por este camino, así que no puede hablarse de un boom en los créditos de inversión.

¿Adónde fue el dinero? Algunos bancos han comprado bonos públicos, España e Italia pueden colocar con éxito sus títulos de deuda de dos a cinco años, pero la mayoría de bancos quieren poner su dinero de inmediato en las cajas fuertes del BCE. Y esas cajas fuertes rebosan: más de 450 mil millones de euros descansan ya en ellas. Los bancos nadan en dinero y son, como siempre, histéricos acreedores del estado. Puede verse como si hubiera sido favorable para el BCE comprar bonos públicos de los países que atraviesan problemas económicos y embolsarse con ello los intereses. Pero el gobierno alemán lo rechaza, porque un procedimiento así supuestamente socava la disciplina presupuestaria.

Con el antiguo Presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, se compraron abiertamente en los mercados secundarios bonos soberanos por un valor total de 300 mil millones de euros. Con su sucesor, Mario Draghi, sucede todo lo contrario: a los bancos privados se les inyecta dinero barato para que sigan comprando los bonos del tesoro de los países de la zona euro, refinanciándolos y enriqueciéndose en el proceso. Por desgracia el BCE pierde así dinero e influencia. De adquirir directamente los bonos, de los intereses se beneficiarían los países miembros. Una venta así, o créditos directos del BCE a países como Grecia, Portugal o España, podrían además estar vinculados a una demanda, completamente razonable, de impulsar una restructuración de las débiles economías del sur en lugar de recetarles un ahorro a cualquier precio.

Por desgracia el gobierno de Merkel bloquea esta opción debido a una mezcla de ignorancia y de arrogancia. En vez de unos eurobonos relativamente baratos, en vez de una venta relativamente eficaz de bonos de los países en crisis, en vez de créditos efectivos de los bancos centrales (tanto da si del BCE o de uno de los bancos revalorizados por las medidas de rescate), se toman desvíos y caminos ocultos. ¿Por qué? No para otra cosa que para rescatar a los bancos europeos, que en el 2012 se enfrentarán a una exigencia de refinanciación tan elevada como la que tienen como los países en crisis de la zona euro.

Con gusto

Los cínicos observarán que los alemanes pueden permitirse perder dinero con esta crisis financiera. Al fin y al cabo se han aprovechado hasta la fecha como pocos de la erosión del euro, y no en poca medida. Es más: cuanto más se demore una solución a la crisis, tanto mejor para el fisco alemán. Wolfgang Schäuble puede endeudarse tan barato como ningún otro ministro de Finanzas antes de él pudo hacerlo: los últimos bonos del estado alemán en diciembre y enero se vendieron a 3'8 y 1'8 veces su valor respectivamente. Los inversores toman con agrado los bonos federales e incluso se permiten beneficios negativos sólo para poder prestar dinero al estado alemán. El gobierno federal se ahorra así un mes tras otro miles de millones en impuestos.

No hay que olvidar que cuanto más y durante más tiempo decaiga el valor del euro, mejor para las exportaciones alemanas. El estado alemán gana además miles de millones con los créditos del rescate a Grecia, Irlanda y Portugal. Y con todo, muchos alemanes creen aún que son los maestros pagadores de la crisis y siguen a su gobierno, que agitando el sempiterno fantasma de la inflación intenta evitar que el BCE juegue en la crisis su papel de banco de crédito de último recurso.

De hecho, este banco central se ha alejado desde mayo de 2010 crecientemente del modelo del Bundesbank a partir del cual se construyó. La sagrada estabilidad de precios ya no gobierna en solitario, pero el cambio hacia una política monetaria y de deuda pragmática y a la medida de la situación de la crisis en Europa aún no se ha alcanzado, toda vez que se arrastra a todos los demás a los antediluvianos conceptos de disciplina presupuestaria y de ahorro y con ello se prolonga la crisis. A pesar de toda la marea de dinero, el discurso en la zona euro no puede ser el de la inflación, pues la tasa de inflación incluso desciende mientras el desempleo siga siendo elevado y los países de la zona euro extremen su política de ahorro y hundan el gasto social. Cuanto más conduzca el gobierno federal a sus socios de la Unión Europea a la recesión con sus dogmas de ahorro, menor será el riesgo de inflación.

Nadamos en dinero y no avanzamos ni un sólo paso. Al contrario, la danza de los mercados continúa, pues hasta abril han de refinanciarse los bonos públicos de España, Italia y, no en último lugar, Francia con cientos de miles de millones de euros en juego. La política monetaria del BCE, en principio expansiva, es conducida con la ideología de ahorro por un camino extraviado, tan equivocado como caro, del cual se aprovechan unos cuantos centenares de bancos. Y, al mismo tiempo, es contrarrestada por una política fiscal en extremo restrictiva.

Michael R. Krätke, miembro del Consejo Editorial de SINPERMISO, es profesor de política económica y derecho fiscal en la Universidad de Ámsterdam, investigador asociado al Instituto Internacional de Historia Social de esa misma ciudad y catedrático de economía política y director del Instituto de Estudios Superiores de la Universidad de Lancaster en el Reino Unido.
Michael R. Krätke http://www.sinpermiso.info/


Pd, Sr E.C le dejo este enlace y me gustaria saber que opina.Muchas gracias.


http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article32846

Puede ser este un mal año también para los humoristas, lo digo por la competencia desleal que les hace quien con la boca amenaza penalizar la mala gestión de los políticos y con la mano le da a la Comunitat 420 milloncillos de € que llevaba sueltos para 'chuches'. Y ya lo del Mundo es de chiste, chiste, pero de humor negro, lo digo por aquello del 'delito' que tiene que la policía investigue a los gürtelianos, y es que hay que reconocer que estos mafiosos son amiguitos del alma de muchos, se nota que simpáticos deben serlo y mucho.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal