Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

17 feb 2012

El tomate de Zapatero

Por: José María Izquierdo

Está bien esto de discutir. Sabía que algunos de ustedes me iban a saltar a la yugular. Y acostumbrado como estoy a aguantar a pie firme las tarascadas de nuestros intratables velocirraptores, ¿cómo no voy a admitir y valorar sus críticas, por muy duras que sean, si llegan acolchadas por la educación y arropadas, por qué no, con un gramito de respeto, ese que nos tenemos mutuamente? Lo que ocurre es que sigo creyendo que ahora, en este momento, Rubalcaba tiene que ser, única y exclusivamente, la persona que saque del marasmo y la perplejidad a la media España, sobre poco más o menos, que espera que el PSOE frene al PP y los grupos de presión a los que se debe y por los que existe. Creo que la mayor urgencia es ésa, ilusionar y despertar a su público, y mantengo que no lo conseguirá jamás con posturas de gran estadista, inútiles porque nadie necesita sus votos y porque de nada, absolutamente de nada servirán, que la derecha se saltará los acuerdos según le convenga. La otra mejilla solo la ha ofrecido, históricamente, la izquierda. Nunca, jamás, la derecha. Los pactos, en todo caso, después, cuando te levantes y estés en condiciones de alcanzar al contrincante con algún gancho a la mandíbula. Ahora, desde la lona, parece rendición y así lo tomará la derecha, que siempre exigirá más. Se cederá hasta el hombro y te insultarán porque no has dado hasta las orejas.

Y a todo esto, los mercados –sí, esos- siguen arreándonos coces hasta en el carné de identidad. Ni preocuparse: es todo cosa de la herencia de los socialistas.

 

De vuelta a los pactos, lo peor de tanta imagen de compadreo, con todo, es que así no se motiva a la hinchada propia. Y se equivocan quienes consideran que ser agresivo y duro desde la oposición es convertirse a la religión del corneterismo que tan bien conocemos en este Ojo. En absoluto. Que el insulto, la ignominia y la falacia se la queden ellos. ¿O es que creen de verdad que no se puede ser enérgico en la defensa de los valores que siempre han caracterizado a la izquierda sin recurrir a la ferocidad verbal de la fiel infantería? Claro que se puede. Y se debe. La oposición, debe ser útil, sí, pero para que sea útil para toda la sociedad debe ser primero útil, si me permiten, para la recuperación de la izquierda. Y así poder volver al combate en igualdad de condiciones. Lo demás, ustedes disculparán, es buenismo y regreso al talante inane. Sarpullido le sale al viejo catavenenos solo de recordarlo…

Y es que  ya les digo que las tropas de asalto jamás permitirán cualquier pacto que no contemple el aplastamiento del contrario. La Gaceta, editorial: “El intercambio de nombres no será fácil, ya que según el número que elija uno y otro hará que el Alto Tribunal tenga mayoría conservadora o progresista, una circunstancia que evidencia la politización de este órgano. Ceder en una renovación puede significar ganar en otra, pero el PP no debe olvidar que tiene una amplia mayoría política, otorgada por los españoles en las urnas, y que ese respaldo electoral es de justicia que prevalezca a la hora de pactar y nombrar cargos”.

Y todo ello, además, aderezado con la desconfianza. Agapito Maestre, en LD: "Creo que se equivocan, pues, los líderes del PP, cuando llaman a Rubalcaba al pacto, al consenso, en fin, a crear conjuntamente una nación grande. Tengo la sensación de que no conocen bien al antiguo vicepresidente de Zapatero: ¡Antes que pactar, negociar o ayudar al gobierno del PP a salir de la crisis, Rubalcaba preferirá el hundimiento de la nación entera!”.

Y, por fin, Ignacio Camacho en Abc: “Forzado por esa dialéctica de supervivencia, Rubalcaba trata de reinventarse en el papel de opositor como si nunca se hubiese conocido a sí mismo en el de gobernante. Tiene que romper con un pasado demasiado inmediato para no pesarle, y se ha envuelto en una cierta esquizofrenia; el miércoles acudió a comer a La Moncloa cargado de responsabilidades de Estado y sabiendo que tal vez pronto tenga que volver parapetado tras una pancarta”. Pues lo dicho: fuera esquizofrenias.

De la crisis, una gracieta. Editorial de Abc: “Las explicaciones que hoy faltan no son las del Gobierno por no tener presupuestos, sino las del PSOE –explicaciones y responsabilidades- por dejar a España en quiebra”.

LAS FACHADAS

PORTADAS1 PORTADAS2


Extraordinaria la fachada de La Razón. Sencillamente extraordinaria. Me ha gustado especialmente ese “72,4 estima que el partido encarna los valores del centro derecha”, que es así como glamuroso, sin que quede muy claro que cree que encarna el PP el 27,6 restante, y que el “93,2 opina que Rajoy representa la defensa de los valores cristianos”, que es muy posible que ni Benedicto XVI lograra tan alto resultado. El señor sea con usted, don Mariano. En zafiedad gana El Mundo, dedicado a la caza y captura del sindicalista, con fachada ad-hominem. Debe ser duro tener que hacer este periodismo, la verdad. ¡Pobre Pedro José, cómo debe sufrir! Abc sigue con los encargos de campaña del PP, que hoy, por cierto, empieza su Congreso en Sevilla. Y la culpa del desastre de las bolsas de hoy tienen un segundo culpable, además de Zapatero: “Grecia asusta a los mercados”. La Gaceta, hoy, 17 de febrero de 2012, ha descubierto que “El desplome del consumo de las familias condena a España a una nueva recensión”. Hasta la gasolina, dice, está a 1,4 euros el litro, su máximo histórico. De Zapatero, la culpa es de Zapatero. Por cierto, La Gaceta advierte de que en los próximos meses la situación “irá a peor”. Eso ya será culpa de Elena Salgado, por ejemplo.

NON PLUS ULTRA

José Antonio Vera, en La Razón: “Entre los descubrimientos inesperados de los últimos tiempos destaca Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP catalán, que está rompiendo el mito de que su partido no tenía nada que hacer en Cataluña. La realidad es que no sólo ha superado la marca de Vidal-Quadras sino que está condicionando la política de CiU con un pacto presupuestario que la sitúa como la dirigente política con más proyección después de Mas”. Querrá decir Vera que el PP de Sánchez-Camacho está pactando con los odiosos nacionalistas todo lo que haga falta con tal de coger cacho. Que es otra cosa. Exactamente igual que está haciendo Artur Mas con los fascistas del PP. Por cierto que dice el editorial de La Razón que “los militantes del Partido Popular siempre han apoyado a su líder”. Lo habrán apoyado, si ellos lo dicen, pero no conseguía llegar al aprobado ni a tiros. Se indigna, también, porque el Parlamento Europeo “abrió ayer la puerta de la Unión a la huerta marroquí”. ¿Y quién tiene la culpa de tal desastre? ¿Quizá el ministro del ramo, Miguel Arias Cañete, el riguroso vigilante de los camareros? De eso nada: “Ayer, nuestro campo recogió su peor cosecha tras la pésima negociación llevada a cabo por el saliente Gobierno socialista”. ¿Hasta cuándo, señor, hasta cuándo?

La cosa de ETA empieza a moverse, que los cornetas andan con los nervios de punta porque no acaban de ver al Gobierno metiendo en la cárcel a los 333.628 votantes de Amaiur, que es en realidad lo que quieren. Federico Jiménez Losantos, en El Mundo, ya lo deja entrever: “Cabe temer que si Oyarzábal [Iñaki Oyarzábal, secretario general del PP vasco] hace de Eguiguren es porque Rajoy quiere hacer de ZP, y que deje sin renovar un TC de mayoría socialista para rematar el trabajo sucio de la negociación”. Una información de El Mundo está titulada de esta manera: “Batasuna ya jalea a Fernández Díaz”. En las críticas al PP por la misma razón insiste, también, Santiago González. Por si no bastaba, en Libertad Digital hay un editorial, “El Gobierno debe aclarar su programa sobre ETA”, y tres artículos, tres, sobre el PP y ETA: Teresa Jiménez Becerril, Daniel Portero y el inevitable Francisco José Alcaraz. Con un mismo argumento: ¿Qué hay de lo nuestro?

Por lo demás, ya se lo enseñábamos antes, si el sistema bancario está quebrado, las Bolsas se hunden y Europa está como está es por el altísimo sueldo de José Ricardo Martínez, el secretario general de UGT de Madrid. “Un ejemplo de lo que no deban hacer los bancos”, titula el editorial sobre este asunto El Mundo. Solo en el último párrafo de la larga información interior, que no en la primera página, informa de que Martínez “puede alegar” que no solo no es el consejero de Bankia que más cobra, sino que está por debajo de la media, que se sitúa en los 250.000 euros. Así que lo único que le puede molestar a Pedro José es que un socialista y sindicalista, además de enfrentarse a Esperanza Aguirre, gane dinero.  Debajo de un puente han de verse los rojos. Y de comer, los restos de los cubos de la basura del modesto domicilio de Pedro José Ramírez Codina. Ya, ya sé que he escrito una frase absolutamente ridícula, pero a hacer demagogia al catavenenos no le gana nadie. Para que se vea su calidad. 
 
EL AFAMADO MUSEO EL OJO IZQUIERDO

(Documentos y testimonios de la vida en las cavernas)

“Si conocieran mejor a la izquierda, los del PP podrían adaptar para sus planes el estribillo de Alberti: ‘¡A reformar, a reformar / hasta enterrarlos en el mar!”.

Federico Jiménez Losantos, Libertad Digital, 16 de febrero de 2012.

Hay 574 Comentarios

por: José | 17/02/2012 11:52:13
.
eso digo yo. el gobierno de rajoy se lo está poniendo cada vez más difícil a los cornetas. los pobres no tienen un argumento en condiciones para decir que españa ahora sí que va bien... y, claro, se tienen que inventar un enemigo externo o interno al que acusar de todos los males, que si gibraltar, que si los guiñoles de francia, que si los malvados burócratas prosocialistas de bruselas, que si la propaganda soviética (sic), que si la conspiración judeomoromasonicacomunista, ay, señor, los pobres de los cornetas no ganan para mantener el tinglado en pie... mandan a sus esposas a ponerse mantillas, a sus hijas a abortar en clínicas donde no queden fichadas, mandan cestitas de golosinas a los prelados, mandan recados a los rojos y sindicalistas que no pasan hambre... los pobres se están quedando sin argumentos. vamos a tener que quemar unas cuantas iglesias y destrozar algunos escaparates en las grandes ciudades para que ellos puedan llevar a sus portadas, digo, fachadas, el mal rojo que acecha a esta españa sempiterna que es solo de ellos... virgensanta! esta gente es la misma que ha quemado durante siglos a todos los que no han sido de su cuerda. lo increíble es que piensan que el mundo puede llegar a una especie de paz perpetua. confunden la vida con la muerte. por muchos rojos, progretas, sindicalistas y perroflautas que maten, hagan desaparecer o quemen en sus aquelarres, antes o después volverán a salir de la tierra nuevas voces que se levnaten contra la injusticia. no se quieren enterar de que toda acción lleva consigo una reacción, no se quieren enterar de que cuanto más repriman a las minorías o a las mayorías, más encendidos estarán los ánimos.
.
la muerte acecha a todo lo que está vivo. la derecha podrá estar ahora en el poder, pero no debe olvidar que ese poder no lo tendrán para siempre y no podrán ejercerlo siempre de la misma manera. y lo mismo se aplica a la izquierda. ignorar el movimiento, el río incesante de la vida, es el primer paso para el fracaso...
.
a propósito, el alberto garzón tiene una pinta de robin hood muy muy pero que muy atractiva. me sale la vena gay cuando lo oigo hablar. lo está haciendo bien, se expresa con soltura, claridad, elegancia... y tiene la superficie epidérmica necesaria para ser un buen cartel de la izquierda...

Transcribo un parrafito curioso, acerca del diario que la mujer de la bestia nazi "Heinrich Himmler " escribió sobre un viaje que llevó al matrimonio del Reichführer-SS y su señora a Italia y Libia:


“El 4 de diciembre [de 1937, Himmler y su mujer, Margarete] volaron a Libia para ver, al día siguiente, los hallazgos arqueológicos de Septis Magna, una ciudad “construida por los romanos con inmensa grandeza, riqueza y excelsitud”, según Margarete se admiraba. “No paro de pensar en una cosa: ¿Por qué los pueblos actuales son tan pobres?”, se pregunta, y ofrece una respuesta: “¡¿Quizá porque ya no hay esclavos?!””


Sigo. En un documental medio francés titulado “Apocalipsis”, que consta de varios episodios, se ofrecían unas imágenes terribles en los que unos prisioneros –probablemente judíos—de la zona llamada por entonces el Gobierno General eran urgidos por sus captores alemanes a bajar de los camiones donde fueron transportados, con una pala en la mano para cavar sus propias fosas antes de la ejecución. En un momento de la espantosa filmación, uno de ellos mira a cámara, aterrado, inerme, mientras sigue corriendo hacia su destino. Ninguno de esos hombres, que corría hacia su final, utilizó su pala como arma contra sus captores. Ninguno de ellos aceleró el fin luchando, seguramente sin armas mentales ni anímicas que les permitieran siquiera pensar en lo que estaba ocurriendo. Quizá se hallaban en una especie de narcosis, de negación de lo que estaba ocurriendo, desprendidos de sí mismos y del gobierno de su yo.


Pero esa perplejidad por ver cómo un pelotón de soldados podía controlar a un montón de prisioneros que nada tenían ya que perder no sólo la tuvimos mi mujer y yo. Laurence Reese, en su imprescindible y desasosegante Auschwitz (Crítica, 2005) ya señalaba que agentes del Servicio Secreto israelí, soldados judíos integrados en unidades armadas aliadas, e incluso supervivientes de los campos de exterminio que escaparon o asesinaron a alguno de sus captores, no podían explicarse la práctica inexistencia de revueltas o protestas entre quienes eran internados en los campos o conducidos a la cima de fosas comunes para esperar su ejecución.


Es evidente que nadie tiene derecho a juzgar esa actitud pasiva de quienes fueron exterminados en masa: nadie puede valorar el estado anímico, emocional, físico, de quienes ya habían sido torturados, hacinados en trenes, condenados al hambre e incluso a las luchas despiadadas por la supervivencia en los guetos atestados de las ciudades ocupadas por los nazis.


Pero quizá hay materia para juzgar, por un lado, a la enorme cantidad de personas que piensan –es un decir—como la adorable matrona de clase media venida a más que era Margarete Himmler. O a nosotros mismos. ¿Por qué no a nosotros mismos?
Estamos siendo sacrificados en el altar de la avaricia con nuestra pala en la mano, mientras seguimos poniendo dinero para salvar a quienes han demostrado que el sistema no funciona, en un círculo vicioso de especulación y codicia que se está llevando físicamente por delante a gente. A personas.


Estamos asistiendo, con la pala en la mano, a la violación de cualquier regla aritmética y de sentido común –no ya económica—cuando se nos dice que para luchar contra el paro ha de ser más fácil y barato fabricar más paro.


Estamos asistiendo al baile de la justicia –y no daré detalles porque no está la cosa para darlos: sé en qué país vivo y quién manda aquí—con nuestra pala en la mano. Viendo cómo unos salen indemnes, otros entran, y una portavoz del CGPJ declara, en público, sin rubor, seguramente sacada de contexto y por culpa de la prensa, que “no todos los imputados son iguales” en referencia a un imputado relacionado con la Casa Real.


Ya tardaban, pero vamos a ver, con nuestra pala en la mano, cómo las mujeres que aborten y los médicos que las asistan volverán a la cárcel, doblando el drama de su decisión, doblando su exposición a la tortura pública, mientras seguimos pagando entre todos visitas –que dejan sus comisiones a quienes saben dónde doblar la rodilla y qué abogados contratar a la salida de misa—de un líder religioso que cree tanto en lo que dice sobre la otra vida que viaja en coche blindado.


Estamos viendo cómo hay colegios sin calefacción, sin medios, sin profesores preparados ni motivados, con nuestra pala en la mano. Ya han detenido a unos estudiantes de un Instituto valenciano por denunciar estas cosas. A otros se les ha castigado por hacer fotos de los alumnos ateridos con mantas y publicarlas en las redes sociales. Y quien dice educación dice sanidad, servicios sociales, ONG,…


Inermes, vemos desfilar soldados a guerras energéticas vendidas como guerras de democracia o religión –cosas que no han pegado nunca bien entre sí—y, pala en mano, nos preocupa la subida de la gasolina, mientras millares, cientos de millares de personas, mueren para que nosotros podamos derrochar luz y gas, especialmente en Navidad, claro está.
Con la pala en la mano vemos a una tertuliana enjoyada decir que “sindicatos y funcionarios defienden sus privilegios mientras los demás trabajamos (sic!!!) de sol a sol”. O a Registradores de la propiedad y personas con decenas de sueldos y cargos decir que “todos tenemos que hacer un esfuerzo”.


Pala en mano, estallamos de ira ante un penalti no pitado, ante una declaración de un entrenador, ante la injusticia de un fuera de juego, mientras miramos sin pestañear lo que ocurre todos los días aquí, a nuestro lado, a personas como nosotros. A veces a nosotros mismos.


Podría poner muchos más ejemplos. Pero de momento, sigamos viviendo en la ficción de que somos Margarete Himmler, que tanta admiración pequeñoburguesa sentía hacia las culturas ricas construidas sobre la esclavitud creyéndose ama, y no pensemos que somos, en realidad, aquellos seres humanos a los que su marido y sus camaradas y esbirros enviaban sin pestañear a la muerte. Pala en mano. Hasta que nos toque


juvenal62

Da pena lo leído.¿Tantos años de profesión para parir estas frasecitas y este álbum de cromos?. Menuda caverna de izquierdas que tenemos. Así nos va.

por: josemanuel | 17/02/2012 11:17:10
.
nos seguiremos leyendo... buen fds...

No se lo tome tan a mal lo que dicen los cavernícolas. El problema que tienen ahora es que se creían su podría propaganda; ya sabe, todo era culpa de Zapatero y los malvados socialistas y en cuanto volviese a gobernar la derecha se produciría otro "milagro" como en el 96. Y, como los milagros no existen en la vida real y la propaganda pocas veces suele coincidir con la realidad, se han encontrado con la cruda realidad: estamos en una crisis brutal en la eurozona de la que va a costar mucho salir y para la que nadie tiene varita mágica.

Así que ahora la caverna, como no puede loar los grandes logros de sus líderes máximos, que se han escondido en Moncloa hasta que escampe el temporal como las ratas cobardes que siempre han sido, pues se dedica a hacer lo que mejor saben: seguir dándole a Zapatero. Ya se sabe; un comedor de fuego tiene que comer siempre fuego, aunque se acabe comiendo a sí mismo. En el fondo, dan lástima los pobres desgraciados: tan dispuestos que están a lamerles el culo a sus amos a la mínima que hagan algo bien, pero resulta que no hay ningún culo para lamer. Pobres pelotas, que no tienen a nadie a quien pelotear. Sienta pena por ellos, señor Izquierdo, de verdad.

por: El fantasma del Caudillo, | 17/02/2012 11:34:59.
.
anda, hijo mío, relájate que te va a dar algo. mírate esa tensión que un día de estos te vamos a tener que llevar a las urgencias, si es que podemos pagarlas... ríete un poco y deja la bolsa de bilis en la puerta...
.
http://www.youtube.com/watch?v=6ZcYLbKMX40&feature=related
.
http://www.youtube.com/watch?v=2_-wR4d23k8

Esta últimas elecciones no voté al psoe. Pero tal como esta pintando la "oposición responsable" me parece que no los volveré a votar mientas sigan en ese plan. Quiero otra oposición, "a la yugular" y nada de oposición responsable

Españoles,
El segundo peor enemigo de España es el PsoEta.
Sin embargo, el primero y el peor enemigo de España
es PRISA NOSTRA.
El Psoe ya está liquidado y el 25 de Marzo el entierro
de la mafia de ladrones y canallas sociatas tendrá lugar
en Andalucía.
Aunque PRISA NOSTRA se encuentra económicamente en estado comatoso, siguen echando bilis y actuando contra los intereses nacionales de España con la defensa a la ultranza de los asesinos etarras, de la extrema izquierda, de la eutanasia, del aborto, de los maricones y tortilleras y naturalmente con su odio patológico a la religión católica.
Sin embargo, la muerte de PRISA NOSTRA se acerca inexorablemente; el anti-franquista retroactivo Cebrián
cobrará 9 millones de euros por el desguace del grupo
y se irá a vivir a Nueva York, riendose de la chusma roja de mierda y divirtiendose con sus amigos del Liberty.
Es divertido observar la envidia cochina que tiene la compañera Maria José "Macallan" Izquierdo por el sueldo de Bankia del sindicalero más salvaje, analfabeto y canalla de España, un tal José Ricardo Martinez.
La compañera Maria José "Macallan" Izquierdo tiene que trabajar por dos botellas de whisky que necesita para su consumo diario mientras que la bestia de Martinez gana 180.000 euros en Bankia por excitar al odio ciego al lumpenproletariado madrileño.
Es una injusticia, pero hay que reconocer que la bestia Martinez tiene más talento para despertar el odio que la compañera Maria José "Macallan" Izquierdo para el periodismo.
PRISA NOSTRA ya ha entrado en la agonía y pron to celebraremos su "rigor mortis".
¡ A joderse, chusma roja de mierda !

JL | 17/02/2012 10:20:58
-
Encima dice que se lee tooodos los comentarios no como otros, ¿que provecho sacará?

Hablando de Sabina:
La guerra que se acerca estallará
mañana lunes por la tarde
y tú en el cine sin saber
quién es el malo mientras la ciudad
se llana de árboles que arden
y el cielo aprende a envejecer.

Y sal de ahí
a defender el pan y la alegría.
Y sal de ahí
para que sepan que
ESTA BOCA ES MIA.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal