Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

26 mar 2012

Rebelión en el cortijo

Por: José María Izquierdo

Ya saben ustedes los resultados y lástima que no pueda empezar a escribir lo que más me gustaría, pero es que este blog está dedicado a otra cosa y seguro que hay numerosos comentaristas que van analizar mucho mejor que el catavenenos esa extraña victoderrota o derrovictoria de unos y otros. Nuestra fiel infantería se ha puesto de los nervios, que ya llevaban semanas cantando el Oé, Oé. Han perdido el oremus, y desatados por la rabia, encadenan insultos sin cuento contra los andaluces. Vagos, corruptos y pancistas son solo algunos de los piropos. Están que no lo comprenden. Y esa es la demostración de por qué no han ganado como esperaban hacerlo. Porque la derecha nunca ha logrado respetar a los andaluces como pueblo. En cuanto se les deja un  poco sueltos les sale el amo grosero por todos los poros. Y los andaluces, claro, lo saben porque lo han sufrido. Es que lo van a leer, que no necesita mucho ejercicio estilístico ni preámbulo de éste su bloguero.

Como tampoco entienden por qué Javier Arenas no ha logrado, en cuatro intentos, ser presidente de la Junta. Muchos, y menos inteligentes que ellos, lo sabemos muy bien. Es muy posible que los andaluces estén hartos de la corrupción y el pelo del pleistoceno de algunos socialistas. ¿Pero ofrecía Javier Arenas -16 años por aquellos lares, como para engañar a nadie- la imagen de la modernidad y la transparencia que la alegre muchachada, cegada en su fanatismo, le adjudicaba desde Madrid?

Verán que he evitado Asturias. Por no mezclar. A lo mejor, mañana.

 
 
Lo peor eran las expectativas depositadas. Solo unas muestras, para no cansarles, que hoy me he permitido romper las medidas que sugiere la prudencia. Espero que entiendan la profusión de reacciones. Les decía de los periódicos de la mañana. Pedro José Ramírez Codina en su larguísima homilía dominical de El Mundo, de título “Arenas y el caballo volador”. No se rían, que ya les estoy viendo. Un parrafito: “El pueblo andaluz puede hoy remontar el estercolero de inmundicia que le ha legado el PSOE”. Alguno más. Manuel Martín Ferrand, en Abc: “Se supone que, como peor es imposible, el nuevo Gobierno de Arenas supondrá una rápida mejora”. Pues a esperar, don Manuel. Y la gracia grosera de Antonio Burgos: “La única duda que me queda es saber si hacia las 9 ó las 10 de esta noche tengo que avergonzarme como andaluz o no, porque los gobernados sean tan corruptos como sus gobernantes y los hayan vuelto a votar para que siga el albondigón del Régimen, ahora además con Izquierda Unida. Ojú”. Eso, ojú, don Antonio.

También Ignacio Camacho: “En la recta final de la campaña andaluza (…) ha dicho Griñán que lo único que cambiará hoy en Andalucía será la hora (…) este hombre tan desinformado me inspira cierta pena. No se entera de nada (…) en su limbo de autocomplacencia e incomunicación permanece ajeno al clamor de cambio político que ha estallado en la sociedad andaluza de un modo perentorio, manifiesto y concluyente (...) Así las cosas, esta noche pueden ocurrir dos cosas. Una es un prodigio sociológico que demuestre que Griñán es un visionario capaz de intuir cosas que todos los demás desconocemos. La otra, más previsible, que su presidencial y augusta burbuja se desinfle con la evidencia de que hasta el reloj se ha adelantado para que el cambio llegue una hora antes".

Que hoy, con el resultado que ha habido, Camacho tiene que corregir el discurso sobre la burbuja: “Es inevitable concluir que el factor psicológico del miedo al desamparo ha superado al rechazo moral en una sociedad fuertemente golpeada por los efectos de la crisis, en la que años de dependencia han generado un sentimiento pancista de apego al sector público como ultima ratio de supervivencia”. Y un aviso para Rajoy: “Será difícil que el signo político andaluz se invierta ya a medio plazo. Antes es probable que el desgaste del Gobierno de Rajoy incremente las expectativas de la izquierda y relance desde Andalucía la oposición nacional con una fuerza que ni siquiera esperaban sus propios actores”.

Antes de las fachadas, títulos de apertura de la web de Libertad Digital a las 3.00 de la madrugada: “El PP no logra acabar con el régimen del PSOE en Andalucía”, y “Rajoy y Arenas, destrozados”.

LAS FACHADAS

Va
Abc se resiste y saca fuerzas de flaqueza con ese titular que ilustra esas alegres caras que todos vimos ayer. También le han echado algo de ingenio a Asturias: “Cascos y PP, mayoría absoluta”. O sea, lo que ya tenían antes de las elecciones, pero con menos escaños. Un gran triunfo, como se ve. La Razón lo intenta, pero lo que no puede ser es imposible. Sumarios: “Arenas consigue la victoria por primera vez y se queda a cinco escaños de poder gobernar”, y “Descalabro de Griñán, que pierde 9 diputados, aunque mantendría el poder con el apoyo de IU”. El Mundo no se resiste a la misma foto, que uno no sabe si es un homenaje póstumo -permítanme el exceso- o el reflejo de aminorar el sofocón. El titular ya lo ven. Misma imagen también en La Gaceta, que van por derecho y le sacuden a Arenas. Ahí lo ven.

NON PLUS ULTRA

Editorial de Abc, que muestra, como en este diario es habitual -el fantasma de los Luca de Tena nunca acaba de irse- su enorme apego a la indecencia: “Los populares se enfrentaban a una sociedad mediatizada por las servidumbres tejidas por el Gobierno autonómico y especialmente sensible al discurso del miedo contra la derecha. No han ahorrado argumentos de brocha gorda contra Arenas, incurriendo en un juego sucio que no evitó siquiera la manipulación a escolares en sus propias aulas”. ¿Tendrá algo que decir Abc sin que le caiga la cara de cómo se ha hecho la campaña? Es más: de cómo ha sido la campaña del diario. Pues hoy sigue: “Para los socialistas resultaba evidente que el estado natural de Andalucía era el desempleo masivo, el abandono escolar y la corrupción pública. En estas anomalías de una sociedad moderna y democrática ha encontrado el PSOE andaluz el terreno abonado para la captura de voluntades y la subvención del fracaso, contando con el inestimable apoyo de una amplia red de sociedades públicas”. Jaime González no engaña a nadie: “Escribo desde la frustración más profunda y paseo mi decepción sobre estas líneas con un punto de amargura. Repitan conmigo, aunque les duela: ‘ La izquierda en Andalucía sigue siendo un muro infranqueable”. Y en este considerarse un integrante más del PP, el artículo nos lo reafirma con esa profusión de primera persona del plural: Jaime González es más del PP que José María Aznar: “¿Acaso nos dejamos llevar por la corriente? ¿Forzamos demasiado? (…) Seguramente equivocamos el diagnóstico y olvidamos lo esencial (…)Tal vez creímos que el resultado de Andalucía era una fórmula matemática…Y nos equivocamos. Yo el primero. En esta hora exhibo mi amargura sin complejos”.

Isabel San Sebastián, caritativa, siente lástima por los andaluces. ¡Pobre, lo mal que lo está pasando doña Isabel!: “Andalucía se ha convertido en el esclavo de la cuadriga a costa de los andaluces y de Arenas. Lo siento de verdad por ellos”. Pues fíjense José María Carrascal: “En Andalucía, ha prevalecido el miedo y la inercia, dos de las fuerzas más inmovilistas de la naturaleza. El miedo es una especie de camisa de fuerza que impide todo movimiento. Si va unido a la inercia, 'incapacidad de los cuerpos de salir de su estado de reposo', según el diccionario de la RAE, el efecto paralizante es total. Fue lo ocurrido ayer en Andalucía”. Pero mejor, mucho mejor, lo explica Gabriel Albiac. ¡Qué cabeza la del egregio filósofo!: “La excepción ha sido Andalucía. Sigue siéndolo. Allí, más de treinta años de poder socialista amurallaron un mundo aparte. No de España; de Europa. No existe equivalente —si se exceptúa Grecia— de un régimen de corrupción tal en la UE. Esos tres decenios se asentaron sobre dos pilares. 1) El robo masivo de fondos públicos -españoles como europeos- por parte de gobernantes y amigos: perder eso le hubiera supuesto al PSOE entrar en bancarrota. 2) Pero un sistema de robo a tal escala no puede funcionar más que repartiendo; aunque sean migajas; un mísero don de supervivencia sin trabajo ha podrido el alma andaluza; y las subvenciones arbitrarias han comprado votos durante tres decenios. Y aún pesan tanto como para forzar el devastador resultado de anoche. Es la pura y dura lógica siciliana”.

Los columnistas de La Razón ya saben que son muy suyos, y no es cuestión de atosigarles. Iñaki Zaragüeta escribe sobre la huelga y César Vidal otra tontuna para decir que “el PP ha impulsado una reforma laboral marcada por la moderación”. Que ya hay que tener. En el editorial se ven obligados a escribir algo, así como regañadientes, que lo máximo que dicen es que “la abstención perjudicó al PP, mientras que el voto del miedo movilizó a la izquierda”. Brillante, ya ven. Tanto como decir que “los asturianos votan por la gobernabilidad”, que ya saben que no hay peor ciego etcétera. Alfonso Merlos, tan aguerrido, sí escribe de lo que se debe: “Es penoso que en Andalucía se haya renunciado a impulsar una revolución en toda regla para acabar con un putrefacto estado de cosas. Es desmoralizador que se haya cerrado la puerta a una etapa que buscaba liquidar el nepotismo, el clientelismo y la corrupción para promover el imperio de la meritocracia, el rigor y la transparencia”. Carmen Morodo, por su parte, dice que “Rajoy se siente legitimado”, que “Cree que no se han castigado los ajustes aunque esperaba mejor resultado”. ¿Y Alfonso Ussía, no dice nada? Otro día, que hoy estaba descansando, háganme el favor: “Mañana será el día de escribir de los gozos y desventuras de las elecciones andaluzas y asturianas…”. De Carlos Rodríguez Braun, sólo el título: “¡Qué escándalo!”

También descansaba, o el disgusto le gripó el motor de escribir, Federico Jiménez Losantos, que en su chiringuito de Libertad Digital brilla por su ausencia y en El Mundo escribe sobre Cataluña. Que sí, que siempre luce el sol para insultar a los nacionalistas, pero podía haber esperado a mañana. El editorial de El Mundo lleva un título suave“Andalucía, una complicación para Rajoy”. Y dice así: “Muchos ciudadanos se estarán preguntando a estas horas qué tiene que hacer el PSOE para perder el poder en Andalucía porque resulta difícil de entender que José Antonio Griñán vaya a seguir gobernando con el historial de corrupción, abusos y clientelismo que ha salido a la luz en los últimos tiempos”. Pero Santiago González pisa el acelerador del insulto, que para qué disimular, de perdidos al río: “Cabe la posibilidad de que haya todavía una masa de votantes que no ha perdido la esperanza de verse beneficiado en esa versión moderna de la multiplicación de los panes y los peces que ha sido el milagro de los ERE”. Fernando Sánchez-Dragó ha preferido no esperar al final del recuento: “Yo, mientras empujo con los pies a Arenas, Cascos y Rosa, escribo entre tres aguas –la de la espera, la esperanza y la decepción- y me persigno. No soy neutral. Estoy en contra de la izquierda, estoy a favor de España”.
Que está bien que lo diga, por si no nos habíamos dado cuenta. De lo de la izquierda, digo. Lo de España lo sabíamos. Y en La Gaceta, Carlos Dávila se ha quedado con tal chasco, como él mismo reconoce, que apenas si ha podido pergeñar unos garabatos sin contenido. Menos mal que han podido hacer un poquitín de editorial: “Con la ayuda de IU, el PSOE seguirá perpetuando el caciquismo, e hipotecando la libertad y la prosperidad”.

Libertad Digital despliega una importante batería de comentaristas. De uno en uno, no se me amontonen. Cristina Losada: “La única fuerza a la que debía vencer el PP era la inercia, pero la inercia es sumamente poderosa y no se doblega fácilmente ante la realidad, llámese corrupción generalizada o brutal desplome económico”. José García Domínguezlanzado: “Una asfixia, la de la Andalucía moderna, urbana y emprendedora, solo posible merced al entramado caciquil muñido en el agro durante tres décadas. Pero ni en Corea del Norte ni en Sevilla ha llegado todavía el instante de poner un pie en el siglo XXI”, “Andalucía, una Sicilia sin luparas pero con padrinos en cada capital de comarca cuya perentoria desinfección sanitaria habrá de esperar otros cuatro años más. En puridad, quien nunca acaba de morder el polvo al sur de Despeñaperros  no es algo más o menos emparentado con la socialdemocracia, sino la vieja España sórdida de los lienzos de Gutiérrez Solana”. Pedro Tena, el especialista: “Fuentes fetėn habían revelado desde el miércoles el hundimiento del voto socialista. El viernes, muchos del régimen firmaban ya 41 escaños. Desastre, debacle, despeñamiento, esto es, griñanazo (…) A las ocho y nada parecía comenzar la caída del régimen (…)  El PP aparecía como ganador. Se hablaba de mayoría absoluta. Todos estaban convencido de ello, incluso el PSOE. Pero he aquí el recuento. Comenzó mal para el PP. Siguió mal y ha terminado menos mal, pero mal (…)Y en el aire, una grave pregunta. Si el PP tuvo en 2008 más de 1,7 millones de votos, ¿cómo es que en 2012, con el deseo de cambio instalado en Andalucía y con la corrupción galopando hasta enterrarnos en la mer...dé, no han estado a pie de urna? (…)  Andalucía ha elegido libremente y ha elegido a la izquierda, a una izquierda aética e ineficaz que la ha mantenido en los últimos lugares de España y a una izquierda filototalitaria fracasada en todo el mundo. Tendremos, sencillamente, las consecuencias de lo que hemos decidido”. Emilio Campmany: “Los andaluces han votado a los que se reparten el dinero público por cientos de millones de euros, que ponen al frente de cargos públicos a socialistas que gastan los dineros de todos en cocaína, que practican el nepotismo más escandaloso y que sólo saben prometer más de eso mismo. Y lo han hecho porque esperan seguir recibiendo las migajas de ese sistema clientelar que los socialistas montaron en Andalucía porque no les importa que, con tal de seguir recibiéndolas, los del PSOE se quedan con la parte del león”. Y no se sabe con qué amenaza Campmany: “Tendremos que aguantarnos con nuestros griegos y ver cómo nos arrastran un poco más pendiente abajo. Rajoy podría evitarlo si se decide de una vez a hacer lo que hay que hacer, pese lo que les pese a andaluces y sindicalistas. Veremos si tiene el valor para hacerlo”.

Alguno ya apunta hacia Rajoy. El fuego amigo. Lo conocemos. Pablo Molina: “El sometimiento de todo un partido como el PP a los antojos de su equipo demoscópico habitual no tiene precedentes. No sólo han decidido hacer una campaña en Andalucía como si fueran a ganar sin bajarse del autobús, en frase del mítico Helenio Herrera, sino que por no incomodar, hasta la política nacional del Gobierno popular ha estado supeditada a esta exigencia de placidez morcillona, no fuera que los andaluces tuvieran la impresión de que el PP tiene intenciones de reformar en profundidad el desastre heredado por Zapatero.(…) Javier Arenas, el principal perjudicado de esta noche electoral, ha puesto su cargo a disposición de Rajoy. Si hay algo seguro es que al 'perjudicante' no se le ha pasado ni remotamente por la cabeza hacer lo mismo con el suyo”.

EL AFAMADO MUSEO EL OJO IZQUIERDO
(Documentos y testimonios de la vida en las cavernas”.

Por si le echaban de menos, lugar de honor.

“La andaluza es una sociedad que no ha carecido de (…) grandes valores, pero, por desgracia, fueron reduciéndose a su mínima expresión, después de 32 años de un sistema político basado en la reducción de la pluralidad humana a una multiplicidad animal. Los andaluces han sido tratados como rebaño por el gobierno de la Junta”.

Agapito MaestreLibertad Digital, 25 de marzo de 2012.

 

 

Hay 296 Comentarios

Publicado por: Sísifo99 | 26/03/2012 22:25:54

"Venga, venga. Andalucía ha dado una lección tanto a PSOE como a PP., votando a I.U., a unos,caso del PP, por prepotentes, y a los otros, por traicionar políticas de izquierdas. En manos de I.U. está enmerdarlo. No se lo niegue usted y encima pretenda creerse demócrata."

De modo que "En manos de I.U. está enmerdarlo". Con lo bien que escribe, es curioso ver como le ha patinado el inconsciente al buen señor de izquierdas.

Veo que la polémica sobre Anguita con Sísifo99 viene de muy atrás y yo sólo he leído las dos últimas páginas, suficientes para hacerme una idea. Yo tampoco aprecio políticamente a Julio Anguita, no demostró mucho talento cuando se dejó tentar con los cantos de sirena del sorpasso, dejándose halagar por gente como PJ y haciendo la pinza contra el PSOE. No me gustó en el fondo pero tampoco en la forma, quizás por deformación profesional, su pedagogía era como la de un maestro de primaria, pero cometía el error de olvidar que los destinatarios de su "sermones" no eran niños, que no pocos tenían más formación cultural y mayor nivel intelectual que él. Pero es pasado, y para mí ese agua no mueve molino. Otra cosa es la actualidad, la estrategia de pactos de IU, y no se puede contrarrestar el (para mí) error de permitir el gobierno de la derecha en Extremadura, de esa derecha que ha hecho una reforma laboral contra la que se va a manisfestar la inmensa mayoría de militantes y simpatizantes de IU, con la política de pactos en el País Vasco, en primer lugar porque allí el papel de IU (apoyo indirecto) lo hace el PP, en segundo lugar porque la alternativa era el gobierno de los nacionalistas. Por cierto, es bastante más criticable la política de pactos de Ezker Batua (IU en el País Vasco) bajo el lideragco de Javier Madrazo, con su participación en el gobierno nacionalista de Ibarretxe (soy de los que creen que izquierda y nacionalismo son términos contradictorios) aunque creo que han rectificado recientemente. No se trata de buenos y malos, seguramente el PSOE se comportó con soberbia cuando no necesitó el apoyo de IU, y está bien que ésta se lo haga pagar antes de darle su apoyo, pero unos y otros deben pensar antes enlos intereses y deseos de su electorado, que no está tan distante unos de otros como los dirigentes de ambas formaciones.

Publicado por: almigmon | 27/03/2012 0:05:07

En primer lugar, quiero manifestarle que quienes nos metieron en la OTAN, con nocturnidad -las preguntas del referéndum eran capciosas- y de manera sibilina y en la Europa de los mercaderes pueden dar pocos consejos éticos; los que conculcaron el Estado de derecho con la creación del GAL; los de la patada en la puerta de Corcuera; los de los pactos con los nacionalistas de derechas -mucho antes de ñp que ustedes han denominado "pinza"-, no pueden exigir ningún principio ético a nadie. Se ha dicho que quien transgrede la norma no puede invocarla en su propio beneficio. Y es a esos a los que Julio Anguita dijo no. Estamos en un Estado democrático, ¿le niegan al señor Anguita lo que conceden a los suyos en el País Vasco? Por favor, sean coherentes. En segundo lugar: los mítines de Alfonso Guerra contra los comunistas españoles en aquella época, son todo un lujo: insultos y descalificaciones tan llenos de odio y rencor, que ni siquiera la extrema derecha los ha igualado. La famosa "casa común", vendiendo al PSOE como la única verdad. Julio Anguita contestó, y contestó desde su libertad y de acuerdo con sus bases. El electorado es voluble, aquí y en toda Europa. Intentar culpar a I.U. de lo que es un fenómeno en todos los países de nuestro entorno, en la medida en que se han ido aburguesando, es como echarle la culpa de la crisis a Zapatero, cuando es algo global (pero usted sabe que la derecha lo ha hecho, como usted ahora como sus argumentos). Ahora que la pintan más negra, verá como el voto vuelve a la izquierda. Es una ley de hierro. A mayor bienestar, mayor aburguesamiento y voto más conservador, y al revés. Hombre, entérese y estudie. La política es una ciencia, la sociología otra. Aquí no vale el ojo de buen cubero, que es lo que usted utiliza para desacreditar a un hombre que quedará en la Historia de la política española como honesto y sabio -en el sentido griego del término. Y por hoy ya está bien, salud y buenas noches a la buena gente del foro.

Publicado por: Sísifo99 | 26/03/2012 23:14:51

Con todo el respeto que me merece alguien que, como no conozco de nada, no tengo por qué poner en duda, usted dirá lo que quiera y podrá defender tanto como quiera a Julio Anguita, incluso ver fantasmas donde no los haya, pero lo único cierto es que no hay que buscar a nadie que lo descalifique. Él mismo cumple perfectamente esa misión.

Cualquiera que recuerde, mínimamente, lo que supuso la pinza para la izquierda de este país podrá atestiguar hasta qué punto se desprestigió él como político y como persona y hasta qué punto desprestigió a ese partido que, según usted, tanto se esforzó en crear y cómo acabó en apenas 4 años con las expectativas de ser el relevo de izquierdas del PSOE.

Yo no pongo en duda la honorabilidad de Anguita, cuestiono su ego y afirmo que lo que usted entiende por mantener sus principios (principios que siendo profundamente izquierdistas a priori, sin embargo, permitieron por la famosa pinza que el PP gobernara a lo largo y ancho de España, me río yo de esos quereres mal entendidos) no fue sino el resultado de obstinarse en un error de base: Si yo no puedo, el Psoe tampoco. Eso, desde cualquier perspectiva mínimamente progresista, cuando significa abrir las puertas de par en par para que entre la derecha rancia y tardofranquista del PP contra la que tanto luchó el señor Anguita y todos sus compañeros y predecesores es la traición más vil posible desde la izquierda.

Y no es sólo mi opinión, ahí están los datos, en 1996 IU consiguió 21 diputados, hizo la pinza al PSOE y en 2000 consiguió 8, luego 5 y luego 2. ¿Qué no fue Anguita? ¿Qué fue el pacto con el Psoe para ver si entre dos que se caían se podían apoyar? ¿Qué fue Frutos? ¿Qué fue Llamazares?

Espérese a las próximas extremeñas y ya me cuenta...

Siempre al final el "tu más".
Por lo que yo he oído en esos extremos que usted nombra, goza de un gran predicamento. En algunos comentarios, que he leído, lo califican como el más honrado y mejor político y que le votarían si se presentara,¿como antaño? ¿por qué no lo hicieron? Lo peor fue que él se creyó esos cantos de sirena.
Y no dudo que él pensara que hacía lo mejor. ¿Escuchaba a alguién?

Tras la lecura ¿Alguna duda de por que la derecha no gana en Andalucia?
mas en serio: nuestros políticos deberían recordar ( y hacer menos caso a su ejercito de aduladores y profetas) que el sistema político español que tiene muchos defectos tiene algunas cosas buenas. Entre ellas el hecho de que siempre se combina mayoría política, que aporta estabilidad, con minoría social, el todopoderoso PP debería recordar, cada vez que sus adlatares, aduladores y tropa de pelotas en general, que tiene poco mas del 44% de los votos emitidos, lo que hace relativamente fácil la alternancia política y debería obligar a la moderación. Quien no lo aprenda peor para él.

En la extrema derecha son legión los que se apuntan a desacreditar todo lo que se menea. Y mas si lo que se menea es a favor de lo público.
A la persona Julio Anguita, todo el respeto. Al personaje, muy poco. Y es él, nadie le obligó a creárselo. Todo el derecho a decir lo que pensamos, tal como él hace.
Además creo, que es muy consciente de la diversidad de opiniones que provoca y no duda en ponerse debajo del foco en el momento apropiado.Y somos muchos los que pensamos que trajo pan para hoy y hambre para mañana. A votos me refiero.

: nadie | 26/03/2012 13:27:07
.
Te habrás quedado a gusto eh? No hace más falta que no la hayas pisado.
Piensa que en todos sitios se cuecen habas y en la mía a calderadas.
En fin, tú mismo resalao.

Buenas noches sisifofo99, que usted lo escriba bien.

Un penúltimo apunte. No tolero la hipocresía, el no dar la cara, el dejar las propias acciones en la estacada. A los que critican a Izquierda Unida por su pacto en Extremadura, les pregunto, ¿con quién ha pactado el PSOE en el País Vasco? Y en anteriores legislaturas, a nivel nacional,¿no lo ha hecho con la derecha provinciana de los nacionalistas catalanes y vascos? Pero, bueno, ¿a quiénes pretenden engañar? ¿Cuando el PSOE pacta está bien, y cuando pactan otros no? ¿Quiénes son aquí los dogmáticos? ¿Por quienes nos toman? Guárdense la mala conciencia. Lo más probable es que en Andalucía Diego Valderas vuelva a presidir el Parlamento y llegue a acuerdo puntuales con el PSOE para la gobernabilidad de Andalucía, sin entrar en el gobierno, lo que obligará necesariamente al PSOE a seguir una política de izquierda y extremar la transparencia en el ejercicio del poder, porque lo están fiscalizando. Eso es bueno, claro que lo es: para el pueblo, para las libertades, para la democracia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal