Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

15 jun 2012

¿Hay abajo después de abajo?

Por: José María Izquierdo

¡Qué antiguo, y qué estúpido, es esto de jugar con los éxitos del deporte para intentar que olvidemos las desgracias que nos sepultan! Ya verán que lo hace más de uno, enfrentando el 4-0 a Irlanda con la crisis. Como la ridícula maniobra de cargar las culpas sobre los socialistas, con Almunia de pimpampún y Rubalcaba en la recámara. La situación es obvia, por más que la alegre muchachada se empeñe en la nariz de Cleopatra. Los inversores nos dan leña hasta hartase porque nadie explica en qué consiste el rescate bancario, y llevamos así una semana, por la rebaja de Moody's que ha dejado la deuda española lo más cerca posible del bono basura y, además, por la constatación hecha por Bruselas de que el rescate a la banca será computado como déficit. Lo que nos ocultó cuidadosamente Mariano Rajoy, el héroe del silencio. Ya pueden pedir la dimisión de Almunia, que con él o sin él el desastre sería el mismo, que en nada influye.

Y pongo en su conocimiento que Carlos Dávila deja la dirección de La Gaceta. Confiamos en que pronto le veamos publicar en cualquier otro medio del mismo nivel: The New York Times, Le Monde… Aquí esperaremos ansiosos sus bocadillos de chicharrones, aunque vengan envueltos en otro papel. Le sustituye, por ahora, la directora adjunta, Mayte Alfageme. Que tampoco es manca, como aquí han tenido la oportunidad de comprobarlo alguna que otra vez.

Y dos golitos de Fernando Torres. Dos.

 

Así que lo mejor que podemos hacer es tener fe. ¿Y por qué no, si la ministra de Trabajo se encomienda a la Virgen del Rocío? Ese es el titular del editorial de Abc: “Fe en España”. ¿Se acuerdan de aquello, que ya hemos recordado aquí en otra ocasión, de la “conspiración masónico-izquierdista de la clase política, en contubernio con la subversión terrorista-comunista en lo social”, que dijera Franco en la plaza de Oriente en 1975 y que fue su último discurso? Pues esto dice Abc: “Además, la política de transparencia aplicada por Rajoy a la banca española está siendo recibida con críticas oportunistas y alevosas por medios extranjeros. Paralelamente a ese contexto se sitúa una notoria campaña de desprestigio contra Mariano Rajoy, cuya convicción algunos la confunden con arrogancia; o su firmeza con intransigencia. Probablemente hay quien no se ha acostumbrado al cambio de estilo entre el anterior presidente del Gobierno y el actual, pero convendría recordar cuáles fueron las consecuencias de aquella política exterior zapaterista -en lo diplomático y en lo económico- sin rumbo ni agenda”. Ya nos lo sabemos, ya.

Pero el editorial de Abc también dice esto: “Vivimos una situación de extrema dificultad y sin precedentes, a la que seguirá un tiempo nuevo en el que habrá que vivir con menos riqueza y acostumbrarse a otro concepto de bienestar”. ¿Menos riqueza? ¿No creen que es insultante para tantos miles y miles de españoles que han vivido deslomándose por cuatro perras, lo mismo que los jubilados y otros colectivos? ¿De dónde nos ha llegado este afán de hacernos creer que los españoles hemos vivido años y años de la sopa boba o a costa del Estado, en lugar de haber trabajado como burros, igual que los franceses o los neozelandeses? ¿Alguien más habla de Zapatero en Abc? Hermann Tertsch: “Pero este espíritu de país pobre nos hace acudir a todas partes con esta subcultura del reparto de la suma cero (...) Esos instintos de campesino de pedregal son los que destila tanta opinión en este país. De esos supuestos ilustrados que parecen la horda de invitados de Viridiana reclamando a gritos para sí los ahorros del prójimo. Para pagar sus deudas. Me dirán que soy injusto por considerar que también de este retorno a los peores instintos de la raza se los debemos a Zapatero y su revival de la peste ideológica de la revancha y la mezquindad”.

Se lo dije ayer  (en realidad lo hago desde hace dos años y medio) que los malos, malos, malos, pero malos de verdad, son los rojos. José María Carrascal: “El PSOE se está llevando la palma. El principal partido de la oposición se ha movilizado para deslegitimar al nuevo Gobierno, sin importarle los medios ni las consecuencias. De cuando en cuando. Rubalcaba dice que está dispuesto a colaborar con él. Pero a continuación le mete un rejonazo que abre aún más las heridas. Que tenemos, mejor dicho. La prensa afín le sirve de infantería y sus hombres destacados fuera, de artillería. Vale todo, desde el rumor, que ellos mismos han propagado, a la mentira que prodigan para socavar el prestigio del gobierno. De nada sirve que analistas y políticos extranjeros alaben las medidas de Rajoy. En casa sólo encuentra vilipendio. Cuando desde fuera intentan ayudarle, redoblan sus ultrajes”.

También le dan a los socialistas en La Razón, y esta vez a Joaquín Almunia, al que ayer atacaron todos los cargos de mayor o menor relieve del PP que aparecieron en público. Escribe Carlos Iturgáiz, eurodiputado y conocido como el fiel escudero de Mayor Oreja. Se arranca con el fútbol: “En estos días con motivo de la Eurocopa de fútbol de Polonia y Ucrania los españoles nos enfundamos la camiseta roja y la bandera nacional haciendo patria y apoyando a España (…) Pero en política, cuando España está jugando en campo europeo uno de los partidos más importantes de su historia, acabamos de volver a comprobar que no todos los dirigentes de nuestro país están a favor de defender los colores de la enseña nacional”. ¿Sabemos de quién habla? Lo sabemos: “En esta ocasión me estoy refiriendo al comisario europeo Joaquín Almunia, comisario elegido por el anterior gobierno español, que cada vez que sale a la palestra y hace declaraciones, pone a España a los pies de los caballos, haciendo flaco favor a los intereses de los españoles. Todas sus medidas y declaraciones, han ido encaminadas a perjudicar al Gobierno español y a sectores económicos, empresariales, o navales de nuestro país”. Y algo más: “Todos nos imaginamos que el comisario Almunia habrá recibido buenas instrucciones de su jefe de filas, el Sr. Rubalcaba, para dificultar las labores del Gobierno español poniendo palos en las ruedas con las medidas que toma el gabinete del presidente Rajoy, anteponiendo Almunia desgraciadamente sus intereses de partido antes que a los generales y a los de España. Por todo ello, el comisario Almunia debería dimitir y abandonar su puesto, un puesto vital para el futuro de nuestro país que no puede estar en manos de quien lo utiliza para jugar a la contra”. Y el ridículo remoquete: “Mientras tanto cruzo los dedos para que a ningún periodista se le ocurra preguntar al comisario Almunia sobre Gibraltar, ya que visto lo visto, éste se enfundaría en los colores de la Pérfida Albión”.

Y hasta en los suburbios. Emilio Campmany, en Libertad Digital. Título de la columna, “Golpismo de guante rojo”. Algún párrafo: Freddy está mayor y no quiere tener que esperar más de siete años para volver a pisar moqueta. Y a Joaquín Almunia, que también está mayor, se le hace la boca agua de verse de nuevo henchido y ufano paseando por los pasillos madrileños del poder”

Pero pocos tienen la cara dura tan dura como el inefable Alfonso Merlo, honra y prez de este modesto blog: “Rajoy tiene razón. Y Aznar tiene razón. Incluso en parte la tiene Merkel. Es incontestable que el origen de la burbuja financiera está en comportamientos irresponsables, indecentes y veremos si delictivos”. ¿Y en qué cree Merlo que tiene razón Aznar, si la burbuja financiera no es más que la continuación de la burbuja inmobiliaria que el propio Aznar engordó y engordó? Lo menos que podía hacer Merlo, por decencia,  es no unir las palabras “burbuja” y “Aznar”. Juntas, explotan.

LAS FACHADAS

FACHADAS

Ese “Repita: Es-pa-ña” de La Razón  nos remite al inicio de hoy de este Ojo. Y aún más el sumario: “La Selección da un respiro el día en que los mercados y la pasividad del BCE ponen a Europa en máxima alerta”. El resto, cosas menores. Abc, además del fútbol, va un poco soso: “El interés de la deuda roza el 7%”, que millones habrá que no saben si es mucho o poco. Dice también que “El Gobierno estudia ampliar el horario de los funcionarios” y reducirles las vacaciones. Que si es por fastidiar, no digo nada. Pero en fin, con la que está cayendo dedicar esfuerzos y energía a esa cosa ya me contarán. El Mundo titula “Emergencia económica”, lo que parece bastante sensato. Y destaca la consigna del día: “El PP exige la dimisión del comisario Almunia por “deslealtad hacia España”. Atentos a esta careta: “La hermana de Ordóñez pide hablar con su asesino para demostrar que eso es inútil”. Sin comentarios.

NON PLUS ULTRA

Dos cositas de Carlos Dívar. No sé cual es más impresentable. La primera, un editorial de El Mundo: “Pero lo esencial es el fondo de la cuestión. Una cosa es que algunas prácticas de Dívar estén en la frontera de lo reprobable y que también resulte dicutible si debía haber pasado algunas facturas al Erario Público y otra cosa bien distinta que haya motivos objetivos para pedir el relevo de la cuarta auto¬ridad del Estado (…) No hay en el caso de Dívar ninguna proporcionalidad entre lo que se le atribuye y la persecución de la que está siendo objeto”. ¿De verdad lo cree así El Mundo? ¿Se han leído, de verdad, las mentiras del presidente de los señores que más honestos deberían ser? ¿No es esa razón suficiente, además de las ya sabidas, para que dimita? ¿Qué más se necesita para pedir su salida? ¿Asesinar a alguien, ser detenido por blanqueo de dinero, de pederastia?

Y la segunda se la debemos a nuestro querido Francisco José Fernández de la Cigoña, en La Gaceta, que nos obsequia con dos perlas en su artículo “Lo del catolicísimo de Dívar me parece impresentable”. Una: “Su silencio alimenta todas las sospechas. Incluso las personales. Que ya algunos aventuran. Muy poco católicas. Es muy probable que sean un infundio. Pero su silencio les da pábulo. Fue rarísimo que el PSOE zapateril se aviniera a su nombramiento. Hoy hace pensar a algunos que les pareció de maravilla por tenerle como carne de chantaje”. Repugnante o indigna, ¿cómo prefieren calificar la insidia? Y dos: “Iba de católico modelo. Con más rezos, más misas y más comuniones que nadie. Maravilloso si su actuación pública se correspondiera con su vida. En otro caso, un hipócrita de tomo y lomo. Creo que ya es hora de conocer lo que hay. Y si se niega a manifestarlo, como hasta ahora parece el caso, pues a olvidarnos de ese paradigma del catolicismo. Porque de eso, nada. No pasaría de meapilas absolutamente prescindible”. ¿Verdad que podemos decir que el catolicismo de Fernández de la Cigoña nos parece impresentable?

Ayer mismo se celebró el acto de clausura de la Universidad Tomás Moro, promovida por la Fundación Intereconomía. Dice La Gaceta que “el balance no puede ser más positivo: por las aulas de este centro académico, dirigido a personas mayores de 40 años, han pasado a lo largo de este curso un total de 450 alumnos, se han impartido más de 600 horas lectivas de clase -150 horas dedicadas a la cultura contemporánea y 60 horas a la cultura española y se han ofertado 160 horas en cursos de corta duración”. ¿Y qué se estudia?, se preguntan ustedes. Pues “temas tan novedosos como los Fundamentos de la Civilización Occidental, la Ópera, la Cultura de las Civilizaciones Orientales, la Bioética o el Coaching Dialógico”. ¿Personalidades que han pasado por la Tomás Moro? Extraordinario elenco: el escritor Juan Manuel de Prada, los periodistas Ramón Pi y José Javier Esparza y, también, Mario Conde y Aleix Vidal-Quadras. Corran, corran, no se vayan a quedar sin plaza.

EL AFAMADO MUSEO EL OJO IZQUIERDO
(Documentos y testimonios de la vida en las cavernas)

Un grave problema existencial.

“Sí, yo tengo un problema, un problema muy viejo y que ha llevado de bólido a las mejores cabezas de la historia de mundo: ¿que soy? ¿de dónde vengo? ¿dónde voy? ¿cómo soy? y finalmente ¿dónde quiero ir? Probablemente la historia del pensamiento humano ha girado, no sé si gira, y girará, en torno a resolver estas cuestiones que tarde o temprano al final cada uno, por sí y para sí, debe resolver. ¿Las has resuelto?, si la respuesta es no, empieza. Tu felicidad y la de los tuyos depende de ello”.

José María Francàs, La Gaceta, 14 de junio de 2012. 

 

Hay 314 Comentarios

Publicado por: claro clarito | 17/06/2012 23:07:50
Tranquilo gracias por preocuparte por mi salud, pero tus meninges culeras no son contagiosa puedo seguir dandote por culo tranquilamente. Y ya he visto que si no es en ingles no entiende mis comentarios de Galtieri y los argentinos.

Lorenzo, esa es la medida más sabia que podías tomar.

claro clarito | 17/06/2012 23:17:53
 
¿Idea pobre de España, Europa y la humanidad?, ¿captar con mis sentidos?, ¿además de una constitución, un estado de bienestar?, ¿de qué puñetas estás hablando? En fin, no tengo nada que responder a tal sarta de idioteces. Doy por finalizado el diálogo.

¿Sentidocomún?. ¿Tú?. Anda ya. Otro que está para ir al psiquiatra a recibir terapia. ¿Todo eso te lo sueñas por las noches, sueñas que eres nena y te mojas?. Este es un país libre pero se nota que los "colgaos" abundáis.
Seguro que en otro momento hablarás de la coca y de Rajoy porque se nota que de eso si que sabes.
Como veo que te gusta leer en inglés te envío un articulillo para que disfrutes.


Between two nightmares
Angela Merkel is drawing the wrong lessons from the chaos of German history

A STAMP collection in Berlin’s German Historical Museum sums up what, to many Germans, is the price of economic recklessness. A Weimar-era postage stamp worth five pfennigs in 1920 doubled in price the following year, then jumped to ten marks in 1922. It cost 30 marks in January 1923, 1,000 marks in May and 800,000 marks in October. By the end of 1923, sending a letter took ten billion marks. Next to this “document of an insane era”, the museum shows how worthless banknotes were defaced by Nazis with caricatures of Jewish speculators. It was at the height of hyperinflation, explains the display, that Hitler staged his failed Munich beer-hall putsch.
The moral is clear: profligacy leads to economic chaos, political extremism and ultimately to catastrophe for all of Europe. For today’s Germans, prosperity and democratic order must be based on sound money. The German chancellor, Angela Merkel, is in tune with this domestic mood when she insists that the euro zone must embrace a culture of financial stability if it is to overcome its debt crisis.

But is she drawing the wrong lessons from history? It was not hyperinflation in the 1920s but depression and mass unemployment in the 1930s that propelled Hitler to power. Like the hapless Weimar chancellor, Heinrich Brüning, Mrs Merkel is accused by critics of hastening disaster by pushing austerity during a deep recession. But whereas the 1930s is seared in American memory, it is less clearly remembered in Germany. The reason, says Professor Carl-Ludwig Holtfrerich of the Free University of Berlin, is that Germany returned to full employment more quickly, thanks partly to Hitler’s own form of Keynesian stimulus: notably autobahn-building and rearmament.
The prospect of a 1930s-like breakdown now is perhaps most palpable in Greece. In the fifth year of recession, Greeks chose in May to vote in large numbers for the extreme left and right, punishing mainstream parties that supported the austerity and reforms which came as conditions of the country’s bail-out. Even in the best scenario, in which centrists return to power in this weekend’s second election, a “Grexit” might only be delayed. And once the idea takes hold that a euro member can be pushed out, nobody knows where it will stop.
Contagion from Greece has clearly spread to Spain, which this week was promised up to €100 billion ($125 billion) in euro-zone loans to prop up its crippled banks. If Spain is touched, Italy is sure to follow and France may not be so far behind. As one observer in Berlin puts it, Germany’s real fear is not that the euro zone unravels to the Alps, but that it collapses all the way up to the Rhine. That is an existential threat for Germany, not just economically but also politically; its post-war rehabilitation and prosperity is built on reconciliation with France and deeper European integration.
The mood in the chancellor’s ultra-modern offices, opposite the reconstructed Reichstag, is a mix of scorn, gloom and outrage at being misunderstood by the world. The plea from America, much of Europe and even from Germany’s opposition parties is for Mrs Merkel to act decisively to save the euro, starting at the European summit at the end of June. To stop a run on banks, there needs to be a “banking union”, including a Europe-wide system to guarantee bank deposits, a fund to wind up troubled banks and the use of rescue funds to recapitalise them. To stop the run on sovereigns, there should be some kind of joint Eurobonds partly to mutualise debt.
That the charge is being led by France, under its new Socialist president, François Hollande, is the cause of huge irritation in Berlin. Germany is being asked to stand fully behind the euro. Its already large (though circumscribed) liability in the euro zone, through bail-outs to individual countries, could become something like an unlimited liability for the public and private debts of others. This is not what Mrs Merkel means when she talks, with increasing fervour, of the need for “more Europe”.
Under pressure, Mrs Merkel may be ready to consider hitherto unthinkable steps, including transfers to the neediest countries and European-level taxes. But before pooling liabilities Germany wants to pool control of economic policies. How could German taxpayers stand behind French debt when Mr Hollande is reducing, not raising, the pension age for some workers to 60? France may demand a “growth compact” to balance the “fiscal compact”. But for Germany this treaty to toughen fiscal rules is only the start of integration. It wants tougher European supervision of big banks (perhaps by the European Central Bank), commitments to boost competitiveness, and perhaps harmonised taxes. All this must go with progress towards “political union”: the European Commission acting more as a European government, with a stronger European Parliament holding it to account. Then, and only then, might Germany talk about sharing its credit card.
Back to the museum?
The refrain in Berlin is that European leaders like to talk of mutualising national liabilities, but hate to discuss sharing national sovereignty. As a federal state, Germany can easily imagine shifting powers to Brussels. But such ideas will test France, where the Fifth Republic gives the president huge power. Such fundamental changes would also require a rewriting of European treaties and perhaps even a new German constitution.
The danger is that the euro may be gone before all this can be done. Faced with the impossible choice of presiding over the chaos of the euro’s demise or guaranteeing trillions of euros’ worth of debt, Mrs Merkel can be forgiven for trying to muddle through. But if Europe’s single currency became a museum curiosity, history would judge Mrs Merkel a failure, a bit like Mr Brüning.

Lorenzo, en mi opinión tienes una idea muy pobre de lo que es España lo que significa que aplicando el mismo rasero tienes una idea muy pobre de lo que es Alemania, Grecia, la misma europa y la propia humanidad. Afortunadamente hay mucho más de lo que tus sentidos captan pero insisto, si para ti solo es eso estás en tu derecho. Eso si, además de una constitución para ti España es un estado de bienestar.... o no?.

smithie, hay que ser mala persona para desear que cada uno pague por el mal que cause y responda del daño que produzca?. ¿Qué tiene que ver con los enfermos de cáncer que los políticos griegos,empezando por los que acaban de ganar esta noche, mintieran, falsearan las estadísticas, y permitieran que los ricos no pagaran impuestos, COMO SI HACEN EN ALEMANIA?. Estáis tan empachados de sectarismo y de verborrea que no sabéis ni lo que decís.
Alba Dawn o sea que la buena gente griega es solo aquella que vota a los que a ti te gustan los demás no tienen derecho a existir y no son buena gente. Hay que fastidiarse que panda de fascistas sectarios disfrazados de progres abrevan por aquí.

Miguelillo, dices si los argentinos son como Galtieri... Es lo mimo que decir si los españoles son como Franco, una imbecilidad, muy propia viniendo de ti. Ya sabemos que te patinan las meninges culeras pero ese es tu derecho que lo disfrutes que este es un país libre.

Ya hemos pasado el trago de Grecia, ellos dixint, y ahora ya vamos con lo mismo.
Noticia de última hora.
JUSTIFICA ASÍ LA REACCIÓN DE LOS MERCADOS
El Banco Mundial critica la falta de información sobre el rescate a la banca española
E.C (22:09) .- El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, ha justificado este domingo el poco entusiasmo con que recibieron los mercados la noticia de que el Eurogrupo iba a rescatar con 100.000 millones de...


Para los usuarios, claro. Y ya no digamos para los fondos de inversión. Esos que tan bién nos tratan y que no se les cae de la boca lo que se preocupan del bienestar de las personas
."Nada volverá a ser igual en la sanidad española tras esta crisis"
Mensaje rotundo del consejero más cuestionado y controvertido del Gobierno de María Dolores Cospedal en Castilla-La Mancha. El titular de Sanidad y Asuntos Sociales, José Ignacio Echániz, clausuró el ....
En Dclm.es

NOTICIÓN!!!! VUELVE JULIO ANGUITA!!!!!!! http://www.comiendotierra.es/?p=903

1 2 3 4 5 6 7 ... 31 32 Siguiente »

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal