Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

14 nov 2012

14-N. Ya está todo dicho

Por: José María Izquierdo

Mercamadrid
           Mercamadrid en las primeras horas de huelga. / Alberto Martín (EFE)

Casi, casi, monográfico: la convocatoria de huelga. Ya saben ustedes que a nuestros amigos de la verbena de la paloma los sindicatos les ponen enfermos. Es, más o menos, como la alergia al polen, a los ácaros o a los gatos. Les lloran las meninges, se les irritan las neuronas y les salen cosas tremebundas de los orificios habituales. Luego las escriben. Y sale lo que sale, que con mucho gusto y exquisito cuidado aquí se lo hace llegar su catavenenos, siempre a su disposición. Lo bueno de que hoy la cojan con los sindicatos es que nos libramos de Artur Mas. Por un día. O dos. Que mañana será el balance de la huelga. Y ya verán, ya.

Les cuento al final que Amaya Egaña –balcón, Barakaldo- no había avalado a su hermano. ¿Recuerdan la columna de ayer de García-Abadillo en El Mundo? Pues era mentira. El autor se disculpa.

Editorial de La Razón, obviamente, contra la huelga: “Un paro contra el bien común”. Algún parrafillo: "Las razones para no secundar el paro son numerosas y de peso. Estamos ante una huelga política que tiene como objetivo explotar el comprensible descontento e irritación sociales por los ajustes para desgastar a un Gobierno de otro signo político. Hace tiempo que las centrales sindicales dejaron de proteger y luchar por los intereses de los trabajadores y los desempleados para convertirse en correa de transmisión de las estrategias de la izquierda política”. Bueno. Y ahora, las matemáticas: “También está la factura, lo que nos costará la huelga. Los cálculos estiman que se perderán más de cuatro mil millones de euros si España se paraliza hoy. Con esa cantidad desperdiciada se podría pagar, por ejemplo, el 83% de la revalorización de las pensiones y se habrían evitado el 80% de los desahucios”. ¿De verdad que se van a perder cuatro mil millones de euros? Ya, ya sé que es la cifra que ha dicho la CEOE. Pero es solo dogma de fe para La Razón y afines. Unos cuantos mortales podemos dudar, que no nos importa ir al infierno. Ventajillas de los ateos.

¿Le preocupa a Alfonso Ussía la huelga? Pues seguramente, pero será otro día, que hoy está en un sin vivir porque están cerrando en Madrid algunos restaurantes de lujo. Que el paro vaya a llegar a seis millones le tiene sin dormir a nuestro columnista, por no hablar de lo que le duelen a Ussía los desahucios. Pero lágrimas, lágrimas, las que suelta por el cierre de Jockey, Club 31 o Balzac. Pero para no desentonar en el día, vuelve con la insidia de que “en el restaurante oriental del lujoso Hotel Villamagna no es raro encontrar sentado en una mesa al sindicalista Cándido Méndez, gran degustador de patos lacados. Al menos UGT y CCOO mantienen en alto el pabellón de la buena cocina”. ¿Para qué repetir al señorito faltón –y mentiroso, como vemos- que Méndez ha dicho hasta la saciedad que jamás ha pisado tal restaurante? Y conste que nada ocurriría si el secretario general de UGT -sentado a la mesa, y “no sentado en una mesa”, como dice el finísimo Ussía- se hubiera trincado un pato lacado e incluso unos espléndidos dim-sum. ¿Un sindicalista en el Villamagna? Pues sí, claro, que hace mucho tiempo que les dejan entrar, y no solo a los condes de los Gaitanes.

En Abc repiten en el editorial el título de la fachada. Debe ser por los recortes: “Una huelga contra España”. Lo mismo les suena: “Esta tensión sindical contra el Gobierno del Partido Popular es insólita y responde a una estrategia de carácter político, no laboral, tan evidente como en la primera huelga general, y que, al margen de los motivos formales de la convocatoria, persigue compensar el estado de crisis del PSOE. La izquierda sigue necesitando crispación social para ocultar su carencia de ideas y su deslegitimación ante la opinión pública”. O esto otro, también muy original: “El papel de los sindicatos vuelve a quedar cuestionado por esta decisión de someter al país a una jornada de pérdidas multimillonarias, además de generar riesgos evidentes para el orden público. A falta de propuestas realistas y de capacidad de iniciativa, los sindicatos optan por aprovechar el descontento social y transformarlo en una plataforma de agitación política, despreciando los costes en imagen y confianza que supondrá para España”. Y así.

Pero dejen un huequito libre en sus entendederas para la clase de Antonio Burgos. Un párrafo: “España estará llena hoy de negocios como la tintorería de mi barrio, a los que impondrán el chirrán, chirrán de la dictadura del miedo unos piquetes que me suenan a piquetes de ejecución de la libertad. Al alba, cuando salen los autobuses de los barrios y los trenes de cercanías, que es cuando funcionar suelen los piquetes de ejecución y éstos a los que llaman informativos y que siempre le dan el tiro de gracia al cierre abierto de un pequeño negocio. Huelga van a arreglar la crisis, los recortes, los despidos, los desahucios... Ay, qué camelancia demagógica más gorda del Sindicato Único de los dos que la tienen de cemento...”. Hay más, claro, pero seguro que ustedes ya se hacen una idea… Y de los piquetes habla también Ignacio Camacho. José María Carrascal se queda directamente en la ignominia: “A estas alturas, los sindicatos ya no son socialistas. Son el capitalismo más rancio en sus cuadros y, en todo caso, en los trabajadores más privilegiados. Un capitalismo de elites que, para disimularlo, de tanto en tanto declara una huelga general. Y hunde un poco más al país. El ejemplo lo tienen a mano”. ¿?

Y dos de Libertad Digital. Una, Federico Jiménez Losantos. Resumen de su intervención en su radio tal como la redacta la propia web: “Este miércoles y por segunda vez en menos de un año, los sindicatos han convocado una huelga general, ‘un mecanismo de golpe de Estado del siglo XIX que conservan ciertos sinvergüenzas del siglo XX, pero ante la que el Gobierno nos tiene indefensos', ha comentado Federico Jiménez Losantos en Es Noticia. El director de Es la Mañana... ha dicho que ‘como este Gobierno cuajado de agallas no va a hacer una ley de huelga, como no nos va a proteger, pues defiéndase usted’. La forma es sencilla, ‘cojan ustedes su móvil y el primero que les impida entrar en su puesto de trabajo, foto. Además, valen panorámicas y se pueden grabar vídeos’. ‘Hay que defenderse’. Según Federico, ‘tenemos un Gobierno que está compuesto por inútiles y medrosos, algunos soberbios, incapaces de hacer una ley de huelga”.

Y otra, un Fray Josepho de regalo, que hace mucho que no le traíamos a su distinguida consideración:

“Pagamos su montón de liberados,
sus sedes, su alquiler, sus ascensores,
sus teléfonos, sus ordenadores,
sus gritos, su rojez, sus pareados.
Pagamos sus chalets, sus adosados,
su marisco, su vino, sus licores,
sus ERE, sus chanchullos, sus favores
y sus cursos de mierda a los parados.
Pagamos su sandez, su chulería,
y el tiempo que se pasan cada día
rascándose la parte que les cuelga.
Pagamos sus coacciones, sus tumultos,
sus métodos mafiosos, sus insultos...
e incluso su salario de la huelga”.

LAS FACHADAS

Fachadas14

No sé qué titulo de La Razón me gusta más: “El PSOE bloquea el pacto antidesahucio ante el 14-N”, o ese “Coacción general”. Quizá es más ridículo el primero, que ya me contarán ustedes qué pinta el tema de la huelga para un acuerdo sobre los desahucios, cuando el paro ha comenzado ya. ¿Iba a evitar la huelga ese pacto, viene a decir La Razón? ¿Lo dicen en serio? Claro que esta caretilla tampoco está mal: “Desmontando a Mas: Los apellidos más comunes de Cataluña son García, Martínez, López y Sánchez”. Pues nada, CiU está perdida y va a perder por goleada el 25-N, que todos los García etcétera van a votar en contra. Solucionado. Está muy bien la de Abc: “Huelga contra España”, sobre una foto de Toxo y Méndez. Y la dimisión del concejal Pedro Calvo por el Madrid Arena. El Mundo lleva la huelga en un pie de foto con un título bastante raro, si me permiten decirlo: “Para Toxo la huelga es ‘moderna’ y para Méndez, una ‘inversión”. El título mayor es para la dimisión del concejal de Madrid. Y otra careta para los García y demás de Cataluña. La cosa ha partido del PP. Acabáramos. La Gaceta, a pelo: “Los sindicatos nos cuestan a los españoles mil millones al año”. No les digo las cuentas que han hecho para que no se nos escape la risa. Que no son momentos.

EL AFAMADO MUSEO EL OJO IZQUIERDO
(Documentos y testimonios de la vida en las cavernas)

“El gaymonio es (…) una norma manifiestamente injusta porque nada tiene que ver con la realidad. El mito progre de la igualdad confunde la igualdad de todos ante la ley -que es el abecé del Estado de Derecho– con la igualdad biológica entre hombre y mujer –que es un imposible metafísico-. Antes que un sesudo de teoría del Estado, este es un problema médico. Es como el que sufre trastorno bipolar en la planta 4 y se pasea con un gorro napoleónico de papel haciendo planes para deponer a Fernando VII. Tenemos dos opciones: decirle ‘Ya pasó, Paco, tómate el Risperdal’; o decirle ‘Majestad, estamos a su disposición para llevarnos a la Familia Real a Bayona y que el mariscal Murat despliegue sus divisiones por Madrid’. Es como si España entera se hubiera puesto a jugar a 1808 y acatara las órdenes del bipolar con docilidad. Medio Occidente sigue la corriente a un imaginario Bonaparte y le ríe las gracias con disparates como el gaymonio”.

Alfonso Basallo, La Gaceta, 13 de noviembre de 2012.

---

Fuera de repertorio, y para acabar, otro asunto. Recordarán que ayer les traje la columna de Casimiro García-Abadillo en la que contaba que Amaya Egaña “avaló deudas de su hermano con su propia vivienda”. Y añadía al hablar de su suicidio: “Tal vez pensó que su marido no le perdonaría la ocultación de la decisión de ayudar a su hermano”. Hoy dice García-Abadillo que el dato se lo habían confirmado en la Caixa, pero nos revela lo siguiente: “Ayer hablé con Alberto Egaña, hermano de Amaya (…) Alberto me comunicó que él nunca había sido avalado por su hermana Amaya”. Y escribe este párrafo: “En la información publicada el martes no había ninguna intención de hacer daño a la imagen de Alberto Egaña, pero a veces los profesionales cometemos errores y debemos reconocerlos públicamente. Y aunque en este caso sea uno inducido, uno es responsable de lo que firma”. Bien. Y ahora pregunto: ¿quién indujo a Abadillo al error? Las conclusiones del articulista a raíz de esta falsedad, véase el Ojo de ayer, ¿también eran inducidas o pura cosecha del autor?

 

Hay 113 Comentarios

¿Existe "El Mundo" porque hay cuatro "Casimiro García-Abadillo" sueltos por ahí...
.
...o existen los "Casimiro García-Abadillo" porque hay cuatro "El Mundo" sueltos por ahí...?

¿Cuanto cobran los manipuladores para desinflar la huelga en los medios cavernicolas o no?, Europa cambia , ahora conviene imitar a los asiaticos ...o peor. Escondamos la miseria o tomemosla como normal. Ya sabeis aquello de "fueron a por los sindicatos, pero no era yo..." Os va a llegar mas pronto que tarde, peor y sin apoyos...imbeciles.

“Pagamos su montón de liberados,
sus sedes, su alquiler, sus ascensores,
sus teléfonos, sus ordenadores,
sus gritos, su rojez, sus pareados.
Pagamos sus chalets, sus adosados,
su marisco, su vino, sus licores,
sus ERE, sus chanchullos, sus favores
y sus cursos de mierda a los parados.
Pagamos su sandez, su chulería,
y el tiempo que se pasan cada día
rascándose la parte que les cuelga.
Pagamos sus coacciones, sus tumultos,
sus métodos mafiosos, sus insultos...
e incluso su salario de la huelga”.
.
Manrique, Garcilaso, Fray Luís de León, Lope de Vega, Góngora y Quevedo, Moratín, Espronceda, Bécquer, Unamuno, Rosalía de Castro, Celaya, García Lorca, Gil de Biedma, Gamoneda, Gimferrer...
.
... ¿quiénes son al lado del incomparable trovador, insigne vate y reconocido trovador que responde por Fray Josepho?
.
¿Qué sería de la poesía española sin la inspiración sublime de este lírico armonioso y sensible?
.
¡Qué se abran las aulas de toda España a los versos del aedo!
.
¡Qué se reciten sus versos en los teatros y plazas!
.
¡Qué no quede un sólo español ignorante a sus rimas!
.
¡Oh, Fray Josepho, los altares de la poesía y la Gloria del Señor te están reservadas!

Pagamos su montón de asesores,
sus sedes, su alquiler, sus ascensores,
sus teléfonos, sus ordenadores,
sus gritos, su fachez, sus pareados.
Pagamos sus chalets, sus adosados,
su marisco, su vino, sus licores,
sus FAES, sus chanchullos, sus favores
y sus misas de mierda a los tarados.
Pagamos su sandez, su chulería,
y el tiempo que se pasan cada día
rascándose la parte que les cuelga.
Pagamos las prebendas de sus señorías,
sus métodos mafiosos, sus insultos...
e incluso su salario y el de toda su familia.

La huelga de la gente en la calle otra vez.
Y esta vez ¿Por qué.?
Los arreglos propuestos por el gobierno para resolver la crisis no funcionan.
Pero son las propuestas que ha seguido al pie de la letra las consignas e instrucciones de la Unión Europea.
La gente en Portugal, Francia, Grecia, Italia etc. también están protestando en la calle.
Hay que preguntarse las causas de la protesta.
Están las amas de casa, los trabajadores en paro, los pequeños empresarios, los profesionales medios y altos, los empleados públicos, los funcionarios.
La enseñanza, la medicina, el comercio, lo público y lo privado.
Es mucha gente descontenta, en muchos lugares distintos protestando contra un trato social injusto.
Los técnicos en políticas sociales si que saben la causa primera de la huelga cual es.
Pero la causa primera calla, porque como metió la pata hasta el corvejón y se sabe culpable, aguanta esperando que pase la tormenta.
Esperan que sea la gente la que pague la cuenta, y salir de puntillas sin hacer ruido.
Porque de lo contrario habría que asumir un gasto enorme, pagar las deudas de su bolsillo, y los daños y perjuicios a los paisanos.
Algunos tendrían que cerrar, como hacen las gentes arruinadas por esta debacle en nuestras poblaciones cuando caen en desgracia.
Y eso les duele, porque es el fracaso reconocido de un desmadre olímpico que antes o después tendría que llegar a explotar.
Ya no se puede seguir haciendo comulgar con ruedas de molino a la gente, por la cara.
Como si tal cosa.
Y seguir arreándolos haciéndoles creer que además son los culpables.
Por eso están en la calle otra vez.
Y pronto estarán aporreando las puertas de los culpables del fiasco nacional si ésto sigue igual.
Si no se meten en justicia y conforme a derecho las políticas que la gente merece.
En lugar de de pensar solo en otros intereses.
Vamos que está claro.

Vez tras vez se confirma que Abadillo es un sinvergüenza.

Vez tras vez se confirma que monaguillo Josepho es un aficionado sin chispa poética, aún menos satírica. Es burdo, grosero, soez. Un soberbio fracasado, vamos.

La Razón alucina: ¡cuatro mil millones se pierden si España se para un día! O sea, mañana, acabada la huelga, produciremos cuatro mil millones. ¿De qué nos preocupamos? estoy seguro que todos estamos dispuestoa a trabajar 20 días gratis y esto está solucionado: 80.000 millones y esta crisis se acabó. ¿Cómo nadie se ha dado cuenta? ¿A qué esperamos?
Desde luego hoy no es un día para sentirse orgulloso por acudir al trabajo.

El derecho de huelga es un derecho democrático básico. Quien la convoca además de ejercitar un derecho adquiere una responsabilidad "con los suyos". El derecho de la gente a trabajar también es un derecho básico y en este momento lo único que no quieren las empresas es cabrear a unos clientes ya muy cabreados de por si... Luego la cosa es complicada.
Como he escrito tantas veces ni la política ni el sindicalismo ni el comportanmiento de muchas grandes empresas (financieras incluidas) han sido las adecuadas. No ha habido una visión de país sino un percepción tercermundista y populista de la realidad en la cual cada uno va a lo suyo y tira para su lado sin importarle lo común.
Hace 40 años, las 3 últimas dictaduras de Europa occidental, Grecia, España y Portugal íbamos a la cola practicamente en todo. Parece que allí vamos a volver si seguimos por este camino.
Que tenemos en común (además de con los italianos) los del sur?. Despilfarro de algunos para miseria de otros, corrupción, barbarie y unas instituciones (políticas, sindicales y en gran parte empresariales) más propias del tercer mundo que del primero.
En momento de crisis es buena hora para hacer autocrítica y para que cada uno se haga cargo de su responsabilidad.
Que cada uno ejercite su derecho y que no haya daños ni perjuicios mayores que mañana la cosa seguirá estando igual de mal.
Un saludo a todos, y mucha suerte.

Seguramente los trabajadores que no vayan a la huelga hoy, a final de mes comerán un poco mas, pero dificil la digestión, con miedo, amenazas del gobierno y los empresarios, manipulación, mentiras, venganzas. La dignidad no tiene precio. Nos jugamos el futuro...los que queremos tener futuro.

Cuando de verdad hay que movilizarse es cada cuatro años. Si entonces no se vota contra el PP, es decir, al Psoe, y se prefiere no votar, irse a la playa o votar a partidos minoritarios, a qué viene ahora esto de quejarse?
Además, las huelgas están naturalizadas, de tan frecuentes.
Y sí, creo que todos lo pensamos, García Abadillo es un miserable. Y no me creo que nadie lo indujera al error. En ElMundo mienten por sistema.
Saludos cordiales.

Mi mayor admiración por el Sr. Carrascal. Ha puesto el dedo en la llaga: ya está bien de de señoritos capitalistas que se esconden bajo la concha de proletarios desvergonzados y explotadores. Por ser pensionista de clase superior no puede ser solidario con estos seres indeseables que se hacen llamar asalariados, sería un baldón en su biografía.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal