Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

18 mar 2013

A ver qué dicen en Estrasburgo

Por: José María Izquierdo

Todo puede ser discutible –y en Derecho también, por supuesto-, pero deberíamos entender que el Tribunal de Estrasburgo de Derechos Humanos no va a decidir este miércoles sobre si Inés del Río y otros etarras son buenos o malos, si son despiadados asesinos o tiernos corderitos. Por más que la fiel infantería insista una y otra vez sobre lo malos que son los malos, que ya todos estamos de acuerdo, el caso, como ellos bien saben, es otro: se trata de saber si se ajusta al derecho comunitario la interpretación del Tribunal Supremo -avalada por el Constitucional- que permite aumentar el tiempo de estancia en prisión de ciertos reos al aplicar los beneficios penitenciarios sobre el total de la pena impuesta en lugar de sobre el periodo máximo de cumplimiento efectivo. Y ahí ya estamos hablando de la aplicación estricta de las leyes. Pero están que no se aguantan ni ellos mismos.

Y aún tenemos azúcar papal para dar y tomar…

Vamos primero, si les parece, a hacer un bloque con los editoriales y artículos sobre la doctrina Parot y la decisión que debe tomar el Tribunal Europeo de Estrasburgo, que ya en su día tumbó la aplicación extensiva de las penas que habían acordado los Tribunales españoles, muy presionados, como recordarán, por unos medios de comunicación absolutamente crispados –raro, ¿verdad?- con este asunto, gracias a la mecha encendida y mantenida en su día por una oposición –la del PP- absolutamente enloquecida. Era el 10 de julio de 2012 cuando el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo condenaba a España a poner en libertad a la etarra Inés del Río y a indemnizarla con 30.000 euros, por haber alargado su tiempo de prisión sin razón jurídica para ello. España recurrió. Y ahora, esta semana, Estrasburgo tiene que fallar sobre el recurso. Bien.

Editorial de La Razón: “Su sitio está en la cárcel”. Y dice cosas así: “La primera sentencia del caso, la pronunciada por la Sección 3 del TEDH, favorable a las tesis de la querellante, ha llenado de perplejidad a buena parte de los juristas con experiencia en Estrasburgo. En primer lugar, porque el Tribunal Europeo de Derechos Humanos no nació, ni mucho menos, con la vocación de convertirse en una ‘cuarta cámara’ supranacional, dedicada a rectificar decisiones judiciales tomadas por los tribunales nacionales (…) De esta manera, la decisión de la Sección 3 puede considerarse perfectamente como un agravio a los tribunales españoles y un desprecio a la calidad democrática de nuestro sistema judicial, que es, no se olvide, uno de los más garantistas del mundo”.

Sigamos con La Razón. Alfonso Merlos. ¿Han oído el taconazo? Se refiere a Inés del Río: “Ésta es la señorita que nos ha llevado a Estrasburgo por la intolerable aplicación de la ‘doctrina Parot’. En lo penal y en lo penitenciario. Lo más repugnante entre lo repugnante. Lo más desalmado entre lo desalmado. La pura escoria. La sucia bestia a la que nunca le basta con lo que hace, porque siempre entiende que sus manos están insuficientemente manchadas de sangre. Y quiere más. Más dolor, más daño, más inocentes en el cementerio: hombres y mujeres, ancianos y niños”. Merlos, en consecuencia, hace un llamamiento a los jueces del Tribunal europeo: “Ilustres togas de Estrasburgo: no sean ustedes ignorantes; no sean malas personas. Pónganse del lado de la ley, de la razón, de la moral. No añadan más injusticia, más calamidad, más sufrimiento al que ha padecido durante medio siglo la sociedad española. No sean bárbaros. Ayuden a la civilización. No estorben ni se pongan del lado de quienes no han soñado con otra cosa que con su completa aniquilación. ¿Vale?”. Eso mismo digo: ¿vale?

También había el domingo editorial en Abc sobre este tema, “Parot, a la espera de Estrasburgo”. Y en La Gaceta: “Los asesinos, sueltos por la calle”. O en Libertad Digital: “La doctrina Parot es la correcta”. Último párrafo: “El Tribunal Europeo de Derechos Humanos tiene esta semana la ocasión de hacerse merecedor de ese título, rechazando los argumentos espurios esgrimidos por asesinos terroristas para evitar el castigo que sus acciones merecen. Sus magistrados tienen ahora la palabra”. Y ya puestos, nuestros cornetas y asimilados aprovechan cualquier cosa para sacudir al Gobierno por maricomplejines. Aquí tienen a Emilio Campmany: “Existen dudas acerca de si el Gobierno está actuando con la energía que cabría exigirle. Con respecto al PP de Mariano Rajoy, las sospechas están justificadas, a la vista de cómo ha actuado en el asunto de la ilegalización de las organizaciones políticas etarras. Rajoy se escuda en la sentencia del Tribunal Constitucional que revocó la ilegalización llevada a cabo por el Supremo para no actuar frente a las nuevas evidencias que conectan esas organizaciones con la banda. Eso hace que haya quienes teman que el Gobierno esté públicamente defendiendo la legalidad de la doctrina Parot y, por debajo de la mesa, animando al Tribunal de Estrasburgo a que condene a España a derogarla para, de esta manera, cumplir con un hipotético compromiso de Zapatero cuando negoció con ETA, sin tener que asumir el coste político que ante su electorado conllevaría haber ratificado ese acuerdo. Veremos qué pasa”. Que hay que estar muy allá, la verdad, para escribir ciertas cosas…

En otros asuntos, Abc defiende en su editorial la candidatura de Madrid para los Juegos de 2020: “La Corona, el presidente del Gobierno, el conjunto de las administraciones públicas y la inmensa mayoría de los ciudadanos muestran su esperanza y su ilusión ante la nueva oportunidad que se abre para la capital de España”. Y hombre, ya que estamos, a lo nuestro: “Los responsables políticos y socioeconómicos de Madrid deben estar a la altura de las circunstancias. Las reticencias absurdas de algunos partidos minoritarios reflejan una escasa altura de miras. Peor todavía es el comportamiento de las centrales sindicales afines a la izquierda, dispuestas a paralizar el transporte público de la capital coincidiendo con la visita del COI. A eso se llama tirar piedras contra el propio tejado, en nombre de un egoísmo insolidario que la opinión pública rechaza de forma rotunda”. ¿Están seguros en Abc de que la ciudadanía está esperanzada con esta cosa de los aros? Yo creo, fíjense, que están más pendientes de otras cosas, que si el paro, las pensiones, la sanidad, la educación, etcétera. Es que la gente es más rara… Esperanza Aguirre, por cierto, habla de los maestros y echa una mano a su amiga Lucía Figar, la consejera de Educación de la Comunidad de Madrid. Está bien, está bien…

El Mundo titula su editorial “Si Mas busca un pacto, tiene que ceder otras cosas”. Responde a una información de primera página que firma… ¡Salvador Sostres! Ustedes mismos. Más que nada, el editorial parece un globo sonda, elaborado seguramente con Alicia Sánchez-Camacho, la representante del PP en Cataluña, tan amiga de Pedro José -¿y de Sostres?- como para urdir esta comedia de enredos: “...[Los] planteamientos de Artur Mas serían negociables y supondrían un importante cambio de rumbo tras la agresiva estrategia de confrontación que ha mantenido desde la última Diada y que inspiró su campaña electoral”. Y conste que el catavenenos admite con absoluta tranquilidad que Artur Mas dirá una cosa y la contraria. Exactamente igual que Mariano Rajoy. Así que podría suceder de todo…

Conste que aún nos quedan arrestos para aguantar encomios y lisonjas sin cuento para el nuevo Papa. Por ejemplo, Ignacio Camacho, Abc, el domingo: “Mala noticia para los antipapistas y comecuras de guardia: este Papa es un portento de la comunicación. Tiene una empatía formidable, directa, avasalladora, y domina la retórica emocional con una eficacia incluso más potente que la de Juan Pablo II. Viene de un país donde la palabra es una herramienta de seducción y donde el populismo trasmina la vida cotidiana. Trae el carisma de fábrica, sabe saltarse el guion del protocolo y posee una intuición natural para crear complicidades. Puede que ni los cardenales del Cónclave sepan de veras la clase de jefe que han elegido; en un tiempo de dirigentes grises, ortopédicos y distantes, sentimentalmente discapacitados, ha irrumpido un liderazgo de arrolladora energía afectiva, dotado de una humanidad cálida y de un descomunal sentido del impacto simbólico. Se está formando un huracán de escala planetaria bajo la indecisa primavera romana”. Que no desmerece de algunos otros que por aquí hemos leído. Añadamos a Jon Juaristi, mismo periódico y mismo día: “¿Puede haber una prueba más persuasiva de que el jesuita Jorge Mario Bergoglio ha sido una persona decente que el odio miserable que suscita en una izquierda tan carente de ejemplaridad pública y privada?”.

Claro, que puestos a escribir cosas retorcidas, hoy tenemos a Félix Madero: “Si algo ha hecho Francisco en los cuatro días que viste de blanco es sonreír. Sonrisas para los que le han elegido, los que no, para los que sacan de la historia argentina malintencionadas ucronías; sonrisas para los fieles, para los que creen, para los que no pueden creer, para los que nada creen; sonrisas de agradecimiento para los periodistas que han cubierto el cónclave…” Y ahora, a sacar sustancia hasta de una piedra: “Pero estos días la sonrisa va por barrios. Sobra en aquel que anuncia al mundo que Jesús siempre perdona y falta en aquellos en los que el perdón ya no es ni siquiera una opción. Disculpen tan inmediata y urgente digresión, pero ¿han notado qué poco se ríe en el PSOE de Rubalcaba? Quisiera uno contar el momento del PSOE con los tres ingredientes que Francisco otorga a una buena crónica periodística: verdad, bondad y belleza, pero no puedo. Imposible hacerlo con un hombre que es en sí mismo una contradicción entre lo que dice y lo que nunca hizo”. Que ya es rizar el rizo, ya…

Lléguense, por favor, a la página 17 de El Mundo. Título del largo artículo: "Ve, Francisco, y repara mi Iglesia en ruinas”. Autor: José Bono. Último párrafo: “En su porte físico se adivina la talla y la envergadura de alguien grande. Visto de espaldas se le intuye fortaleza y rigor; lo que Benedicto no tenía. ‘Un Papa, además de rezar y escribir, tiene que gobernar’, me decía un cardenal. Pues bien, Francisco parece que tomará decisiones. Ya ha tomado las primeras y sólo los lobos le miran con inquietud”.

LAS FACHADAS

Fachadasok

Estamos, como han visto, encelados con el Tribunal de Estrasburgo y la ‘doctrina Parot’. La Razón nos cuenta alguna cosa tremenda de Inés del Río, la primera etarra pendiente de esa resolución: “ETA me ordenó volar diez supermercados en Andalucía”. Dice que La Razón accede a los documentos de Inés del Río que acreditan que buscaba repetir la masacre de Hipercor”. Reconocerán que no deja de tener su gracia ese “acceso” que ha tenido Marhuenda a los papeles… Por abajo, “Fransciscomanía sin fronteras”. En Abc se inclinan por apoyar con todos los hierros –y la portada es uno de los más importantes- la propuesta de Madrid para los Juegos de 2020. Ahí lo ven. Y una cosa pequeñita de la 'doctrina Parot'. Para que no decaiga. El Mundo no desfallece: “Margallo recurrió a Corinna para mediar ante Abu Dabi”. Dice también que “Mas [está] dispuesto a romper con ERC si Rajoy le deja salvar la cara”. ¿Y qué es salvar la cara? Pues esto: “Renunciaría a la independencia y al soberanismo a cambio de mejor financiación y una consulta pactada con el Gobierno”. Es lo de Sostres que les decía antes. Y La Gaceta sigue por ahí, de viaje por las galaxias, como ven en su fachada de hoy, lunes: “El senador de la sauna logra imputar a los policías que le detuvieron”. Y a continuación les cuento la del domingo…

EL AFAMADO MUSEO EL OJO IZQUIERDO

(Documentos y testimonios de la vida en las cavernas)

Gaceta

…que tiene lo suyo considerar que lo más importante que pasó el sábado en el mundo mundial es lo que refleja en su primera página: ¡Federico Jiménez Losantos! Y es que esta unión de Intereconomía y Libertad Digital les gustaría a los interesados que fuera como una coalición de los gurkas, los soldados nepalíes del ejército británico -los del kukri, el famoso cuchillo curvado- y los SEAL, los marines estadounidenses que se cargaron a Bin Laden.

Porque en realidad, no nos engañemos, este ajuntamiento –ya veremos su duración- se parece más a una película de Jean Claude Van Damme con Steven Seagal. Es que dan mucha risa. Y aún más cuando intentan parecer feroces. Sobre todo a estas alturas, a punto que están del ingreso en el geriátrico…

 

Hay 108 Comentarios

Pero, ¿no eran estos los que hablaban de la separación de poderes? Y ahora piden al Gobierno que presione a unos jueces...

Cuando ya han caído todos, uno por uno, por más que se le caiga la baba al rajo: todas las cajas vendidas por un plato de lentejas; la joya de la corona vilipendiada por un rato; directivos saliendo por piernas políticas. Deuda pública para banca privada. Y estarán orgullosos de sus resultados. Mi madre administraba mejor, pero mucho mejor, las cuentas que no tenía. Los sobraos.

Esto es una cosa del antiguo testamento:
Sigamos con La Razón. Alfonso Merlos.

Da tanta rabia, que prestigiosos economistas, profesores de Universidad, que ademas hacen por sustanciosos beneficios informes a bancos y entidades financieras, nos digan que a los bancos no se les puede dejar caer. Que no nos digan que Alemania, Austria, Holanda, Finlandia, algunos otros estan impidiendo que el BCE, los mercados nos financien a los paises del sur, a intereses moderados porque a ellos, a sus bancos no les interesa que nuestros paises puedan progresar hasta que no les paguemos todas las malas inversiones que hicieron en nuestros paises de las que ni quieren hablar de perder ni un euro, que haran lo posible para que les paguemos los ciudadanos del sur sus pufos. Estamos convirtiendonos en esclavos de Alemania y yo ni quiero, ni me resigno. Necesitamos gobiernos y politicos que nos digan la verdad, que nos defiendan, que nos protejan, o por lo menos que nos dejen decidir.

Publicado por: capiroba | 18/03/2013 18:00:05
Seguiré, seguiré, Maruja Torres, para salvarte de tu odio, amargura, soledad, etc., por tantas cosas malas que le has hecho y dicho a otras personas... La bendición de Dios Omnipotente te espera a la vuelta de la esquina...Cuando te arrepientas ante el confesor... Mira que te mira Dios, mira que te está mirando, mira que te has de morir, mira que no sabes cuándo. ¿Te acuerdas que te lo decía tu mamá...

Amarillo te pido perdón por haberte ofendido (que sí), se me ha ido la pinza.
Pido disculpas a mís fans y holigans, porque no debí perder los nervios de esta manera al enfrentarme a mí cofrade Amarillo, mís queridos hinchas deseo que mí compunción os sirva de luz y faro en el dia, a dia.

En pleno siglo XXI sólo podemos afirmar una cosa con total certeza: el progreso científico es una puta estafa. Los coches no vuelan, los robots no trabajan por nosotros y la única forma para viajar al pasado es votar al PP. Sin embargo, de vez en cuando nuestra vieja amiga la Ciencia tiene el detalle de asombrarnos con nuevos hallazgos. En este caso no se trata del descubrimiento de vida inteligente en Marte o en el Parlamento español. Tampoco han dado con el milagroso medicamento que cure de golpe la resaca (para evitarla hay que seguir el cruel e inhumano método de siempre: beber con moderación). El último hito científico ha sido algo más modesto. Hablamos del hallazgo de restos de carne de caballo en la cara de la secretaria del PP catalán Alicia Sánchez-Camacho.

Hasta ahora la comunidad científica culpaba al bótox de las extrañas protuberancias faciales de la política. Quizás algunos lectores no lo conozcan, pero el bótox es un popular tratamiento estético que resulta ideal si quieres eliminar las arrugas y quedarte con cara de gilipollas. Aquellos que lo usan parecen astronautas estreñidos en pleno despegue. Sin embargo, las últimas evidencias han arrojado una nueva luz sobre el origen de la peculiar faz equina de Sánchez-Camacho.

El responsable de este descubrimiento es el profesor Manuel Vélez. El reputado investigador asistió a un partido de polo. Entre los espectadores, formados por una multitud de pijos y políticos del PP, se encontraba la señora Sánchez-Camacho. Cuando los caballos pasaban por delante de ella, se producía un incremento del riego sanguíneo de sus genitales. Hablando en plata: que se ponían tó palotes. Para demostrar su teoría, el profesor recurrió a una sofisticada prueba científica consistente en acercar una zanahoria a la cara de la política y esperar su reacción. Su respuesta fue llamar immediatamente a los encargados de seguridad. Antes de que se le echaran encima, Vélez intentó lamerle la cara para comprobar si sabía a caballo. Ahora se encuentra en el calabozo esperando a ser juzgado. Así se trata en España a aquellos pioneros que se sacrifican por el progreso de la Ciencia.

El PP ha emitido un comunicado desmintiendo las acusaciones. Afirman que aunque sus políticos se comporten como cerdos, repitan consignas sin sentido como loros y tengan cara de caballo, el PP no es un zoológico.

¡Ah!, ¡ah!, se siente.

Ganas de tocar los cojones, precisamente en África tiene que haber cuervos blancos. De todos modos, las reclamaciones a Poper.

Tengo una foto, pero no te la mando, es de un nigeriano con un precioso cuervo blanco en la mano, pero se que si te la mando me vas a decir que en realidad es el negativo de la foto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal