Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

16 may 2013

¡Aznar ha vuelto! ¡Aznar ha vuelto!

Por: José María Izquierdo

Así o similar –“El retorno de Aznar”- titula César Vidal su columna de La Razón. Ha sido leer el encabezamiento y como un vuelco el corazón, oigan. Ya verán que sabe incluso algunos de los ministros que formarían parte del gabinete. Me apresuro a contarles el final: ¡Era un sueño! Hoy tenemos un picadillo, que si un poco de déficit a la carta, que si otro poco de Bildu… De El Mundo no sabemos nada porque anoche, a las altas horas de ese anoche que ustedes conocen en las que se mueve el catavenenos, la edición del periódico de Pedro José estaba oculta a los curiosos ojos noctámbulos que paseaban por las ediciones digitales. Hay, también, muchas referencias a la clonación de células embrionarias de personas humanas. La primera reacción de nuestros chicos es poner pies en pared. Y digo yo, ¿no podían alegrarse primero por las buenas cosas que puede traer este avance para la Humanidad y largarnos el sermón después?

Y si han votado o piensan votar a Izquierda Unida, ya sé lo que son ustedes: unos vagos, unos gandules.

 El editorial de La Razón vuelve donde solía: “Colaboración con ETA”. Para poder decir lo siguiente: “Bildu, Sortu y Amaiur prueban a diario que su legalización fue una burla al Estado de Derecho”. El catavenenos anda con pocas ganas de discutir, y menos aún de defender a cualquiera de esas formaciones, pero a lo mejor convendría que La Razón entendiera que la burla al Estado de Derecho lo protagoniza el diario cuando desprecia las sentencias del Tribunal Constitucional o insulta a sus miembros. Eso sí que es saltarse las normas del Estado de Derecho.

Editorialillo pacato, como no podía ser menos: “Científicos norteamericanos han conseguido obtener células madre embrionarias humanas a partir de una célula adulta, siguiendo una técnica similar a la empleada con la célebre oveja ‘Dolly’. Pero ahora estamos hablando de clonación humana, aunque todavía no está demostrado que sea una técnica efectiva. La investigación presenta evidentes problemas éticos, pues un embrión es vida humana si se desarrolla. Severo Ochoa advertía que era necesario poner límites a la ciencia para no alterar el orden moral de los hombres”. Sí, bueno, pongamos límites, etcétera. Pero antes, por favor, seamos racionales y mostrémonos capaces de sacar todo el partido posible a este paso científico en beneficio de la humanidad. Para evitar sufrimientos, y curar enfermedades hasta ahora incurables, por ejemplo. Luego, si menester fuera, ojo con los excesos. Pero estamos en el siglo XXI. Más luz, por favor, más luz.

Oigan, que me ha entrado como un no sé qué que qué sé yo al ver el título de la columna de César Vidal: “El retorno de Aznar”. Al final era todo un sueño de un amigo de Vidal, no se asusten… Porque el sueño, y ahora voy, es para perder el ídem. Y perdonen que me extienda: “Sucedía de todo’, me respondió con la alegría del niño que recibe un balón firmado por sus ídolos, ‘los impuestos bajaban, la economía se reactivaba,... ¡otra vez cuatro de cada cinco empleos de la UE se creaban en España!’. ‘Entiendo’, dije intentando evitar que mi amigo siguiera dando saltos en la cafetería. ‘Hasta la oposición se animaba’, prosiguió mi amigo, ‘los nacionalistas catalanes se veían privados de mamandurrias, ETA quedaba otra vez contra las cuerdas, el PSOE lloraba por las esquinas...’. ‘Sí, me hago idea’, le interrumpí, ‘¿y aparecía también el nuevo gobierno?’. ‘¡Y tanto!’, respondió, ‘Esperanza Aguirre iba a economía para acabar con la presión fiscal que nos ahoga; Cristina Cifuentes era ministra del Interior; en Cultura...’. ‘Ya veo, ya veo’, lo detuve, ‘creo que puedo interpretar todo sin dificultad’. ‘Eso ya lo sé, pero espera que no he terminado. Federico Jiménez Losantos era nombrado director de Radio Televisión Española para que la gente supiera la verdad de lo que sucede...”. Y concluye: “Querido amigo’, le dije con la mayor suavidad que pude, ‘es simplemente un sueño”. Todo el mundo quieto, pues. ¿Porque se imaginan si…? No, no, no puedo ni terminar la pregunta…

¿Saben aquello de para qué se necesitan enemigos si cuentas en tu cercanía con determinados amigos? José Luis Martín Prieto: “Cristina Cifuentes tiene un currículum lleno de virtudes y una muy templada administración de sus nervios en este manifestódromo nacional. Es atractiva, mediática, agnóstica y a más abundamiento, lleva cinco tatuajes que denotan su aire liberal. Pero ¿dónde está su esposo el arquitecto Francisco Javier Aguilar Ayuso, presuntamente condenado civilmente por impago de salarios? Si Cristina es candidata, las izquierdas sacarán el cuchillo conyugal, que siempre tiene mala defensa”. Eso es lo que se llama un buen amigo, Cifuentes. Ahí le tiene. En La Razón. Ya ha empezado el juego subterráneo...

El primer editorial de Abc es para el déficit a la carta. Y no les gusta nada: “Las diferencias hay que respetarlas cuando son lazos de unión, pero nunca pueden admitirse como fuente de agravios. El Gobierno de Rajoy se enfrenta a la responsabilidad de decidir qué es lo que quiere representar ante la sociedad española, si una continuidad suavizada de la complacencia zapaterista con el nacionalismo o la ocasión histórica para reconducir la evolución disgregadora en la que se había instalado el Estado autonómico. Si el PP asume el discurso de la diferencia para justificar una España a dos velocidades, estará apostando por renunciar a su principal credencial ante los españoles, que es la de ser el único partido con un discurso orientado a la defensa del interés nacional”. Pues ya saben lo que va a pasar…

El segundo es para la clonación de células humanas. Misma advertencia: “En contra de algunas opiniones interesadas, los límites bioéticos no responden únicamente a un enfoque religioso, que sería tan legítimo como cualquier otro. Es la ética ilustrada la que exige que el hombre sea tratado siempre como un fin en sí mismo y no como instrumento al servicio de cualquier otra finalidad. Es imprescindible también recordar ciertos proyectos científicos al servicio de regímenes totalitarios para tomar conciencia de las posibles repercusiones sociales y políticas de una extensión sin control de estos experimentos. Por tanto, bienvenidos sean los avances de los científicos, no de los aprendices de brujo, siempre y cuando los gobiernos, la opinión pública y los propios investigadores sean conscientes de que la Humanidad ya ha vivido los estragos de quienes siempre justifican los medios para lograr sus fines”. Vale, vale…

Ramón Pérez-Maura hace una columna curiosa sobre periodismo. Le da en los morros a Telecinco y a Cuatro –ya advierte que habla de la Cuatro después de comprarla la empresa de Berlusconi, porque antes era contertulio más o menos habitual-, pero hace también otra crítica bastante dura a un diario que denomina ‘El Saturno’, asombrado, por ejemplo, que de repente “como si su director hubiera recibido la visita de una luz cegadora, el pasado domingo éste se transformaba de pirómano en bombero: ‘La figura de Don Juan Carlos sigue siendo el mayor activo de nuestra democracia’ era la frase menos encomiástica del artículo. Y al día siguiente abría el periódico con inverosímil entusiasmo por la institución derivado de la última encuesta contratada (…) Pero lo fascinante del caso que nos ocupa es que ‘El Saturno’ ensalzaba todos los datos positivos y pretería todos los negativos. Diez días antes hubiera sido al revés… Podríamos hablar de otros efectos inverosímiles de la luz cegadora, como el repentino entusiasmo por Mariano Rajoy surgido de no se sabe dónde”. Ya, sí, claro, pero aquí lo hemos dicho con todas sus letras: El Mundo y Pedro José Ramírez Codina. ¿Qué problema o temor tiene Pérez-Maura en mencionarles por su nombre, cuando tan descarnado es con Tele5 o Cuatro?

Isabel San Sebastián vuelve con Bildu. Solo un poquitín, que ya nos lo sabemos: “Son hijos de la bestia, criaturas oscuras determinadas a lograr su delirio independentista a cualquier precio. No se detendrán ante nada que no sea una fuerza superior a la suya. La de la razón, la decencia y la libertad, contrapuesta sin complejos a la violencia, el miedo y la coacción que ejercen en nombre de esa Euskal Herría aterradora, surgida de la mente enferma de Sabino Arana, que poco a poco están logrando perfilar a base de difuminar los últimos vestigios de resistencia que se oponían a su proyecto apaciguador y equidistante, ‘sin vencedores ni vencidos’. Silenciando las voces reacias a comulgar con esta rueda de molino. Imponiendo su lenguaje y su ‘relato’, como dicen ahora los cursis”.

Me ha gustado, y por eso se lo traigo a ustedes, esta piececilla de Mónica Mullor, de Libertad Digital. El tema es la educación, de conocida actualidad: “Lo que habría que decir de una vez es que, en educación, España gasta mucho y mal, y que una parte importante de ese gasto excesivo tiene que ver con los altos salarios que perciben los profesores de la pública. El pago al profesorado de primaria y secundaria representa en España el 73,2% del gasto total, muy por encima de la media OCDE (63,8%). Es decir, los altos salarios del profesorado español están en la base del alto gasto real por educando, cuyos resultados son francamente mediocres. Por todo ello es lamentable que profesores que se cuentan entre los cinco mejores pagados del mundo den tan mal ejemplo. Esto muestra que no salen a las calles en defensa de un sistema educativo, sino de sus propios intereses. El resto les importa poco”.

¿Ven qué sencilla es la solución para acabar con los problemas de la educación? Bájese el sueldo a los profesores y ya. Un hallazgo.

LAS FACHADAS

Fachis

La Razón ya ha entendido que tiene que decir amén a la decisión del Gobierno de que Cataluña logre algún tipo de flexibilidad para su déficit. Así, que ahora lo que corresponde es minimizar el daño: “El Gobierno prevé aplicar el déficit ‘a la carta’ sólo este año”. Algo es algo. “Bildu cruza la línea roja”, dice también y por abajo, “El salto al vacío de la clonación humana”. Abc da la portada, o buena parte de ella, a éste último tema, la “Primera clonación de células embrionarias de seres humanos”. Dice que “El jefe del equipo científico de la Universidad de Oregón niega a Abc que su objetivo sea clonar personas”. Menos mal, oigan, que ya tenemos suficiente, es un decir, con mis diez cornetas, como para tenerlos por triplicado. Otro título: “La receta socialista de Hollande no salva a Francia de la recesión”. Y el sumario, en pequeñito: “La política de rigidez deja a Alemania a un paso de la segunda caída consecutiva”. ¿Quiere decir entonces Abc que la receta de Merkel no salva a Alemania de la recesión? Y ya volvemos a tener de nuevo embargada la edición de El Mundo. Pues ya nos enteraremos del porqué de esa decisión. La Gaceta va por directo: “No a una España asimétrica”. “Polémica del objetivo de déficit”, puntualiza.

EL AFAMADO MUSEO EL OJO IZQUIERDO
(Documentos y testimonios de la vida en las cavernas)

Solo les ofrezco el primer párrafo. Por mi bondad natural.

Título: “El soviet de los gandules”.

Texto: “Los vagos votan a Izquierda Unida. Es lo correcto, porque el comunismo consiste en robar el producto de los más capaces para repartirlo entre los gandules y los resentidos, menos la parte que los regímenes marxistas se quedan para sus gastos de funcionamiento, que en poco tiempo suele llegar al cien por cien de lo recaudado. En sus filas también encontramos profesores de la universidad pública particularmente penosos, jovenzuelos descerebrados de buena familia que se hacen comunistas para fastidiar a popó e incluso algunos descendientes de honrados trabajadores, que forman en las filas vociferantes de la izquierda callejera con sus banderas soviéticas y sus camisetas con la imagen del psicópata de la boina, pero a estos últimos el virus se les pasa en cuanto comienzan a pagar impuestos y casi todos acaban convirtiéndose en liberales como Dios manda”.

Pablo Molina, Libertad Digital, 14 de mayo de 2013.

Hay 86 Comentarios

Publicado por: Gilgamesh, vuelto de la ultratumba | 17/05/2013 0:20:37
Son niños a los que hemos consentido durante décadas y que se les ha roto el juguete.
 
Si lo negociamos podemos llegar a un acuerdo, cambiando lo de "niños" por HdP y admitiendo que no les hemos roto su juguete sino que nosotros somos su juguete que ellos han roto, podemos estar de acuerdo y hasta cambiaría que fueran unos psicópatas por qué solamente sean unos hijos de puta (siendo su madre una santa lógicamente).

Hoy no me han pasado el testigo y tengo pendiente esa duda sobre la implementación en el currículum de conocimientos de economía. La duda sería: mejor en la hora de ciudadanía o en la de religión. Apoyo la propuesta desde primaria.

Sociopatetico.

Pablo Molina, Libertad Digital, 14 de mayo de 2013.
Menos mal que aparte de leer las ruedas de molino de paulo también se puede leer historia, cuentos de brujas y los evangelios. Y ese palíndrome: oiré misa y así me río.

Por cierto, la historia de Espe recuerda a la de Frank Costello, el mafioso a cuyos pistoleros se fueron cargando uno a uno los sicarios de su gran rival, don Vito Genovese.
Sólo quedan dos dudas: ¿irán a por ella?. Y en esta historia estrafalaria de chanchullos que rozan la cleptomanía patológica, ¿quién hace de don Vitone?
Como cantaban los judíos durante las guerras de los cuarenta, "amigo, cojo tu metralleta y te vengaré".
Recuerdos a Garzón, mal jurista pero buena persona.

No creo que nuestros políticos sean psicópatas o sociópatas. Algunos puede que sí, pero la mayoría tienen un tantrum de cojones. Son niños a los que hemos consentido durante décadas y que se les ha roto el juguete. Ahora se revuelcan por tierra repartiendo patadas y puñetazos, y les importa un pepino herir a su abuela o a quien sea. Tienen que ir acostumbrándose a la nueva realidad, madurar. En eso consiste la crisis, en un cambio. A ellos tenemos que apretarles el cinturón, no vayan a ser como los comunistas de los que escribía ese periodista tan sosegado y analítico. Quiero decir que dejen de vivir del cuento de una puta vez.

No hace falta, simplemente con ver los síntomas de un psicópata:
- No siente culpa
- No son capaces de desarrollar empatía.
- está centrado en si mismo, de cómo satisfacer sus necesidades
- en sus relaciones interpersonales busca congraciarse, aprovecharse y explotar.
En la lista anterior podemos ver calcada la forma de actuar de nuestros amos políticos actuales sin duda alguna.

La 'tontería' anterior la digo ya que hay una preocupación generalizada de que nuestros políticos estén academicamente preparados, sin embargo pienso que un político para lo que debería estar preparado es para evitar los males a la población. Un ingeniero de caminos evidentemente ha de tener inteligencia, sin embargo si al hacer un puente antepone los intereses económicos a la seguridad propiciando que haya accidentes mortales preferiría un político 'menos preparado'.

Sociopatico, cojones, puto corrector.

Pues si que la hay, currante, el perfil del político es sociopolítico. Si quieres te busco el artículo. Yo soy así, amable y servicial.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal