Walter Oppenheimer

Yo, vino caliente (¡y ríase la gente!)

Por: | 21 de diciembre de 2010

Mulled-wine-001

Es posible que los puristas gastronómicos tengan razón al hacerse cruces ante ese mejunje dulzón llamado vino caliente. Pero, a mí, me encanta. Se puede hacer un buen paralelismo con la sangría: ver a un turista comer paella con sangría da escalofríos, pero un buen vaso de sangría casera bien fría en un tórrido mediodía de verano puede ser un instante gozoso. Depende de dos cosas: que la sangría sea buena y que el momento sea adecuado.

Con el vino caliente, un placer apenas conocido en España, pasa lo mismo. El mejor momento no es una tarde de verano, sino un soleado pero gélido día de invierno. Los días previos a la Navidad son un momento excelente para saborearlo.

Linzertorte Este bloggero recuerda con cierta melancolía algún que otro vaso degustado en el mercadillo navideño frente a la catedral de Estrasburgo. Y también la tradición hogareña de brindar con vino caliente nada más comerse las uvas de Nochevieja. Era, junto al choucrout, la Linzertorte y, menos a menudo, la Käsetorte, una de las escasas influencias culinarias germánicas que transmitió la sangre paterna.

En casa, el vino caliente se hacía hirviendo previamente en un poco de agua azúcar, corteza de limón, clavo de olor y canela en rama. Luego se añadía el vino -ni bueno, ni muy malo- y se calentaba sin que llegara a hervir. Una delicia.

El vino caliente es de gran tradición en la Europa central y oriental y en Escandinavia, aunque Katharina Kloss asegura en el magazine europeo Cafebabel que la pócima tiene sus orígenes en el 'Conditium Paradoxum' de la antigua Roma, donde el vino se aromatizaba con miel, pimienta, laurel, azafrán, dátiles y pasas. 

Got glögg La versión alemana más popular, el 'Glühwein', "procede de una receta tradicional que no deja lugar a la improvisación", escribe. Los ingredientes son piel de naranja, canela en rama, vainilla en rama y clavo. "Esto no sería Europa si no hubiera una receta diferente en cada país", advierte. "En Polonia, por ejemplo, se prepara el ‘grzaniec’, comúnmente según la receta romana, es decir, con miel; mientras tanto, en Escandinavia el ‘glögg’ (como se llama en Dinamarca y Suecia, el ‘gloog’ en Noruega y el ‘glögi’, en Finlandia), es una mezcla de vino y alcohol de cereales o vodka. Esta bebida también es apodada como ‘ponche sueco’ en Alemania. Sus orígenes se encuentran en la India colonizada por los ingleses: la Compañía de Indias británica regresó un día del siglo XVII con una mezcla hindú elaborada miniciosamente a base de Arrak (un aguardiente de caña de azúcar), limón, azúcar, té, especias y un poco de agua… ¡que se convirtió rápidamente en una bebida de moda entre los Tories! ¡Hasta Mozart la conocía! 'El ponche y la pipa, he aquí el disfraz inglés', escribió a su amigo Hageanuer. Si algún ingrediente indio faltaba en algún barco británico, se las arreglaban con la receta para hacer un buen ‘grog’ ('el ron es necesario, el azúcar es un añadido y el agua, prescindible', decía también en Alemania la Marina Real para obtener su ración)".

Feuerzangenbowle Kloss cuenta con detalle la elaboración del llamado Feuerzangenbowle’: en un contenedor especial semejante al que se utiliza para hacer una fondue de queso se ponen a calentar el vino, naranja y limón (el zumo exprimido, pero también las cáscaras), canela en rama y clavos de olor. Se empapa con ron un pan de azúcar que se dispone en una rejilla y se le prende fuego: el azúcar y el ron se van disolviendo y transformando en un caramelo que cae sobre el vino. La imagen adjunta da una idea más rápida y certera de la elaboración.

En el Reino Unido al vino caliente se le llama 'mulled wine': literalmente, vino calentado con especiasEn estos días es muy fácil encontrar 'mulled wine' en los pubs, pero lo normal es que ese vino sea tan malo como la sangría para turistas que se sirve en las costas españolas: suele haber pasado horas a la espera de clientes en un recipiente a modo de sopera que mantiene la temperatura y al final sabe más a canela recalentada que a vino.

Una buena alternativa es la 'mulled cider', a base de sidra. Tiene el mismo problema de recalentamiento, pero el sabor es absolutamente exótico. En estos días se puede encontrar en el muy turístico Covent Garden londinense un vendedor ambulante de 'mulled cider' de Sommerset instalado en una espectacular caravana de acero inoxidable aparcada en  Henrietta Street. Por 2,5 libras sirve media pinta y, por cuatro libras, la pinta entera, una cantidad quizás excesiva. Por una libra y media adicional le añadirán una copita de brandy de sidra.

Otra variante es el Winter Pimms. El Pimms es una bebida a base de ginebra muy popular en verano que se sirve con trozos de pepino y mezclada con gaseosa y mucho hielo. La versión invernal, de la que el autor no puede dar fe porque no la ha probado jamás, mezcla partes iguales de Pimms y brandy o calvados con ginger ale, canela y clavos de olor. Se calienta y se sirve.

Ypocras La tradición del vino caliente británico viene de lejos. Llamado 'Potus Ypocras', algunas recetas se remontan al siglo XII y su elaboración era algo más compleja que la del vino caliente actual. Consistía en calentar el vino para disolver azúcar y miel. Una vez disuelto el dulce, y ya fuera del fuego, se añadían las especias: canela, gengibre, una exótica especia de África Occidental llamada pimienta de Melegueta y también conocida como "granos del paraíso", clavos de olor, nuez moscada, alcaravea o comino persa (Carvi de carum), spikenard (aceite de nardo) y galangal, un rizoma fácil de encontrar en tiendas de comida asiática.

Esa mezcla de vino endulzado y especias se ha de dejar macerar 48 horas y luego se cuela a través de dos o tres telas finas, se embotella y se deja madurar al menos un mes antes de consumirlo. Eso sí, sírvase caliente (¡y ríase la gente!).



Hay 63 Comentarios

Pues yo también soy de Valencia y en mi vida he visto a un valenciano beber sangría con la paella O_o

Yo también he probado el "Poncho" en los Pirineos de Huesca, y el Glühwein en los mercadillos navideños de Berlín... dos delicias, dos paisajes entrañables.. ¡Felices Navidades!

También en España se hacen estas "guarrerías" tan ricas, no nos olvidemos del ponche, del que ya ha hablado alguien por aquí, o del ron cremat catalán, parecido a la queimada gallega ya que ambos se preparan con aguardiente (ron en Cataluña, adenás de canela), azúcar blanco, corteza de limón y granos de café... En fin que como dices que dice Katharina Kloss, "esto no sería Europa si no hubiera una receta diferente en cada país"... y dentro de cada país en cada región...

Pues yo estoy deseando probarlo! Estas navidades puede ser una buena ocasión :)

En Chile le llamamos "vino navegado". Lleva naranja, canela y clavo de olor, con azúcar por supuesto. Otra forma de tomar el vino, cuando no es de buena calidad, es con coca cola. Se le llama "jote" (buitre). Eche coca cola, luego vino tinto hasta que salga una espuma fina.

Me quedo con el primer parrafo "e puede hacer un buen paralelismo con la sangría: ver a un turista comer paella con sangría da escalofríos, pero ..." LOOOOOOOL pues yo soy de valencia y cuando vas de comida con los amigos paella con sangria es lo mas normal... EN fin... te has columpiado muuuuy mucho.

Solo os habeis olvidao mencionar que el vino dulce caliente, no solo se toma en España, pero en el norte de Italia es muy comun, se llama VIMBRULET y se suele hacer por Lombardia, cerca del Lago mayor,Varese...

PD. Me han encantado los comentarios que hablan de cómo esto del vino caliente con miel y especias es algo bastante habitual en el noroeste (Bierzo, Asturias, Galicia..). Yo supongo que era demasiado pequeña para probarlo cuando vivíamos allí :)

Siempre he querido probar estas cosas, pero por no comprarlo hecho... y por pereza de hacerlo en casa y que no quede bien y tener que bebérmelo yo todo, pues......... :)
Pero tomo nota y este año lo hago, vaya que sí.

Yo lo tomo cada invierno y lo encuentro delicioso. Preparo peras al vino con canela y pongo mucha cantidad de vino, que luego tomo caliente.

Que usted diga que el vino caliente es desconocido en España sólo refleja su desconocimiento. Tengo 41 años y desde niño recuerdo a mi abuela preparar "poncho" es decir vino caliente en Huesca. Siempre se ha preparado para mitigar el frío del Pirineo con sus frutos secos, las especias que se encontraban y un poco de azúcar. Además se preparaba un "ponche" con leche y ron que se dejaba caliente para que el que llegara con frío se tomara una taza y entrara en calor. Así que no es una tradición centroeuropea, sino de todo el continente europeo.

El vino caliente con azúcar se bebe todavía hoy en Galicia; al menos en mi casa. Como más sabroso lo encuentro es comiendo "chulas" con azúcar (algo parecido a los buñuelos castellanos) mojadas en él. Fröhliche Weihnacht aus Galizien. Bo Nadal.

Me encanta!!! Descubrí el Glühwein en Alemania hace dos años de Erasmus y me dediqué a hacer la ruta de los mercados de navidad de Hessen y alrededores como Heidelberg y Göttingen.
En España echaba en falta el glühwein y desde entonces lo hago en mi casa: una botella de vino decente (75cl), un cuarto de litro de agua, la cáscara de medio limón, la cáscara de media naranja, una rama de canela troceada, tres-cuatro clavos de olor, el zumo de una naranja (sin pulpa) y dos cucharadas y media soperas de azúcar. Lo que es sólido se puede enrollar en una gasa para poder recogerlo luego. Calentar a fuego lento en una olla tapada y en 15-20 minutos hecho.
Si no os lo bebéis entero se puede guardar en la nevera incluso en la misma botella del vino e ir calentando lo que uno beba :) Os lo recomiendo.

Lo unico que se le ha olvidado es de mencionar el olor que desprende, que es el de la verdadera navidad, al menos en los paises mencionados en el artículo. A mi me encanta el mulled wine, pero me gusta aun más el olor que llena cada rincón de mi casa cuando se cuece lentamente. Mmmmmm...

Lo unico que se le ha olvidado es de mencionar el olor que desprende, que es el de la verdadera navidad, al menos en los paises mencionados en el artículo. A mi me encanta el mulled wine, pero me gusta aun más el olor que llena cada rincón de mi casa cuando se cuece lentamente. Mmmmmm...

Lo he probado en los Alpes italianos despues de un dia duro de esqui, al principio parece raro pero me gusto tanto. Un buen descubrimiento el Vin Brulé como lo llaman alli. muy bueno el articulo.

En la zona del Bierzo y Galicia era tipico por estas fechas,coincidiendo con las matanzas del cerdo beber vino caliente con azucar o miel y se llama Ferbudo

Uno de los sabores más auténticos de cualquier mercado de navidad centroeuropeo que se precie. La verdad es que no es, ni mucho menos, una delicia para paladares exquisitos, pero hay que ver lo bien que entra cuando el termómetro se desploma. Recuerdo mi primera vez: fue en el Mercado de Navidad de Trier. Al principio tira pa´tras cosa mala, pero al cuarto, como agua oiga...

Hemos estado en París hace 10 dias y he probado el vino caliente. Si es cierto que está calentito pero a mí no me gustó nada, quizás no estemos acostumbrados. Yo prefiero unas sopas de ajo calientes.

En Vitoria es tradición que los bares regalen a sus clientes vino caliente la tarde de Nochebuena.

Lo probé en Polonia, y a -20 grados entra de maravilla, calienta y revitaliza, recuerdo que tenía naranja, clavo, canela, pasas y frutos secos, que te comias mientras ibas bebiendo, que bien sentaba!!

Aún me acuerdo la primera vez que fui a Dortmund en diciembre y vi a la gente bebiendo algo caliente en los mercados de Navidad. Ignorante de mí... ¡Pensé que sería consomé! La sorpresa fue grande y grata, cuando me pedí un vaso. Desde luego, no me extraña que tenga tirón, porque con algo frío en las manos no se podría aguantar mucho rato, pero con un buen vino caliente, el mercadillo de Navidad tomaba otro carácter, mucho más acogedor, por supuesto.

Mat, de acuerdo con que allí te tratan con dignidad como bien dices, el problema aquí es que ellos(muchos de ellos) no se COMPORTAN con dignidad.

¿Sabe alguien dónde puedo encontrar en Madrid una tienda alemana donde comprar el Feuerzangen (quemador de azúcar) o el conjunto entero de recipiente, quemador y soporte? Gracias.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es corresponsal de EL PAÍS en Londres y antes lo fue en Bruselas. Y antes de eso pasó bastantes años en la redacción de Barcelona, haciendo un poco de todo. Como tantos periodistas, no sabe de casi nada pero escribe de casi todo...

Eskup

Archivo

septiembre 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal