Walter Oppenheimer

La euforia del verano indio

Por: | 04 de octubre de 2011

Sunbath

Ni la crisis del euro, ni el congreso laborista de la semana pasada, ni el de los tories que empezó el domingo. Ni siquiera la rácana actuación de Inglaterra sobre el césped en el Mundial de rugby en Nueva Zelanda ni los excesos de los jugadores por la noche. Tampoco los aspavientos que ha generado la negativa de Carlitos Tévez a entrar a medio partido cuando su equipo, el Manchester City, hacía el rídiculo en la Champions League en Múnich. Lo que de verdad interesa a los ingleses desde hace días es lo que llaman el verano indio. Hace días que el sol no deja de brillar y las tempetaruras son más altas que en julio y agosto, desatando un ambiente de verdadera euforia.

La guinda de la felicidad metereológoca llegó el sábado, cuando Inglaterra batió el récord de temperatura jamás registrada en un día del mes de octubre: los 29,9 grados centígrados que marcó el termómetro en Gravesend (Kent), batiendo los 29,4 grados registrados el 1 de octubre de 1985 en March (Cambridgeshire). No sólo se ha batido así un récord, sino que se ha acabado con uno de los acertijos favoritos que desde entonces tenían los meteorólogos: "¿Cuándo se registró la temperatura más alta de Octubre en Marzo?", jugando así con el doble sentido de March: nombre de la población y del mes de marzo.

Brighton_1384888a

El verano indio se ha extendido por casi todo el país, pero no con tanta intensidad y durante tantos días como en Inglaterra. En Gales también se ha batido el récord de temperatura registrada en octubre gracias a los 28,2 grados de Hawarden (Flintshire) del sábado, pero siguen por debajo de Inglaterra.

En Edimburgo se registró el miércoles la temperatura más alta que se ha visto en medio siglo en Escocia a estas alturas del año (24,7 grados centígrados) pero las temperaturas han caído en picado hace ya días. Y en Irlanda del Norte no ha habido demasiadas noticias de verano indio.

Aunque todos los medios han definido la ola de calor de estos días como verano indio, la Oficina Meteorológica británica ha advertido, puntillosa, que de acuerdo con su glosario "es un poco demasiado temprano" para utilizar esa expresión. "Un Verano Indio se define como un periodo de tiempo bueno durante el otoño, especialmente en octubre y noviembre". El problema es que este verano ha sido tan malo, con temperaturas más bajas y con más lluvia de lo normal, que en estas islas es como si el otoño hubiera empezado hace tiempo.

Aunque muchos británicos creen que verano indio es una expresión inglesa heredada de los tiempos del Imperio, de cuando el subcontinente indio pertenecía a la corona británica, en realidad procede de Estados Unidos y está relacionada con los indios americanos. Precisamente ha caído en desuso en Estados Unidos porque la corrección política ha convertido en tabú la expresión "indios" y se prefiere la fórmula "nativos americanos". Y nadie dice "verano nativo americano".

Aunque su conexión con los indios del Oeste americano parece clara, el origen de esa expresión  es más oscuro. La Met Office británica remite a un documento del historiuador estadounidense William R. Deedler publicado en 1996 por el Servicio Metereológico Nacional en Detroit/Pontiac (Michigan). Ese texto puntualiza que el verdadero verano indio no se puede dar hasta que han llegado las heladas del otoño. Y da crédito a un documento de 1902 que a su vez remite a un texto de octubre de 1794 que cita un texto de un francés llamado John de Crevecoeur que ya en 1778 usó esa expresión. 

El historiador Deedler relaciona la expresión con el inicio de la temporada de caza de los indios americanos, con los animales saliendo a campo abierto alentados por los días soleados y calientes después de los primeros fríos. Otra posibilidad, afirma, es que venga del hecho de que los indios atacaban a los blancos en esos periodos, antes de la llegada del crudo invierno. Otra posibilidad, que el historiador admite que se basa en prejuicios, es que "los primeros inmigrantes ingleses equipararan el verano indio con un falso verano", aludiendo así a que los indios, como esa subida de las temperaturas, no eran de fiar.

El verano indio, que en España equivaldría al veranillo de San Martín, parece que ya está llegando a su fin. El pronóstico para hoy y mañana en Londres es de bastantes nubes, algunas lloviznas y temperaturas de entre 13 y 22 grados. Y el jueves vuelve la nornalidad: entre 9 y 16 grados.

  Watching

Se suele decir que cuando dos ingleses se encuentran, lo primero que hacen es hablar del tiempo. Pero Fox advierte que eso no significa que estén tan interesados en el tiempo como puede parecer: la obsesión de los ingleses por hablar del tiempo es en realidad "una especia de código que nos ayuda a superar nuestra reserva natural y nos permite hablar unos con otros". Un código con reglas muy precisas. La primera se refiere al contexto: los ingleses hablan del tiempo como mero saludo, o para romper el hielo antes de llevar la conversación a otros asuntos o como vía de escape cuando la conversación se ha roto y nadie sabe qué decir.

 La segunda regla es que nunca hay que llevar la contraria al contertulio a la hora de hablar del tiempo. Si uno dice "Qué día tan bonito" lo correcto es mostrarse de acuerdo. Incluso si no se está de acuerdo ha de parecer que se está de acuerdo. Si alguien dice "Qué horror, qué frío", si a uno le encanta el frío he de decir algo así como "sí, un frío espantoso; pero me parecen vigorizantes los días fríos pero soleados". Si alguien reompe esa regla y lleva abiertamente la contraria al comentario de que hace mucho frío respondiendo que en realidad es un día templado, el contertulio contestará algo así como "Bueno, pues yo tengo frío" o un irónico "¿De verdad? ¿Usted cree?". Aunque, según Kate Fox, lo más probable es que cambie de tema o que siga hablando del tiempo educadamente, "ignorando su paso en falso".

Otra regla es que aunque un inglés puede renegar todo lo que quiera sobre el tiempo, la crítica no le está permitida a un extranjero. "El tiempo es como un miembro de la familia: uno se puede quejar de su comportamientode su propio hijo o de sus parientes, pero ninguna censura externa es aceptable y se considera de muy mala educación". 


Hay 13 Comentarios

what a great post! like it!

muy bueno el artìculo, sobre todo la introducciòn....es muy sugerente!!!

Eso si, lo que yo conte fue mucho menos extenso... No quise perder rayos de sol, je je.

me ha gustado el articulo.

Sip, de lo mismo hable yo hace un par de dias :-)

http://www.gatogordo.es/2011/10/indian-summer.html

PD: perdon por la falta de acentos, teclado ingles...

Es ola de calor , my frien, hola es hello, I supose you a Englih men than wants learn, o un bromista?

Lamento comentar que la expresión "Indian Summer" es de origen norteamericano, no inglés. No creo que hace 5 siglos, en Inglaterra tuvieran contacto con los sioux o los comanches. En España hablamos del veranillo de San Miguel, (29 d eseptiembre) del del membrillo, el de San Martín pero los anglosajones lo unifican o simplifican. el fenómeno meteorológico s eda en fachadas occidentales de contienentes, entre los 38 y los 48 grados de latitud.

hola,

de calor..
U ola de calor
:-)
who corrects the correctors?
este finde me he cogido colorcillo.
En London.
Never before.

hola,

de calor..
U ola de calor
:-)
who corrects the correctors?
este finde me he cogido colorcillo.
En London.
Never before.

Gracias Diego por descubrirnos la errata. ¡Corregida! Un saludo

Sólo matizar que en Escocia no hace tanto que cayeron las temperaturas. Llueve desde el sábado, pero en Glasgow la manga larga la saqué ayer, y de no ser por el viento hubiese podido seguir en camiseta.

Y me uno a Diego Uriarte: a ver si se puede corregir el desliz del quinto párrafo....

Quizá el equivalente por aquí sería el Veranillo de San Martín, el 11 de noviembre.

Saludos

Quizá el equivalente por aquí sería el Veranillo de San Martín, el 11 de noviembre.

Saludos

Hola de calor o ola de calor, hello?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es corresponsal de EL PAÍS en Londres y antes lo fue en Bruselas. Y antes de eso pasó bastantes años en la redacción de Barcelona, haciendo un poco de todo. Como tantos periodistas, no sabe de casi nada pero escribe de casi todo...

Eskup

Archivo

septiembre 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal