David Alandete

Livni persigue la paz

Por: | 29 de mayo de 2013

Nic6217944
Foto: Tali Mayer / AFP

Tzipi Livni sabe lo que se hace. Sobre todo porque ya lo ha hecho en el pasado. Es, hoy en día, la ministra israelí encargada de negociar con los palestinos, algo de lo que ya se hizo cargo en la fallida conferencia de Annapolis de 2008. No lo niega, sabe que es tarea ardua. “Voy a firmar un acuerdo con alguien con derechos sobre una cuenta de banco que está vacía, pero necesito su firma”, dijo este martes, en una conferencia de prensa en el hotel King David de Jerusalén, en referencia a Mahmud Abbas.

¿Qué tipo de interlocutor es para ella Abbas? Según Livni, representa a Cisjordania, sin que Cisjordania haya mantenido elecciones desde 2006. No puede hablar por los 1,6 millones de palestinos de Gaza, porque allí gobierna Hamás, “que ni siquiera reconoce el derecho de Israel a existir”, dijo. “Y nos dice que le demos un Estado en las fronteras de 1967, pero se niega a decir que así acabarían las hostilidades”, añadió. Para Livni, sin embargo, Abbas es el mejor interlocutor que Israel puede encontrar en este momento.

“En Oriente Próximo suele suceder que uno debe elegir entre opciones que son de por sí malas, y en este momento las mejores opciones son las que evitan el peligro que supondría no hacer nada”, dijo. No hacer nada: que el tiempo siga pasando y los asentamientos de colonos crezcan hasta que sea imposible crear un Estado palestino. Entonces, en lugar de un Estado judío, Israel tendría un Estado binacional, con 4,2 millones de habitantes palestinos, sin las mismas libertades -de movimiento, por ejemplo- y obligaciones -como el servicio militar- que el resto.

Livni lo dijo claro: hay que aprovechar la iniciativa norteamericana, las ganas con las que ha llegado el nuevo secretario de Estado norteamericano John Kerry, para buscar la paz hasta que se hayan agotado todas las opciones. “Tenemos el tiempo en contra”, dijo. “Y ambas partes, las dos, debemos hacer concesiones dolorosas. Las dos. Creedme, he estado ahí, sé qué difícil es, pero es la única forma de salvar a Israel como un Estado judío y democrático, preservando su seguridad”.

Es cierto, Livni tiene ante sí un interlocutor débil, porque ni siquiera representa a todos los territorios palestinos. Pero Abbas tal vez debería acudir a la mesa de negociaciones con un espejo, para que Livni se vea reflejada en él. En su Gobierno ella es la única que habla claramente de paz, de dos Estados, de palestinos como interlocutores. En el Ejecutivo de Netanyahu hay colonos y líderes de la derecha que creen en un solo Estado, sin explicar claramente qué entraña eso.

Livni dijo saberlo. “En Israel gobiernan coaliciones. Y esta es la coalición que crearon las urnas. Honestamente, no es la que yo quería ni la que el Primer Ministro quería. Pero es la que tenemos”, dijo. “Sé que tendré el apoyo de algunos de sus miembros, y otros deberán rezar para que no tenga éxito”. Ella al menos está determinada a intentarlo.

Hay 4 Comentarios

Joé, qué buenos todos... por qué no se arregla todo, verdad?
Con lo majos que son, seguro que los culpables son los otros, claro, ellos siempre a favor y los demás siempre en contra... Cachis, con lo fácil que parece...
En fin.

La sra. Livni fue tan criminal como cualquiera de los gobernantes judios, su "deseo" por la paz, es la de los sepulcros para los palestinos, o su expulsion a donde sea, cuenten las victimas de sus "ofensivas", y notaran que es tan sincera como el Netanyahu, o cuaquier otro genocida que ejercio el mando en Israel.

Grande Livni, ojalá hubiera llegado a gobernar en 2009. Noas tenemos que conformar con Bibi

Desde su primera aparición en el mundillo político de Israel, Livni me pareció que podría llegar a ser una especie de sucesora de Begin. Inteligente, rápida, con una de las visiones más amplias de la situación en Medio Oriente, dura pero flexible, día a día ha ido señalándose como la dirigente del futuro de Israel. Creo que fue una suerte que no ganase las elecciones: así no se ha quemado en el absurdo zig-zag de los últimos gobiernos de Netaniahu y queda en la reserva para cuando los votantes decidan acometer firmemente una acción de paz duradera con los mil grupúsculos palestinos. Lástima que al otro lado no haya ni un Sadat ni un Arafat.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

(Valencia, 1978) es corresponsal de El País en Oriente Próximo desde 2013. Previamente, durante seis años, trabajó en la delegación del diario en Washington. Fue corresponsal en el Departamento de Estado y en el Pentágono, y cubrió la guerra de Afganistán, los juicios en Guantánamo y las campañas presidenciales republicanas de 2008 y 2012. En 2006 recibió una beca Fulbright para periodistas, y se especializó en Relaciones Internacionales y el Conflicto Árabe-Israelí. En este blog atenderá también a las consultas, dudas y quejas de los lectores. Pueden contactar con el autor a través de Twitter o Eskup.

Eskup

Archivo

febrero 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal