Cembrero

Paliza a un alumno en un centro de enseñanza marroquí de Melilla

Por: | 26 de marzo de 2013

La policía entrega al Juzgado de Instrucción un vídeo en el que un profesor propina una tunda a un niño de 13 años

En las instituciones alegales suceden actuaciones ilegales. Un profesor de la Residencia de Estudiantes Musulmanes de Melilla, el colegio marroquí de la ciudad, golpeó reiteradamente a un alumno de 13 años en un aula, pero tuvo la mala suerte que los malos tratos que le infligió fueron grabados con el móvil de uno de sus compañeros.

 

   Ese vídeo constituye la principal prueba acusatoria del atestado que el Grume (Grupo de menores de la Policía Nacional) remitió esta semana al Juzgado de Instrucción Número Cuatro de Melilla, según informó hoy la Delegación del Gobierno en la ciudad. La policía no ha detenido a nadie, pero sí ha identificado a un profesor, como presunto agresor, y a la jefa de estudios. La cadena radiofónica COPE fue la primera en Melilla en obtener el vídeo.

   Fue un policía destinado en el centro penitenciario el que la semana pasada tuvo conocimiento de la agresión, que se desarrolló el 15 de marzo, e informó a sus compañeros que, al abrir una investigación, obtuvieron las imágenes grabadas por otro alumno instalado al fondo de la clase. Aficionada al secretismo, la policía de Melilla no desveló la nacionalidad del niño, ni el día ni la hora en que fueron grabadas esas imágenes.

   La Residencia es un colegio sufragado íntegramente por el Ministerio de Educación de Marruecos, el único centro extranjero en España que rehusó cumplir con el Real Decreto de 1993 que regula el régimen jurídico de estas instituciones. Es el único centro en el que los inspectores del Ministerio de Educación de España –esa competencia no está transferida en Melilla- no pueden entrar y del que se ignora cuantos alumnos acoge y el programa sigue.

   “A ojos del Estado español [los alumnos de la Residencia] no están escolarizados”, reconocía, en 2009, Miguel Heredia, entonces director provincial de Educación en Melilla. “Sus estudios no se convalidan”, añadía. Rabat no quiso hace 20 años regularizar a la Residencia “por razones probablemente políticas”, opinó Heredia. Marruecos no  reconoce la soberanía española sobre la ciudad.

   “En cualquier otro sitio de España habrían cerrado de un plumazo un colegio como ese, pero en Melilla no se atreven para no tener un conflicto con Marruecos”, comentó también entonces José Palazón, que dirige en Melilla la ONG Prodein de ayuda a la infancia.

   Hay además otra razón para no clausurarlo: escolariza a unos 620 niños musulmanes, de párvulos al bachillerato, de los que el 85% residen en la ciudad. Unos pocos son españoles, pero otros muchos carecen de papeles y no pueden ser escolarizados en colegios públicos españoles.  El director de la Residencia, Abdelkader Talha, los profesores y unos 80 alumnos viven, en cambio, en Marruecos y cruzan a diario la frontera.

    Antiguos y actuales alumnos de la Residencia aseguraron de nuevo hoy a este corresponsal que los capones y los golpes en los dedos con una regla son prácticas habituales. El director lo ha desmentido una y otra vez. “El maltrato es antipedagógico”, repetía Talha. Su teléfono estuvo hoy apagado.

 

 

 

Hay 59 Comentarios

Es el Islam, y en Marruecos es maliki, suave, y ya veis en el video como se las gastan con el niño. Seguro que los padres ni se inmutan. Colegio marroquí en Melilla, y no podemos intervenir como autoridad contra ese maestro.
¿ Cuándo se jodió España para los restos?. Vergüenza me da, jachuma.

¿... y eso es una paliza ...?

venga ya

El encabezamiento de la noticia deja mucho que desear... El rpfesor tuvo mala suerte? de verdad? Creo que mas bien debería escribir que por suerte para el alumno y la sociedad el maltrato fue grabado en video.

El problema es que seguro que este niño , no tiene nadie que le defienda , ni padre , ni hermanos mayores , y el canalla del profesor , como los parrocos violadores se aprovechan de ello , dan siempre cuando saben que la victima no tiene con que defenderse. Una pena , tengo un niño de 8 años , el cuerpo me pide que me dejen con el a solas durante media hora , por lo menos el es de mi misma altura.Cobarde.

CÓMO ES POSIBLE QUE SE PUEDA PRODUCIR ESTA BARBARIDAD EN TERRITORIO ESPAÑOL¡¡¡¡¡¡ ¿a caso lo padres de este niño no llevaron a un centro médico a su hijo cuando le vieron los golpes?. Lo gritos son espeluznantes. ESTE HECHO SE PRODUCE EN SUELO ESPAÑOL Y ES UNA AGRESIÓN A UN MENOS, SEA DE DONDE SEA¡¡¡¡¡¡¡

Los menores que están en España, con o sin papeles, tienen derecho a la escolarización, señor Cembrero. ¡Qué fácil es rellenar papel por rellenar papel!

La demagogia al poder, que en el periodismo ya ha arrasado

Las imágenes son espeluznantes, espero que hechos como este no se repitan a menudo... así no se debe enseñar...

Este periodista medio mediocre , dice que es especialista en el Magreb ,,,y lo único qu nos cuentas son noticias tipo interviú ,los verdaderos profesionales fueron expulsados por el magnate de este periódico y solo dejaron periodistas como este ,,,entre unos y otros cargaron el país

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es un veterano periodista español cuya carrera oscila entre Europa y sus vecinos norteafricanos, pero que decepcionado y aburrido por el inmovilismo del Viejo Continente, mira cada vez más hacia el sur

Un vétéran journaliste espagnol dont la trajectoire oscille entre l’Europe et ses voisins d’Afrique du Nord, mais qui, déçu et ennuyé par l’immobilisme du Vieux Continent, regarde chaque jour un peu plus vers le sud.

A veteran Spanish journalist whose career swings from Europe to its North African neighbors, but who is disappointed and bored by the immobility of the Old Continent and increasingly looks to the south.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal